• Homo consciens

¿Qué quiere decir Greta Thunberg cuando dice "equidad"?


El cambio climático es una cuestión de justicia


Fuente: The World At 1C - Nathan Thanki - septiembre de 2019

George Bush padre dijo que "el modo de vida americano no es negociable". Es una lástima que esta forma de vida esté matando al resto de nosotros.


Greta Thunberg tiene algunas citas memorables que ahora adornan miles de pancartas de protesta y postes de Instagram.


Sin embargo, una palabra que ella ha mencionado consistentemente en sus discursos - desde el discurso en la COP24 en Katowice que la hizo muy conocida hasta su último discurso en la Cumbre de Acción Climática de las Naciones Unidas - ha recibido poca o ninguna atención, a pesar de ser la clave para la acción climática.

¿Esa palabra? Equidad.


Para decirlo de la manera más simple posible, la equidad es una cuestión de justicia.

Probablemente han notado que en el discurso sobre el cambio climático, y en particular la acción climática, hay mucho uso de la palabra "nosotros".


Pero hay un problema con esto que mi amigo Daniel Voskoboynik describe en su excelente libro como "el vacío de nosotros". Este vacío está en todas partes a nuestro alrededor. Se ve en toda la charla sobre salvar el futuro, mientras que en el presente, la gente ya está muriendo en un mundo de 1°C. Cuando el informe del IPCC sobre la tierra salió hace unos meses, había un titular en Wired.com: "Nos estamos comiendo este planeta hasta la muerte". Pero mil millones se van a la cama con hambre cada noche. 3.800 millones de personas sobreviven con menos de 5 dólares al día, y 26 individuos poseen tanto como la mitad más pobre de la humanidad.


Entonces, ¿quién es el "nosotros"?


Todos ustedes han oído que 100 empresas son responsables del 70% de las emisiones. Esa es una forma de cortar el pastel. Otra es que el 10% más rico del mundo tiene el 52% de los ingresos del mundo y es responsable del 50% de las emisiones; el 50% más pobre recibe sólo el 8% de los ingresos y es responsable del 10% de las emisiones.


Aunque existe una enorme desigualdad dentro de los países industrializados del Norte Global, también es cierto que la abrumadora mayoría del 10% más rico se encuentra aquí, y el 50% más pobre está casi enteramente en los países mayoritarios del Sur. El 40% de la "clase media global" es de hecho muy pobre - la mitad de ellos gana menos de 20 dólares al día y muchos ganan menos de 3 dólares al día. Están casi todos en el Sur global.


Los EE.UU., con el 4% de la población mundial, sigue siendo responsable de alrededor del 15% de todas las emisiones actuales. Entre 1960 y 2005, los EE.UU. emitieron más de 213.000 MtCO2, el 26% del total de las emisiones mundiales. China emitió 88.000 MtCO2, el 10,7% de las emisiones globales.


Los EE.UU. emitieron 720 toneladas de CO2 por persona y año desde 1960-2005. Más de diez veces China durante el mismo período, y noventa veces Kenia. Las emisiones por persona basadas en la producción de los Estados Unidos son 2,3 veces superiores a las de la Unión Europea y China, mientras que sus emisiones basadas en el consumo son casi 3 veces superiores a las de China.


En términos generales, los países industrializados, con un 20% de la población mundial, son responsables de alrededor del 80% de todas las emisiones realizadas. Se han hecho inmensamente ricos y poderosos como resultado del saqueo sistemático del Sur global, desde la esclavitud hasta el colonialismo y el imperialismo actual.


Esta inmensa "responsabilidad histórica" es la base de lo que los movimientos de justicia climática han llegado a llamar "deuda climática". Los países del Norte deben reparaciones por las oportunidades de desarrollo que se les han negado, y por los impactos como resultado del calentamiento que han causado y del cual se han beneficiado.


Ahora, como Greta nos recuerda a menudo, el IPCC nos muestra que no queda mucho "presupuesto de carbono" en la atmósfera hasta que no superemos los 1,5°C (1). El tamaño del presupuesto de carbono restante depende de las probabilidades que estemos dispuestos a aceptar. El IPCC dice que para tener una probabilidad "razonable" del 66% de permanecer por debajo de 1,5°C necesitamos reducir las emisiones mundiales en un 50% en un plazo de 12 años (e incluso esto supone una gran cantidad de "tecnologías de emisiones negativas" no probadas y potencialmente peligrosas). Necesitamos acercarnos lo más posible a cero, lo antes posible, mientras que las soluciones naturales socialmente justas, dirigidas por la gente, arrastran el carbono de la atmósfera hacia el suelo y los bosques.


Nuestra pregunta, por supuesto, es ¿cómo hacerlo? Los movimientos de justicia climática han hablado durante mucho tiempo sobre cómo se puede dar una respuesta justa a la crisis, y han mantenido que la responsabilidad debe asignarse de manera justa entre los países ricos y los pobres, y entre los ricos y los pobres dentro de los países. Los países ricos y las elites que han causado el problema climático deben hacer lo máximo para solucionarlo y los que menos han hecho para causarlo pero que son los más afectados deben recibir apoyo para hacer frente a la situación.


La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) también deja claro que todos los países deben contribuir a la acción climática de acuerdo con su responsabilidad histórica (común pero diferenciada) y su capacidad actual. Estos son lo que llamamos principios de equidad. Pero esto nunca le ha caído bien a los Estados Unidos, que ha tratado de eludir su responsabilidad desde que la Convención entró en vigor en 1994.


George Bush padre expresó mejor esta actitud cuando dijo que "el modo de vida americano no es negociable". Es una lástima que esta forma de vida esté matando al resto de nosotros.


Para abreviar la larga y horrible historia de las negociaciones sobre el clima, los Estados Unidos finalmente lograron fomentar una "Gran Escape" de todos los países desarrollados del enfoque de objetivos y calendarios del Protocolo de Kyoto de 1997 (que negoció pero nunca ratificó). Lograron hacerlo a través de una serie de medios solapados: desde el espionaje hasta el recorte de la ayuda, pasando por la propaganda y el "divide y vencerás".


El resultado fue el Acuerdo de París de 2015. El enviado especial de Obama para el clima, Todd Stern, fue muy claro sobre el Acuerdo cuando comenzaron las negociaciones - dijo "si la equidad está dentro (de las negociaciones), estamos fuera". Carece de un sistema claro para determinar lo que es justo y equitativo entre países ricos y pobres, dejando en cambio que cada uno sea su propio juez y jurado. El resultado en términos de clima es que estamos en camino de un calentamiento de 3-4°C. Para ello, los EE.UU. insertaron una cláusula que significa que se niegan a aceptar la responsabilidad por los daños resultantes de su contaminación histórica.



La mitigación requerida para el 2030 para una posibilidad razonable de permanecer en el camino de 1,5°C es de ~35 Gt. La mitigación prometida hasta ahora para 2030 es de ~3 Gt. Hay una enorme "brecha", pero es tan grande como lo es debido a la contaminación histórica y a décadas de inacción de los contaminadores. Pero la forma en que está enmarcada empuja la responsabilidad de los ricos a los pobres.



Es posible determinar lo que sería una asignación justa de esfuerzos para salvar esta brecha. Una amplia coalición ha desarrollado una metodología de "reparto justo" basada en los principios de equidad. Existe una útil calculadora en línea desarrollada por el Proyecto de Referencia de Equidad Climática que permite al usuario ajustar los parámetros de diferentes supuestos, como la fecha de inicio a partir de la cual se empieza a medir la responsabilidad histórica. Determina la capacidad de cada país para reducir las emisiones que va a emitir a la atmósfera a partir de ahora, considerando los ingresos de toda la población. Así pues, no se cuentan los ingresos de las personas que sólo pueden cubrir las necesidades básicas (una gran parte de las poblaciones de los países pobres). Los ingresos superiores a 7.500 dólares de los EE.UU. por persona y año se cuentan en la capacidad de un país, y los ingresos elevados, por ejemplo, superiores a 50.000 dólares de los EE.UU., pueden contabilizarse a una tasa proporcionalmente más alta, similar a nuestros sistemas fiscales.


Cuando se analizan las cifras, rápidamente se hace evidente que una asignación justa de la reducción de las emisiones a nivel mundial requiere que los países industrializados reduzcan las emisiones domésticas lo más cerca posible de cero real lo antes posible, y que al mismo tiempo permitan que los países pobres eviten las emisiones mientras se desarrollan (por ejemplo, construyendo sistemas de energía renovable, hospitales, escuelas, industrias respetuosas con el medio ambiente, etc.).


El Reino Unido, que ocupa el tercer lugar en cuanto a emisiones per cápita y donde están domiciliados muchos de los gigantes mineros del mundo, se ha comprometido a "Cero Neto" -para 2050- no una parte justa. Cero no es suficiente, y "neto" no es un cero real. Una parte justa real sería negativa en un 202%, es decir, un 202% por debajo de los niveles de 1990, para 2030. No puede hacer todo eso a nivel nacional, tendría que permitir las reducciones excesivas en otros países.


Podemos y debemos debatir términos como desarrollo, pero lo que decimos cuando los utilizamos en el contexto de la equidad es más intuitivo: estamos hablando del derecho a una vida digna. Un derecho a la alimentación, al agua, a la tierra, a la energía, a un trabajo decente en condiciones decentes. Estos son derechos básicos. Si no insistimos en un enfoque equitativo estamos diciendo esencialmente a millones de personas que sus vidas no importan tanto como nuestros estilos de vida.


Greta lo expresa aún más claramente cuando dijo que condenaba un sistema en el que "el sufrimiento de los muchos paga el lujo de los pocos".


Nota 1: Greta: "Para tener un 67% de posibilidades de mantenernos por debajo de un aumento de la temperatura global de 1,5C -las mejores probabilidades dadas por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático- al mundo le quedaban 420 gigatoneladas de dióxido de carbono por emitir desde el 1 de enero de 2018. Hoy en día esa cifra ya se ha reducido a menos de 350 gigatoneladas. ¿Cómo se atreven a pretender que esto puede resolverse con soluciones técnicas y sin cambios? Con los niveles de emisiones actuales, ese presupuesto de CO2 restante desaparecerá por completo en menos de ocho años y medio."


#injusticiaclimatica #greta #activismo #co2 #emisiones #paisesricos #paisespobres #responsabilidad #justicia #equidad

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com