• Homo consciens

"Soy extremadamente polémica": la psicóloga repensando la emoción humana



Fuente: The Guardian - Por David Shariatmadari - Septiembre 2020

Las emociones son las interpretaciones que hacemos de los cambios que se producen en nosotros que van de un continuo de excitación por un lado, y el placer y el displacer por el otro y les ponemos un nombre y no entender esto está haciendo nuestras vidas más difíciles



A principios de marzo, cuando el mundo comenzó a darse cuenta de que el coronavirus no se iba a ir tranquilamente, la profesora de psicología Lisa Feldman Barrett estaba a miles de kilómetros de su casa. "Me fui a Nueva Zelanda porque estaba recibiendo un título honorario", me dice por teléfono desde el encierro en Newton, un frondoso suburbio de Boston, Massachusetts, donde dirige un laboratorio dedicado al estudio de las emociones. Había organizado el viaje para que coincidiera con las vacaciones de primavera, de modo que su hija en edad universitaria pudiera acompañarla y conocer. Pero a medida que los países de todo el mundo comenzaron a imponer restricciones, ella comenzó a tener dudas. "Me preguntaba, ¿realmente debería venir o deberíamos irnos a casa? Como, ¿qué tan serio es esto exactamente?" Su corazón empezó a acelerarse mientras sopesaba las posibilidades - y se encontró en un estado en el que alguien más podría etiquetar como miedo, incluso pánico. Finalmente llamó a su marido, pero en vez de decir "Tengo miedo", le dijo: "Estoy experimentando una gran excitación por la incertidumbre".


Esta es una extraña elección de palabras si no estás familiarizado con las ideas rompedoras de paradigmas expuestas en su extraordinario libro de 2018, Cómo se hacen las emociones. Para Barrett es simplemente el lenguaje que refleja más de cerca lo que la ciencia nos dice sobre cómo y por qué sentimos lo que hacemos. Su familia se ha adaptado. "Mi hija dirá, como muchos estudiantes universitarios, 'Estoy muy ansiosa', y la miraré y suspirará, 'OK mamá, estoy teniendo incertidumbre y estoy teniendo una gran excitación'. O, 'Estoy realmente deprimida'. Y yo le repreguntarè: "¿Estás deprimida?" y ella dirá: "Bien, mi presupuesto corporal está fuera de control y me siento incómoda". ¿Estás feliz ahora?"


Si esto parece una respuesta robótica para dar a un miembro de la familia angustiado, en realidad Barrett es cualquier cosa menos fría. Se muestra compasiva y divertida. Pero cree que la gente tiene ideas equivocadas sobre las emociones - de hecho, sobre toda la conciencia - que pueden hacer sus vidas más difíciles. En la agitación emocional de la pandemia, sus ideas merecen una audiencia más amplia.


La principal de estas ideas erróneas es la opinión de que los sentimientos son innatos y universales, y que pueden medirse de forma consistente. Así, la ira, por ejemplo, se considera un elemento fundamental de la naturaleza humana con una "huella" fisiológica reveladora; todo lo que hemos hecho es ir y ponerle nombre. Pero esa idea es categóricamente falsa, dice Barrett, y montones de datos científicos la respaldan ahora.


"Ira" es un concepto cultural que aplicamos a patrones de cambio enormemente divergentes en el cuerpo, y no hay una sola expresión facial que se asocie de manera fiable con ella, incluso en la misma persona. (Algunas culturas no tienen un concepto que corresponda a la "ira", como la de los inuit Utku de los Territorios del Noroeste de Canadá). Lo mismo ocurre, sorprendentemente, con la "felicidad", la "excitación", la "decepción", lo que sea. Ninguna emoción está ligada a un único estado objetivo en el cuerpo. Más bien, las emociones son artefactos culturales.


¿Cómo puede ser eso posible? ¿No se quejan y lloran los bebés y niños pequeños ante algún obstáculo mucho antes de que tengan una palabra para describir el sentimiento? ¿Y no experimentan también los Utku que su sangre bombea más rápido y sus músculos se tensan cuando se enfrentan a un problema difícil? La respuesta es que por supuesto que sí, pero esa "ira" es sólo una interpretación de estos eventos, un intento culturalmente específico de darles un significado.


Barrett sostiene que los componentes universales de la experiencia humana no son las emociones, sino los cambios en un continuo de excitación por un lado, y el placer y el displacer por el otro. El término para esto es "afectación". Es una característica básica de la conciencia, y las personas de diferentes culturas aprenden a moldear esta materia prima en experiencias emocionales de diferentes maneras. Así que puedes tener una alta excitación y un alto placer, y tu cerebro puede construir "éxtasis", o una baja excitación y un alto disgusto y puedes crear "miseria". La baja excitación y el alto placer pueden ser "satisfacción", y la alta excitación más el alto disgusto pueden ser iguales al "miedo" (también puedes construir un ejemplo de miedo mientras te sientes bien, por ejemplo, si estás en una montaña rusa). Otra cultura e idioma puede tener un estado fisiológico similar, pero su palabra puede tener connotaciones sutilmente - o salvajemente - diferentes. Entre los ilongot de Filipinas, por ejemplo, una gran excitación y un gran placer pueden ser "liget", que Barrett describe como "una intensa sacudida de energía mientras persigue activa y a menudo agresivamente un desafío con otras personas, como cuando juega al fútbol".


El punto de Barrett es que si se entiende que el "miedo" es un concepto cultural, una forma de superponer el significado a una gran excitación y a un gran disgusto, entonces es posible experimentarlo de forma diferente. "Cuando se tiene una gran excitación antes de una prueba y el cerebro la percibe como ansiedad de exámen, es una sensación muy diferente a la que tiene el cerebro como determinación enérgizada", dice. "Así que mi hija, por ejemplo, estaba haciendo pruebas para su cinturón negro de karate. Su sensei era cinturón negro, así que es un tipo grande, poderoso y aterrador. Ella tiene una gran excitación, pero él no le dice, 'Cálmate'; le dice, 'Haz que tus mariposas se pongan en formación'". Eso cambió su experiencia. Su cerebro pudo haber creado ansiedad, pero no lo hizo, sino que tomó determinación."


En las conferencias que Barrett da para explicar este modelo, habla del cerebro como un prisionero en una caja oscura y silenciosa: el cráneo. La única información que obtiene sobre el mundo exterior viene a través de los cambios en la luz (vista), la presión del aire (sonido), la exposición a sustancias químicas (sabor y olor), y así sucesivamente. No conoce las causas de estos cambios, así que tiene que adivinarlos para decidir qué hacer a continuación.


¿Cómo lo hace? Compara esos cambios con cambios similares del pasado, y hace predicciones sobre las causas actuales basadas en la experiencia. Imagina que estás caminando por un bosque. Un patrón de luz moteado forma una forma negra ondulada delante de ti. Has visto muchos miles de imágenes de serpientes en el pasado, sabes que las serpientes viven en el bosque. Tu cerebro ya ha puesto en marcha una serie de predicciones.


El punto es que esta predicción es la conciencia, que se puede pensar como un proceso constante de adivinanzas sobre el mundo que se confirma o se demuestra erróneo por los nuevos datos sensoriales. En el caso de la luz moteada en el bosque, a medida que avanzas obtienes información que confirma una predicción que compite con la otra, la de ser sólo un palito: la predicción de una serpiente fue finalmente refutada, pero no antes de que se hiciera tan fuerte que las neuronas de tu corteza visual se dispararon como si una estuviera realmente allí, lo que significa que por una fracción de segundo la "viste". Así que todos estamos creando nuestro mundo de momento en momento. Si no lo hicieras, tu cerebro no sería capaz de hacer los cambios necesarios para tu supervivencia lo suficientemente rápido. Si la predicción "serpiente" no estuviera ya en marcha, entonces la inyección de adrenalina que podrías necesitar para salir de su camino llegaría demasiado tarde.


El cerebro también recibe información sobre el ritmo cardíaco, lo que hacen los pulmones, el sistema inmunológico, los niveles hormonales y mucho más. La "Interocepción", el monitoreo constante del estado del cuerpo, se lleva a cabo en gran medida por debajo del nivel de conciencia. Pero es absolutamente crucial, porque determina la afectación - esos sentimientos de placer o disgusto, de excitación o de no excitación que están siempre presentes, y que alimentan nuestras emociones.


El cerebro se ocupa de las entradas desde el interior de la misma manera que se ocupa de las del exterior - hace predicciones sobre lo que está causando estos cambios en base a lo que ha aprendido, asignándoles un significado en el proceso. En How Emotions Are Made, Barrett cuenta la historia de una cita a la que accedió a regañadientes, que dio un giro inesperado cuando se le revolvió el estómago mientras tomaba café con el tipo. "Vale, me di cuenta de que estaba equivocada", escribe. "Debo sentirme atraída por él." Unas horas más tarde se encontró en la cama con... gripe. Lo que había sucedido durante el café era que su cerebro había hecho una predicción de "enamoramiento" basada en la información sensorial de su intestino combinada con la comprensión de su cultura de esa emoción y cómo se supone que se desarrolla.


El cerebro, argumenta Barrett, está constantemente tratando de equilibrar un "presupuesto corporal", su traducción del "término científico elegante" alostasis. Un presupuesto corporal desequilibrado - demasiado estrés en los sistemas corporales, sin suficiente oportunidad para el descanso y la reparación - se inmiscuye en la conciencia como un efecto negativo. Eso a su vez puede ser interpretado como "estar por enfermarse" o "sentirse deprimido", dependiendo de lo malo que sea, de sus experiencias pasadas y del contexto cultural.


Barrett considera que la ansiedad y la depresión son enfermedades metabólicas que resultan de presupuestos corporales tensos, al igual que las enfermedades cardíacas, la diabetes tipo 2 y el Alzheimer. Trabajar demasiado, no dormir lo suficiente y comer mal resulta en un déficit crónico. Pero mantener las cosas equilibradas no es simplemente una cuestión de voluntad personal. "Si fueras a diseñar un sistema que realmente jodiera los presupuestos metabólicos de los humanos, sería el mundo en el que vivimos actualmente", dice.


Feldman tiene sus detractores, principalmente entre aquellos que aún se aferran a la idea de que las emociones son innatas. De hecho, señala: "Soy extremadamente polémica... Realmente encuentro convincente cuando la gente se miente a sí misma, y eso es lo que es. ¿Me duele cuando a alguien no le gusto o me acusa de ser grandilocuente? Sí, hiere mis sentimientos, pero ¿y qué? Mi trabajo es ser una científica, ¿verdad? Mi trabajo es intentar separar la verdad de la mentira".


#naturalezahumana #emociones #felicidad #miedo #estres #dañoalserhumano #nuevoparadigma



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com