©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com

  • Homo consciens

Manifiesto contra el sistema publicitario




Fuente: RÉSISTANCE À L’AGRESSION PUBLICITAIRE


PENETRANTE Y MANIPULADOR

Alguien que quiere vivir en sociedad no puede escapar de la publicidad. Cada persona recibe en promedio entre 500 y 3.000 mensajes publicitarios por día. En todo el mundo se gastan entre 300 y 500 mil millones de dólares estadounidenses en publicidad, el segundo presupuesto más grande del mundo después del de defensa. Pero nunca habrá suficiente para ello! En Francia hay un millón de vallas publicitarias y similares (probablemente un tercio de las cuales son ilegales). Sus machaques son incesantes y sus intrusiones cada vez más masivas: cortes de TV y radio, teléfono, internet, bluetooth, mesas de café huecas, autobuses y metro repletos, bolsas, ropa, carteles salvajes, luminosos y en movimiento, incluso animados, lonas y pantallas gigantes, incluso el cuerpo humano.


Muchas disciplinas científicas (psicología, neurobiología, sociología...) y recursos creativos se utilizan para aumentar la fuerza de su manipulación. Al ocupar enormes espacios en la televisión, en todo el mundo, la publicidad es un vector de normalización considerable del pensamiento y del comportamiento: impone sus modelos tanto mejor cuanto más penetra en la intimidad de las familias. Pero no contentos con entrar en el hogar y controlar a los niños desde una edad muy temprana y sin el conocimiento de los padres, la publicidad se va abriendo paso poco a poco en las escuelas (material didáctico, garabatos, asociaciones, venta de bebidas, etc.).


Junto con el patrocinio o sponsoreo, altera el espíritu del deporte e interfiere peligrosamente con la cultura.


DOGMÁTICO Y PELIGROSO

La publicidad propaga ideologías nocivas: sexismo, etnocentrismo, culto a la apariencia, al "todo ya", competencia, materialismo, conformismo, violencia, delgadez y juventud. No duda en jugar con nuestros impulsos animales, nuestro sufrimiento y nuestras frustraciones para vendernos esta engañosa receta que es la felicidad a través del consumo solamente.


La publicidad genera violencia tanto en quienes tienen los medios para aplastar a otros con su poder adquisitivo, como en quienes están excluidos de este poder, pero siguen convencidos de que comprar es la única clave de la felicidad. Humillados por su incapacidad de llegar a los "modelos de vida" celebrados por los medios de comunicación, experimentan una frustración interminable. La publicidad empuja así a las personas a consumir sin tener en cuenta las realidades humanas, ecológicas y sociales.


LIBERTICIDA

La publicidad en su forma actual es totalitaria. El envío de mensajes es unidireccional sin ninguna respuesta posible. Tiene el monopolio de la expresión en el espacio público que privatiza por su omnipresencia. Se impone a los ojos de los transeúntes que no tienen derecho a la libertad de [no] recepción.


La publicidad vincula financieramente a los medios de comunicación con las demandas de los anunciantes corporativos. Los empuja y los reduce a buscar sólo "números" y calificaciones en detrimento de la calidad y el pensamiento crítico.


La publicidad también crea un peligro para la información: con la amenaza de retirar los presupuestos de los que dependen los medios de comunicación, los poderes económicos se vuelven intocables, comprometiendo la independencia de los medios de comunicación.


Las herramientas técnicas de la comunicación digital -Internet, pantallas publicitarias, teléfonos móviles- son los ojos y los oídos del sistema publicitario. Después de décadas de agresión visual, la publicidad se alimenta ahora de nuestros datos personales para aumentar su talento manipulador. Organizado por unas pocas grandes multinacionales, este registro generalizado y centralizado de la población mundial, contra el cual es muy difícil protegerse, escapa en su mayoría a las regulaciones nacionales. Nunca en la historia de la humanidad ha existido un sistema de registro tan bien informado: mucho más que en los estados totalitarios.


INEQUITATIVO

Con el sistema publicitario actual, sólo aquellos que tienen dinero pueden comunicarse de forma masiva y sostenible. Una gran empresa puede construir fácilmente una imagen positiva y vendedora, incluso si tiene malos productos que vender y un comportamiento irresponsable. Por el contrario, un pequeño productor con procesos éticos se encuentra ahogado por falta de medios...


La publicidad es el combustible de la economía liberal e industrial, explota descaradamente los recursos de los países pobres con el pretexto de ayudarlos, refuerza las desigualdades y reserva la riqueza para los que ya tienen demasiado.


La publicidad está masivamente al servicio de un puñado de corporaciones multinacionales hegemónicas que la utilizan para sofocar la competencia. En 2011, en Francia, 550 anunciantes representan por sí solos el 80% de la inversión publicitaria en los medios de comunicación nacionales. En comparación con los 3 millones de empresas francesas, esto significa que menos de 2 empresas de cada 10.000 tienen la capacidad de ser ampliamente visibles para el público en general.


Construye un sistema de la llamada competencia donde no es realmente el mejor quien gana sino el más rico. Con millones de dólares, los grupos de presión o lobbies hacen su propaganda independientemente de los riesgos para el medio ambiente y las repercusiones en la salud física y mental (nuclear, automovilística, alcohol, tabaco...).


INÚTIL Y COSTOSO

La publicidad y sus servicios nunca son gratuitos, ya sea en el espacio público (mobiliario urbano), en los medios de comunicación o en otros lugares.


Como consumidores, pagamos su costo comprando productos promovidos por la publicidad, ya que el costo de la publicidad está incluido en el precio de venta. Los anunciantes gastaron 31.400 millones de euros en 2011 en Francia (o 480 euros per cápita).


La publicidad crea falsas necesidades y causa gastos innecesarios y sobreendeudamiento. El mito de la felicidad, la frustración y la continua decepción del consumo causado por la publicidad son un círculo interminable de dependencia.


Al impulsar el consumo superfluo e inútil, la publicidad contribuye al agotamiento de los recursos y a la creación de residuos tan contaminantes como costosos, cuyo reprocesamiento pagamos como contribuyentes, así como las consecuencias sanitarias (obesidad, anorexia, sobrecarga cognitiva,...), sociales y medioambientales a largo plazo como ciudadanos. Por ejemplo, ¿qué pasa con los 31 kilos de folletos al año y por buzón que suelen ir directamente a nuestros basureros?


La publicidad sólo se dirige a los consumidores en detrimento de los ciudadanos ilustrados y responsables. Preferimos la cultura, el paisaje y las artes (que embellecerán nuestras ciudades y nos divertirán sin segundas intenciones comerciales), la filosofía, la poesía, el humor y la literatura, las asociaciones, la política local y las iniciativas sociales, la libertad de expresión individual y libre a la publicidad.


La única publicidad aceptable es la que se consulta libremente y en buena conciencia. Debe ser neutral, no agresiva y puramente informativa; debe ser contenido, localizado, igualitario en el acceso y no impuesto. Los directorios son un buen ejemplo de publicidad igualitaria y no agresiva.


Las características y las condiciones de fabricación de los productos de los anunciantes son a menudo analizadas por asociaciones de consumidores, de derechos humanos, sociales y medioambientales. Estas asociaciones llevan a cabo un análisis crítico independiente y un trabajo de investigación para proporcionar información oculta por la publicidad.


Sin embargo, existen modelos económicos sin publicidad, ya sea en los medios de comunicación, con algunos periódicos como el Le Canard Enchaine o sitios web como Wikipedia, ya sea en las ciudades, el ejemplo de São Paulo es un bueno, o en el metro, Estocolmo.


También existen sistemas económicos viables y frugales en los que la demanda está directamente vinculada a la oferta. Por ejemplo, las Asociaciones para el Mantenimiento de la Agricultura Campesina donde consumidores y productores se comunican e intercambian directamente.


¡¡RESISTE!!

Lejos de arruinarlos, por limitados que sean, los medios individuales de resistencia a la publicidad (pegatina "StopPub" en los buzones de correo, inscripción en las listas antiprospección, bloqueo de la publicidad en Internet...), ¡es importante saber que la resistencia colectiva ya se está organizando! Acciones lúdicas, creativas y no violentas, acciones legales, cuestionamiento de los representantes electos, reflexiones y sensibilización de los medios de comunicación y del público?


Cualquier participación es bienvenida, sea cual sea su forma (moral, activa, financiera). A cada uno su ritmo, a cada uno su posibilidad.


NUESTRAS DEMANDAS

- Reconocimiento de la libertad de [no] recepción como corolario de la libertad de expresión ;

- Creación de una autoridad de control de la publicidad verdaderamente independiente y cogestionada por las asociaciones pertinentes, los profesionales del sector y un organismo público;

- En el espacio público: Prohibición de carteles de más de 50cmx70 cm, con un sistema limitado de 2 m2 por panel y con un número limitado de paneles según el número de habitantes; Prohibición de paneles iluminados, desplegables y animados, que consumen energía y son intrusivos;

- Entorno escolar: Prohibición de la publicidad en los libros de texto, en los kits de enseñanza y en las asociaciones, ausencia de marcas en la ropa de los alumnos y los profesores de pies a cabeza y en el material escolar, prohibición de la publicidad a menos de 100 metros de las escuelas;

- En el servicio público: Sin publicidad ni dependencia financiera de la publicidad;

- En Internet: Bloqueo por defecto de las cookies con fines publicitarios, integración por defecto de los datos personales y dispositivos de bloqueo de la recuperación de la publicidad en todos los navegadores de Internet y aplicación de la ley que condena el spam;

- En los buzones: Invertir la lógica actual prohibiendo la publicidad en los buzones, excepto en aquellos con la etiqueta "Sí a la publicidad";

- En los medios de comunicación: Limitar la contribución de la publicidad a los medios de comunicación privados a menos del 50% de la financiación es necesario para garantizar la libertad editorial, y prohibir toda publicidad en los medios de comunicación públicos.


https://antipub.org contact@antipub.org


#publicidad #resistencia #nointrusion #consumismo #manipulacion #dañoalserhumano

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram