• Homo consciens

60% de las especies de primates están ahora en peligro de extinción



Fuente: THE CONVERSATION- Por JO SETCHELL, 2017


Los primates son extraordinarios. Todos conocemos a los chimpancés, los monos y los lémures de cola anillada, pero ¿has oído hablar de los tarsiers, con sus grandes ojos? ¿O el lémur lanudo de Cleese, llamado así por John Cleese?


¿O el fabuloso douc de cola roja? ¿Y el temible uakari calvo de cabeza roja? ¿O sabía que los primates pueden ser tan pequeños como los ratones?


Hay 504 especies en total, lo que convierte a los primates en uno de los mayores grupos de mamíferos. Algunos -los que más conocemos- son activos durante el día, pero otros sólo salen por la noche.


Algunos comen fruta, otros hojas, otros insectos y otros cazan carne. Una especie se alimenta principalmente de setas, y algunas incluso comen otros primates.


Los primates viven principalmente en las selvas tropicales, y dos tercios de todas las especies se encuentran en Brasil, Madagascar, Indonesia o la República Democrática del Congo. Pero también pueden encontrarse en praderas, montañas nevadas y desiertos, y algunos incluso prosperan en nuestras ciudades.


Los primates pueden vivir en soledad, en sociedades enormes y complejas, o cualquier cosa intermedia. Algunos se balancean entre los árboles con tanta gracia que parece que vuelan, otros no parecen moverse mucho. Algunos cantan a dúo.


Muchos de ellos son magníficamente coloridos. Algunos son hermosos, otros son feos. Todos son fascinantes.


Llevo 20 años estudiando a los primates y todavía me sorprenden y deleitan los nuevos descubrimientos.


Como el día en que vi a las hembras de mono atacar a un macho tres veces mayor que ellas. O cuando aprendí que algunos primates se entierran en el suelo para hibernar. Y que los capuchinos aplastan a los milpiés y los utilizan como repelente de insectos.


Los primates también son esenciales para las selvas tropicales, ya que polinizan los árboles y dispersan las semillas en estos almacenes vitales de carbono. Son nuestros parientes biológicos más cercanos y nos fijamos en ellos para entender nuestra propia evolución.


Malas noticias para los primates

En los últimos dos años, he formado parte de un grupo mundial de primatólogos que ha evaluado el estado de conservación de esas 504 especies. Nuestros resultados se publican ahora en la revista Science Advances.


Las noticias son malas: los primates están en graves problemas. Alrededor del 60 por ciento de las especies están en peligro de extinción y el 75 por ciento están disminuyendo en número. Si no se actúa, estas cifras aumentarán y más especies desaparecerán para siempre.


La culpa de esta situación tan lamentable es nuestra. Los primates se ven amenazados principalmente por la pérdida de su hábitat cuando se tala o se convierte en granjas o ranchos.


También pueden ser cazados por su carne, o para abastecer el comercio ilegal de mascotas y partes del cuerpo. La construcción de carreteras, la extracción de petróleo y gas, la minería, la contaminación, las enfermedades y el cambio climático se suman a la lista de amenazas, a menudo combinadas.


He sobrevolado tierras agrícolas que han sustituido a los bosques tropicales, y he estado entre los restos carbonizados de lo que fue el hábitat de los primates. He conducido por carreteras recién construidas y he visto primates muertos a la venta, y he comprado en mercados que venden carne de animales silvestres.


He visto crías de mono recién capturadas, destinadas a morir lentamente a pesar de los esfuerzos de sus cuidadores humanos. He trabajado con animales rescatados y he reflexionado sobre su futuro. He viajado por ríos de la selva tropical muy pero muy contaminados por la minería ilegal.


Me he topado con campamentos de cazadores en lo más profundo de las zonas protegidas, y he caminado por bosques silenciosos, vaciados de animales.


La gente que vive en estas zonas no se propone exterminar a las especies de primates.


He hablado con personas que temen por sus cultivos de subsistencia de ser arrasados por la fauna salvaje, incluidos los primates; con cazadores que cazan para alimentar a su familia y ganar dinero para la escolarización de sus hijos y para las facturas médicas; y con pescadores que cazan primates para alimentar a su familia cuando no hay peces disponibles.


La amenaza para los primates es el resultado de la incertidumbre política, la inestabilidad socioeconómica, el crimen organizado, la corrupción y las políticas que favorecen el beneficio a corto plazo en lugar de la sostenibilidad a largo plazo.


Es difícil ser positivo cuando nos enfrentamos a la extinción de nuestros parientes más cercanos provocada por el ser humano.


La situación es crítica, pero los 31 autores del nuevo informe, dirigidos por Alejandro Estrada, de la Universidad Nacional Autónoma de México, y Paul A Garber, de la Universidad de Illinois, creemos que aún es reversible.


Para evitar la extinción de los primates, hay que satisfacer las necesidades humanas de forma sostenible, ya sea a nivel local (encontrar formas de que los agricultores coexistan con los primates que se alimentan de sus cultivos) o mundial (detener la deforestación).


No hay una respuesta única. Las políticas de conservación deben adaptarse a cada país, hábitat o especie, en función de la naturaleza exacta de cada problema. Es una tarea formidable.


Pero nuestra esperanza surge de proyectos excepcionales y personas extraordinarias en todo el mundo, como los guardas de Virunga que arriesgan (y pierden) sus vidas para proteger a los gorilas y otros primates en la RD del Congo o la Fundación Pro-Conservación Primates Panameños, una organización dedicada a la conservación de los monos de Panamá.


Las soluciones pasan por la equidad global y por asumir la responsabilidad de las implicaciones de nuestros actos. No podemos ignorar los desastres políticos y humanos de otros países.


Tenemos que dar cabida a las necesidades tanto de los primates como de las personas en las políticas de uso del suelo, vigilar las poblaciones de primates y mitigar el comercio ilegal. Las poblaciones cautivas pueden servir para rescatar especies del borde de la extinción, pero si su hábitat natural ha desaparecido, no hay esperanza.


Para reducir la presión sobre los primates y sus hábitats debemos disminuir la demanda de madera dura tropical, carne de vacuno, aceite de palma, soja, caucho, minerales y combustibles fósiles, y promover los recursos sostenibles.


Esto no es una novedad, pero debemos hacer que sea inaceptable priorizar el consumo excesivo e innecesario sobre la persistencia de otras especies. Cada decisión de consumo que tomamos tiene implicaciones globales.


Además, debemos entender que los animales salvajes no son mascotas adecuadas (la pista está en la palabra "salvaje").


Biológicamente, la extinción es un fenómeno normal. Las especies evolucionan y se extinguen. De vez en cuando, en la historia de la Tierra, las extinciones masivas han acabado con un gran número de especies en todo el mundo.


Sin embargo, no podemos aceptar que nosotros, como una especie de primate, llevemos a otras a la extinción cuando aún podemos evitarlo.


Jo Setchell, profesora de antropología de la Universidad de Durham.




Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com