• Homo consciens

Porqué la captura de carbono, el hidrógeno y la tecnología no nos salvarán y decrecer sí


Fuente: Resilience - Por Andrew Nikiforuk, publicado originalmente por The Tyee

10 de noviembre de 2021


Desde 1995 se han celebrado 25 conferencias mundiales sobre el cambio climático. En cada una de ellas, nuestros supuestos líderes políticos han dado una patada a la lata y han cantado un himno verde brillante.


Greta Thunberg ha descalificado el estribillo como nada más que "bla, bla, bla".


Tiene razón, por supuesto. El bla, bla, bla ha mantenido el aumento de las emisiones, junto con el gasto energético y su hermano gemelo, el crecimiento económico desenfrenado.


El bla, bla, bla se ha convertido en el sustituto habitual de la conversación que debe tener lugar en las conferencias mundiales y en todos los lugares públicos: ¿cómo reducir la economía y batir una retirada sostenible?


Evolución del CO2 a medida que se fueron desarrollando las Cumbre climáticas

La noción de encoger la economía no es tan medieval como podría pensarse, dado el enorme despilfarro de nuestra civilización de alta tecnología y alta energía. El sistema actual contiene tanta holgura y grasa que podríamos reducir fácilmente nuestro gasto energético a los niveles habituales en las décadas de 1960 y 1970. Eso no era exactamente la Edad Media.


Por supuesto, esta conversación es considerada imposible por nuestros líderes, que se rigen por el mantra del crecimiento y los obstáculos electorales a corto plazo.


Así que en Canadá, el cuarto país exportador de petróleo del mundo, el estribillo del bla, bla, bla se hace más fuerte cada día. Queremos nuestras emisiones y también nuestro pastel verde.


Los políticos y el organismo regulador de la energía de Canadá afirman, por ejemplo, que "la captura, utilización y almacenamiento de carbono puede desempeñar un papel esencial en la transición hacia una economía próspera y neta".


Mientras tanto, los medios de comunicación publican a diario historias sobre cómo el hidrógeno gris, azul o verde alimentará nuestros trenes y aviones. Quizá el hidrógeno rosa sea el siguiente.


Millones de vehículos eléctricos, por supuesto, sustituirán al malvado motor de combustión y nos situarán en un paisaje automatizado en el que no tendremos que pensar en conducir o poseer vehículos. Amazon y Google lo harán por nosotros.


Al mismo tiempo, los líderes del G20 nos piden que creamos que "la gente, el planeta y la prosperidad" pueden ir juntos mientras seguimos una línea llamada crecimiento económico exponencial.


Y si las energías renovables no pueden electrificar todo y el Green New Deal se tambalea, entonces la captura directa del aire succionará el CO2 del aire y nos acercará a un esplendoroso mundo neto cero.


Desgraciadamente, la "energía limpia" no existe realmente. Cada forma de energía tiene un coste ecológico y tiene límites físicos.


Examinemos cuatro tecnologías muy publicitadas sobre las que la multitud de los que lo tienen todo descansa sus sueños: la captura, utilización y almacenamiento del carbono; la captura directa del aire; la desmaterialización; y la energía del hidrógeno. (Dejaremos los vehículos eléctricos para otro día, pero puede ir echando un vistazo aquí).


Captura y almacenamiento de carbono

Durante más de dos décadas, políticos, académicos e industriales han prometido grandes cosas de la captura y el almacenamiento de carbono, o CAC. Pero tras años de pruebas y errores y múltiples cancelaciones de proyectos debido a los costes prohibitivos, esta tecnología tan cara almacena menos de una décima parte del 1% de las emisiones mundiales al año. Incluso JP Morgan, en su informe anual sobre energía de 2021, señala con sarcasmo que "la proporción más alta en la historia de la ciencia parece ser el número de artículos académicos escritos sobre la CAC en comparación con su aplicación en la vida real". (Nota de Climaterra: la instalación de captura de carbono más grande del mundo está en Islandia y captura el equivalente a 8 segundos de emisiones mundiales).


Emisiones de CO2 vs captura de carbono

Mientras tanto, la Agencia Internacional de la Energía se jacta de que la captura y el almacenamiento de carbono pueden ayudar a la industria pesada a eliminar el 13% de las emisiones mundiales en uno de sus Escenarios de Tecnología Limpia. Para que conste, Canadá tiene tres instalaciones de CAC (dos en Alberta y una en Saskatchewan). Todas fueron subvencionadas con dinero de los impuestos y el proyecto de la presa Boundary de Saskatchewan nunca alcanzó sus objetivos de carbono.


La captura, utilización y almacenamiento de carbono da un nuevo significado al término intensidad energética. Primero debe capturar el CO2 emitido por una planta de arenas bituminosas o un fabricante de fertilizantes. Luego debe transportar el gas en una tubería hasta un vertedero. A continuación se entierra el CO2 comprimiéndolo en un líquido e inyectándolo en las profundidades del suelo. El gobierno debe vigilar el lugar de almacenamiento para asegurarse de que no haya fugas durante más de mil años. El proceso de inyección puede contaminar las aguas subterráneas, desencadenar terremotos y provocar fugas a la superficie. (Los contribuyentes de Alberta han asumido todas las responsabilidades del almacenamiento de carbono a largo plazo bajo tierra en sus dos instalaciones).


El ecologista de la energía Vaclav Smil considera que la CAC es una empresa ridícula porque nunca se ampliará lo suficientemente rápido como para hacer mella en las emisiones mundiales. La economía mundial produce actualmente unos 37.000 millones de toneladas de dióxido de carbono al año. Para resolver el 10% de ese problema (unos 4.000 millones de toneladas) se necesitaría la misma infraestructura que ahora soporta toda la industria petrolera mundial, que produce 4.000 millones de toneladas.


"Hemos tardado más de 100 años en desarrollar una industria petrolera, que consiste en sacar cuatro mil millones de toneladas del suelo... y luego subirlas, refinarlas y utilizarlas", explicó Smil en una reciente entrevista. "Ahora tendríamos que desarrollar una nueva industria, que tomaría cuatro mil millones de toneladas, y las almacenaría... y garantizaría que se quedaran allí para siempre. Algo así no se puede hacer en cinco, o diez, o quince años. Y esto es el 10%. Así que, simplemente por una cuestión de escala, el secuestro de carbono está simplemente muerto antes de empezar".


Captura directa del aire

Si los técnicos no pueden encontrar una manera de enterrar económicamente el flujo de residuos de carbono del planeta, ¿por qué no capturarlo en el aire y utilizarlo en un invernadero o como combustible? Aunque esta propuesta suena tentadora, sus exigencias materiales y energéticas son hercúleas.


La tecnología utiliza básicamente grandes ventiladores para aspirar mucho aire y luego lo filtra a través de una sopa química -como una solución acuosa de hidróxido- para eliminar el carbono. Es una tecnología que consume mucha energía porque las máquinas deben aspirar enormes volúmenes de aire para eliminar pequeñas cantidades de carbono. Se están probando proyectos a pequeña escala en Columbia Británica, Islandia, Suiza y Texas.


Al igual que la captura y el almacenamiento de carbono, la captura directa de aire tiene dificultades para llevarlas a las escalas necesarias. Los investigadores calcularon recientemente que si el mundo desplegara la captura directa del aire utilizando una reacción química que se basa en la sosa cáustica para descomponer las emisiones de CO2 en agua y carbonato de sodio, se necesitaría una nueva industria minera.


Sólo para capturar el 25% de las emisiones mundiales, se necesitaría un sistema de extracción de sosa cáustica entre 20 y 40 veces mayor que la producción mundial actual. Y este sistema consumiría entre el 15% y el 24% del gasto mundial en energía primaria para realizar el trabajo.


La tecnología también tiene una gran huella. Una fábrica industrial, alimentada con gas natural y capaz de eliminar sólo mil millones de toneladas de carbono de los 37 mil millones de toneladas que se emiten al año, ocuparía un área cinco veces mayor que Los Ángeles. Si se alimentara con energía solar, esa fábrica necesitaría una superficie 10 veces mayor que la de Delaware.


En otras palabras, no espere una unidad de captura directa de aire en su patio trasero pronto. Un grupo de investigadores llegó a la conclusión de que la tecnología "es, por desgracia, una distracción energética y financiera en la mitigación efectiva de los cambios climáticos a una escala significativa". Otro estudio reciente concluyó que los proyectos de captura y almacenamiento de carbono y de captura directa de aire emiten más carbono del que eliminan o almacenan.

Un estudio de Stanford pone en duda la captura de carbono - aquí


Desmaterialización

La desmaterialización es vista por muchos académicos como otro camino bendito para reducir las emisiones globales. La palabra se refiere a utilizar menos materiales o menos energía para fabricar cosas. Pero hay un gran problema para hacer cosas más eficientes y más baratas y se llama la paradoja de Jevons.


En el siglo XIX, el ingeniero británico William Jevons pensó que unas máquinas de vapor más eficientes podrían dar lugar a una menor quema de carbón. Pero no fue eso lo que encontró. Las máquinas de vapor eficientes aceleraron el consumo de carbón a medida que más industrias encontraban más usos para las máquinas de vapor.


Las luces LED funcionan de la misma manera: ahorran energía. Pero su eficiencia y su bajo coste fomentan una mayor adopción de la tecnología (todo, desde las alfombras hasta los juguetes). Como resultado, los LEDs suponen un mayor gasto de energía y materiales. Los motores de combustión eficientes no dieron lugar a un menor número de conductores, sino a que más conductores demandaran todoterrenos más grandes y derrochadores.


Las energías renovables tampoco están exentas de la paradoja de Jevons. Hasta la fecha, la energía solar y la eólica no han retirado ningún combustible fósil porque se han utilizado para complementar un mayor gasto energético.


Un grupo de investigadores del MIT analizó recientemente 57 casos de desmaterialización y se preguntó si estos productos mantenían más recursos y energía en el suelo, sin gastar. Descubrieron que la Paradoja de Jevons gobernaba y totalmente. Una mayor eficiencia sólo conducía a un mayor gasto. Su conclusión: "La mejora tecnológica no ha dado lugar a una desmaterialización 'automática' en estos casos". También descubrieron que el impacto medioambiental no disminuía a medida que la gente se enriquecía.

El mito de la desmaterialización de la economía - aquí
MIT: El progreso tecnológico no frenará el uso de recursos - aquí

Economía del hidrógeno

En el futuro, el hidrógeno desempeñará un enorme papel en la descarbonización de la economía mundial, al impulsar trenes, camiones y aviones. Al menos ese es el argumento de venta canadiense. Aunque la economía del hidrógeno ha sido publicitada durante años, nunca se ha materializado. La física y las realidades financieras y energéticas explican por qué seguirá siendo un nicho.


Para empezar, el hidrógeno, el combustible menos denso del planeta, no es una fuente de energía sino un sumidero. No se puede extraer como el petróleo o el metano; hay que fabricarlo a partir del metano o del agua con procesos que requieren mucha energía, como el reformado con vapor o la electrólisis.


Alrededor del 96% del hidrógeno mundial se obtiene a partir del metano, en gran parte extraído mediante fracturación hidráulica. El hidrógeno obtenido a partir del metano produce emisiones de gases de efecto invernadero del orden de la industria aeronáutica mundial o mayores.


Pero el hidrógeno viene ahora con un vocabulario elegante y engañoso. El hidrógeno gris se fabrica a partir del metano. El hidrógeno azul está hecho de metano cuyas emisiones de CO2 han sido enterradas bajo tierra por sistemas de captura y almacenamiento de carbono que en gran medida no existen, porque hay pocas. Y el hidrógeno verde procede de la energía solar o eólica erigida y mantenida por los combustibles fósiles. (El hidrógeno marrón procede del carbón, pero nadie quiere ese color).


Sí, es posible fabricar el llamado hidrógeno verde a partir del agua mediante electrólisis. Pero eso también requiere energía y mucho capital. (Una unidad de hidrógeno hecha a partir de metano cuesta menos de un dólar, mientras que el llamado hidrógeno verde cuesta de media más de 7 dólares la unidad).


La astuta crítica energética estadounidense Alice Friedemann ha calculado que se necesitan unas cuatro unidades de energía para fabricar una unidad de hidrógeno. "Si no entiende este concepto, envíeme diez dólares y le devolveré un dólar", bromea Friedemann.


Estas profundas pérdidas de energía convierten al hidrógeno en un callejón sin salida. Pero también explica por qué a los exportadores de gas natural (Rusia, Oriente Medio y Alberta) les gusta hablar del potencial del hidrógeno como si fueran vendedores de coches usados. El "hidrógeno azul" sólo garantiza más ventas de gas natural.


¿Pero las baterías de combustible no pueden ser una alternativa ecológica a los motores de combustión y a los generadores diesel? Sí, hasta cierto punto. Pero la batería de combustible consume minerales raros. La batería de membrana polimérica, por ejemplo, necesita platino para funcionar.


El físico italiano Ugo Bardi, que se autodenomina "antiguo hidrogenista", ha calculado que "si se sustituyeran los actuales vehículos de combustión por baterías, el mundo no podría producir suficiente platino".


Incluso los habituales animadores de la tecnología, como el analista de energía Wood Mackenzie, tienen dudas de que el actual rumor del hidrógeno llegue a nada. "Siendo realistas, habrá que esperar otra década para que el hidrógeno empiece a contribuir de forma significativa a la descarbonización", dice Mackenzie.


Pero no hay que contar ni siquiera en eso. El engaño del hidrógeno representa otro ejemplo de una complejidad energética diseñada para prolongar la vida útil de los combustibles fósiles.


La evidencia aquí de sólo cuatro supuestas soluciones netas cero muestra que el bla, bla, bla conduce a callejones sin salida en materia de energía y a evitar la verdadera solución: la contracción económica.


¿Podemos realmente frenar nuestra economía hasta hacerla más chica pero sin sumir a la gente en estilos de vida sombríos, como los que el cambio climático impondrá con toda seguridad a la civilización si no abordamos la crisis ecológica? Sí, podemos. ¿Lo haremos para evitar la calamidad? Probablemente no.


¿Tendremos siquiera esa conversación? Tal vez. A continuación explicaré lo que podría suponer.


Gracias a las brillantes tecnologías verdes, podemos aumentar continuamente el nivel de consumo en el planeta Tierra y ofrecer un estilo de vida norteamericano hiper consumista a todos sin invitar a una catástrofe climática o a una ruptura general de los ecosistemas naturales que sustentan a todos los seres vivos.


Esa es la gran mentira que los políticos se están diciendo a sí mismos esta semana en otra conferencia sobre el clima. Greta Thunberg califica estos disimulos de "bla, bla, bla".


Como compartiré en este artículo, una serie de brillantes críticos de la energía, desde Vaclav Smil hasta William Rees, han hecho cuentas, han reconocido los límites físicos de las cosas y nos han dicho la verdad. Una verdad que no es tan incómoda como podría pensarse.


Es la siguiente. Debemos contraer la economía global, reestructurar la sociedad tecnológica y restaurar lo que queda de los ecosistemas naturales si queremos vivir y respirar.


Estas ilusiones verdes, como expliqué, representan la peor clase de falsedad. Muchas de estas soluciones tecnológicas, como la captura directa del aire, no están probadas, no se pueden ampliar o invitan a la quiebra.


Otras aumentan la destrucción de la tierra. La mayoría de las denominadas energías renovables requieren la extracción de los escasos minerales de las tierras raras y de los combustibles fósiles para su construcción y mantenimiento. Y eso significa comunidades devastadas y montañas de residuos tóxicos. Otras, como la patraña de un futuro alimentado por hidrógeno, se han sacado repetidamente del armario de las ideas y se han abandonado, porque un sumidero de energía nunca puede convertirse en una fuente de energía viable. (Ver aquí, aquí, aquí, aquí, aquí)


¿Por qué, entonces, tantos miembros de nuestra clase política, académica y mediática insisten en decirnos que tecnologías no probadas reflotarán el Titanic que se hunde en el mundo?


La razón es sencilla. Las grandes mentiras verdes permiten a la clase política evitar hablar de una reestructuración radical de la sociedad tecnológica y del fin del crecimiento económico.

William Rees: La Tierra nos dice que debemos repensar nuestra sociedad del crecimiento - aquí
Vaclav Smil: "Menos es más": Ese debería ser el mantra de la adaptación masiva" - aquí
William Rees: A través del ojo de una aguja: Una perspectiva eco-heterodoxa de la transición a energías renovables - aquí

Reducir no es eliminar

Durante años, el ecologista energético Vaclav Smil ha argumentado que nuestra civilización necesita desconectarse, practicar la conservación y establecer límites en la cantidad de cosas que consume.


Una sociedad sensata, argumenta, habría puesto impuestos a los coches grandes, a las casas grandes y a los viajeros frecuentes hace décadas, pero hay una escasez de sentido común y sí, tiene algo que ver con las cadenas de suministro.


Smil, un tipo sin pelos en la lengua, se ha preguntado en repetidas ocasiones: ¿Qué hay de malo en volver al nivel de gasto energético de 1950 y 1960?


"Podría diseñar el sistema global actual sin que se produjera una horrible pérdida del nivel de vida en todo el mundo", dijo recientemente a David-Wallace Wells.


"Consumiendo un 30, 40, 50 por ciento menos de todo lo que estamos consumiendo, ya sea agua, o acero, o energía. Pero no estamos dispuestos a seguir ese camino. Técnicamente, no requiere ningún invento nuevo, nada, y de hecho nos ahorrará dinero de muchas maneras".


Pero la gente y los políticos quieren más y no menos.


"Quieren tener sus todoterrenos, y quieren tener sus frambuesas en enero. Ese es el problema", dijo Smil. Tampoco se dan cuenta de que si no logramos un descenso del gasto energético, nos enfrentaremos a un colapso de la civilización".


Smil no es el único que considera el cambio climático como un síntoma de problemas ecológicos mayores. El físico Tom Murphy, el ecologista Bill Rees y el crítico de la energía Nate Hagens (antiguo banquero de inversiones) han advertido que sólo una reducción significativa del gasto energético y una contracción de la economía mundial pueden evitar un futuro espantoso.


Por desgracia, los líderes actuales se niegan a permitir la conversación que necesitamos tener. Esto se debe a que reflejan el sesgo tecnológico dominante en nuestra sociedad. La mayoría de nosotros somos presos de lo que un grupo de geólogos británicos llama la tecnosfera, o lo que el crítico social Jacques Ellul describió como "la técnica" hace tiempo.


Se trata de un crecimiento parasitario de la biosfera (el mundo vivo) que consume combustibles fósiles para impulsar el crecimiento económico y humano. Todo ese crecimiento requiere niveles crecientes de complejidad tecnológica que buscan controlar todos los aspectos de la vida humana. Pero la energía barata que alimenta esta complejidad está disminuyendo y creando una crisis que el sistema no puede registrar, y mucho menos reconocer.


La tecnosfera inanimada consiste en minas, puertos, ciudades, carreteras, camiones, contenedores y toda la tecnología -desde los ordenadores hasta la IA- necesaria para gestionar esta operación bizantina. Los pioneros corporativos de la tecnosfera, como Facebook, nos invitan ahora a entrar en mundos virtuales en los que quizá podamos experimentar las emisiones virtuales junto con la destrucción virtual de la biosfera con comodidad y esplendor.


La presencia física de la tecnosfera es ahora mayor que la de cualquier fuerza colonizadora o imperio anterior. Su masa representa 30 billones de toneladas. Es decir, 50 kilogramos de acero, hormigón y plástico fabricados por ser humano por cada metro cuadrado de superficie terrestre. A diferencia de la biosfera, la tecnosfera fabrica volúmenes interminables de residuos, como plástico, carbono, teléfonos móviles y alimentos no consumidos (el 40% se desperdicia) y baterías de litio.

Las cantidades de materiales que necesita el capitalismo son asombrosas - aquí
El mundo devorado: la Huella material del Capitaloceno - aquí
Las "cosas" humanas ahora superan a toda la vida en la Tierra - aquí

La tecnosfera se autoalimenta y se autodirige. Su objetivo principal es sustituir el mundo natural por entornos artificiales apoyados por insumos de alta energía. Impulsada por un culto al crecimiento exponencial, la tecnosfera no respeta ningún límite físico o ecológico. A todos los internos de la tecnosfera se les enseña a esperar que todo problema social, espiritual, político y ecológico tenga una solución técnica.


Pero si la solución a cualquier problema, por ejemplo el aumento de las emisiones de dióxido de carbono o la extinción de la fauna, requiere una contracción económica, el fin del crecimiento o la restauración de la biosfera, la tecnosfera lo rechazará sumariamente con bla, bla, bla.


La preservación de la tecnosfera a cualquier precio explica por qué nuestros políticos defienden callejones sin salida energéticos como la captura, utilización y almacenamiento de carbono; la captura directa del aire; la desmaterialización y la energía del hidrógeno.


Lo que el mundo necesita oír

En cambio, esto es lo que nuestros líderes deberían decir:


Somos ocho mil millones de personas compitiendo por recursos finitos y consumiendo energía a niveles sin precedentes. El crecimiento económico está destruyendo la Tierra y la atmósfera. Ha degradado nuestra humanidad y nos ha alejado de los valores de nuestros antepasados.


El crecimiento es un esquema ponzi. El aumento de la prosperidad depende de que haya más gente porque más gente consume más bienes.


Si no damos prioridad a la salud del planeta sobre nuestros intereses económicos a corto plazo, los océanos enfermarán de ácido, los bosques morirán y las pesquerías desaparecerán. La naturaleza reducirá nuestro número si no reducimos nuestros apetitos y ambiciones.


La tecnoesfera amenaza nuestra existencia física y espiritual. Debe reducirse y reorientarse para servir a las personas. Ahora extrae activamente datos de las personas mientras altera nuestras funciones cerebrales para servir al crecimiento de la tecnosfera.


Hemos explotado lo más rico de nuestros combustibles fósiles, y las renovables no pueden ofrecer la misma densidad y calidad de energía. Por ello, la conservación de la energía es el único camino a seguir. Nuestro uso de la energía debe reducirse sistemáticamente en un tres o cuatro por ciento al año durante la próxima década.


Y es algo que se puede hacer. Alrededor del 62% de la energía que usamos en nuestra civilización se desperdicia y acaba en nuestra atmósfera: nuestro vertedero de CO2.


Este enorme despilfarro nos da mucho margen para recortar, podar y reducir. Una contracción económica, o lo que el teórico de Gaia James Lovelock llama una "retirada sostenible", reducirá drásticamente las emisiones y evitará un colapso.


Dará lugar a una producción más localizada y a mucho menos comercio y viajes globales.


Casi todos los productos costarán más, pero durarán más. La era de la compra de ropa y aparatos baratos que acaban en un vertedero al año de su adquisición debe terminar. Ninguna otra civilización ha comprado nunca alimentos y ha tirado el 40% a la basura y ha sobrevivido para contarlo.


Sí, reducir el gasto en combustibles fósiles significa que las comunidades tendrán que recurrir al músculo humano y a la energía comunitaria para hacer muchas cosas. La agricultura tendrá que volver a ser una empresa humana y animal en lugar de una máquina minera industrial. Las pequeñas explotaciones agrícolas podrán emplear a un tercio de la población.


No haga caso a los alarmistas que dicen que la contracción significa que usted y yo debemos vivir en frías cuevas. Un retroceso económico no significa volver a la Edad Media. Como ha observado Hagens, una caída del 30% del PIB en Estados Unidos devolvería a esa nación al nivel de gasto energético de los años noventa. Una caída del 50% del PIB devolvería a Estados Unidos al nivel de 1973. ¿Eran tan malos esos tiempos?


Cada comunidad, cada nación, debería estar abierta a una reimaginación radical, preguntándose: ¿Qué podría funcionar en este lugar? Todo el mundo debería aportar sus conocimientos y experiencia para preparar un modelo económico a escala humana, un plan de conservación de los recursos naturales y, posiblemente, incluso estructuras políticas diferentes.


No esperar a los líderes tímidos

Es mejor tener esas conversaciones ahora que después. La mayoría de los ciudadanos ya están muy por delante de sus políticos en este frente.


Si no actuamos conscientemente ahora, otras fuerzas, desde la hambruna hasta el implacable conflicto político, determinarán nuestras vidas.


"Es probable que, en un futuro no muy lejano, el tamaño, la complejidad y el 'ritmo de combustión' (literal) de nuestra civilización se vean muy reducidos por fuerzas distintas a la voluntad humana", advierte Hagens.


Una sociedad que consuma menos energía y cosas podría rehumanizar la sociedad y sanar la biosfera, escribe Rees en un artículo reciente:


"Más trabajo humano significará vidas más activas físicamente en contacto más estrecho con los demás y con la naturaleza, lo que puede restaurar nuestro destrozado sentido del bienestar y la conexión con la tierra", añade el ecologista.


"Del mismo modo, un enfoque decreciente en el progreso material permitirá desplazar el énfasis hacia el progreso de la mente y el espíritu, fronteras en gran medida sin explotar en la actualidad con un potencial ilimitado".


En otras palabras, contraer nuestra economía ampliaría nuestra humanidad. Dicho así, pasar de un mundo grande a uno más pequeño puede ser no sólo la única solución, sino una solución edificante.


MAS SOBRE DECRECIMIENTO

Dirk Philipsen: "El PBI mide el bienestar del capital, no de las personas ni del ambiente" - aquí

Vaclav Smil: "Menos es más": Ese debería ser el mantra de la adaptación masiva" - aquí

La permaeconomía: la vida nos ayudará si la ayudamos a ayudarnos - aquí

El statu quo es: nosotros -aquí en la rica Europa, Norteamérica y Australia- consumimos el mundo" - aquí

Zoom en la Redirección Ecológica: el método que nos invita a abandonar las tecnologías zombi - aquí

MIT: El progreso tecnológico no frenará el uso de recursos - aquí

La "economía de usar y tirar" frustra los objetivos climáticos: informe - aquí

¿Es usted terrícola o marciano? argumentos a favor de una economía permacircular - aquí

Serge Latouche: ¿Sería Occidente más feliz con menos? El mundo a escala reducida - aquí

El engaño del crecimiento económico infinito - aquí

El decrecimiento definirá cómo viviremos en el futuro - aquí

Intenté creer que el capitalismo y el planeta pueden coexistir, pero he perdido la fe - aquí

Post-capitalismo: la vida dentro de los límites ambientales - aquí

Nuestro mundo está muriendo porque no valoramos el des-hacer cosas - aquí

Se necesitan nuevos modelos climáticos que tengan en cuenta la necesidad de un post-crecimiento - aquí

"Crisis climática: "Debemos aprender a desinnovar"- aquí

Dormidos a bordo del avión del "crecimiento” - aquí

Crecimiento económico: ¿nuestra religión de hoy? - aquí

Decrecimiento: respuestas a las críticas más usuales - aquí

Es simple. Si no podemos cambiar nuestro sistema económico, estamos perdidos - aquí

Decrecimiento: "Sólo queremos pasar del goce del tener al goce del ser"- aquí

Un futuro globalizado alimentado por energía solar es irreal, y la razón es nuestra economía - aquí

El plan radical para salvar el planeta trabajando menos - aquí

La Tierra nos dice que debemos repensar nuestra sociedad del crecimiento - aquí

Postcapitalismo por diseño, no por desastre - aquí

El ecosocialismo es el horizonte, el decrecimiento es el camino - aquí

Guía del decrecimiento: El movimiento que prioriza el bienestar para evitar el cataclismo climático - aquí

El crecimiento económico y el cambio climático - aquí

Declaremos la muerte del capitalismo -antes de que nos lleve a todos con él - aquí

¿Pasaremos del crecimiento al colapso? - aquí

Dormidos a bordo del avión del "crecimiento” - aquí

El manifiesto de una "vida simple" y cómo podría salvarnos - aquí

La semana laboral de cuatro días reduciría la huella de carbono - aquí

Una vida simple tiene beneficios para todos - aquí

Decrecimiento: nuevas raíces para la economía - aquí

¿A quién beneficia el crecimiento del PBI? - aquí

El colapso de la civilización es el resultado más probable - aquí

El nuevo peso del lobby del "decrecimiento" - aquí

"Estamos destruyendo el planeta para alimentar nuestros egos" - aquí

Greta contra el crecimiento - aquí

Advertencia de los científicos sobre la riqueza - - aquí

Límites planetarios: Guiando el desarrollo humano en un planeta cambiante - aquí

Cuando el crecimiento no hace a los países más felices - aquí

El Índice de Desarrollo Sostenible: lo cambia todo! - aquí

Límites del Crecimiento. Estudios muestran que estamos cerca del colapso - aquí

La vida en una economía de "decrecimiento" ¡y por qué la disfrutarías! - aquí

La alternativa del decrecimiento - aquí

¿Es usted terrícola o marciano? argumentos a favor de una economía permacircular - aquí

El modelo nórdico es un desastre para el medio ambiente - aquí

Más del 60% de las emisiones a nivel mundial se deben al consumo doméstico - aquí

El "crecimiento verde" no existe: MENOS de todo es la única manera de evitar la catástrofe - aquí

Crecimiento verde: el fin del mito ¿el comienzo de las posibilidades? - aquí

Límites planetarios: Guiando el desarrollo humano en un planeta cambiante - aquí

Del Acuerdo de París al Antropoceno y los Límites Planetarios: entrevista con Will Steffen - aquí

“La sociedad moderna necesita crecer para permanecer igual” - aquí

Los hippies estaban en lo cierto respecto a la felicidad - aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram