• Alejandro T

Menos aves en zonas suburbanas por falta de plantas nativas

Actualizado: feb 10



Los carboneros de Carolina (Poecile carolinensis) dependen de la disponibilidad de presas altas en calorías y proteínas, como las orugas, para una temporada de cría saludable. Foto: Douglas Tallamy, Universidad de Delaware


Fuente: Smithsonian National Zoo – Octubre de 2018.


Los hallazgos ofrecen a los propietarios una guía sencilla para proporcionar un hábitat esencial para las aves reproductoras


Según un nuevo estudio del Instituto Smithsoniano de Biología de la Conservación (Smithsonian Conservation Biology Institute - SCBI), las aves insectívoras que dependen de la disponibilidad de alimentos ricos en calorías y proteínas, como las orugas y las arañas, durante la época de cría para alimentar a sus pichones, se encuentran con que el menú es muy escaso en los patios ajardinados con una pequeña proporción de plantas no autóctonas. Esta reducción de la disponibilidad de alimentos ha provocado un descenso del éxito reproductivo y del crecimiento de la población del carbonero de Carolina, según el estudio.


"Los propietarios utilizan plantas no autóctonas en sus patios porque son bonitas y exóticas, son fáciles de mantener y suelen tener menos plagas", explica Desirée Narango, estudiante de posgrado de investigación en el Instituto Smithsoniano de Biología de la Conservación y primera autora del estudio publicado el 22 de octubre en PNAS. "Pero resulta que muchos de esos insectos que ven como plagas son en realidad recursos alimenticios fundamentales para nuestras aves reproductoras". Para los propietarios que quieran marcar la diferencia, nuestro estudio muestra que un simple cambio que hagan en sus patios puede ser profundamente significativo para la conservación de las aves."


El estudio es el primero que relaciona directamente el declive de una especie de ave local común con la falta de presas de insectos que resulta del uso de plantas no autóctonas en el paisajismo. Narango y sus colegas colocaron cajas nido en más de 160 patios del área metropolitana de Washington, D.C., y recopilaron datos de los propietarios de viviendas que supervisaban semanalmente las cajas nido en busca de nidos, huevos y pichones de carbonero de Carolina (Poecile carolinensis). En esos mismos patios, también estudiaron la supervivencia de los adultos y de los jóvenes recogiendo datos de los propietarios sobre los pájaros marcados individualmente que habían vuelto a avistar.


Los investigadores descubrieron que los únicos patios que eran capaces de producir suficientes carboneros para mantener una población estable eran los que tenían una composición vegetal de más del 70% de plantas autóctonas. Dado que más del 90% de los insectos herbívoros sólo comen una o unas pocas plantas autóctonas, el uso de estas plantas en el paisajismo es esencial para garantizar que las aves reproductoras tengan suficientes presas de insectos para comer. Por la misma razón, las plantas autóctonas son también probablemente fundamentales para otras aves residentes, especies en peligro de extinción y especies migratorias, y no sólo en los patios de la costa este.


"Estos novedosos y artificiales paisajes suburbanos se encuentran en todo el país", dijo Narango. "Pero un gingko que se planta en D.C. y un gingko que se planta en L.A. están haciendo lo mismo por la conservación de las aves: nada. Al utilizar plantas autóctonas, podemos proporcionar alimento no sólo a nuestras especies comunes de Norteamérica, sino que también estamos proporcionando un hábitat de parada vital y recursos para las aves migratorias durante sus peligrosos viajes."


Dado que más del 80% de la tierra en los Estados Unidos contiguos está gestionada de forma privada, los conservacionistas están tratando de conocer las formas en que estos paisajes dominados por el hombre amenazan la vida silvestre - y cómo pueden ser gestionados de una manera que pueda ayudar. Los autores del estudio seguirán orientando a los propietarios de tierras en sus decisiones de paisajismo al examinar a continuación si algunas especies de plantas autóctonas son desproporcionadamente importantes para mantener a los insectos que alimentan a las aves reproductoras.


Este estudio se realizó en colaboración con la Universidad de Delaware y fue financiado por la National Science Foundation. Se basó en los datos recogidos por los propietarios de terrenos que participan en el programa Neighborhood Nestwatch del Smithsonian, un programa de ciencia ciudadana que involucra a las comunidades en el seguimiento de la supervivencia anual y el éxito reproductivo de determinadas especies de aves.


"La urbanización es una de las principales formas de pérdida de hábitat natural en todo el mundo, y sigue siendo esencial que averigüemos cómo minimizar nuestro impacto y maximizar la protección de la biodiversidad", dijo Pete Marra, director del Centro de Aves Migratorias del Smithsonian y coautor del trabajo. "Al colaborar con los científicos ciudadanos que participan en el programa Neighborhood Nestwatch, personas que viven realmente en la égido urbano, hemos encontrado colectivamente una solución que es buena para las aves y también para las personas".


Se pueden encontrar recursos sobre plantas autóctonas en la base de datos de plantas autóctonas de Audubon, en el buscador de plantas autóctonas de la Federación Nacional de Vida Silvestre y en el mapa de zonas de rusticidad de las plantas del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.


El Instituto Smithsoniano de Biología de la Conservación (SCBI) desempeña un papel destacado en los esfuerzos globales del Smithsonian para salvar especies de la vida silvestre de la extinción y formar a las futuras generaciones de conservacionistas. El SCBI dirige programas de investigación en su sede central de Front Royal, Virginia, en el Zoológico Nacional del Smithsonian en Washington, D.C., y en estaciones de investigación de campo y centros de formación en todo el mundo. Los científicos del SCBI abordan algunos de los retos de conservación más complejos de la actualidad aplicando y compartiendo lo que aprenden sobre el comportamiento y la reproducción de los animales, la ecología, la genética, la migración y la sostenibilidad de la conservación.


El tercer autor del artículo es Douglas W. Tallamy, de la Universidad de Delaware.

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram