• Homo consciens

No somos intrínsecamente egoístas, estamos programados para trabajar juntos




Fuente: The Conversation - PorSteve Taylor - Agosto de 2020

Profesor titular de Psicología, Universidad de Leeds Beckett



Durante mucho tiempo se ha asumido que los seres humanos son esencialmente egoístas. Somos aparentemente despiadados, con fuertes impulsos para competir entre nosotros por los recursos y acumular poder y posesiones.


Si somos amables unos con otros, es generalmente porque tenemos motivos ocultos. Si somos buenos, es sólo porque hemos logrado controlar y trascender nuestro egoísmo y brutalidad innatos.


Esta sombría visión de la naturaleza humana está estrechamente relacionada con el escritor científico Richard Dawkins, cuyo libro El gen egoísta se hizo popular porque encajaba muy bien con (y ayudaba a justificar) el espíritu competitivo e individualista de las sociedades de finales del siglo XX.


Como muchos otros, Dawkins justifica sus puntos de vista con referencia al campo de la psicología evolutiva. La psicología evolutiva teoriza que los rasgos humanos actuales se desarrollaron en tiempos prehistóricos, durante lo que se denomina el "entorno de adaptación evolutiva".


Esto suele verse como un período de intensa competencia, cuando la vida era una especie de batalla de gladiadores romanos en la que sólo se seleccionaban los rasgos que daban a las personas una ventaja de supervivencia y todos los demás quedaban en el camino. Y como la supervivencia de la gente dependía del acceso a los recursos - piense en los ríos, los bosques y los animales - era inevitable que hubiera competencia y conflicto entre grupos rivales, lo que llevó al desarrollo de rasgos como el racismo y la guerra.


Esto parece lógico. Pero de hecho la suposición en la que se basa - que la vida prehistórica era una lucha desesperada por la supervivencia - es falsa.


La abundancia prehistórica

Es importante recordar que en la era prehistórica, el mundo estaba muy poco poblado. Así que es probable que hubiera una abundancia de recursos para los grupos de cazadores-recolectores.


Según algunas estimaciones, hace unos 15.000 años, la población de Europa era sólo de 29.000 habitantes, y la población de todo el mundo era de menos de medio millón. Con densidades de población tan pequeñas, parece poco probable que los grupos prehistóricos de cazadores-recolectores tuvieran que competir entre sí o que tuvieran alguna necesidad de desarrollar la crueldad y la competitividad, o de ir a la guerra.


De hecho, muchos antropólogos están ahora de acuerdo en que la guerra es un acontecimiento tardío en la historia de la humanidad, que surgió con los primeros asentamientos agrícolas.


La evidencia contemporánea

También hay pruebas significativas de grupos de cazadores-recolectores contemporáneos que viven de la misma manera que los humanos prehistóricos. Una de las cosas sorprendentes de tales grupos es su igualitarismo.


Como el antropólogo Bruce Knauft ha señalado, los cazadores-recolectores se caracterizan por un "extremo igualitarismo político y sexual". Los individuos en tales grupos no acumulan sus propias propiedades y posesiones. Tienen la obligación moral de compartir todo. También tienen métodos para preservar el igualitarismo asegurando que no surjan diferencias de estatus.


Los !Kung del sur de África, por ejemplo, intercambian flechas antes de ir a cazar y cuando se mata a un animal, el crédito no va a la persona que disparó la flecha, sino a la persona a la que pertenece la flecha. Y si una persona se vuelve demasiado dominante o arrogante, los otros miembros del grupo la condenan al ostracismo.


Típicamente en estos grupos, los hombres no tienen autoridad sobre las mujeres. Las mujeres suelen elegir a sus propios compañeros de matrimonio, deciden qué trabajo quieren hacer y trabajan cuando lo desean. Y si un matrimonio se rompe, tienen derechos de custodia sobre sus hijos.


Muchos antropólogos están de acuerdo en que tales sociedades igualitarias eran normales hasta hace unos pocos miles de años, cuando el crecimiento de la población llevó al desarrollo de la agricultura y a un estilo de vida sedentario.


El altruismo y el igualitarismo

En vista de lo anterior, parece haber pocas razones para suponer que rasgos como el racismo, la guerra y la dominación masculina deberían haber sido seleccionados por la evolución, ya que habrían sido de poco beneficio para nosotros. Los individuos que se comportaran de forma egoísta y despiadada tendrían menos probabilidades de sobrevivir, ya que habrían sido excluidos de sus grupos.


Tiene más sentido entonces ver rasgos como la cooperación, el igualitarismo, el altruismo y la paz como algo natural para los seres humanos. Estos son los rasgos que han prevalecido en la vida humana durante decenas de miles de años. Así que presumiblemente estos rasgos siguen siendo fuertes en nosotros ahora.


Por supuesto, se podría argumentar que si este es el caso, ¿por qué los humanos de hoy en día se comportan a menudo de forma tan egoísta y despiadada? ¿Por qué estos rasgos negativos son tan normales en muchas culturas? Tal vez estos rasgos deben ser vistos como el resultado de factores ambientales y psicológicos.


Las investigaciones han demostrado repetidamente que cuando los hábitats naturales de los primates son alterados, tienden a ser más violentos y jerárquicos. Así que bien podría ser que lo mismo nos haya pasado a nosotros, desde que dejamos el estilo de vida de cazadores-recolectores.


En mi libro "La Caída", sugiero que el fin del estilo de vida de los cazadores-recolectores y el advenimiento de la agricultura estaba conectado a un cambio psicológico que ocurrió en algunos grupos de personas. Hubo un nuevo sentido de individualidad y separación, que llevó a un nuevo egoísmo y, en última instancia, a sociedades jerárquicas, al patriarcado y a la guerra.


En cualquier caso, estos rasgos negativos parecen haberse desarrollado tan recientemente que no parece factible explicarlos en términos adaptativos o evolutivos. Lo que significa que el lado "bueno" de nuestra naturaleza está mucho más arraigado que el lado "malo".


#psicología #evolución #sociología #filosofía #nuevoparadigma #egoismo #empatía

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com