• Homo consciens

Por qué el 536 fue 'el peor año para estar vivo'



Fuente: Science - Por Ann Gibbons - Noviembre de 2018

Como la erupción de un volcán provocó un enfriamiento de la Tierra que llevó a hambrunas masivas


Pregúntale al historiador medieval Michael McCormick qué año fue el peor para estar vivo, y tiene una respuesta: "536." No el año 1349, cuando la peste negra arrasó con media Europa. No en 1918, cuando la gripe mató a entre 50 y 100 millones de personas, en su mayoría adultos jóvenes. Sino el año 536. En Europa, "fue el comienzo de uno de los peores períodos para estar vivo, si no el peor año", dice McCormick, historiador y arqueólogo que preside la Iniciativa de la Universidad de Harvard para la Ciencia del Pasado Humano.


Una misteriosa niebla sumió a Europa, Oriente Medio y parte de Asia en la oscuridad, día y noche, durante 18 meses. "Porque el sol emitió su luz sin brillo, como la luna, durante todo el año", escribió el historiador bizantino Procopio. Las temperaturas en el verano de 536 descendieron entre 1,5 y 2,5ºC, iniciando la década más fría de los últimos 2300 años. Ese verano nevó en China, las cosechas se perdieron y la gente pasó hambre. Las crónicas irlandesas registran "una falta de pan entre los años 536 y 539". Luego, en el año 541, la peste bubónica azotó el puerto romano de Pelusium, en Egipto. Lo que llegó a llamarse la Peste de Justiniano se extendió rápidamente, aniquilando entre un tercio y la mitad de la población del Imperio Romano de Oriente y acelerando su colapso, dice McCormick.



Los historiadores saben desde hace tiempo que la mitad del siglo VI fue una hora oscura en lo que se llamaba la Edad Media, pero el origen de las misteriosas nubes ha sido durante mucho tiempo un rompecabezas. Ahora, un análisis ultrapreciso del hielo de un glaciar suizo realizado por un equipo dirigido por McCormick y el glaciólogo Paul Mayewski, del Instituto del Cambio Climático de la Universidad de Maine (UM) en Orono, ha descubierto al culpable. En un taller celebrado esta semana en Harvard, el equipo informó de que una catastrófica erupción volcánica en Islandia arrojó cenizas por todo el hemisferio norte a principios del año 536. Le siguieron otras dos erupciones masivas, en el 540 y el 547. Los repetidos golpes, seguidos de la peste, sumieron a Europa en un estancamiento económico que duró hasta el año 640, cuando otra señal en el hielo -un pico de plomo en el aire- marcó el resurgimiento de la minería de la plata, como informa el equipo en Antiquity esta semana.


Para Kyle Harper, decano e historiador medieval y romano de la Universidad de Oklahoma en Norman, el registro detallado de los desastres naturales y la contaminación humana congelados en el hielo "nos proporciona un nuevo tipo de registro para entender la concatenación de causas humanas y naturales que condujeron a la caída del Imperio Romano, y a los primeros indicios de esta nueva economía medieval".


Desde que los estudios de los anillos de los árboles en la década de 1990 sugirieron que los veranos alrededor del año 540 eran inusualmente fríos, los investigadores han buscado la causa. Hace tres años, los núcleos de hielo polar de Groenlandia y la Antártida arrojaron una pista. Cuando un volcán entra en erupción, arroja azufre, bismuto y otras sustancias a la atmósfera, donde forman un velo de aerosol que refleja la luz del sol hacia el espacio, enfriando el planeta. Al cotejar el registro de hielo de estas trazas químicas con los registros climáticos de los anillos de los árboles, un equipo dirigido por Michael Sigl, ahora de la Universidad de Berna, descubrió que casi todos los veranos inusualmente fríos de los últimos 2.500 años fueron precedidos por una erupción volcánica. Una erupción masiva -tal vez en América del Norte, sugirió el equipo- se produjo a finales del año 535 o principios del 536; otra le siguió en el 540. El equipo de Sigl concluyó que el doble golpe explicaba la oscuridad y el frío prolongados.


Mayewski y su equipo interdisciplinario decidieron buscar las mismas erupciones en un núcleo de hielo perforado en 2013 en el glaciar Colle Gnifetti, en los Alpes suizos. El núcleo, de 72 metros de longitud, contiene más de 2.000 años de precipitaciones procedentes de volcanes, tormentas de polvo saharianas y actividades humanas en el centro de Europa. El equipo ha descifrado este registro mediante un nuevo método de altísima resolución, en el que un láser esculpe a lo largo del núcleo astillas de hielo de 120 micras, que representan sólo unos pocos días o semanas de nevadas. Cada una de las muestras -unas 50.000 de cada metro del núcleo- se analiza en busca de una docena de elementos. Este método ha permitido al equipo localizar las tormentas, las erupciones volcánicas y la contaminación por plomo con una precisión de un mes o incluso menos, remontándose a 2000 años atrás, afirma el vulcanólogo de la UM Andrei Kurbatov.


En el hielo de la primavera del año 536, la estudiante graduada de la UM Laura Hartman encontró dos partículas microscópicas de vidrio volcánico. Al bombardear los fragmentos con rayos X para determinar su huella química, ella y Kurbatov descubrieron que coincidían estrechamente con las partículas de vidrio encontradas anteriormente en lagos y turberas de Europa y en un núcleo de hielo de Groenlandia. Esas partículas, a su vez, se parecían a las rocas volcánicas de Islandia. Las similitudes químicas convencen al geocientífico David Lowe, de la Universidad de Waikato en Hamilton (Nueva Zelanda), quien afirma que las partículas del núcleo de hielo suizo probablemente proceden del mismo volcán islandés. Pero Sigl dice que se necesitan más pruebas para convencerle de que la erupción se produjo en Islandia y no en Norteamérica.


En cualquier caso, los vientos y los sistemas meteorológicos del año 536 debieron de ser los adecuados para guiar la pluma de la erupción hacia el sureste de Europa y, más tarde, hacia Asia, arrojando un manto de frío a medida que la niebla volcánica "se extendía", afirma Kurbatov. El siguiente paso es intentar encontrar más partículas de este volcán en lagos de Europa e Islandia, para confirmar su ubicación en Islandia y averiguar por qué fue tan devastador.


Un siglo después, tras varias erupciones más, el registro de hielo señala una mejor noticia: el pico de plomo en 640. La plata se fundía a partir del mineral de plomo, por lo que el plomo es una señal de que el metal precioso tenía demanda en una economía que se recuperaba del golpe sufrido un siglo antes, afirma el arqueólogo Christopher Loveluck, de la Universidad de Nottingham (Reino Unido). Un segundo pico de plomo, en el año 660, marca una importante infusión de plata en la emergente economía medieval. Sugiere que el oro empezó a escasear a medida que aumentaba el comercio, lo que forzó el cambio a la plata como patrón monetario, escriben Loveluck y sus colegas. "Muestra por primera vez el ascenso de la clase mercantil", afirma.


Más adelante, el hielo es una ventana a otro período oscuro. El plomo desapareció del aire durante la peste negra de 1349 a 1353, revelando una economía que se había vuelto a paralizar. "Hemos entrado en una nueva era con esta capacidad de integrar registros medioambientales de altísima resolución con registros históricos de resolución similar", afirma Loveluck. "Es un verdadero cambio de juego".



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram