• Homo consciens

"No nos queda tiempo. Ya está ocurriendo"


Dr. Martin Hoffert, 83 años, físico y consultor de Exxon de 1981 a 1987

Fuente: The Guardian - Por Emma Pattee - 2 Jul 2021

  • Los científicos contratados por las petroleras que predijeron la crisis climática hace tiempo

  • Marty Hoffert: "En realidad nunca se me ocurrió que esto fuera a convertirse en un problema político".

  • Los descubrimientos de los expertos están en el centro de dos docenas de demandas que esperan responsabilizar a la industria de los daños devastadores




Ya en 1958, la industria petrolera contrataba a científicos e ingenieros para investigar el papel que la quema de combustibles fósiles desempeña en el calentamiento global. El objetivo de la época era ayudar a los grandes conglomerados petrolíferos a entender cómo los cambios en la atmósfera terrestre podían afectar a la industria, y a sus resultados. Pero lo que ganaron los altos ejecutivos fue un anticipo de la crisis climática, décadas antes de que el tema llegara a la conciencia pública.


Lo que esos científicos descubrieron -y lo que las petroleras hicieron con esa información- es el núcleo de dos docenas de demandas que intentan responsabilizar a la industria de los combustibles fósiles por su papel en el cambio climático. Muchos de esos casos se basan en los propios documentos internos de la industria que muestran cómo, hace 40 años, los investigadores predijeron el aumento de las temperaturas globales con una precisión asombrosa. Pero mirando hacia atrás, muchos de esos mismos científicos dicen que no eran delatores que querían acabar con las grandes petroleras.



Algunos investigadores testificaron más tarde ante el Congreso, utilizando sus conocimientos internos para poner de manifiesto las formas en que la industria petrolera engañaba al público. Otros dicen que tienen pocos reparos con la forma en que los gigantes del petróleo manejaron su investigación.


Sin embargo, pocos podrían haber predicho la huella que su trabajo tendría en la historia de los esfuerzos por responsabilizar a la industria de los combustibles fósiles de nuestra emergencia climática. The Guardian ha localizado a tres de esos científicos para saber cómo ven su papel en la actualidad.



Marty Hoffert

Cuando empecé a ser consultor de Exxon, ya había empezado a entender que el clima de la Tierra se vería afectado por el dióxido de carbono. Sólo había un pequeño número de personas en el mundo que trabajaban activamente en este problema porque la señal del calentamiento global aún no se había manifestado en los datos. Así que me invitaron a unirme a un grupo de investigación en Exxon y una de las condiciones para unirme fue que publicaríamos nuestra investigación científica en revistas revisadas por pares. Era un grupo de frikis que intentaban averiguar cómo funcionaba la atmósfera planetaria.


Estábamos haciendo un buen trabajo en Exxon. Teníamos ocho artículos científicos publicados en revistas revisadas por pares, incluyendo una predicción de la cantidad de calentamiento global por la acumulación de dióxido de carbono 40 años después. En 1980 hicimos una predicción de cuál sería el calentamiento atmosférico por la quema de combustibles fósiles en 2020. Predijimos que sería de aproximadamente 1ºC. Y actualmente es alrededor de 1ºC.


Nunca se me ocurrió que esto se convertiría en un problema político. Pensé: "Haremos los análisis, escribiremos informes, los políticos del mundo verán los informes y harán los cambios adecuados y transformarán nuestro sistema energético de alguna manera". Soy un científico investigador. En mi campo, si descubres algo y resulta ser válido, eres un héroe. No me di cuenta de lo difícil que iba a ser convencer a la gente, incluso cuando vieran pruebas objetivas de que esto ocurría.


En 1980, había un tipo que trabajaba para Exxon y era uno de los inventores de la batería de litio, que ahora utilizan los coches eléctricos. Este tipo ganó el premio Nobel de química por su trabajo en las baterías de litio. Imagínate que la dirección de Exxon se hubiera tomado en serio nuestra predicción. Podrían haber construido fácilmente enormes fábricas para fabricar baterías de litio que facilitaran la transición a los coches eléctricos. En cambio, despidieron a este tipo. Cerraron todo su trabajo de energía. Y empezaron a financiar a los negacionistas del clima.


Muy a menudo la gente me pregunta: "¿Cuánto tiempo nos queda para evitar este problema?" No nos queda tiempo. Ya está ocurriendo.


Ken Croasdale, 82 años, investigador e ingeniero en Imperial Oil de 1968 a 1992

Cuando trabajaba para Imperial Oil a finales de los años 80, dirigía un pequeño grupo responsable de la investigación y el desarrollo que hacíamos en relación con el Ártico. Mi especialidad era la construcción de estructuras en alta mar en la región del Ártico. A principios de los años 90, hice una evaluación: si aumentaban las temperaturas en el Ártico, ¿qué podríamos esperar en cuanto a las condiciones del hielo y cómo influirían esos cambios en nuestra forma de operar?


Me refería específicamente a las operaciones en alta mar. Cuando estudiamos las estructuras de ingeniería, nos interesa el grosor del hielo. Una de las cuestiones era: ¿cuánto más delgado podría ser el hielo en un mundo que se calienta? ¿Cómo afectaría eso al diseño de nuestras plataformas?

Personalmente no tengo ningún problema por haber trabajado para las compañías petroleras

La investigación del clima no era un gran negocio para la empresa, en ese momento. Había mucha incertidumbre, así que la gente se encogía un poco de hombros. Les decías: "tenéis que estudiar esto", y ellos decían: "quizás sí, quizás no". En aquel momento no se planteaba como un problema importante.


Mi opinión personal es que el cambio climático está ocurriendo. Pero el motor principal es la población y el consumo. Cuando nació mi abuelo, la población mundial era de unos 1.300 millones. Cuando yo nací, era de 2.200 millones, y hoy es de 7.500 millones. La ONU predice una población de unos 10.000 millones para 2055. En mi opinión, este es el principal motor de todo lo relacionado con el empeoramiento de nuestro medio ambiente.


Personalmente no tengo ningún problema por haber trabajado para las compañías petroleras. Toda la gente con la que trabajé era tan honesta y ética como la gente con la que he trabajado en otras organizaciones. No siento que esté ayudando al "imperio del mal", no siento ninguna vergüenza. Sólo estoy ayudando a una empresa que produce un producto que todavía se consume masivamente en todo el mundo.



Steve Lonergan, 71 años, consultor de Exxon de 1989 a 1990

A finales de la década de 1980 y principios de la de 1990 me dediqué a investigar las repercusiones sociales y económicas del cambio climático en el norte de Canadá. En aquella época, no había mucha gente haciendo este tipo de trabajo. Exxon Canada me pidió que hiciera una evaluación de cómo afectaría a sus operaciones en el norte.


Los modelos eran regionales, en el mejor de los casos, y sólo podían ofrecer proyecciones generales bajo diferentes niveles de dióxido de carbono, o CO2. Se trataba de un grupo técnico, y no tengo ni idea de si tenían alguna influencia en la alta dirección de Exxon. Había algunos ingenieros preocupados por el tema del calentamiento global. Que se hayan pronunciado es otra cuestión.


La mayoría de los científicos de la época aceptaban que este tipo de cambios en las emisiones de CO2 iban a afectar a la temperatura y a las precipitaciones. El público no, por supuesto, y las industrias no, y los gobiernos generalmente no. Pero la mayor parte de la comunidad científica era casi unánime. No era nada realmente nuevo para ninguno de nosotros.


Hubo algunos ingenieros que se preocuparon por el tema del calentamiento global. Que hablaran es otra cuestión.

En aquella época, los modelos eran muy generales, pero daban a entender que cuanto más al norte, mayor sería el calentamiento. Y la razón principal es que el hielo se derretirá. La pregunta era: "¿Qué significa esto en términos de permafrost? ¿Qué significa para la ruptura del hielo?"


A mi compañero y a mí nos interesaba observar no sólo la temperatura media o la precipitación media, sino la variabilidad, los extremos. Empezamos a tratar de averiguar cómo podíamos modelar los extremos de la temperatura y las precipitaciones. Esto es importante para el norte porque hay comunidades en las que su refrigeración es sólo un cajón exterior en invierno. Así que puedes poner carne de reno en ella y se congela de forma natural.


Pero si se producen temperaturas extremas por encima del punto de congelación en enero, eso supone un problema para el suministro de alimentos. Hicimos algunos modelos y nuestra conclusión fue que si los niveles de CO2 se duplicaban, la probabilidad era del 50% de que en un día cualquiera de enero, un lugar que normalmente estaba a -32 grados llegara a estar por encima del punto de congelación.


Seis o siete años más tarde, todos los días durante dos semanas estuvieron por encima del punto de congelación, y toda la carne de reno se descongeló. No esperaba que ocurriera tan rápido. Ese fue el mayor impacto.


Durante mucho tiempo no fui miembro del Sierra Club ni de la Western Canadian Wilderness Society, porque quería que me vieran como un observador objetivo. Quería que me vieran como alguien que abogaba por su investigación. El cambio climático es una cuestión medioambiental muy importante, por lo que necesitamos una buena investigación que lo respalde.


Tenemos personas como Greta Thunberg, y las necesitamos absolutamente. Pero también necesitamos que la comunidad científica muestre las pruebas de algunos de los cambios que se están produciendo. Ese es el papel que sentí que desempeñaba.



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram