• Homo consciens

Shinrin-yoku: cómo estar en la naturaleza puede hacernos sentir mejor



Los japoneses saben desde hace años que pasar tiempo en el bosque es beneficioso para el cuerpo y el alma. Ahora los médicos occidentales - y la realeza - están de acuerdo



Autora: Harriet Sherwood para The Guardian - Junio 2019



Todos los días, salvo cuando llueve mucho, el Dr. Qing Li se dirige a un frondoso parque cerca de la Facultad de Medicina de Nippon en Tokio, donde trabaja. No es sólo un lugar agradable para almorzar; él cree que el tiempo que pasa bajo la copa de los árboles es un factor crítico en la lucha contra las enfermedades, de la mente y del cuerpo.


Una vez al mes, Li pasa tres días en los bosques cerca de Tokio, usando los cinco sentidos para conectarse con el medio ambiente y despejar su mente. Esta práctica de shinrin-yoku -literalmente, baño en el bosque- tiene el poder de contrarrestar enfermedades como el cáncer, los derrames cerebrales, las úlceras gástricas, la depresión, la ansiedad y el estrés, dice. Estimula el sistema inmunológico, disminuye la presión arterial y ayuda a dormir. Y pronto podría ser recetado por médicos británicos.


La semana pasada, el Woodland Trust sugirió que el baño en el bosque -que no implica, a pesar de su nombre, meterse en el agua- debería formar parte de una serie de terapias y actividades no médicas recomendadas por los médicos de cabecera para mejorar el bienestar de los pacientes.


La "prescripción social", un movimiento creciente en el NHS (el sistema de salud británico), puede incluir el voluntariado, la jardinería, las actividades deportivas, la cocina y la amistad.


"El baño en el bosque es una oportunidad para que la gente se tome un tiempo libre, disminuya la velocidad y se conecte con la naturaleza. Creemos que podría ser parte de la mezcla de actividades para la prescripción social", dijo Stuart Dainton del Woodland Trust al Observador. "La evidencia de sus beneficios está creciendo."


La Duquesa de Cambridge es una fanática, y el jardín que co-diseñó en el Chelsea Flower Show el mes pasado fue inspirado por shinrin-yoku. La Royal Society for the Protection of Birds (Real Sociedad para la Protección de las Aves) está introduciendo una serie de eventos de baño en los bosques en todo el país este verano. Forestry England, que gestiona los bosques públicos, ha respaldado esta práctica como una forma de recuperar el equilibrio y escapar de las presiones de la vida cotidiana.


Shinrin-yoku fue desarrollado en la década de 1980 en Japón. Aunque la gente ha estado caminando por los bosques del país durante siglos, nuevos estudios han demostrado que dicha actividad puede reducir la presión arterial, disminuir los niveles de cortisol y mejorar la concentración y la memoria. Se descubrió que una sustancia química liberada por los árboles y las plantas, llamada fitoncidas, refuerza el sistema inmunológico. A medida que más investigaciones destacaban los beneficios de la shinrin-yoku, el gobierno japonés la incorporó al programa de salud del país.


Li -ahora presidente de la Sociedad de Medicina Forestal de Japón, y autor de Shinrin-Yoku: The Art and Science of Forest Bathing- es un experto mundial y ha realizado numerosos estudios. "Es una medicina preventiva, no un tratamiento", dijo al Observador. La gente pasa su vida cada vez más en interiores, dijo. Alrededor del 80% de la población de Japón vive en áreas urbanas, y el estadounidense promedio pasa más del 90% de su tiempo en interiores. Pero estamos diseñados para estar conectados con el mundo natural, para "escuchar el viento y saborear el aire".


Su libro ofrece este consejo para la práctica de la shinrin-yoku: "Asegúrate de haber dejado tu teléfono y tu cámara atrás. Vas a estar caminando sin rumbo y lentamente. No necesitas ningún dispositivo. Deja que tu cuerpo sea tu guía. Escucha a dónde quiere llevarte. Sigue tu nariz. Y tómate tu tiempo. No importa si no llegas a ninguna parte. No vas a ir a ninguna parte. Estás saboreando los sonidos, los olores y las vistas de la naturaleza y dejando entrar el bosque".


Gary Evans, que creó el Forest Bathing Institute en el Reino Unido el año pasado, explica que una sesión típica puede durar tres horas, y comenzar con una explicación de la historia y ciencia de la shinrin-yoku. "Luego se trata de ejercicios sensoriales", dijo Evans. "Tratamos de mantener la atención de la gente en el momento presente, para dar a sus cuerpos y mentes la oportunidad de reducir la velocidad. Nos movemos muy lentamente, tocando los árboles, mirando los colores y patrones, y respirando profundamente. Acabamos tumbados bajo los árboles y mirando a través de las ramas".


Los tonos verdes y azules, los colores del bosque y del cielo, eran los más relajantes, dijo. Mirar los patrones de la naturaleza ayudó a detener los pensamientos que giran en la cabeza.


Después de un comienzo lento, el interés empezó a incrementarse. Funcionarios del gobierno nacional y local han hecho averiguaciones, y el Instituto de Baños Forestales está capacitando a la gente para que se conviertan en guías de shinrin-yoku.



El baño en el bosque es un tiempo conciente que se pasa bajo la copa de los árboles con fines de salud y bienestar. - Gary Evans, Instituto de Baños Forestales

Un estudio británico, realizado por el King's College London y publicado en enero de 2018, descubrió que la exposición a los árboles, el cielo y el canto de los pájaros en las ciudades mejoraba el bienestar mental. Los beneficios aún eran evidentes varias horas después de la exposición.


"Incluso 20 minutos pueden ayudar, aunque 10 horas al mes es aún mejor", dijo Dainton. "Si vives en una ciudad, no podrás llegar a un bosque fácilmente, pero quitarte los zapatos en el parque y sentir la hierba te ayudará a desestresarte."Un estudio de 585 japoneses publicado el año pasado señalaba que los habitantes de las ciudades estaban "constantemente expuestos a factores estresantes" y que "la vida urbana está asociada con un mayor riesgo de problemas de salud", incluyendo ansiedad, depresión y psicosis.


Concluyó: "Los beneficios psicológicos de caminar a través de los bosques son muy significativos.... Los planificadores urbanos deberían prestar más atención a mantener y aumentar el acceso a la vegetación en las zonas urbanas. Los efectos beneficiosos de la naturaleza sugieren un método simple, accesible y rentable para mejorar la calidad de vida y la salud de los residentes urbanos".


¿Qué es la prescripción social?


El reconocimiento de que la salud puede verse afectada por una amplia gama de factores, como el empleo, la vivienda, la deuda, el aislamiento social y la cultura. Se estima que uno de cada cinco pacientes consulta a su médico de cabecera por lo que es principalmente un problema social. Las intervenciones y tratamientos médicos tradicionales no ayudan, por lo que los médicos y otros profesionales están cada vez más interesados en sugerir o prescribir actividades y servicios no clínicos para mejorar el bienestar.


¿Qué tipo de actividades?


Algunos ejemplos de planes de prescripción social incluyen clases de cocina y consejos para una alimentación sana, voluntariado, grupos deportivos y de ejercicios, jardinería (como la practicaba la Duquesa de Cambridge, arriba), actividades artísticas y aprendizaje en grupo.


¿Funciona?


Un estudio de la Universidad de Westminster encontró que la prescripción social estaba asociada con una reducción del 28% en las citas médicas. También ayudó a reducir las asistencias de A&E y las derivaciones de pacientes ambulatorios. Sin embargo, el estudio sugirió que se necesitaba más investigación para evaluar completamente el impacto de la prescripción social.


#salud #naturaleza #bañodebosque #prescripcionsocial #conexionconlanaturaleza


Links de interés:

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com