• Homo consciens

Un informe de la ONU revela que el mundo se dirige a catástrofes climáticas

Actualizado: 3 de dic de 2019


Para mantenerse dentro de límites relativamente seguros, las emisiones deben disminuir drásticamente, en un 7,6% cada año, entre 2020 y 2030, advirtió el informe.



Fuente: The New York Times - Por Somini Sengupta - 26 Noviembre 2019


Cuatro años después de que los países alcanzaran un acuerdo histórico en París para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero en un esfuerzo por evitar los peores efectos del calentamiento global, la humanidad se dirige hacia esas mismas catástrofes climáticas, según un informe de las Naciones Unidas publicado hoy, en el que China y Estados Unidos, los dos mayores contaminadores, ampliaron sus huellas de carbono el año pasado.


"Los resultados son sombríos", dice el informe, porque los países no han logrado detener el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, incluso después de las repetidas advertencias de los científicos. El resultado, agregaron los autores, es que "ahora se requieren bajas más profundas y rápidas".


Los 20 países más ricos del mundo, responsables de más de tres cuartas partes de las emisiones, deben tomar las medidas más grandes y rápidas para alejarse de los combustibles fósiles, subraya el informe. El país más rico de todos, Estados Unidos, sin embargo, ha comenzado formalmente a retirarse del acuerdo de París.




Las emisiones globales de gases de efecto invernadero han crecido un 1,5 por ciento cada año en la última década, según la evaluación anual, el Informe sobre la Brecha de Emisiones, elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Debe ocurrir lo contrario si el mundo quiere evitar los peores efectos del cambio climático, como sequías más intensas, tormentas más fuertes e inseguridad alimentaria generalizada para mediados de siglo. Para mantenerse dentro de límites relativamente seguros, las emisiones deben disminuir drásticamente, en un 7,6% cada año, entre 2020 y 2030, advirtió el informe.



¿Qué está pasando?


Por otra parte, la Organización Meteorológica Mundial informó el lunes que las emisiones de tres gases de efecto invernadero principales - dióxido de carbono, metano y óxido nitroso - han aumentado en la atmósfera desde mediados del siglo XVIII.


En virtud del Acuerdo de París, alcanzado en noviembre de 2015, cada país se ha comprometido a frenar las emisiones, y cada uno de ellos ha establecido sus propios objetivos y calendarios. Incluso si todos los países cumplen sus compromisos actuales -y muchos, incluidos los Estados Unidos, Brasil y Australia, no están en vías de hacerlo-, el Informe sobre la Brecha de Emisiones indica que las temperaturas medias están en vías de aumentar en 3,2 grados centígrados con respecto a la temperatura media de referencia al comienzo de la era industrial.



Esa trayectoria es terrible para el futuro de la humanidad. Según los modelos científicos, ese tipo de aumento de la temperatura aumenta considerablemente la probabilidad de que se produzcan fenómenos meteorológicos extremos, el derretimiento acelerado de los glaciares y la hinchazón de los mares, todo lo cual pone en peligro la vida de miles de millones de personas.


El Acuerdo de París resolvió mantener el aumento de las temperaturas mundiales muy por debajo de los 2 grados centígrados, o 3,6 grados Fahrenheit; el año pasado, un grupo de científicos respaldado por las Naciones Unidas dijo que el límite más seguro era mantenerlo en 1,5 grados centígrados.


No tiene que ser así. Hay muchas maneras de reducir las emisiones: abandonar la combustión de combustibles fósiles, especialmente el carbón, el combustible fósil más sucio del mundo; cambiar a energías renovables como la solar y la eólica; alejarse de los coches que consumen gas y diesel; y detener la deforestación.


De hecho, muchos países van en la dirección equivocada. Un análisis separado publicado este mes analizó la cantidad de carbón, petróleo y gas natural que las naciones del mundo han dicho que esperan producir y vender hasta 2030. Si todos esos combustibles fósiles fueran finalmente extraídos y quemados, según el informe, los países incumplirían colectivamente sus compromisos climáticos, así como la meta mundial de 2 grados centígrados, por un margen aún mayor de lo que se pensaba.


Varios países, entre ellos Canadá y Noruega, han hecho planes para reducir las emisiones y, al mismo tiempo, ampliar la producción de combustibles fósiles para su venta en el extranjero, señaló el informe.


"A nivel mundial, no tiene sentido", dijo Michael Lazarus, autor principal del informe y director del Centro de los Estados Unidos del Instituto Ambiental de Estocolmo. Hasta la fecha, señaló, las discusiones sobre si y cómo frenar la producción de combustibles fósiles han estado casi totalmente ausentes de las conversaciones internacionales sobre el clima.


La Agencia Internacional de la Energía ha señalado recientemente la proliferación de los vehículos utilitarios deportivos, señalando que el auge de los S.U.V.s, que consumen más gasolina que los coches convencionales, podría acabar con gran parte de los ahorros de petróleo derivados de un naciente auge de los coches eléctricos.


Está previsto que los diplomáticos se reúnan en Madrid en diciembre para la próxima ronda de negociaciones sobre las normas del Acuerdo de París. Los mayores contaminadores del mundo están bajo presión para que aumenten sus promesas.


"Este es un nuevo y duro recordatorio", dijo en un correo electrónico la ministra española de Transición Ecológica, Teresa Ribera, sobre el Informe de la Brecha de Emisiones. "Necesitamos urgentemente alinearnos con los objetivos del Acuerdo de París y elevar la ambición climática."


Si hay alguna buena noticia en el informe, es que la trayectoria actual no es tan nefasta como lo era antes de que los países de todo el mundo empezaran a tomar medidas para reducir sus emisiones. El Informe de la Brecha de Emisiones de 2015 decía que, sin ninguna política climática, el mundo probablemente se enfrentará a unos 4 grados centígrados de calentamiento.


El uso del carbón está disminuyendo drásticamente, especialmente en los Estados Unidos y Europa Occidental, según un análisis de Carbon Brief. La energía renovable se está expandiendo rápidamente, aunque no tan rápido como es necesario. Y los gobiernos municipales y estatales de todo el mundo, incluidos los de Estados Unidos, están estableciendo normas más estrictas sobre la contaminación de los tubos de escape de los automóviles.


Los que han seguido las negociaciones diplomáticas dicen que se enfrentan a una especie de disonancia cognitiva cuando piensan en este momento. Los mayores contaminadores del mundo no están ni mucho menos cerca de donde deberían estar para reducir sus emisiones en un momento en que es casi imposible ignorar el costo humano del cambio climático.


Sin embargo, la energía renovable se está extendiendo más rápido de lo que se podría haber anticipado hace algunos años; los autobuses y los automóviles eléctricos están proliferando y los jóvenes están protestando por millones tanto en los países ricos como en los pobres. Incluso en los Estados Unidos, con su persistente movimiento de negación, la manera de abordar el cambio climático es un tema resonante en la campaña presidencial.




#cambioclimatico #onu #combustiblesfosiles #co2 #paísesricos

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com