• Alejandro T

Noruega, el Reino Unido y Canadá no son los campeones del clima. Son los hipócritas del clima



Fuente: CNN - Autora: Ivana Kottasová - 17 de febrero de 2021.

En Oslo, el alumbrado público funciona con energías renovables. Para conservar la energía, las luces inteligentes se atenúan cuando no hay nadie. La capital noruega, como el resto del país, está orgullosa de sus excepcionales credenciales ecológicas. También su sistema de transporte público funciona enteramente con energías renovables. Dos tercios de los coches nuevos que se venden en la ciudad son eléctricos. Incluso hay una autopista para las abejas.


Sólo hay un problema. Gran parte de la innovación medioambiental de la que Noruega está tan orgullosa se financia con el dinero del petróleo. Porque Noruega, además de ser un campeón del clima con visión de futuro, es también un gran exportador de combustibles fósiles. Y piensa seguir siéndolo durante mucho tiempo.


Noruega no es el único país que predica la sostenibilidad y, al mismo tiempo, saca provecho de lo que está causando el cambio climático. El Reino Unido organizará una importante cumbre sobre el clima a finales de este año. Al mismo tiempo, contempla la apertura de una nueva mina de carbón. Canadá, autoproclamado líder climático, está invirtiendo sus impuestos en un proyecto de oleoducto condenado.


Las cuentas no cuadran


Muchos países producen combustibles fósiles a pesar de haberse comprometido a combatir el cambio climático. Pero Canadá, Noruega y el Reino Unido destacan porque lo hacen mientras se posicionan como campeones del clima.


"El Reino Unido está liderando el mundo en la lucha contra el cambio climático", dijo un portavoz del Departamento de Negocios, Energía y Estrategia Industrial del Reino Unido, en un correo electrónico a la CNN. "Fuimos la primera economía importante en legislar para las emisiones netas cero para 2050, y hemos reducido las emisiones en un 43% desde 1990, el mejor del G7".


El gobierno británico puede hacer estas afirmaciones porque, según los acuerdos internacionales, cada país sólo es responsable de las emisiones de gases de efecto invernadero producidas en su territorio. Eso significa que el Reino Unido, Canadá, Noruega y otros países no tienen que preocuparse por las emisiones causadas por la quema de su petróleo, gas y carbón en otros lugares del mundo.


La quema de combustibles fósiles emite CO2, que atrapa la radiación solar en la atmósfera, igual que el vidrio atrapa el calor en un invernadero. Esto hace que las temperaturas aumenten, lo que a su vez provoca un clima más extremo, el derretimiento del hielo y el aumento del nivel del mar.


Es una ecuación sencilla: Cuantos más combustibles fósiles quemamos, más CO2 se libera a la atmósfera y mayor es el efecto invernadero.


El objetivo del Acuerdo Climático de París es limitar el calentamiento a menos de 2 grados centígrados y lo más cerca posible de 1,5 grados por encima de los niveles preindustriales. Para lograrlo, el mundo debe reducir la producción de combustibles fósiles en aproximadamente un 6% anual entre 2020 y 2030. Sin embargo, las proyecciones actuales muestran un aumento anual del 2%.

"No podemos permitirnos quemar la mayoría de las reservas de combustibles fósiles existentes para mantenernos por debajo de los 1,5 grados centígrados", afirma Ploy Achakulwisut, científico del Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo.


Los científicos del clima han calculado la cantidad de gases de efecto invernadero que aún podemos añadir a la atmósfera sin superar el umbral crítico de 1,5 grados. A principios de 2018, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU estimó que este llamado presupuesto de carbono era de unas 420 gigatoneladas (mil millones de toneladas) de CO2 para una probabilidad de dos sobre tres de limitar el calentamiento a 1,5 grados.


Una estimación más reciente, publicada en la revista Nature a principios de este año, sitúa la cifra entre 230 gigatoneladas, con una probabilidad de dos sobre tres de cumplir el objetivo, y 670 gigatoneladas, con una probabilidad de dos sobre tres de no cumplirlo.


El año pasado, el mundo produjo unas 34 gigatoneladas de CO2, lo que significa que el presupuesto de carbono restante podría durar poco más de seis años, a menos que las emisiones empiecen a disminuir rápidamente.


Canadá, el Reino Unido y Noruega han establecido objetivos ambiciosos. El Reino Unido y Canadá se comprometieron a reducir sus emisiones territoriales a cero neto para 2050. Noruega quiere ser neutral en carbono para 2030. El cero "neto" significa que si no pueden eliminar todas las emisiones por completo, pueden compensar la diferencia eliminando el carbono de la atmósfera, por ejemplo, plantando más árboles.


El profesor Niklas Höhne, socio fundador del Instituto NewClimate, un centro de estudios sobre el clima, dijo a la CNN que la decisión de centrarse en las emisiones territoriales se remonta a los primeros días de las negociaciones sobre el clima. "Hubo un largo debate sobre si hacerlo de esta manera y se llegó a este acuerdo, que no cubre la cuestión de las exportaciones, ni la del consumo de bienes que se producen en otros lugares... y estoy de acuerdo, no tiene sentido al 100%", dijo.


La diferencia es enorme. Las emisiones nacionales anuales de Noruega alcanzaron unos 53 millones de toneladas en 2017, según su oficina de estadística. Las emisiones del petróleo y el gas que Noruega vendió en el extranjero alcanzaron unos 470 millones de toneladas en 2017, según el informe de la ONU sobre la brecha de emisiones.


El ministro noruego de Clima y Medio Ambiente, Sveinung Rotevatn, declaró a la CNN que los compromisos del país se basan en objetivos climáticos territoriales. "Las emisiones relacionadas con el consumo de productos de petróleo y gas exportados en otros países están cubiertas por las cuentas y objetivos de emisiones de los importadores", dijo. Preguntado por los planes de exportación de petróleo y gas del país, dijo que "Noruega apoya firmemente la transición del uso y la producción de energía fósil a la energía renovable."

Más sobre el tema:

El modelo nórdico es un desastre para el medio ambiente - aquí

El bloqueo del carbono


Andrew Grant, jefe de investigación sobre clima, energía e industria del grupo de expertos Carbon Tracker, señala que muchos productores dependen económicamente de los ingresos procedentes de los combustibles fósiles. Saben que el mundo tendrá que desprenderse de ellos pronto, pero nadie quiere ser el primero en salir.


"Todos tienen razones para pensar que deben ser ellos los que sigan produciendo y nadie más", dijo Grant a la CNN. "En Oriente Medio, es porque es de muy bajo coste; en Canadá, hablan de su historial de derechos humanos; en Noruega, hablan de la baja intensidad de carbono de su producción; en el Reino Unido, es porque tenemos campos maduros de infraestructura... en Estados Unidos, incluso decían que iban a exportar sus moléculas de libertad".


Producir combustibles fósiles puede ser caro y muchos gobiernos sostienen que dejar de hacerlo ahora sería un desperdicio de dinero, a menudo público, ya gastado en proyectos y exploraciones existentes.


Höhne dijo que el gasoducto Nord Stream 2 que va de Rusia a Alemania es un buen ejemplo. "Está hecho en un 95%. Y la gente discute ahora si debemos hacerlo o no, y hay una presión para que funcione porque la gente invirtió mucho dinero en él. Así que ahora que ya está casi listo, ¿no deberíamos construirlo y luego utilizarlo?", dijo. "Yo digo que no. Esto no es compatible con París, necesitamos menos infraestructuras de combustibles fósiles y no más. Esto no es necesario y de hecho es contraproducente".


Tanto Canadá como Noruega y el Reino Unido tienen previsto seguir produciendo combustibles fósiles, invirtiendo en nuevos proyectos y exploraciones.


Según el organismo regulador de la energía de Canadá, se prevé que la producción de crudo del país siga aumentando hasta 2039. Las reservas probadas de petróleo de Canadá ascienden a unos 168.000 millones de barriles, según datos del gobierno. Si se extrae y quema todo eso, se añadiría a la atmósfera unas 72 gigatoneladas de CO2, según un cálculo realizado con las cifras del IPCC sobre el contenido de carbono por defecto. Eso es casi un tercio del presupuesto mundial de carbono restante. El gobierno canadiense no ha respondido a las repetidas solicitudes de comentarios.


Si Noruega también sigue perforando según lo previsto, las emisiones totales de sus reservas conocidas de petróleo y gas ascenderán a unas 15 gigatoneladas de CO2, según CICERO, un instituto noruego de investigación climática. Esto supondría el 6,5% del presupuesto de carbono restante para todo el mundo.


Mientras tanto, la Autoridad del Petróleo y el Gas del Reino Unido estima que, a finales de 2019, las reservas de petróleo del Reino Unido eran de 5.200 millones de barriles, suficientes para seguir produciendo durante dos décadas más. Si eso ocurre, la combustión posterior de estos combustibles extraídos añadiría otras 2,2 gigatoneladas de CO2 a la atmósfera. El Reino Unido en su conjunto produjo 454 millones de toneladas de CO2 equivalente en 2019, las últimas cifras disponibles. Su plan es reducirlo a 193 millones de toneladas de CO2 anuales para 2033.


Las cifras son estimaciones, pero ilustran un problema importante: los planes nacionales para reducir las emisiones no suman el total global necesario.


Höhne afirmó que los planes climáticos no pueden limitarse a los objetivos de reducción de emisiones, sino que deben establecer también plazos para la eliminación de los motores de combustión interna, la consecución del 100% de energías renovables y las fechas de salida de los combustibles fósiles. "Hasta ahora, sólo unos pocos productores pequeños han dejado de permitir nuevos emplazamientos de combustibles fósiles, Dinamarca fue uno de ellos en los últimos meses, y ese tipo de decisión debe producirse también en Noruega y Canadá y en Estados Unidos y Reino Unido".


Presión pública


Aunque los actuales acuerdos internacionales no impiden a los países exportar las emisiones de los combustibles fósiles a otros lugares, hay una nueva y poderosa fuerza en la que los gobiernos deben pensar: Los votantes.


La opinión pública ha cambiado en los últimos años, y los manifestantes por el clima han inundado las calles. Cuando el gobierno del Reino Unido dio luz verde a un plan para construir su primera mina de carbón a gran profundidad en 30 años en Cumbria, al noroeste de Inglaterra, a principios de este año, la decisión provocó una ola de protestas, incluyendo una huelga de hambre de 10 días de dos activistas adolescentes.


La mina se aprobó a pesar del compromiso del Reino Unido de dejar de quemar carbón para 2025, porque produciría carbón metalúrgico de alta calidad utilizado para fabricar acero. Es un argumento similar al de Australia y otros productores de carbón: El carbón es malo, pero nuestro carbón es mejor.


"Esa es una tendencia que se observa en todos los sectores que se verán afectados por la regulación climática", dijo Edward Collins, director de grupos de presión corporativos en InfluenceMap, un grupo de expertos que estudia los grupos de presión climáticos. "Es el 'somos especiales y aunque apoyamos tu ambición climática, este proyecto, ya sabes, lo necesitamos por cualquier número de razones como el empleo o la economía', y todos los sectores hacen estas afirmaciones", añadió.


El Comité sobre el Cambio Climático del Reino Unido (CCC), un órgano consultivo independiente del Gobierno, calculó que la explotación y la producción de carbón de la mina de Cumbria emitirían unos 9 millones de toneladas de CO2 al año, y señaló que también está previsto que el carbón metalúrgico se elimine progresivamente en el Reino Unido para 2035.


James Hansen, uno de los principales científicos del clima del mundo, ha escrito una carta personal al Primer Ministro Boris Johnson instándole a reconsiderar el plan y diciéndole que se arriesga a ser "vilipendiado" y "humillado" por los jóvenes si la mina sigue adelante.


La acción obligó al Consejo del Condado de Cumbria, la autoridad local - que ya había aprobado la nueva mina en tres ocasiones - a dar un giro a principios de este mes. Ha dicho que ahora reevaluará el plan.



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram