• Homo consciens

Para construir un nuevo mundo, necesitamos menos "mente de máquina" y más "mente de jardín".



Fuente: Resilience - Por Sue Goss, publicado originalmente por Open Democracy

28 de julio de 2020

En lugar de vernos como "conductores" y "controladores" de nuestro mundo, reconocemos que somos organismos inteligentes en un complejo ecosistema que nosotros formamos, pero que también nos forma.


Para hacer frente a las complejas amenazas y oportunidades del siglo XXI es necesario un cambio de mentalidad y de la práctica política diaria, alejándose de la mentalidad de la máquina y el ingeniero y acercándose a la mentalidad del jardín y el jardinero.


Caminando por mi huerto, noto que mis fresas se han desvanecido. Sospecho que son ratones. Aún así, los ratones necesitan comer. En compensación, mis nuevos bastones de frambuesa gimen con la fruta. La rúcula ha florecido, mi error, pero al hacerlo ha atraído a las mariquitas, por lo que los granos están libres de mosca verde. Mi pak choi experimental se marchitó en el sol caliente, pero el calor ha madurado los tomates antes de tiempo. Para cada problema, hay una oportunidad. Nada sale exactamente bien, pero, al final, todo sale bien.


Como jardineros pasamos mucho tiempo observando el sol, las estaciones, el suelo y los ciclos en los que se mueve la vida. Atraemos a la vida silvestre para hacer el trabajo de mantener el equilibrio. Alentamos la diversidad. Comenzamos creando un suelo rico. Trabajamos con las plantas, encontrando las condiciones que necesitan. La vida quiere crecer, y, a través del ensayo y error, encuentra muchas formas diferentes y extrañas de hacerlo en cualquier condición que encuentre.


Así es también cuando los humanos se reúnen para crear algo; una obra de teatro, una pieza musical, un experimento, una vacuna. No empezamos con un plan de negocios y un gráfico de estructura. Comenzamos con una chispa, una pista, y luego nos entretenemos hasta que algo emerge.


A lo largo de los siglos XIX y XX hemos pensado en la sociedad humana como si fuera una gran máquina. Planeamos el cambio usando metáforas extraídas de la ingeniería "construir", "redes" "canalizar". El capitalismo de los siglos XIX y XX utilizó máquinas como modelos de trabajo, creando fábricas en las que las personas eran simplemente "partes móviles". El impulso de la eficiencia redujo la redundancia y la variación, centralizando las decisiones. El estado tomó prestado del capitalismo corporativo para construir sistemas burocráticos en los que el personal y los usuarios de servicios tenían poco que decir. El impulso de la "eficiencia" de los servicios públicos utilizó los métodos de consultoría de gestión del sector privado para sustituir la interacción humana con los centros de llamadas, obsesionarse con el "rendimiento" de los hospitales y reducir al mínimo el "tiempo de contacto" en la atención social. ¿De qué otra forma se podría describir a una anciana en un hospital sin ningún lugar donde ir como "que está bloqueando una cama"?


Nuestro actual sistema de gobierno, como estamos aprendiendo a través de la epidemia de covid 19, no sólo es cruel y poco cuidadoso, sino inseguro. La resistencia proviene de la diversidad y la toma de decisiones distribuidas, y de aprovechar la inteligencia de las personas lo suficientemente cercanas al problema para entender lo que hay que hacer.


Al tratar de reconstruir mejor, estamos desarrollando ideas sobre una sociedad mejor, más cuidadosa y más segura. Pero no tendremos éxito usando la mente de la máquina.


La ciencia ecológica moderna está cambiando la forma en que pensamos acerca de nosotros mismos y del planeta, en formas que se conectan con las antiguas filosofías y pueblos. En lugar de vernos como "conductores" y "controladores" de nuestro mundo, reconocemos que somos organismos inteligentes en un complejo ecosistema que nosotros formamos, pero que también nos forma.


Si nos acercamos al cambio usando la "mente de jardín" en lugar de la "mente de máquina", empezamos en un lugar diferente. Utilizamos nuestros recursos políticos para crear el equivalente a un buen suelo rico: derechos humanos, una renta básica, educación que continúe hasta la edad adulta, asistencia sanitaria universal. Prestamos atención a aquellos en las circunstancias más vulnerables y les permitimos vivir las vidas que elijan. Alentamos las respuestas creativas, apoyamos la innovación, compartimos el conocimiento y mantenemos el sistema abierto al cambio. Los jardineros se mueven con firmeza para controlar las malezas rapaces y evitar los monocultivos asfixiantes.


La mente-máquina diseña una solución y espera que funcione siempre. La mente-jardín está alerta a la necesidad de una constante mitigación y mantenimiento. Con la mente de jardín no esperamos que las cosas funcionen perfectamente, entendemos las dificultades y disyuntivas que se presentan, y estamos atentos a las cosas que van mal. Vamos a 'intentar traer' un nuevo mundo en la existencia, no a entregar un plano.


La forma en que llegamos al futuro da forma al futuro. Así que la práctica de la "mente de jardín" reconocería los muchos experimentos que se están llevando a cabo y haría más, abrazaría el desorden, empezaría con una idea y la seguiría. Compartiría los experimentos de cada uno, aprendería de ellos y conectaría a los innovadores entre sí. Crearía un espacio para la auto-organización y las condiciones para que florezca. Hacer relaciones y luego hacer más, seguir conectando. A continuación, comprometerse con fuentes alternativas de recursos y poder, gobierno local, consejos comunitarios, gobierno regional, Escocia, Gales, Irlanda del Norte - parroquias y ayuntamientos, universidades, empresas sociales, conectando múltiples fuentes de recursos. Todo el tiempo pensando largo y tendido sobre cómo crear una nueva, auto-equilibrada, distributiva, creativa y sostenible forma de dirigir nuestra sociedad.


Al hacerlo, encontraremos formas de resolver las tensiones que descubramos; equilibrar las relaciones a un nivel muy local con el trabajo a escala; el latido y la energía de la autoorganización con la legitimidad democrática y el poder de los recursos del Estado. Tendremos que comprender nuestras preocupaciones y experiencias y cómo eso nos limita, para captar nuestras suposiciones y examinarlas, para comprometernos con tantas formas diferentes de ver como podamos y acoger las críticas por hacer nuestro pensamiento más resistente.


Dos ideas de la horticultura podrían ayudar. En primer lugar, como jardineros, tenemos consejos gratuitos, abiertos y generosos sobre cómo abordar todos los problemas de jardinería conocidos por los seres humanos; cómo tratar las malas hierbas, nutrir las plantas débiles, hacer frente a los suelos poco firmes, hacer frente a las condiciones meteorológicas difíciles; ¿podríamos hacer lo mismo para la auto-organización y la democracia? En segundo lugar, en la horticultura para cada especie de planta hay un "poseedor de la colección nacional": alguien que sabe más sobre esa planta que cualquier otra. ¿Podríamos hacer algo así por el estado, la sociedad y la política? ¿Un "Knowledge Commons" para que sepamos a quién recurrir cuando necesitemos ayuda?


#crisisclimatica #crisisecologica #nuevaparadigma #mecanicismo #complejidad #comunidad #local #jardineria

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com