• Homo consciens

¿Quiere reducir la huella de carbono de sus alimentos? Concéntrese en lo que come, no en si es local



Fuente: Our World in Data - por Hannah Ritchie - 24 de enero de 2020

Nuestro Mundo en Datos presenta la evidencia empírica sobre el desarrollo global en entradas dedicadas a temas específicos.



La gente de todo el mundo está cada vez más preocupada por el cambio climático: 8 de cada 10 personas consideran que el cambio climático es una amenaza importante para su país1.


Como ya he mostrado antes, la producción de alimentos es responsable de una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo. ¿Qué puedes hacer para reducir realmente la huella de carbono de tus desayunos, comidas y cenas?


Comer localmente" es una recomendación que se oye a menudo, incluso de fuentes destacadas, como las Naciones Unidas. Aunque intuitivamente puede tener sentido -después de todo, el transporte genera emisiones-, es uno de los consejos más equivocados.


Comer localmente sólo tendría un impacto significativo si el transporte fuera responsable de una gran parte de la huella de carbono final de los alimentos. En el caso de la mayoría de los alimentos, no es así.


Las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del transporte representan una cantidad muy pequeña de las emisiones de los alimentos y lo que se come es mucho más importante que el lugar de procedencia de los alimentos.


¿De dónde proceden las emisiones de nuestros alimentos?

En la visualización vemos las emisiones de GEI de 29 productos alimentarios diferentes, desde la carne de vacuno en la parte superior hasta los frutos secos en la inferior.



Para cada producto se puede ver en qué etapa de la cadena de suministro se originan sus emisiones. Esto abarca desde los cambios en el uso de la tierra, a la izquierda, hasta el transporte y el envasado, a la derecha.


Estos son datos del mayor meta-análisis de los sistemas alimentarios globales hasta la fecha, publicado en Science por Joseph Poore y Thomas Nemecek (2018).


En este estudio, los autores analizaron los datos de más de 38.000 explotaciones comerciales de 119 países2.


En esta comparación se analizan las emisiones totales de GEI por kilogramo de producto alimentario. El CO2 es el GEI más importante, pero no el único: la agricultura es una gran fuente de los gases de efecto invernadero metano y óxido nitroso. Por ello, para captar todas las emisiones de GEI procedentes de la producción de alimentos, los investigadores las expresan en kilogramos de "equivalentes de dióxido de carbono". Esta métrica tiene en cuenta no sólo el CO2, sino todos los gases de efecto invernadero3.


El dato más importante de este estudio es que existen enormes diferencias en las emisiones de GEI de los distintos alimentos: la producción de un kilo de carne de vacuno emite 60 kilogramos de gases de efecto invernadero (equivalentes de CO2). Mientras que los guisantes sólo emiten 1 kilo por kilo.


En general, los alimentos de origen animal tienden a tener una huella mayor que los de origen vegetal. Tanto el cordero como el queso emiten más de 20 kilogramos de equivalentes de CO2 por kilogramo. Las aves de corral y el cerdo tienen una huella menor, pero siguen siendo más elevadas que la mayoría de los alimentos de origen vegetal, con 6 y 7 kilogramos de CO2 equivalentes, respectivamente.


En el caso de la mayoría de los alimentos, y en particular de los mayores emisores, la mayor parte de las emisiones de GEI proceden del cambio de uso del suelo (en verde) y de los procesos en la fase de explotación (en marrón). Las emisiones en la granja incluyen procesos como la aplicación de fertilizantes, tanto orgánicos ("gestión del estiércol") como sintéticos, y la fermentación entérica (la producción de metano en los estómagos del ganado). Combinados, el uso de la tierra y las emisiones en la fase de explotación representan más del 80% de la huella de la mayoría de los alimentos.


El transporte contribuye poco a las emisiones. Para la mayoría de los productos alimentarios, representa menos del 10%, y es mucho menor para los mayores emisores de GEI. En el caso de la carne de vacuno, es el 0,5%.


No sólo el transporte, sino todos los procesos de la cadena de suministro después de que los alimentos salgan de la granja - transformación, transporte, venta al por menor y envasado - representan en su mayoría una pequeña parte de las emisiones.


Estos datos demuestran que esto es así cuando nos fijamos en los productos alimentarios individuales. Pero los estudios también muestran que esto es cierto para las dietas reales; aquí mostramos los resultados de un estudio que analizó la huella de las dietas en toda la UE. El transporte de alimentos fue responsable de sólo el 6% de las emisiones, mientras que los lácteos, la carne y los huevos representaron el 83%.4



Comer local sólo reduce ligeramente las emisiones

Comer carne de vacuno o de cordero local tiene una huella de carbono muy superior a la de la mayoría de los demás alimentos. El hecho de que se cultiven localmente o se envíen desde el otro lado del mundo importa muy poco para las emisiones totales.


El transporte suele representar menos del 1% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la carne de vacuno: elegir comer local tiene efectos muy mínimos en su huella total. Se podría pensar que esta cifra depende en gran medida del lugar del mundo en el que se viva y de la distancia que tenga que recorrer la carne de vacuno, pero en el "cuadro desplegable" que aparece a continuación, explico con un ejemplo por qué no hay mucha diferencia.


Tanto si la compras al granjero de al lado como si la compras de lejos, no es la ubicación lo que hace que la huella de carbono de tu cena sea grande, sino el hecho de que sea carne de vacuno.


Ejemplo: ¿cuánto influye la distancia recorrida en la huella de la carne de vacuno?

En un estudio publicado en Environmental Science & Technology, Christopher Weber y Scott Matthews (2008) investigaron el impacto climático relativo de los kilómetros recorridos por los alimentos y las elecciones alimentarias en los hogares de Estados Unidos.5 Su análisis demostró que sustituir menos de un día a la semana las calorías de la carne de vacuno y los productos lácteos por pollo, pescado, huevos o una alternativa vegetal reduce las emisiones de GEI más que comprar todos los alimentos de fuentes locales.


Analizando los datos de gasto de los consumidores, los investigadores calcularon que las emisiones alimentarias del hogar estadounidense medio eran de unas 8 toneladas de CO2eq al año. El transporte de los alimentos sólo representaba el 5% de esta cifra (0,4 tCO2eq).6 Esto significa que, si se diera el caso de que un hogar se abasteciera de todos sus alimentos a nivel local, la reducción máxima de su huella sería del 5%. Se trata de un ejemplo extremo, ya que en la realidad seguiría habiendo pequeñas emisiones de transporte en el traslado de los alimentos desde los productores de su zona.


Calcularon que si un hogar medio sustituyera sus calorías de carne roja y productos lácteos por pollo, pescado o huevos sólo un día a la semana ahorraría 0,3 tCO2eq. Si lo sustituyeran por alternativas vegetales, ahorrarían 0,46 tCO2eq. En otras palabras, dejar de consumir carne roja y productos lácteos (no totalmente) un día a la semana equivaldría a tener una dieta con cero kilómetros de alimentos.


También hay una serie de casos en los que comer localmente podría aumentar las emisiones. En la mayoría de los países, muchos alimentos sólo pueden cultivarse y cosecharse en determinadas épocas del año. Pero los consumidores los quieren todo el año. Esto nos da tres opciones: importar productos de países en los que son de temporada; utilizar métodos de producción de alto consumo energético (como los invernaderos) para producirlos todo el año; o utilizar la refrigeración y otros métodos de conservación para almacenarlos durante varios meses. Hay muchos ejemplos de estudios que demuestran que la importación suele tener una huella menor.


Hospido et al. (2009) calculan que importar lechuga española al Reino Unido durante los meses de invierno supone entre tres y ocho veces menos emisiones que producirla localmente.7 Lo mismo ocurre con otros alimentos: los tomates producidos en invernaderos en Suecia consumían 10 veces más energía que la importación de tomates del sur de Europa, donde eran de temporada.8


Anula la pequeña proporción de alimentos que se transportan por vía aérea

El impacto del transporte es pequeño para la mayoría de los productos, pero hay una excepción: los que viajan por aire.


Muchos creen que el transporte aéreo es más común de lo que realmente es. El transporte aéreo de alimentos es muy escaso; sólo representa el 0,16% de los kilómetros recorridos por los alimentos.9 Pero en el caso de los pocos productos que se transportan por aire, las emisiones pueden ser muy elevadas: emite 50 veces más CO2eq que el barco por tonelada-kilómetro.10


Muchos de los alimentos que la gente supone que vienen por aire, en realidad se transportan por barco: los aguacates y las almendras son los principales ejemplos. El envío de un kilo de aguacates desde México al Reino Unido generaría 0,21 kg de CO2eq en emisiones de transporte.11 Esto supone sólo un 8% de la huella total de los aguacates.12 Incluso cuando se envían a grandes distancias, sus emisiones son mucho menores que las de los productos animales producidos localmente.


¿Qué alimentos se transportan por aire? ¿Cómo sabemos qué productos debemos evitar?


Suelen ser alimentos muy perecederos. Esto significa que deben ser consumidos poco después de ser cosechados. En este caso, el transporte por barco es demasiado lento, por lo que el avión es la única opción viable.


Algunas frutas y verduras suelen entrar en esta categoría. Los espárragos, las judías verdes y las bayas son productos habituales en el transporte aéreo.


A menudo es difícil para los consumidores identificar los alimentos que han viajado por aire porque rara vez están etiquetados como tales. Esto hace que sean difíciles de evitar. Una regla general es evitar los alimentos que tienen una vida útil muy corta y han viajado mucho (muchas etiquetas tienen el país de "origen", lo que ayuda a ello). Esto es especialmente cierto en el caso de los alimentos en los que se hace mucho hincapié en la "frescura": para estos productos, la velocidad de transporte es una prioridad.


Así que, si quieres reducir la huella de carbono de tu dieta, evita los alimentos transportados por aire siempre que puedas. Pero más allá de esto, se puede lograr una mayor diferencia centrándose en lo que se come, en lugar de "comer local". Comer menos carne y lácteos, o cambiar la carne de rumiantes por la de pollo, cerdo o alternativas vegetales reducirá mucho más tu huella.


Notas: ver aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com