• Homo consciens

Pensar globalmente: Una tarea universal



Fuente: DalaiLama.com - Por el Dalai Lama - Año 1991

"si analizamos detalladamente, la mente humana, el corazón humano y el medio ambiente están inseparablemente unidos"


Las predicciones científicas de los cambios ambientales son difíciles de comprender plenamente para los seres humanos comunes. Oímos hablar de record de temperaturas y del aumento del nivel del mar, del aumento de las tasas de cáncer, del enorme crecimiento de la población, del agotamiento de los recursos y de la extinción de las especies. La actividad humana en todas partes se apresura a destruir elementos clave de los ecosistemas naturales de los que dependen todos los seres vivos.


Estos desarrollos amenazantes son individualmente drásticos y en conjunto sorprendentes. La población mundial se ha triplicado sólo en este siglo y se espera que se duplique o triplique en el próximo. La economía mundial puede crecer por un factor de cinco o diez incluyendo con ella tasas extremas de consumo de energía, producción de dióxido de carbono y deforestación. Es difícil imaginar todas las cosas que realmente suceden en nuestra vida y en la de nuestros hijos. Tenemos que considerar las perspectivas de sufrimiento global y degradación ambiental como nunca en la historia de la humanidad.


Sin embargo, creo que una buena noticia es que ahora, definitivamente, tendremos que encontrar nuevas formas de sobrevivir juntos en este planeta. En este siglo hemos visto suficiente guerra, pobreza, contaminación y sufrimiento. De acuerdo con la enseñanza budista, tales cosas suceden como resultado de la ignorancia y las acciones egoístas, porque a menudo no vemos la relación común esencial de todos los seres. La tierra nos muestra advertencias e indicaciones claras de los vastos efectos y el potencial negativo del comportamiento humano mal dirigido.


Para contrarrestar estas prácticas dañinas podemos enseñarnos a ser más conscientes de nuestra propia dependencia mutua. Todo ser sensible quiere felicidad en lugar de dolor. Así que compartimos un sentimiento básico común. Podemos desarrollar acciones correctas para ayudar a la Tierra y a los demás, basadas en una mejor motivación. Por lo tanto, siempre hablo de la importancia de desarrollar un genuino sentido de responsabilidad universal. Cuando estamos motivados por la sabiduría y la compasión, los resultados de nuestras acciones benefician a todos, no sólo a nosotros mismos o a alguna conveniencia inmediata. Cuando somos capaces de reconocer y perdonar acciones ignorantes del pasado, ganamos la fuerza para resolver constructivamente los problemas del presente.


Deberíamos extender esta actitud para preocuparnos por todo nuestro entorno. Como principio básico, creo que es mejor ayudar si se puede, y si no se puede ayudar, al menos tratar de no hacer daño. Esta es una guía especialmente adecuada cuando hay tanto por entender sobre las complejas interrelaciones de los diversos y únicos ecosistemas. La Tierra es nuestro hogar y nuestra madre. Tenemos que respetarla y cuidarla. Esto es fácil de entender hoy en día.


Necesitamos conocimientos para cuidarnos a nosotros mismos, a cada parte de la Tierra y a la vida sobre ella, y también a todas las generaciones futuras. Esto significa que la educación sobre el medio ambiente es de gran importancia para todos. El aprendizaje científico y el progreso tecnológico son esenciales para mejorar la calidad de vida en el mundo moderno. Aún más importante es la simple práctica de conocer y apreciar mejor nuestro entorno natural, y a nosotros mismos, ya seamos niños o adultos. Si tenemos un verdadero aprecio por los demás y nos resistimos a actuar por ignorancia, cuidaremos de la Tierra.


En el sentido más amplio, la educación ambiental significa aprender a mantener una forma de vida equilibrada. Todas las religiones coinciden en que no podemos encontrar una satisfacción interior duradera basada en los deseos egoístas y en la adquisición de las comodidades de las cosas materiales. Incluso si pudiéramos, hay ahora tanta gente que la Tierra no nos sostendría por mucho tiempo. Creo que es mucho mejor practicar el disfrutar de la simple paz mental. Podemos compartir la tierra y cuidarla juntos, en lugar de intentar poseerla, destruyendo la belleza de la vida en el proceso.


Las antiguas culturas que se han adaptado a su entorno natural pueden ofrecer una visión especial de cómo se organizan las sociedades humanas para existir en equilibrio con el medio ambiente. Por ejemplo, los tibetanos están familiarizados con la vida en la meseta del Himalaya. Esto se ha convertido en una larga historia de una civilización que tuvo cuidado de no abrumar y destruir su frágil ecosistema. Los tibetanos han apreciado durante mucho tiempo la presencia de animales salvajes como símbolo de libertad. Una profunda reverencia por la naturaleza es evidente en gran parte del arte y la ceremonia tibetana. El desarrollo espiritual prosperó a pesar del limitado progreso material. Así como las especies pueden no adaptarse a los cambios ambientales relativamente repentinos, las culturas humanas también necesitan ser tratadas con especial cuidado para asegurar su supervivencia. Por lo tanto, aprender sobre las formas beneficiosas de la gente y preservar su patrimonio cultural es también una parte de aprender a cuidar el medio ambiente.


Siempre trato de expresar el valor de tener un buen corazón. Este simple aspecto de la naturaleza humana puede ser alimentado con gran poder. Con un buen corazón y sabiduría tienes la motivación correcta y automáticamente harás lo que hay que hacer. Si la gente comienza a actuar con genuina compasión por cada uno, aún podemos protegernos unos a otros y al medio ambiente natural. Esto es mucho más fácil que tener que adaptarse a las severas e incomprensibles condiciones ambientales proyectadas para el futuro.


Ahora, si analizamos detalladamente, la mente humana, el corazón humano y el medio ambiente están inseparablemente unidos. En este sentido, la educación ambiental ayuda a generar tanto la comprensión como el amor que necesitamos para crear la mejor oportunidad que haya existido jamás para la paz y la coexistencia duradera.


Reimpreso de la revista EPA: A Magazine on National and Global Environmental Perspectives, publicado por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos, Washington D. C, septiembre/octubre de 1991, vol. 17, número 4.

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com