• Homo consciens

Una vida simple tiene beneficios para todos



Fuente: Simplicity Collective /Por Samuel Alexander - marzo 2012


El aumento de la riqueza material ha sido, y sigue siendo, uno de los objetivos dominantes de la humanidad, quizás el objetivo dominante. No es de extrañar, por supuesto, dado el bajísimo nivel de vida material que han soportado la mayoría de las personas a lo largo de la historia y, de hecho, grandes multitudes en todo el mundo incluso en la actualidad. Cuando la gente tiene hambre, es comprensible que desee más comida; cuando la gente tiene frío, la ropa de abrigo y una vivienda adecuada son de vital importancia; cuando la gente está enferma, naturalmente quiere tener acceso a los suministros médicos básicos; etc. En tales circunstancias, la búsqueda de más riqueza material parece totalmente justificable.


Pero, ¿qué ocurre con los que vivimos en las regiones más desarrolladas del mundo, que por lo general tenemos cubiertas nuestras necesidades materiales básicas de comida, vivienda y ropa, y que incluso disponemos de algunos ingresos discrecionales para comprar cosas como alcohol, microondas, ropa de moda, comida para llevar, entradas de cine, libros y unas vacaciones ocasionales? En estas circunstancias materiales relativamente cómodas, ¿es la riqueza material un objetivo por el que deberíamos seguir luchando? ¿O deberíamos dedicar más tiempo y energía a otras actividades menos materialistas?


Estas preguntas son de suma importancia, hoy más que nunca. En primer lugar, en un momento en el que los ecosistemas de la Tierra ya tiemblan bajo el peso del consumo excesivo, aumentar los niveles de consumo de quienes ya están materialmente bien parece un objetivo muy cuestionable. En segundo lugar, la magnitud de la pobreza mundial sugiere firmemente que los sectores más ricos de la población mundial deberían restringir su consumo para dejar más recursos a los más necesitados. Sobre todo teniendo en cuenta que se prevé que la población mundial alcance los 9.000 millones de habitantes a mediados de siglo. Estos argumentos morales no convencerán a todo el mundo de que consuma menos, por supuesto, pero eso no significa que los argumentos sean infundados.


Sin embargo, en las últimas décadas ha surgido un gran número de investigaciones sociológicas y psicológicas que sugieren que las personas que llevan un estilo de vida de alto consumo podrían descubrir que les conviene consumir menos, independientemente de los argumentos morales para reducir el consumo. Esta investigación sugiere que una vez que los seres humanos tienen sus necesidades materiales básicas satisfechas, el aumento de la riqueza material deja de contribuir a nuestro bienestar. Esto significa que si seguimos dedicando nuestro tiempo y energía a la búsqueda de más y más riqueza, podemos descubrir que estamos perdiendo el tiempo en lo que respecta al bienestar. En cambio, si los habitantes de las sociedades ricas se replantean su relación con el dinero y reducen sus gastos, podrían liberar más tiempo para las cosas que realmente les inspiran y les hacen felices, como pasar más tiempo con los amigos y la familia, o dedicarse a sus pasiones y aficiones privadas. Dada la urgencia con la que las sociedades superadoras necesitan reducir su impacto en el planeta, un argumento basado en el "interés propio" debería tomarse muy en serio, por la razón de que tal argumento puede resultar más persuasivo que otros más "moralistas". ¿Es posible que haya una solución elegante en la que todos salgan ganando?


Afortunadamente, ya no es necesario recurrir a teorías o argumentos para demostrar que se puede vivir bien con menos. Un número cada vez mayor de personas del movimiento de "simplicidad voluntaria" optan por reducir y restringir su consumo, no por sacrificio o privación, sino para ser libres, felices y satisfechos de una manera que la cultura del consumo rara vez permite. Limitando sus horas de trabajo, gastando su dinero de forma frugal y consciente, cultivando sus propias verduras, compartiendo habilidades y bienes, montando en bicicleta, rechazando la alta moda y, en general, celebrando la vida fuera del centro comercial, estas personas son nuevas pioneras en la transición a una forma de vida más allá de la cultura del consumo.


Lo más prometedor de este movimiento social emergente es que puede aportar una solución a uno de los mayores problemas de nuestra época: el problema del crecimiento. A pesar de que la economía mundial ha superado los límites sostenibles del planeta, incluso las naciones más ricas del planeta siguen tratando de hacer crecer sus economías. Este imperativo de crecimiento surge porque nuestras economías dependen del crecimiento para funcionar, ya que cuando las economías basadas en el crecimiento no crecen, la gente sufre. En este sentido, se produce una dolorosa contradicción derivada de la necesidad de consumir menos por razones ecológicas, pero de consumir más en aras de una economía fuerte. ¿Puede resolverse esta contradicción?


Tal vez, pero sólo tal vez. Si un mayor número de personas se autoimpone límites a su propio consumo, en lugar de buscar siempre un nivel de vida material cada vez más alto, esto podría abrir un espacio para repensar el imperativo de crecimiento que define nuestra economía. En otras palabras, si alguna vez se adoptara una economía de la suficiencia a nivel personal y social, no hay razón para pensar que no podría surgir también una economía de la suficiencia a nivel macroeconómico. Esto puede sonar a ciencia ficción para aquellos que no pueden pensar más allá del modelo de crecimiento. Pero los tiempos están cambiando.


Así que pregúntese: ¿Podría ser que ahora le interese adoptar voluntariamente un estilo de vida de consumo reducido y restringido? En una época como la nuestra, que glorifica el consumo como nunca antes, esto puede parecer una idea contraintuitiva, en el mejor de los casos. Pero el creciente movimiento de "simplicidad voluntaria" está demostrando que esa intuición puede ser falsa.


Consume menos, vive más. Tal vez sea una "forma de vida" a la que le ha llegado la hora.

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram