• Homo consciens

2 °C de calentamiento podrían abrir las puertas para que escapen 230 mil millones de tons de carbono



Fuente: Science Alert- Por CARLY CASSELLA - NOVIEMBRE DE 2020

"Nuestro estudio descarta las proyecciones más extremas, pero no obstante sugiere pérdidas sustanciales de carbono en el suelo debido al cambio climático con un calentamiento de sólo 2°C, y esto ni siquiera incluye las pérdidas de carbono del permafrost más profundo". Tampoco incluye otros gases de efecto invernadero, como el metano, que también se almacenan en el suelo y que son mucho más poderosos como calentador global que el dióxido de carbono.


La mayoría de nosotros sabemos acerca de la presencia de carbono en nuestra atmósfera, y sin embargo, bajo nuestros pies, el suelo de la Tierra contiene casi tres veces más CO2, absorbiendo aproximadamente una cuarta parte de todas las emisiones humanas cada año.



Si el mundo se calienta 2 °C o más, nos arriesgamos a convertir ese sumidero vital en una chimenea de carbono.


Un modelo actualizado sobre la renovación del suelo de carbono ha encontrado que tal calentamiento podría liberar 230 mil millones de toneladas de dióxido de carbono, más o menos 50 mil millones de toneladas. Y eso es sólo por el metro superior del suelo, que incluye aproximadamente la misma cantidad de carbono que nuestra atmósfera.


Esa cifra es un poco inferior a la que ha emitido China desde 1900 y un poco menos del doble de lo que han emitido los Estados Unidos desde el mismo año.


Restringir un modelo a tan sólo un metro de profundidad podría parecer un descuido, pero al limitar sus mediciones, los científicos han facilitado la modelización de los cambios en la rotación del suelo. Esto también ha ayudado a reducir a la mitad la incertidumbre producida por otros modelos similares.


"Hemos reducido la incertidumbre en esta respuesta al cambio climático, lo cual es vital para calcular un presupuesto mundial de carbono preciso y cumplir con éxito los objetivos del Acuerdo de París", dice el climatólogo Peter Cox del Global Systems Institute.


Si bien se sabe que el calentamiento de las temperaturas aumenta la descomposición y acorta la cantidad de tiempo que el carbono pasa en el suelo, todavía no está claro cuán sensible es este sistema a los cambios de temperatura.


De hecho, la forma en que el suelo responde a nuestro mundo rápidamente cambiante es una de las mayores incertidumbres en nuestros modelos climáticos actuales. Y aunque la nueva investigación no es la peor predicción que existe, todavía no es una buena noticia.


"Nuestro estudio descarta las proyecciones más extremas, pero no obstante sugiere pérdidas sustanciales de carbono en el suelo debido al cambio climático con un calentamiento de sólo 2°C, y esto ni siquiera incluye las pérdidas de carbono del permafrost más profundo", dice la modeladora climática Sarah Chadburn de la Universidad de Exeter.


Tampoco incluye otros gases de efecto invernadero, como el metano, que también se almacenan en el suelo y que son mucho más poderosos como calentador global que el dióxido de carbono.


Por supuesto, no todos los suelos contienen la misma cantidad de carbono, y mientras que algunas partes del mundo tienen el potencial de aumentar su secuestro en el suelo, otras partes no tienen tanta suerte.


La mayor parte del carbono del suelo se almacena en las turberas o en el permafrost, y lamentablemente, estos hábitats comunes del Ártico están en la primera línea del calentamiento global.


Hoy en día, con el rápido colapso del permafrost en curso, los científicos están preocupados de que pronto lleguemos a un punto de inflexión, en el que los vastos depósitos de carbono desencadenan más derretimiento y un aumento de las emisiones a un ritmo vertiginoso.


Investigaciones recientes, por ejemplo, han encontrado que a medida que el permafrost se derrite, el aumento de las temperaturas estimula el crecimiento de las plantas, y estas raíces que se extienden están "preparando" el permafrost para un mayor deshielo.


Tales interacciones diminutas son fáciles de pasar por alto en un sistema tan complicado, pero podrían hacer agujeros en nuestros objetivos climáticos actuales.


"Las reacciones del ciclo de carbono climático deben ser entendidas y cuantificadas si se quieren alcanzar los objetivos del Acuerdo de París", escriben los investigadores del nuevo modelo.


"Los cambios en el carbono del suelo representan una incertidumbre particularmente grande, con el potencial de reducir significativamente el presupuesto de carbono para la estabilización del clima a 2 °C de calentamiento global".


El carbono en el suelo de la Tierra se ha estado acumulando durante milenios. Si lo perdemos, puede que no lo recuperemos.


Lo que hagamos al respecto ahora determinará nuestro futuro.


El estudio fue publicado en Nature Communications.


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com