• Homo consciens

Slavoj Zizek: Las epidemias son como las guerras, pueden prolongarse durante años


Fuente: RT - Por Slavoj Zizek - Mayo 2020 Deberíamos dejar de pensar que después de un pico en la epidemia de Covid-19 las cosas volverán gradualmente a la normalidad. La crisis se prolongará. Pero esto no significa que la situación sea desesperada.

En la comedia de los Hermanos Marx, Sopa de Pato, Groucho (como abogado que defiende a su cliente en un tribunal) dice: "Puede parecer un idiota y hablar como tal, pero no dejes que eso te engañe. Realmente es un idiota". Algo en esta línea debería ser nuestra reacción a aquellos que muestran su desconfianza básica en las órdenes del Estado y ven los cierres como una conspiración del poder estatal que utiliza las epidemias como pretexto para privarnos de nuestras libertades básicas: "El estado está imponiendo cierres que nos privan de nuestras libertades, y espera que nos controlemos mutuamente en la forma de obedecer esta orden; pero esto no debe engañarnos, debemos realmente seguir las órdenes de cierre." Hay que tener en cuenta que los llamamientos para abolir los cierres y confinamientos provienen de los extremos opuestos del espectro político tradicional. En los Estados Unidos, son impulsados por los derechistas libertarios, mientras que en Alemania, pequeños grupos de izquierda los defienden. En ambos casos, el conocimiento médico es criticado como una herramienta para disciplinar a las personas, tratándolas como víctimas indefensas que deben ser aisladas por su propio bien. Lo que no es difícil de descubrir bajo esta postura crítica es la postura de no querer saber: si ignoramos la amenaza, no será tan mala, nos las arreglaremos para pasar por ella... La derecha libertaria de EE.UU. reclama que los cierres deben ser facilitados para que la gente recupere su libertad de elección. ¿Pero de qué elección estamos hablando? Como Robert Reich escribió: "El departamento de trabajo de Trump ha decidido que los empleados con licencia 'deben aceptar' la oferta de un empleador de volver a trabajar y por lo tanto perder los beneficios de desempleo, independientemente de Covid-19... Forzar a la gente a elegir entre obtener el Covid-19 o perder su medio de vida es inhumano". Así que sí, es una libertad de elección: entre morir de hambre y arriesgar la vida... Estamos en una situación similar a la que ocurrió en las minas de carbón británicas en el siglo XVIII (por nombrar sólo una) donde hacer tu trabajo implicaba un riesgo considerable de perder la vida. Pero hay una forma diferente de admitir la ignorancia que sostiene la severa imposición de los cierres. No es que el poder estatal explote las epidemias para imponer un control total - cada vez más pienso que hay una especie de acto simbólico supersticioso en juego: si hacemos un fuerte gesto de sacrificio que realmente duele y que paraliza toda nuestra vida social, tal vez podamos esperar misericordia. ¿Cuándo terminará esta epidemia y qué pasará después? El hecho sorprendente es lo poco que nosotros (incluidos los científicos) parecemos saber sobre el funcionamiento de la epidemia. Muy a menudo recibimos consejos contradictorios de las autoridades. Recibimos instrucciones estrictas de auto-aislamiento para evitar la contaminación viral, pero cuando el número de infecciones está disminuyendo, surge el temor de que, de esta manera, sólo nos estamos haciendo más vulnerables a la esperada segunda ola del ataque viral. ¿O estamos contando con la esperanza de que la vacuna esté aquí antes de la próxima ola? Pero ya hay diferentes variaciones del virus, ¿una sola vacuna las cubrirá todas? Todas las esperanzas de una salida rápida (calor del verano, rápida propagación de la inmunidad de la manada, vacuna...) se están desvaneciendo. A menudo se oye decir que las epidemias nos obligarán en Occidente a cambiar la forma en que nos relacionamos con la muerte, a aceptar realmente nuestra mortalidad y la fragilidad de nuestra existencia: de la nada llega un virus y nuestra vida se acaba. Por eso, se nos dice que en el Este, la gente está tomando las epidemias mucho mejor, como parte de la vida, de la forma en que las cosas son. En Occidente cada vez aceptamos menos la muerte como parte de la vida, la vemos como una intrusión de algo ajeno que puedes posponer indefinidamente si llevas una vida sana, haces ejercicio, sigues una dieta, evitas los traumas... Nunca he confiado en esta historia. En cierto sentido, la muerte no es parte de la vida, es algo inimaginable, algo que no debería pasarme. Nunca estoy realmente preparado para morir, excepto para escapar de un sufrimiento insoportable. Por eso hoy en día muchos de nosotros nos centramos cada día en los mismos números mágicos: cuántas nuevas infecciones, cuántas recuperaciones completas, cuántas nuevas muertes... pero por muy horribles que sean estos números, ¿nuestro enfoque exclusivo en ellos no hace que ignoremos a un número mucho mayor de personas que en este momento están muriendo de cáncer, de un doloroso ataque al corazón? Fuera del virus, no es sólo la vida, también es morir y la muerte. ¿Qué hay de una lista comparativa de números: hoy en día, tanta gente se contagió del virus y del cáncer; tantos murieron del virus y del cáncer; tantos se recuperaron del virus y del cáncer? Uno debería cambiar nuestro imaginario aquí y dejar de esperar un gran pico después del cual las cosas volverán gradualmente a la normalidad. Lo que hace que las epidemias sean tan insoportables es que incluso si la catástrofe completa no aparece, las cosas simplemente se prolongan, se nos informa de que hemos llegado a la meseta, entonces las cosas van un poco mejor, pero... la crisis simplemente se prolonga. Como dice Alenka Zupančič, el problema con el fin del mundo es el mismo que con el fin de la historia de Fukuyama: el fin en sí mismo no termina, sólo nos quedamos atascados en una extraña inmovilidad. El deseo secreto de todos nosotros, en lo que pensamos todo el tiempo, es sólo una cosa: ¿cuándo terminará? Pero no terminará: es razonable ver las epidemias en curso como el anuncio de un nuevo período de problemas ecológicos - en 2017, la BBC retrató lo que podría estar esperándonos debido a las formas en que intervenimos en la naturaleza: "El cambio climático está derritiendo suelos de permafrost que han estado congelados durante miles de años, y al derretirse los suelos están liberando antiguos virus y bacterias que, habiendo permanecido inactivas, están volviendo a la vida". Eventual aumento de la Singularidad La especial ironía de este no-fin-a-la-vista es que las epidemias ocurrieron en un momento en el que los medios de comunicación de la ciencia popular estaban obsesionados con dos aspectos de la digitalización de nuestras vidas. Por un lado, se está escribiendo mucho sobre la nueva fase del capitalismo llamada "capitalismo de vigilancia": un control digital total sobre nuestras vidas ejercido por agencias estatales y corporaciones privadas. Por otro lado, los medios de comunicación están fascinados por el tema de la interfaz directa cerebro-máquina ('cerebro cableado'). En primer lugar, cuando nuestro cerebro está conectado a las máquinas digitales, podemos hacer que las cosas sucedan en la realidad con sólo pensar en ellas. Entonces, mi cerebro está directamente conectado a otro cerebro, para que otro individuo pueda compartir directamente mi experiencia. Extrapolado hasta su extremo, el cerebro conectado abre la perspectiva de lo que Ray Kurzweil llamó "Singularidad", el espacio global divino de la conciencia global compartida. Cualquiera que sea el (dudoso, por el momento) estado científico de esta idea, está claro que su realización afectará a las características básicas de los humanos como seres pensantes y hablantes. El eventual surgimiento de la Singularidad será apocalíptico en el complejo significado del término - implicará el encuentro con una verdad oculta en nuestra existencia humana ordinaria, es decir, la entrada en una nueva dimensión post-humana. Es interesante observar que el uso extensivo de la vigilancia fue aceptado silenciosamente: los drones fueron usados no sólo en China sino también en Italia y España. En cuanto a la visión espiritual de la Singularidad, la nueva unidad directa de lo humano y lo divino, una dicha en la que dejamos atrás los límites de nuestra existencia corpórea, bien puede resultar una nueva pesadilla inimaginable. Desde un punto de vista crítico, es difícil decidir qué es peor (una mayor amenaza para la humanidad), la devastación viral de nuestras vidas o la pérdida de nuestra individualidad en la Singularidad. Las epidemias nos recuerdan que permanecemos firmemente arraigados en la existencia corporal con todos los peligros que ello implica. Tendremos que inventar una nueva forma de vida ¿Significa esto que nuestra situación es desesperada? No, en absoluto. Hay inmensos, casi inimaginables problemas por delante, habrá millones de nuevos desempleados, etc. Habrá que inventar una nueva forma de vida. Una cosa está clara: en un encierro, vivimos de las viejas reservas de alimentos y otras provisiones, así que la difícil tarea ahora es salir del encierro e inventar una nueva vida bajo condiciones virales. Sólo piensa en cómo lo que es ficción y lo que es realidad cambiará. Las películas y series de televisión que tienen lugar en nuestra realidad ordinaria, con la gente paseando libremente por las calles, estrechándose las manos y abrazándose, se convertirán en imágenes nostálgicas de un mundo pasado perdido, mientras que nuestra vida real se parecerá a una variación de la última obra de Samuel Beckett llamada Play, donde vemos en el escenario, tocándose entre sí, tres urnas grises idénticas; de cada urna sobresale una cabeza, el cuello sujetado en la boca de la urna... Sin embargo, si se mira con ingenuidad las cosas desde una distancia adecuada (lo cual es muy difícil), es evidente que nuestra sociedad global tiene suficientes recursos para coordinar nuestra supervivencia y organizar una forma de vida más modesta, con la escasez de alimentos locales compensada por la cooperación mundial, y con la asistencia sanitaria mundial mejor preparada para los próximos ataques. ¿Seremos capaces de hacerlo? ¿O entraremos en una nueva era bárbara en la que nuestra atención a la crisis sanitaria sólo permitirá que los viejos conflictos (fríos y calientes) desaparezcan de la vista del público mundial? Noten el reinicio de la guerra fría entre los Estados Unidos y China, sin mencionar las guerras calientes en Siria, Afganistán y otros lugares, que funcionan como el virus: se prolongan por años y años... (Noten como el llamado de Macron para una tregua mundial para la época de la epidemia fue totalmente ignorado). Esta decisión que tomamos no concierne ni a la ciencia ni a la medicina; es una decisión propiamente política. #zizek #coronaviurs #capitalismo #cambio #crisisdelsistemaglobal

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com