• Homo consciens

Acuerdo ONU-Davos que otorga a las corporaciones influencia en asuntos de gobernanza mundial


Fuente: Open Democracy - Por Harris Gleckman - 2 de julio de 2019


Un nuevo matrimonio corporativo y gubernamental tuvo lugar silenciosamente la semana pasada, cuando los dirigentes del Foro Económico Mundial (FEM) y de las Naciones Unidas (ONU) firmaron un memorando de entendimiento (ME) para asociarse entre sí. Mientras que este memorando se muestra con orgullo en el sitio web del FEM, no se encuentra en ninguna parte del sitio web de la ONU. La única indicación en el sitio web de la ONU de esta importante novedad es una foto del bolígrafo utilizado para firmar el acuerdo, y dos fotos de la ceremonia de la firma.


Una de las razones de esta diferencia es que el Pacto Mundial de la ONU, centrado en las empresas, ha recibido una buena cantidad de mala prensa. Ahora el nuevo acuerdo Foro Económico Mundial -ONU crea un segundo lugar especial para las empresas multinacionales dentro de la ONU. En el sistema de la ONU no existe un hogar institucional similar para la sociedad civil, los académicos, los líderes religiosos o los jóvenes. Es difícil imaginar que un gobierno nacional firme una asociación formal similar con una de sus organizaciones empresariales.


Al mismo tiempo, la ONU está bajo la presión de Donald Trump, que quiere deconstruir todo el sistema multilateral. Para Trump, el desmantelamiento del sistema internacional construido después de la Segunda Guerra Mundial es una pieza que acompaña a su esfuerzo doméstico de deconstruir el Estado administrativo. Para el Secretario General de la ONU, el pacto con el Foro Económico Mundial bien puede ser su esfuerzo por encontrar nuevos actores de poder que puedan apoyar el sistema actual, que ahora celebra su 75 aniversario, frente a la embestida de Trump.


En el otro lado, el Foro Económico Mundial recibió recientemente importantes críticas públicas tras dar una cálida bienvenida al primer ministro húngaro Orban y al presidente brasileño Bolsonaro en su reunión de Davos de 2019. Este matrimonio puede ser visto como una forma de que el Foro Económico Mundial se restablezca como parte del centro de gobernanza global.


El momento y la gestión de las percepciones públicas no son el único aspecto interesante de este acuerdo. En 2009, el Foro Económico Mundial publicó un informe de 600 páginas titulado Iniciativa de Rediseño Global, en el que se pedía un nuevo sistema de gobierno global, en el que las decisiones de los gobiernos pudieran pasar a ser secundarias frente a iniciativas lideradas por múltiples partes interesadas en las que las corporaciones desempeñasen un papel definitorio. En cierto sentido, este estudio del Foro Económico Mundial recomendaba una especie de "Naciones Unidas" público-privadas, algo que ahora se ha formalizado en este memorando de entendimiento. El acuerdo anuncia nuevas asociaciones de múltiples partes interesadas para proporcionar bienes públicos en los ámbitos de la educación, la mujer, la financiación, el cambio climático y la salud.


El Memorando, bastante detallado, incluye formas de compromiso interinstitucional en toda la estructura de la ONU. El memorando contiene el compromiso de que el propio Secretario General sea invitado a pronunciar un discurso de apertura en las reuniones anuales del Foro Económico Mundial en Davos. También se invitará a su personal superior y a los jefes de los programas, fondos y agencias de la ONU a participar en las reuniones regionales organizadas por el Foro Económico Mundial . También contiene la promesa de que los representantes de la ONU en cada país estudiarán la forma de colaborar con los centros nacionales del Foro. Conscientes de la importancia mutua de la legitimidad pública que cada institución puede proporcionar a la otra, el Memorando de Entendimiento contiene también un acuerdo para la publicidad cruzada de sus actividades conjuntas.


Además de la bendición institucional de las Naciones Unidas, ¿qué obtiene el Foro Económico Mundial del Memorando de entendimiento? El alcance de cada uno de los cinco campos de interés conjunto es reducido de los objetivos negociados y acordados intergubernamentalmente a uno más acorde con los intereses empresariales de los miembros del Foro Económico Mundial . Así, en el ámbito de la financiación, el Memorando de Entendimiento sólo pide "construir un entendimiento compartido de la inversión sostenible", pero no reducir la inestabilidad inducida por la banca y la evasión fiscal.


En cuanto al cambio climático, pide "compromisos públicos del sector privado para alcanzar la neutralidad del carbono en 2050", no acciones que den lugar a la neutralidad del carbono en 2030. En el ámbito de la educación, redefine el objetivo de desarrollo sostenible en materia de educación para "garantizar una educación de calidad inclusiva y equitativa" y lo convierte en un objetivo centrado en la educación para hacer frente a los "rápidos cambios del mundo laboral". El Memorándum de Entendimiento restringe explícitamente la posibilidad de que el Foro Económico Mundial haga contribuciones financieras a la ONU, lo que podría haber atenuado el impacto económico de algunas de las amenazas de Trump a los presupuestos del sistema de la ONU. Al mismo tiempo, evita cualquier compromiso para reducir la desigualdad global, para hacer que la energía sea asequible, para responsabilizar a las corporaciones multinacionales de las violaciones de los derechos humanos, o incluso para frenar el comportamiento de las empresas del Foro Económico Mundial que actúan de forma inconsistente con los objetivos redefinidos establecidos en el acuerdo.


 

Antes de continuar con el artículo:

¿Qué es el Stakeholder Capitalism de Davos o Capitalismo de las partes interesadas?

Primero entendamos que significa Stakeholders: en el mundo del marketing, llamamos stakeholders o partes interesadas a los diferentes grupos de personas que influyen en una empresa. Por ejemplo, los empleados, los proveedores, los accionistas o incluso el Gobierno pueden considerarse stakeholders de las empresas.

Los stakeholders son fundamentales para el funcionamiento de las empresas, ya que estas no existen en una burbuja. Las decisiones de estas partes interesadas pueden afectar en gran manera a los resultados y objetivos de la empresa, y a su vez, la actividad de la empresa influye en ellos.

Segundo veamos que tienen que ver con el Foro de Davos: Coincidiendo con la 50º edición del foro, Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial, ha publicado una actualización del Manifiesto de Davos publicado originalmente en 1973. Todo, con el objetivo de asegurar que el “stakeholder capitalism” suministre su potencial necesario para plantar cara a los desafíos medioambientales y sociales de hoy en día.

“La movilización de los grupos de interés por un mundo cohesionado y sostenible” es el lema de este “nuevo credo” corporativo que busca que el lucro deje de ser el único objetivo de los actores del capitalismo y que los beneficios que produce logren derramarse a toda la sociedad. Los basamentos están en el “Acuerdo de París” y la Agenda 2030 de los ODS.


 

Todo este trabajo conjunto ONU- Foro Económico Mundial podría tener alguna utilidad práctica si no fuera por tres elementos cruciales:

  • en primer lugar, el acuerdo elude el proceso de revisión intergubernamental;

  • en segundo lugar, el acuerdo eleva el multistakeholderismo (es decir los grupos de interés a nivel global) como la solución a los problemas del actual sistema multilateral;

  • y en tercer lugar, las asociaciones multistakeholder propuestas no se rigen por ningún sistema democrático formal.

Si el Secretario General estuviera convencido de la conveniencia de un matrimonio de la ONU con el Foro Económico Mundial, podría haber sometido el proyecto de memorando de entendimiento a la aprobación de los Estados miembros. En lugar de ello, el Secretario General se unió al Foro Económico Mundial para declarar, en efecto, que los grupos de múltiples partes interesadas sin ninguna supervisión intergubernamental formal son un mejor sistema de gobernanza que un sistema de un país y un voto.


Todos los grupos de gobernanza de múltiples partes interesadas están compuestos en gran medida por un grupo auto-seleccionado de empresas multinacionales y aquellas organizaciones e individuos con los que quieren trabajar. Trabajan sin ningún reglamento interno común para proteger las opiniones de todos los que puedan verse afectados por el grupo. La participación en el grupo es voluntaria. Los acuerdos del tipo que se ingresa y se sale cuando el participante lo desea son antitéticos a los esfuerzos que la ONU ha realizado durante 75 años para construir un sistema de gobernanza mundial estable y seguro, con un claro entendimiento de las obligaciones, responsabilidades y obligaciones.


Lo sorprendente es que, al aceptar este acuerdo matrimonial con el Foro Económico Mundial, el Secretario General de la ONU esté marginando el sistema intergubernamental para "salvarlo".




Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram