top of page
  • Foto del escritorHomo consciens

O despertamos o morimos


Por CAITLIN JOHNSTONE - 25 DE OCTUBRE DE 2020


El budismo zen está lleno de historias sobre practicantes que miran fijamente a la muerte en la cara con el fin de cortar sus hábitos mentales y forzar una confrontación directa con la materia fundamental. Monjes haciendo zazen al borde de un acantilado para mantenerse alerta, rōshis diciendo a estudiantes frustrados que se suiciden si no pueden alcanzar el satori para el próximo amanecer, estudiantes haciendo votos de muerte si no consiguen despertar en un periodo de tiempo determinado, etc.


En Zen in America, de Helen Tworkov, por ejemplo, se nos habla de "un monje que se sentó con una varilla de incienso en una mano y un cuchillo en la otra y juró suicidarse si no se iluminaba antes de que el incienso se consumiera". Como siempre -al menos en las historias que se han transmitido-, lo consiguió justo a tiempo, llevado al límite por el dolor de la varilla ardiendo".


En un sentido muy real, creo que esto es lo que la humanidad se está haciendo colectivamente a sí misma en estos momentos.


No recomiendo hacer ningún voto de muerte melodramático para alcanzar la iluminación, ni ninguna medida dañina o que ponga en peligro la vida; estas cosas suelen complacer a las mismas estructuras egoístas que intentamos superar cuando las haces deliberadamente, y por tanto frustran todo el propósito.


Aun así, es difícil no darse cuenta de que muchas de las historias de despertar que escuchamos de maestros iluminados que comparten su experiencia implican momentos de crisis existencial extrema de un tipo u otro. Ramana Maharshi estalló cuando se apoderó de él un miedo repentino a la muerte, Eckhart Tolle mientras contemplaba el suicidio, Byron Katie cuando una cucaracha se arrastró sobre su pie durante una depresión debilitante en una mísera casa de acogida. En un caso tras otro, vemos a personas empujadas a lo más profundo de sí mismas por crisis existenciales que les obligan a un verdadero ajuste de cuentas con la realidad.


Y ahora vemos a la humanidad como colectivo en su propia crisis existencial a medida que el ecosistema en el que evolucionamos avanza hacia el colapso, las naciones con armas nucleares se acercan cada vez más a la confrontación directa y los gobiernos se vuelven cada vez más autoritarios mientras la democracia y la transparencia siguen erosionándose.


Nos precipitamos hacia la distopía y el armagedón, y las poderosas élites en el asiento del conductor han dejado muy claro que no tienen intención de desviarse de esta trayectoria. No podemos utilizar la democracia para alejar este barco del iceberg, porque la "democracia" que nos han dado es un volante infantil falso que se le da a un niño pequeño para que juegue con él y pueda fingir que conduce. Incluso la acción revolucionaria directa está completamente prohibida para nosotros, porque estamos siendo exitosamente propagandizados para consentir el status quo por las manipulaciones de las corporaciones de los medios de comunicación dominantes y sociales.


Entonces, ¿qué podemos hacer? ¿Cuál es la única salida que nos hemos permitido?

Hasta donde yo sé, la única puerta que nos queda abierta como especie es un despertar a gran escala. Un cambio colectivo de nuestra relación malsana con la narrativa mental a una relación sana. Una relación con la narrativa mental en la que los pensamientos ya no se crean ni se identifiquen con ellos, sino que se utilicen como herramientas para sobrevivir y prosperar. Donde las narrativas propagandísticas ya no estén imbuidas reflexivamente con el poder de la creencia, porque las estructuras egoicas para las que están diseñadas ya no están ahí.


No puede haber cambio sin un movimiento popular a gran escala. No se puede tener un movimiento popular a gran escala sin neutralizar el motor propagandístico diseñado para impedirlo. No se puede neutralizar el motor de la propaganda sin un despertar a gran escala de la malsana relación de la humanidad con el pensamiento.


Es fascinante, de verdad. De algún modo, de alguna manera, hemos conseguido engañarnos a nosotros mismos hasta una situación en la que la única manera de evitar la extinción es realizar a escala masiva el potencial que los sabios han estado señalando durante milenios. Nos las hemos arreglado perfectamente para trolearnos a nosotros mismos en el tiempo de evolucionar o morir.


Como guiada por una extraña y profunda sabiduría, la humanidad se ha metido en una situación en la que tiene el cuchillo en una mano y el incienso en la otra, jurando suicidarse si no puede alcanzar la iluminación colectiva para cuando el incienso se consuma.


No lo hicimos a propósito. No lo hicimos porque a nuestros egos les pareciera una crisis gratificante en la que meternos. Acabamos de llegar aquí, por algún extraño milagro, completamente de la nada. Algo en lo más profundo de nuestro ser nos ha colocado en una posición en la que necesariamente debemos desarrollar todo nuestro potencial como especie o seguir el camino de los dinosaurios.


Estamos empezando a sentir el ardor del incienso. Cada vez hará más calor.


¿Explotaremos? ¿Despertaremos? No lo sé; lo haremos o no. Pero, por el momento, no puedo evitar mirar con asombro la loca sabiduría de la humanidad por haberse metido en este lío.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page