• Homo consciens

África está experimentando algunos de los peores desastres climáticos: el mundo mira los de EEUU



Fuente: The Root - Por Vanessa Nakate

La joven activista africana Vanessa Nakate nos recuerda que el Sur Global sufre las peores consecuencias climáticas y que los países responsables de las emisiones y arriesgar el futuro de todos no asumen sus obligaciones


Este verano, en mis redes sociales, he estado viendo las infernales imágenes de California ardiendo, de Louisiana siendo derribada por huracanes, de cambios extremos de temperatura golpeando a Colorado, mientras estas imágenes se esparcen por todo el mundo. El mundo entero presta atención cuando los desastres climáticos golpean a los EE.UU. o cuando la nación se enfrenta al racismo sistémico en su sociedad o cuando elige un presidente. Soy una activista climática de Uganda y no tengo nada que decir sobre lo que sucede en la política estadounidense. Pero la gente de mi país y los activistas del clima de todo el mundo estamos esperando, porque tanto si los Estados Unidos -con mucho el mayor emisor histórico de dióxido de carbono del mundo- decide o no liderar en materia del clima, lo que ocurra en los Estados Unidos afectará al futuro de todos nosostros.


Mientras el mundo veía como California se quemaba, las mortales inundaciones repentinas golpearon mi ciudad natal de Kampala. Nadie prestó mucha atención, pero los países de África están en la primera línea de la crisis climática, y acontecimientos como éste se producen ahora durante todo el año. Sudán ha declarado el estado de emergencia debido a las inundaciones récord; el río Nilo se elevó casi 17,5 metros en algunos lugares, y más de 100.000 hogares han sido destruidos. En África oriental, una plaga de langostas amenaza el suministro de alimentos de 20 millones de personas, y las condiciones climáticas extremas, incluida una poderosa temporada de ciclones el año pasado, crearon las condiciones húmedas que alimentaron el brote. En el África meridional, la sequía amenaza a millones de personas con la escasez de alimentos; muchos se enfrentan a la inanición y a la muerte a medida que se reduce el rendimiento de los cultivos. Sin embargo, el dinero sigue llegando del extranjero para financiar la quema de combustibles fósiles en África. Noticias de última hora: No podemos comer carbón o beber petróleo.


Estos son sólo un puñado de ejemplos de lo que el cambio climático ya está haciendo a África. Inicié una huelga climática en solitario en enero de 2019 porque fui testigo de cómo las personas perdían sus hogares, sus familias y los sueños que tenían para el futuro. Intenté llevar el mensaje de nuestro sufrimiento al Foro Económico Mundial de Davos (Suiza) para alentar a los dirigentes políticos y empresariales de los países más ricos y contaminantes a que tomaran medidas, pero fui ignorada. Nosotros, en el sur del mundo, somos los que más hemos sufrido hasta ahora, pero está quedando claro para todos que ningún país, ninguna persona, escapará a los efectos de la crisis climática, por muy rico que sea.


La crisis climática es también una crisis racista, pero no sólo porque sus líderes ignoran el sufrimiento de países como el mío. También lo hemos visto en los Estados Unidos, donde las comunidades más vulnerables a los climas extremos tienen más probabilidades de ser comunidades de color. Hubo fallas en la protección de estas comunidades antes y después del huracán Katrina y el hecho de que la contaminación directa de las instalaciones de petróleo y gas afecta desproporcionadamente a los afroamericanos. Para comprender verdaderamente este problema, debemos escuchar las voces de los que sufren, tanto en el mundo como en casa.


Hablando de escuchar, la última vez que un presidente en ejercicio visitó Uganda, yo tenía 6 años. Fue en 2003, y George W. Bush pasó tres horas en mi país. La gente de mi país dijo que el viaje era para las audiencias de televisión de los Estados Unidos más que para los ugandeses. La crisis del SIDA fue el foco de la visita, aunque la administración Bush acababa de recortar el paquete de ayuda destinado a combatir esa epidemia. Se siente extraño ahora pensar en un momento en el que los problemas de un país podrían ser tratados como una oportunidad para la foto, separados tan fácilmente de las prioridades políticas locales. El virus ha subrayado la realidad de nuestros tiempos de crisis globales. Al igual que la crisis climática, la pandemia afecta a todo el mundo. Pero también, al igual que la crisis climática, está golpeando más duramente a las personas de color y a las personas de los países en desarrollo, y como la crisis climática, la falta de liderazgo internacional nos ha costado tiempo e innumerables vidas.


Los jóvenes activistas del clima de todo el mundo están desesperados por ver un liderazgo en la crisis climática. Hemos sido elogiados en los últimos dos años por "defender nuestro futuro" precisamente por las personas que se niegan a hacerlo por nosotros. El movimiento climático juvenil volverá a hacerse presente en todo el mundo este 25 de septiembre, pero no tenemos tiempo para esperar hasta que seamos lo suficientemente mayores para reemplazar a las personas que están en el poder hoy en día. La crisis climática está aquí, y tenemos muy poco tiempo para evitar las peores consecuencias. Nosotros, y el mundo, hemos estado observando a los EE.UU. este verano mientras lucha con verdades increíblemente incómodas sobre la injusticia racial y el calentamiento global, pero estar en el centro de la atención internacional es también una oportunidad para inspirar y liderar. La oportunidad de reconstruir nuestras economías y nuestras sociedades para que sean más verdes, más justas y más resistentes después de COVID-19.


#crisisclimática #crisisecológica #activismo #africa #inundaciones #fridaysforfutre #vanessanakate #gretathunberg #eventosextremos #langosta #inundaciones

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com