• Homo consciens

Un estudio subraya por qué menos juguetes es la mejor opción



Fuente: Psychologytoday - Diciembre de 2017

Cuando se trata de juguetes, en términos de desarrollo y creatividad, menos es más.



Los juguetes parecen ser un subproducto inevitable de la crianza de los hijos. Si su casa está llena de demasiados artículos, juguetes o artilugios de moda que alguna vez le gustaron a su hijo, no está solo.


Ahora hay buenas noticias para los padres que temen que las áreas de juego de sus hijos se parezcan a una juguetería: Un estudio de la Universidad de Toledo en Ohio sugiere que "una abundancia de juguetes presenta una calidad reducida de juego de los niños pequeños". Tener menos juguetes puede llevar a un niño pequeño a concentrarse y participar en un juego más creativo e imaginativo, según el estudio, "La influencia del número de juguetes en el juego de los niños pequeños" publicado en la revista Infant Behavior and Development. Resulta que menos juguetes resultan en un juego más saludable y, en última instancia, en un desarrollo cognitivo más profundo.


Los investigadores observaron a 36 niños pequeños de entre 18 y 30 meses de edad en sesiones de juego libre. A los niños pequeños se les dieron cuatro juguetes o 16. "Hubo una diferencia significativa en la calidad del juego de los niños pequeños entre las dos modalidades de cantidades de juguetes", informa el estudio. "Midiendo el juego sostenido y la variedad de maneras de las maneras de jugar, los niños pequeños tuvieron una mayor calidad de juego en la modalidad de cuatro juguetes en comparación de la de dieciséis juguetes". Esencialmente, cuando se les dio unos pocos juguetes, los niños pequeños jugaron con ellos de maneras más variadas y por períodos de tiempo más largos.


El estudio se hace eco de varios expertos que en los últimos años han abogado por áreas de juego racionalizadas, o incluso sin juguetes, para los niños pequeños. En su libro Clutterfree with Kids, Joshua Becker describe demasiados juguetes como una distracción del desarrollo. "Imagina el impacto que cientos de juguetes en nuestros hogares pueden tener en nuestros niños", escribió en respuesta a los nuevos hallazgos.


Alexia Metz, una de las investigadoras del estudio de Toledo, señala que todos los participantes jugaron en ambas condiciones -4 y 16 juguetes- en días diferentes y en orden aleatorio, de modo que la diferencia reflejaba el cambio en el entorno y controlaba hasta cierto punto la variabilidad entre los niños. Cuando se les dio a los niños 16 juguetes, Metz y sus colegas pudieron confirmar la distracción y la desventaja: "Los resultados del presente estudio sugieren que una abundancia de juguetes puede crear tal distracción. Con menos juguetes presentes, los participantes participaron en sesiones de juego más largas".


Los niños con cuatro juguetes exhibieron una vez y media más interacciones con los juguetes, lo que indica que los niños pequeños "son más propensos a jugar de formas más sofisticadas y avanzadas con menos juguetes presentes", según el estudio. Este aumento en la participación con un juguete tiene implicaciones positivas para muchas facetas del desarrollo, como los juegos imaginativos y de fantasía, la autoexpresión, las habilidades físicas como la coordinación de la motricidad fina y la resolución de problemas.


Esto no quiere decir que los padres deban tirar los juguetes de sus hijos o desalentar el tiempo de juego. Sin embargo, si usted está haciendo un esfuerzo tremendo o gasta más de lo que le gustaría en regalos para los niños, en particular los muy pequeños, puede valer la pena hacer una pausa para preguntar: ¿Realmente necesita este niño este artículo? ¿Enriquecerá su tiempo de juego - o simplemente lo usará por una o dos semanas y luego lo ignorará?


Sin duda ha escuchado a un padre decir: "Mis hijos tienen muchos juguetes y no juegan con ellos". Probablemente usted mismo lo ha dicho.


Los recuerdos son más valiosos que los regalos.

Cuando se trata de hacer felices a sus hijos, considere la posibilidad de crear rituales y tradiciones de vinculación para que los niños los recuerden y los aprecien, en lugar de ir automáticamente a la tienda a comprar otro juguete o artilugio. Tenga una cita mensual o semanal para ver una película o una noche de juegos, un horneado de galletas, o haga un ritual de preparar una comida de fin de semana juntos.


Las investigaciones respaldan la idea de que los padres deben invertir en actividades más que en bienes materiales. El psicólogo de la Universidad de Cornell, Thomas Gilovich, descubrió que la gente mira las experiencias con más satisfacción que sus compras materiales. Él "descubrió que las personas que piensan en compras de experiencias inminentes, como pases de esquí o entradas para conciertos, tienen mayores niveles de felicidad que aquellos que anticipan gastar dinero en cosas".


Elija gastar dinero en eventos o embarcarse en actividades gratuitas, como caminar por un parque, dirigirse al centro comunitario local, dar un paseo en bicicleta o hacer una manualidad en casa.


Referencias:

Dauch, C., Imwalle, M., Ocasio, B., and Metz, A. (2018). The influence of the number of toys in the environment on toddlers’ play. Infant Behavior and Development. https://doi.org/10.1016/j.infbeh.2017.11.005


Kumar, A., Killingsworth, M., & Gilovich, T. (2014). Waiting for merlot: Anticipatory consumption of experiential and material purchases. Psychological Science doi:10.1177/0956797614546556


Newman, Susan. (2014) Little Things Long Remembered: Making Your Children Feel Special Every Day. New York: Iron Gate Press.


#nuevoparadigma #consumismo #minimalismo #infancia

Entradas Recientes

Ver todo

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram