• Homo consciens

Naomi Klein: Cómo la ciencia nos dice a todos que nos rebelemos



¿Nuestra implacable búsqueda del crecimiento económico está matando al planeta? Los científicos del clima han visto los datos y están llegando a conclusiones incendiarias.


29 October 2013


En diciembre de 2012, un investigador de sistemas complejos llamado Brad Werner se abrió paso entre la multitud de 24.000 científicos de la Tierra y del espacio en la Reunión de Otoño de la Unión Geofísica Americana, celebrada anualmente en San Francisco. La conferencia de este año contó con la participación de grandes personalidades, desde Ed Stone, del proyecto Voyager de la NASA, que explicó un nuevo hito en el camino hacia el espacio interestelar, hasta el cineasta James Cameron, que habló de sus aventuras en los sumergibles de aguas profundas.


Pero era la propia sesión de Werner la que estaba atrayendo la atención. Se titulaba "¿Está la Tierra jodida?" -“Is Earth F**ked?”- (título completo: "¿Está la Tierra jodida? Futilidad Dinámica de la Gestión Ambiental Global y Posibilidades de Sostenibilidad a través del Activismo de Acción Directa").


De pie en la parte delantera de la sala de conferencias, el geofísico de la Universidad de California, San Diego, guió a la multitud a través del avanzado modelo de computadora que estaba usando para responder a esa pregunta. Habló de límites de sistemas, perturbaciones, disipación, atractores, bifurcaciones y un montón de otras cosas en gran medida incomprensibles para aquellos de nosotros no iniciados en la teoría de sistemas complejos. Pero el resultado final fue bastante claro: el capitalismo global ha hecho que el agotamiento de los recursos sea tan rápido, conveniente y sin barreras que los "sistemas humanos terrestres" se están volviendo peligrosamente inestables.  Cuando un periodista le pidió una respuesta clara a la pregunta de "estamos jodidos", Werner dejó la jerga a un lado y respondió: "Más o menos".


Pero el resultado final fue bastante claro: el capitalismo global ha hecho que el agotamiento de los recursos sea tan rápido, conveniente y sin barreras que los "sistemas humanos terrestres" se están volviendo peligrosamente inestables.  Cuando un periodista le pidió una respuesta clara a la pregunta de "estamos jodidos", Werner dejó la jerga a un lado y respondió: "Más o menos"

Sin embargo, había una dinámica en el modelo que ofrecía cierta esperanza. Werner lo llamó "resistencia" - movimientos de "personas o grupos de personas" que "adoptan un cierto conjunto de dinámicas que no encajan en la cultura capitalista". Según el resumen de su presentación, esto incluye "acción ambiental directa, resistencia tomada desde fuera de la cultura dominante, como en protestas, bloqueos y sabotajes por parte de pueblos indígenas, trabajadores, anarquistas y otros grupos activistas".


Las reuniones científicas serias no suelen incluir llamados a la resistencia política de masas, y mucho menos a la acción directa y al sabotaje. Pero, de nuevo, Werner no estaba pidiendo exactamente esas cosas. Se limitó a observar que los levantamientos masivos de personas -en la línea del movimiento abolicionista, el movimiento de derechos civiles u Ocupar Wall Street- representan la fuente más probable de "fricción" para frenar una máquina económica que se está saliendo de control. Sabemos que los movimientos sociales del pasado han tenido "una enorme influencia en la evolución de la cultura dominante", señaló. Así que es lógico que, "si estamos pensando en el futuro de la tierra y en el futuro de nuestro acoplamiento al medio ambiente, tenemos que incluir la resistencia como parte de esa dinámica". Y eso, argumentó Werner, no es una cuestión de opinión, sino "realmente un problema de geofísica".


Muchos científicos se han sentido conmovidos por los resultados de sus investigaciones al punto de salir a las calles. Físicos, astrónomos, médicos y biólogos han estado a la vanguardia de los movimientos contra las armas nucleares, la energía nuclear, la guerra, la contaminación química y el creacionismo. Y en noviembre de 2012, Nature publicó un comentario del financiero y filántropo medioambiental Jeremy Grantham instando a los científicos a unirse a esta tradición y "ser detenidos si es necesario", porque el cambio climático "no es sólo la crisis de sus vidas, sino también la crisis de la existencia de nuestra especie".


Algunos científicos no necesitan ser convencidos. El padrino de la ciencia climática moderna, James Hansen, es un formidable activista, que ha sido arrestado media docena de veces por resistirse a la remoción de minas de carbón y ductos de arenas alquitranadas en las cimas de las montañas (incluso dejó su trabajo en la NASA este año, en parte para tener más tiempo para hacer campaña). Hace dos años, cuando fui arrestada frente a la Casa Blanca en una acción masiva contra el oleoducto de arenas alquitranadas Keystone XL, una de las 166 personas esposadas ese día era un glaciólogo llamado Jason Box, un experto de renombre mundial en el derretimiento de la capa de hielo de Groenlandia.


No podría respetarme a mi mismo si no lo hiciera", dijo Box en ese momento, y agregó que "en este caso, votar no parece ser suficiente". Yo también necesito ser ciudadano".


Esto es loable, pero lo que Werner está haciendo con su modelado es diferente. No está diciendo que su investigación lo llevó a tomar medidas para detener una política en particular; está diciendo que su investigación muestra que todo nuestro paradigma económico es una amenaza a la estabilidad ecológica. Y de hecho, desafiar este paradigma económico -a través de la contrapresión de movimientos de masas- es la mejor opción de la humanidad para evitar la catástrofe.


....su investigación muestra que todo nuestro paradigma económico es una amenaza a la estabilidad ecológica. Y de hecho, desafiar este paradigma económico -a través de la contrapresión de movimientos de masas- es la mejor opción de la humanidad para evitar la catástrofe.

Eso es algo pesado. Pero no está solo. Werner forma parte de un pequeño pero cada vez más influyente grupo de científicos cuyas investigaciones sobre la desestabilización de los sistemas naturales -en particular el sistema climático- les están llevando a conclusiones igualmente transformadoras, e incluso revolucionarias. Y para cualquier revolucionario de armario que haya soñado alguna vez con derrocar al orden económico actual en favor de uno un poco menos propenso a hacer que los pensionistas italianos se ahorquen en sus casas, este trabajo debería ser de particular interés. Porque hace que el abandono de ese cruel sistema en favor de algo nuevo (y quizás, con mucho trabajo, mejor) ya no sea una cuestión de mera preferencia ideológica, sino más bien una necesidad existencial de toda la especie.


A la cabeza del grupo de estos nuevos revolucionarios científicos se encuentra uno de los principales expertos británicos en clima, Kevin Anderson, subdirector del Tyndall Centre for Climate Change Research, que se ha establecido rápidamente como una de las principales instituciones de investigación climática del Reino Unido. Dirigiéndose a todos, desde el Departamento de Desarrollo Internacional hasta al Ayuntamiento de Manchester, Anderson ha dedicado más de una década a traducir pacientemente las implicaciones de la ciencia climática más actual a políticos, economistas y activistas. En un lenguaje claro y comprensible, presenta una hoja de ruta rigurosa para la reducción de las emisiones, una hoja de ruta que ofrece una oportunidad decente para mantener el aumento de la temperatura mundial por debajo de los 2° Celsius, un objetivo que la mayoría de los gobiernos han determinado que evitaría una catástrofe.


Pero en los últimos años, los papeles y las presentaciones de diapositivas de Anderson se han vuelto más alarmantes. Bajo títulos como "Cambio climático: Más allá de lo Peligroso .... Numberos Brutales y  Tenue Esperanza", señala que las posibilidades de mantenerse dentro de los niveles de temperatura seguros están disminuyendo rápidamente.


Con su colega Alice Bows, experta en mitigación del cambio climático del Tyndall Centre, Anderson señala que hemos perdido tanto tiempo debido al estancamiento político y a políticas climáticas débiles -todo ello mientras que el consumo mundial (y las emisiones) se disparaban- que ahora nos enfrentamos a recortes tan drásticos que desafían la lógica fundamental de dar prioridad al crecimiento del PIB por encima de todo lo demás.


Anderson y Bows nos informan que el objetivo de mitigación a largo plazo que se cita a menudo -una reducción del 80% de las emisiones por debajo de los niveles de 1990 para 2050- ha sido seleccionado por razones puramente políticas y no tiene "ninguna base científica". Esto se debe a que los impactos climáticos provienen no sólo de lo que emitimos hoy y mañana, sino también de las emisiones pasadas que se acumulan en la atmósfera con el paso del tiempo. Y advierten que si nos centramos en objetivos de tres décadas y media en el futuro -en lugar de en lo que podemos hacer para reducir el carbono de forma drástica e inmediata- existe un grave riesgo de que nuestras emisiones continúen aumentando durante los años venideros, lo que supondría una carga excesiva para nuestro "presupuesto de carbono" de 2° y nos colocaría en una posición imposible más adelante en el siglo.


Por eso Anderson y Bows argumentan que, si los gobiernos de los países desarrollados se toman en serio el objetivo internacional acordado de mantener el calentamiento por debajo de los 2° Celsius, y si las reducciones deben respetar cualquier tipo de principio de equidad (básicamente que los países que han estado arrojando carbono durante la mayor parte de los dos siglos necesitan cortar antes que los países donde más de mil millones de personas aún no tienen electricidad), entonces las reducciones deben ser mucho más profundas, y deben llegar mucho antes.


Para tener una probabilidad de alcanzar el objetivo de los 2° (que, según advierten ellos y muchos otros, ya implica enfrentarse a una serie de impactos climáticos enormemente perjudiciales), los países industrializados deben empezar a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 10% al año, y deben empezar ahora mismo. Pero Anderson y Bows van más allá, señalando que este objetivo no puede alcanzarse con el conjunto de modestas soluciones de precios del carbono o de tecnología verde que suelen propugnar los grandes grupos ecologistas. Sin duda, estas medidas ayudarán, pero simplemente no son suficientes: una reducción del 10% en las emisiones, año tras año, es prácticamente sin precedentes desde que empezamos a alimentar nuestras economías con carbón. De hecho, los recortes superiores al 1% anual "han estado históricamente asociados sólo a la recesión económica o a la agitación", como lo expresó el economista Nicholas Stern en su informe de 2006 para el gobierno británico.


Incluso después del colapso de la Unión Soviética, no se produjeron reducciones de esta duración y profundidad (los antiguos países soviéticos experimentaron reducciones anuales promedio de aproximadamente el 5% en un período de diez años). No ocurrieron después de la caída de Wall Street en 2008 (los países ricos experimentaron una caída de alrededor del 7 por ciento entre 2008 y 2009, pero sus emisiones de CO2 repuntaron con entusiasmo en 2010 y las emisiones en China e India habían seguido aumentando). Sólo en el período inmediatamente posterior a la gran caída del mercado de 1929, Estados Unidos, por ejemplo, vio caer sus emisiones durante varios años consecutivos.


Traducción realizada del sitio Newstateman


#naomiklein #activismo #calentemientoglobal #cambioclimatico #reducciondeemisiones

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com