©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com

  • Homo consciens

Neoliberalismo - la raíz de todos nuestros problemas




GEORGE MONBIOT -El colapso financiero, el desastre ambiental e incluso el auge de Donald Trump - el neoliberalismo ha jugado su parte en todos ellos.


Autor: George Monbiot - The Guardian - Abril 2016


Imaginen que el pueblo de la Unión Soviética nunca hubiera oído hablar del comunismo. La ideología que domina nuestras vidas no tiene, para la mayoría de nosotros, ningún nombre. Menciónalo en una conversación y de la otra parte conseguirás un encogimiento de hombros. Incluso si sus oyentes han escuchado el término antes, tendrán dificultades para definirlo. Neoliberalismo: ¿sabes lo que es?


Su anonimato es a la vez síntoma y causa de su poder. Ha desempeñado un papel importante en una notable variedad de crisis: el colapso financiero de 2007-2008, la deslocalización de la riqueza y el poder, de los cuales los Panamá Papers nos ofrecen sólo un vistazo, el lento colapso de la salud pública y la educación, el resurgimiento de la pobreza infantil, la epidemia de la soledad, el colapso de los ecosistemas, el surgimiento de Donald Trump. Pero respondemos a estas crisis como si surgieran de forma aislada, aparentemente sin ser conscientes de que todas ellas han sido catalizadas o exacerbadas por una misma filosofía coherente; una filosofía que tiene -o tenía- un nombre. ¿Qué mayor poder puede haber que el de operar sin nombre?


El neoliberalismo se ha vuelto tan omnipresente que rara vez lo reconocemos como una ideología. Parece que aceptamos la propuesta de que esta fe utópica y milenaria describe una fuerza neutral; una especie de ley biológica, como la teoría de la evolución de Darwin. Pero la filosofía surgió como un intento consciente de reformar la vida humana y cambiar el lugar del poder.


El neoliberalismo considera que la competencia es la característica que define las relaciones humanas. Redefine a los ciudadanos como consumidores, cuyas opciones democráticas se ejercen mejor comprando y vendiendo, un proceso que premia los méritos y castiga la ineficiencia. Sostiene que "el mercado" ofrece beneficios que nunca podrían lograrse mediante la planificación.


Los intentos de limitar la competencia se consideran contrarios a la libertad. Hay que reducir al mínimo los impuestos y la reglamentación y privatizar los servicios públicos. La organización del trabajo y la negociación colectiva por parte de los sindicatos se presentan como distorsiones del mercado que impiden la formación de una jerarquía natural de ganadores y perdedores. La desigualdad se refunda como virtuosa: una recompensa por la utilidad y por la generación de riqueza, que se derrama hacia abajo para enriquecer a todos. Los esfuerzos para crear una sociedad más igualitaria son contraproducentes y moralmente corrosivos. El mercado se asegura de que todos reciban lo que se merecen.


Interiorizamos y reproducimos sus credos. Los ricos se persuaden a sí mismos de que adquirieron su riqueza a través del mérito, ignorando las ventajas -como la educación, la herencia y la clase social- que pueden haber ayudado a asegurarla (ver gráfico a continuación en base a OXFAM que muestra que 2/3 de la riqueza de los billonarios es producto de la herencia, monopolio o amiguismo). Los pobres empiezan a culparse a sí mismos por sus fracasos, incluso cuando poco pueden hacer para cambiar sus circunstancias.




No importa el desempleo estructural: si no tienes trabajo es porque no eres emprendedor. No importa el costo imposible de la vivienda: si su tarjeta de crédito está al máximo, usted es irresponsable e imprudente. No importa que sus hijos ya no tengan un campo de juego en la escuela: si engordan, es culpa suya. En un mundo gobernado por la competencia, los que se quedan atrás se definen y se autodefinen como perdedores.


Entre los resultados, como Paul Verhaeghe documenta en su libro What About Me? están las epidemias de autolesiones, trastornos alimentarios, depresión, soledad, ansiedad en el desempeño y fobia social. Quizás no sorprenda que Gran Bretaña, en la que la ideología neoliberal se ha aplicado con mayor rigor, sea la capital de la soledad de Europa. Ahora todos somos neoliberales.


***


El término neoliberalismo fue acuñado en una reunión en París en 1938. Entre los delegados había dos hombres que vinieron a definir la ideología, Ludwig von Mises y Friedrich Hayek. Ambos exiliados de Austria, vieron la socialdemocracia, ejemplificada por el New Deal de Franklin Roosevelt y el desarrollo gradual del estado de bienestar británico, como manifestaciones de un colectivismo que ocupaba el mismo espectro que el nazismo y el comunismo.


En El Camino a la Servidumbre publicado en 1944, Hayek argumentó que la planificación gubernamental, al aplastar el individualismo, conduciría inexorablemente al control totalitario. Al igual que el libro de Mises, Burocracia, El Camino a la Servidumbre fue ampliamente leído. Llamó la atención de algunas personas muy ricas, que vieron en la filosofía una oportunidad para liberarse de la regulación y de los impuestos. Cuando, en 1947, Hayek fundó la primera organización que difundiría la doctrina del neoliberalismo -la Sociedad Mont Pelerin-, fue apoyada financieramente por millonarios y sus fundaciones.


Con esa ayuda, comenzó a crear lo que Daniel Stedman Jones describe en Masters of the Universe como "una especie de internacional neoliberal": una red transatlántica de académicos, empresarios, periodistas y activistas. Los ricos partidarios del movimiento financiaron una serie de grupos de reflexión que perfeccionarían y promoverían la ideología. Entre ellos se encontraban el American Enterprise Institute, la Heritage Foundation, el Cato Institute, el Institute of Economic Affairs, el Centre for Policy Studies y el Adam Smith Institute. También financiaron puestos académicos y departamentos, particularmente en las universidades de Chicago y Virginia.


A medida que evolucionó, el neoliberalismo se hizo más estridente. La opinión de Hayek de que los gobiernos deberían regular la competencia para evitar la formación de monopolios cedió el paso -entre los apóstoles estadounidenses como Milton Friedman- a la creencia de que el poder de monopolio podía ser visto como una recompensa a la eficiencia.


Algo más sucedió durante esta transición: el movimiento perdió su nombre. En 1951, Friedman estaba feliz de describirse a sí mismo como un neoliberal. Pero poco después, el término comenzó a desaparecer. Más extraño aún, a pesar de que la ideología se hizo más clara y el movimiento más coherente, el nombre perdido no fue reemplazado por ninguna alternativa común.


Al principio, a pesar de su abundante financiación, el neoliberalismo permaneció en los margenes. El consenso de la posguerra fue casi universal: Las recetas económicas de John Maynard Keynes se aplicaron ampliamente, el pleno empleo y el alivio de la pobreza eran objetivos comunes en los EE.UU. y en gran parte de Europa occidental, las tasas impositivas más altas eran altas y los gobiernos buscaban resultados sociales sin vergüenza, desarrollando nuevos servicios públicos y redes de seguridad.


Pero en la década de 1970, cuando las políticas keynesianas comenzaron a desmoronarse y se produjeron crisis económicas a ambos lados del Atlántico, las ideas neoliberales comenzaron a entrar en la corriente principal. Como señaló Friedman, "cuando llegó el momento de que tenías que cambiar... había una alternativa lista para ser usada". Con la ayuda de periodistas y asesores políticos simpatizantes, elementos del neoliberalismo, especialmente sus recetas para la política monetaria, fueron adoptados por la administración de Jimmy Carter en Estados Unidos y el gobierno de Jim Callaghan en Gran Bretaña.


Después de que Margaret Thatcher y Ronald Reagan tomaron el poder, el paquete pronto siguió su curso: recortes masivos de impuestos para los ricos, el aplastamiento de los sindicatos, la desregulación, la privatización, la subcontratación y la competencia en los servicios públicos. A través del FMI, el Banco Mundial, el Tratado de Maastricht y la Organización Mundial del Comercio, se impusieron políticas neoliberales -a menudo sin consentimiento democrático- en gran parte del mundo. Lo más notable fue su adopción entre los partidos que alguna vez pertenecieron a la izquierda: El Partido Laborista y los Demócratas, por ejemplo. Como señala Stedman Jones, "es difícil pensar en otra utopía que se haya realizado tan plenamente".


***


Puede parecer extraño que se haya promovido una doctrina que promete elección y libertad bajo el lema "no hay alternativa". Pero, como señaló Hayek en una visita al Chile de Pinochet -una de las primeras naciones en las que el programa se aplicó de manera integral- "mi preferencia personal se inclina hacia una dictadura liberal en lugar de hacia un gobierno democrático desprovisto de liberalismo". La libertad que ofrece el neoliberalismo, que suena tan seductora cuando se expresa en términos generales, resulta ser libertad para los peces gordos, no para los chicos.


Estar libres de sindicatos y de negociación colectiva significa la libertad de pisar los salarios. La libertad de regulación significa la libertad de envenenar ríos, poner en peligro a los trabajadores, cobrar tasas de interés inicuas y diseñar instrumentos financieros exóticos. Libres de impuestos significa libres de la distribución de la riqueza que saca a la gente de la pobreza.


Como documenta Naomi Klein en La Doctrina del Shock, los teóricos neoliberales abogaron por el uso de las crisis para imponer políticas impopulares mientras la gente estaba distraída: por ejemplo, tras el golpe de Pinochet, la guerra de Irak y el huracán Katrina, que Friedman describió como "una oportunidad para reformar radicalmente el sistema educativo" en Nueva Orleáns.


Cuando las políticas neoliberales no pueden imponerse a nivel nacional, se imponen a nivel internacional, a través de tratados comerciales que incorporan la "solución de controversias entre inversores y Estados": tribunales extraterritoriales en los que las empresas pueden presionar para que se eliminen las protecciones sociales y ambientales. Cuando los parlamentos han votado a favor de restringir las ventas de cigarrillos, proteger los suministros de agua de las compañías mineras, congelar las facturas de energía o evitar que las empresas farmacéuticas estafen al estado, las corporaciones han entablado una demanda, a menudo con éxito. La democracia se reduce a teatro.


Otra paradoja del neoliberalismo es que la competencia universal depende de la cuantificación y comparación universales. El resultado es que los trabajadores, los demandantes de empleo y de servicios públicos de todo tipo están sometidos a un régimen de evaluación y control asfixiante, diseñado para identificar a los ganadores y castigar a los perdedores. La doctrina que Von Mises propuso nos liberaría de la pesadilla burocrática de la planificación central ha creado una.


El neoliberalismo no fue concebido como una estafa egoísta, sino que se convirtió rápidamente en una de ellas. El crecimiento económico ha sido notablemente más lento en la era neoliberal (desde 1980 en Gran Bretaña y los Estados Unidos) que en las décadas anteriores, pero no para los muy ricos. La desigualdad en la distribución de la renta y la riqueza, después de 60 años de declive, aumentó rápidamente en esta época, debido a la destrucción de los sindicatos, las reducciones de impuestos, el aumento de los alquileres, la privatización y la desregulación.



Distribución de la riqueza global en 2019 - Fuente Credite Suisse. EL 0.9% de la población acapara el 43.9% de la riqueza. EN la base de la pirámide, los que menos tienen que son el 56.6% de la población acaparan tan sólo el 1.8%.

La privatización o comercialización de servicios públicos como la energía, el agua, los trenes, la salud, la educación, las carreteras y las prisiones ha permitido a las empresas instalar cabinas de peaje frente a los bienes esenciales y cobrar una renta, ya sea a los ciudadanos o al gobierno, por su uso. La renta es otro término para los ingresos no ganados. Cuando se paga un precio exagerado por un billete de tren, sólo una parte de la tarifa compensa a los operadores por el dinero que gastan en combustible, salarios, material rodante y otros gastos. El resto refleja el hecho de que los concesionarios cobran muchos beneficios.


Aquellos que poseen y dirigen los servicios privatizados o semi-privatizados del Reino Unido hacen fortunas estupendas invirtiendo poco y cobrando mucho. En Rusia y la India, los oligarcas adquirieron activos estatales a través de la venta de combustible. En México, a Carlos Slim se le otorgó el control de casi todos los servicios de telefonía fija y móvil y pronto se convirtió en el hombre más rico del mundo.


La financiarización, como señala Andrew Sayer en Why We Can't Afford the Rich, ha tenido un impacto similar. "Al igual que el alquiler", argumenta, "el interés es... un ingreso no ganado que se acumula sin ningún esfuerzo". A medida que los pobres se empobrecen y los ricos se enriquecen, los ricos adquieren un control cada vez mayor sobre otro activo crucial: el dinero. Los pagos de intereses, en su inmensa mayoría, son una transferencia de dinero de los pobres a los ricos. A medida que los precios de las propiedades y el retiro de los fondos estatales cargan a la gente de deudas (piense en el cambio de becas a préstamos estudiantiles), los bancos y sus ejecutivos se llenan de plata.


Sayer sostiene que las últimas cuatro décadas se han caracterizado por una transferencia de riqueza no sólo de los pobres a los ricos, sino también dentro de las filas de los ricos: de los que ganan dinero produciendo nuevos bienes o servicios a los que ganan dinero controlando los activos existentes y cosechando rentas, intereses o ganancias de capital. Los ingresos provenientes del trabajo han sido suplantados por los ingresos no provenientes del trabajo.


Las políticas neoliberales están recostadas en por todos lados por las fallas del mercado. No sólo los bancos son demasiado grandes para quebrar, sino que también lo son las corporaciones que ahora se encargan de prestar servicios públicos. Como Tony Judt señaló en Ill Fares the Land, Hayek olvidó que no se puede permitir que los servicios nacionales vitales colapsen, lo que significa que la competencia no puede seguir su curso. El negocio se lleva las ganancias, el Estado se queda con el riesgo.


Cuanto mayor es el fracaso, más extrema es la ideología. Los gobiernos utilizan las crisis neoliberales como excusa y oportunidad para recortar impuestos, privatizar los servicios públicos que aún quedan, desarticular la red de seguridad social, desregular las corporaciones y volver a regular a los ciudadanos. El Estado que se odia a sí mismo ahora hunde sus dientes en todos los órganos del sector público.


Chris Hedges señala que "los movimientos fascistas construyen su base no a partir de los políticamente activos, sino de los políticamente inactivos, los `perdedores' que sienten, a menudo correctamente, que no tienen voz ni papel que desempeñar en la clase política". Cuando el debate político ya no nos habla, la gente se vuelve sensible a los lemas, símbolos y sensaciones. Para los admiradores de Trump, por ejemplo, los hechos y los argumentos parecen irrelevantes.


Judt explicó que cuando la densa red de interacciones entre la gente y el estado se ha reducido a nada más que autoridad y obediencia, la única fuerza que nos une es el poder estatal. El totalitarismo que Hayek temía que surgiera es más probable cuando los gobiernos, habiendo perdido la autoridad moral que surge de la prestación de servicios públicos, se ven reducidos a "engatusar, amenazar y, en última instancia, coaccionar a la gente para que les obedezca".


***


Como el comunismo, el neoliberalismo es el Dios que fracasó. Pero la doctrina de los zombis se tambalea, y una de las razones es su anonimato. O mejor dicho, un grupo de anonimatos.


La doctrina invisible de la mano invisible es promovida por patrocinadores invisibles. Lentamente, muy lentamente, hemos comenzado a descubrir los nombres de algunos de ellos. Encontramos que el Instituto de Asuntos Económicos, que ha argumentado enérgicamente en los medios de comunicación en contra de una mayor regulación de la industria tabacalera, ha sido financiado secretamente por British American Tobacco desde 1963. Descubrimos que Charles y David Koch, dos de los hombres más ricos del mundo, fundaron el instituto que estableció el movimiento del Tea Party. Encontramos que Charles Koch, al establecer uno de sus grupos de reflexión, observó que "para evitar críticas indeseables, no se debe dar mucha publicidad a la forma en que se controla y dirige la organización".


Las palabras utilizadas por el neoliberalismo a menudo ocultan más de lo que aclaran. El "mercado" suena como un sistema natural que puede que nos afecte por igual, como la gravedad o la presión atmosférica. Pero está lleno de relaciones de poder. Lo que "el mercado quiere" tiende a significar lo que las corporaciones y sus jefes quieren. La "inversión", como señala Sayer, significa dos cosas muy diferentes. Una es la financiación de actividades productivas y socialmente útiles, la otra es la compra de activos existentes para ordeñarlos para renta, intereses, dividendos y ganancias de capital. El uso de la misma palabra para diferentes actividades "camufla las fuentes de riqueza", lo que nos lleva a confundir la extracción de riqueza con la creación de riqueza.


Hace un siglo, los nuevos ricos eran menospreciados por los que habían heredado su dinero. Los entrepeneurs buscaban la aceptación social haciéndose pasar por rentistas. Hoy en día, la relación se ha invertido: los rentistas y los herederos se hacen pasar por entrepreneurs. Afirman haberse ganado su riqueza (no ganada por el esfuerzo) por medio del trabajo.


Estas anonimidades y confusiones se mezclan con la falta de nombre y de lugar del capitalismo moderno: el modelo de franquicias y de tercerizaciones que hacen que los trabajadores no sepan para quién trabajan; las compañías registradas a través de una red de regímenes de secreto offshore tan complejos que ni siquiera la policía puede descubrir a los beneficiarios finales; los acuerdos fiscales que embaucan a los gobiernos; los productos financieros que nadie entiende.


El anonimato del neoliberalismo está ferozmente custodiado. Quienes están influenciados por Hayek, Mises y Friedman tienden a rechazar el término, sosteniendo -con algo de justicia- que hoy en día sólo se utiliza de forma peyorativa. Pero no nos ofrecen ningún sustituto. Algunos se describen a sí mismos como liberales o libertarios clásicos, pero estas descripciones son engañosas y curiosamente egoístas, ya que sugieren que no hay nada nuevo en El camino hacia la servidumbre, la Burocracia o la obra clásica de Friedman, Capitalismo y libertad.


***

Por todo ello, hay algo admirable en el proyecto neoliberal, al menos en sus primeras etapas. Era una filosofía distintiva e innovadora promovida por una red coherente de pensadores y activistas con un plan de acción claro. Fue paciente y persistente. El Camino a la Servidumbre se convirtió en el camino al poder.


El triunfo del neoliberalismo también refleja el fracaso de la izquierda. Cuando la economía del laissez-faire condujo a la catástrofe en 1929, Keynes ideó una teoría económica integral para reemplazarla. Cuando la gestión de la demanda keynesiana llegó a los topes en los años 70, había una alternativa lista. Pero cuando el neoliberalismo se desmoronó en 2008 no hubo .... nada. Es por eso que el zombie queda libre. La izquierda y el centro no han producido un nuevo marco general de pensamiento económico durante 80 años.


Cada invocación de Lord Keynes es una admisión de fracaso. Proponer soluciones keynesianas a las crisis del siglo XXI es ignorar tres problemas evidentes. Es difícil movilizar a la gente en torno a viejas ideas; los defectos expuestos en los años 70 no han desaparecido y, lo que es más importante, no tienen nada que decir sobre nuestro problema más grave: la crisis medioambiental. El keynesianismo funciona estimulando la demanda de los consumidores para promover el crecimiento económico. La demanda de los consumidores y el crecimiento económico son los motores de la destrucción del medio ambiente.


Lo que la historia tanto del keynesianismo como del neoliberalismo muestra es que no basta con oponerse a un sistema roto. Hay que proponer una alternativa coherente. Para los laboristas, los demócratas y la izquierda en general, la tarea central debería ser desarrollar un programa económico Apolo, un intento consciente de diseñar un nuevo sistema, adaptado a las exigencias del siglo XXI.


#neoliberalismo #crisisclimatica #crisisecologica #crisishumana #estado #desigualdadsocial #ricos #trabajadores


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram