• Homo consciens

Por qué el calentamiento global puede seguir después que paremos las emisiones




Fuente: The Conversation - 9 de junio de 2022

Autor: Julien Emile-Geay

Profesor asociado de Ciencias de la Tierra, Facultad de Letras, Artes y Ciencias Dornsife de la USC

¿Qué es el "calentamiento comprometido"? Un científico del clima explica por qué el calentamiento global puede continuar tras el fin de las emisiones


A estas alturas, poca gente cuestiona la realidad de que los seres humanos están alterando el clima de la Tierra. La verdadera pregunta es: ¿con qué rapidez podemos detener, incluso revertir, el daño?


Parte de la respuesta a esta pregunta radica en el concepto de "calentamiento comprometido", también conocido como "calentamiento de la tubería".


Se refiere a los futuros aumentos de las temperaturas globales que serán causados por los gases de efecto invernadero que ya han sido emitidos. En otras palabras, si la transición a la energía limpia se produjera de la noche a la mañana, ¿cuánto calentamiento se produciría aún?


El balance energético de la Tierra está desequilibrado

Los seres humanos causan el calentamiento global cuando sus actividades emiten gases de efecto invernadero, que atrapan el calor en la atmósfera inferior, impidiendo que se escape al espacio.


Antes de que la gente empezara a quemar combustibles fósiles para alimentar fábricas y vehículos y a criar ganado que emite metano en casi todas las regiones agrícolas, el balance energético de la Tierra estaba más o menos equilibrado. Entraba la misma cantidad de energía del Sol que salía.


Hoy en día, las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera son más de un 50% superiores a las que había en los albores de la era industrial, y están atrapando más energía, más calor. Ver video explicativo


Esas emisiones de dióxido de carbono, junto con otros gases de efecto invernadero como el metano, y compensadas por algunos aspectos de la contaminación atmosférica por aerosoles, están atrapando una energía equivalente a la detonación de cinco bombas atómicas tipo Hiroshima por segundo.


Al entrar más energía de la que sale, la energía térmica de la Tierra aumenta, elevando la temperatura de la tierra, los océanos y el aire y derritiendo el hielo.


Calentamiento en marcha

Los efectos de la alteración del equilibrio energético de la Tierra tardan en manifestarse. Piensa en lo que ocurre cuando abres el grifo del agua caliente hasta el final en un día frío de invierno: Las tuberías están llenas de agua fría, por lo que el agua caliente tarda en llegar hasta ti, de ahí el término "calentamiento de las tuberías". El calentamiento aún no se ha notado, pero está en marcha.


Hay tres razones principales por las que se espera que el clima de la Tierra continúe calentándose después de que se detengan las emisiones.


En primer lugar, los principales responsables del calentamiento global -el dióxido de carbono y el metano- permanecen en la atmósfera durante mucho tiempo: unos 10 años de media en el caso del metano, y la friolera de 400 años en el caso del dióxido de carbono, con algunas moléculas que permanecen hasta milenios. Por lo tanto, la interrupción de las emisiones no se traduce en una reducción instantánea de la cantidad de estos gases que atrapan el calor en la atmósfera.


En segundo lugar, parte de este calentamiento se ha visto compensado por las emisiones antropogénicas de otra forma de contaminación: los aerosoles de sulfato, diminutas partículas emitidas por la quema de combustibles fósiles, que reflejan la luz solar hacia el espacio. Durante el último siglo, este oscurecimiento global ha enmascarado el efecto de calentamiento de las emisiones de efecto invernadero. Pero estos y otros aerosoles de origen humano también perjudican la salud humana y la biosfera. La eliminación de esos gases y de los gases de efecto invernadero de corta duración se traduce en unas décimas de grado de calentamiento adicional a lo largo de una década, antes de alcanzar un nuevo equilibrio.

El importante papel de los aerosoles antropogénicos bajo la neutralidad de carbono - aquí
El ritmo del calentamiento global durante los próximos 25 años podría ser el doble - aquí

Por último, el clima de la Tierra tarda en ajustarse a cualquier cambio en el equilibrio energético. Alrededor de dos tercios de la superficie de la Tierra están formados por agua, a veces muy profunda, que tarda en absorber el exceso de carbono y calor. Hasta ahora, más del 91% del calor añadido por las actividades humanas, y cerca de una cuarta parte del exceso de carbono, han ido a parar a los océanos. Aunque los habitantes de la tierra pueden estar agradecidos por este amortiguador, el calor extra contribuye a la subida del nivel del mar a través de la expansión térmica y también a las olas de calor marinas, mientras que el carbono extra hace que el océano sea más corrosivo para muchos organismos con concha, lo que puede interrumpir la cadena alimentaria del océano.


  • La capacidad de los océanos para absorber CO2 estaría sobreestimada - aquí

  • Cuando disminuyan las emisiones de CO2 los océanos disminuirán su capacidad de absorción - aquí

  • El océano contiene 50 veces más carbono que la atmósfera - aquí


La temperatura de la superficie de la Tierra, impulsada por el desequilibrio de la energía radiante en la parte superior de la atmósfera y modulada por la enorme inercia térmica de sus océanos, sigue jugando a ponerse al día con su mayor botón de control: la concentración de dióxido de carbono.


¿Cuánto calentamiento?

Entonces, ¿cuánto calentamiento comprometido nos espera? No hay una respuesta clara.


El mundo ya se ha calentado más de 1,1 grados centígrados (2 F) en comparación con los niveles preindustriales. Las naciones de todo el mundo acordaron en 2015 tratar de evitar que la media global aumente más de 1,5 °C (2,7 F) para limitar los daños, pero el mundo ha tardado en reaccionar.


Determinar la cantidad de calentamiento que se avecina es complicado. Varios estudios recientes utilizan modelos climáticos para estimar el calentamiento futuro. Un estudio de 18 modelos del sistema terrestre descubrió que, cuando se cortan las emisiones, algunos continúan calentándose durante décadas o cientos de años, mientras que otros comienzan a enfriarse rápidamente. Otro estudio, publicado en junio de 2022, encontró un 42% de posibilidades de que el mundo ya esté comprometido con 1,5 grados.


La cantidad de calentamiento es importante porque las peligrosas consecuencias del calentamiento global no aumentan simplemente en proporción a la temperatura global, sino que suelen aumentar exponencialmente, sobre todo para la producción de alimentos en riesgo por el calor, la sequía y las tormentas.


Además, la Tierra tiene puntos de inflexión que podrían desencadenar cambios irreversibles en partes frágiles del sistema terrestre, como los glaciares o los ecosistemas. No necesariamente sabremos de inmediato cuándo el planeta ha superado un punto de inflexión, porque esos cambios suelen tardar en manifestarse. Este y otros sistemas sensibles al clima son la base del principio de precaución que consiste en limitar el calentamiento por debajo de los 2 °C y, preferiblemente, de los 1,5 °C.


El núcleo del problema climático, integrado en esta idea de calentamiento comprometido, es que hay grandes retrasos entre los cambios en el comportamiento humano y los cambios en el clima. Aunque la cantidad exacta de calentamiento comprometido sigue siendo objeto de controversia, las pruebas demuestran que el camino más seguro es la transición urgente a una economía libre de carbono y más equitativa que genere muchas menos emisiones de gases de efecto invernadero.


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram