• Homo consciens

Amitav Ghosh: "La política es una gran distracción de lo que es realmente importante"


Baori - Pozo recolector de agua de la India

Fuente: LiveMint - Elizabeth Kuruvilla - 2016

"No podemos abordar la crisis climática hasta que no abordemos las causas de la misma. Que es el modelo económico que estamos persiguiendo ahora, un modelo que está orientado únicamente hacia el crecimiento perpetuo"



El último libro del escritor Amitav Ghosh, El Gran Desorden: El cambio climático y lo impensable, es una especie de ensayo extenso sobre el cambio climático, la catástrofe que se desarrolla a nuestro alrededor y la conspiración de silencio sobre los peligros del mismo. Estuvo en Delhi la semana pasada como escritor residente en el Rashtrapati Bhavan, desde donde twiteó fotografías, en gran parte de sus terrenos, incluido el mijo resistente a la sequía que se cultiva allí. "Me siento mal, tengo muy pocas buenas noticias que transmitir", se rió después de una conversación sobre su libro. El mundo puede parecer apocalíptico, pero en un futuro próximo tendremos otro Amitav Ghosh para leer, un libro de no ficción sobre las conexiones entre la India y China en el siglo XIX, basado en la investigación para su trilogía Ibis recientemente concluida. Extractos editados de una entrevista:


Evidentemente usted sigue el fenómeno del cambio climático con bastante intensidad.

Sí, sigo muy de cerca el impacto real del cambio climático, los hallazgos científicos, lo que vemos desplegarse a nuestro alrededor, en la medida en que soy lego en la materia puede seguir la ciencia del clima. Y en realidad, aunque la ciencia del clima es una ciencia muy avanzada y compleja, no es conceptualmente tan difícil como, digamos, lo es la teoría de cuerdas. La ciencia del clima se basa en gran medida en hallazgos empíricos, así que cualquiera, incluso un lego en la materia, puede entender que un Ártico libre de hielo va a ser algo muy, muy serio. Simplemente no nos damos cuenta de la magnitud de los cambios que nos rodean.


Los cambios no ocurren uniformemente alrededor del planeta; se concentran en ciertos lugares. Y uno de los lugares está en lo que se llama el Tercer Polo, que es el Himalaya. Y si piensas en lo que esto significa para nosotros, y en realidad para toda Asia, creo que la gente no ha asumido la catástrofe que se avecina. Los glaciares son lo que hacen posible las vidas humanas. Las lluvias van y vienen, pero los glaciares te dan una fuente constante de agua a través de los años, por lo que tienes el Ganges, el Yamuna, el Brahmaputra, el Yangtsé, el Mekong, el Irrawaddy, todos ellos comienzan en esta pequeña área. Ahora los glaciares se están derritiendo tan rápidamente, ¿quién sabe lo que nos quedará en unas pocas décadas? Y una vez que eso ocurra, sólo piensa, estas son las áreas más densamente pobladas del mundo.


Hay una sensación de inutilidad, de desesperanza en su libro.

Verá, el siglo XX fue esta gran fiesta del carbono. Y llegamos a esa fiesta muy tarde. Así que, en cierto sentido, todavía estamos en modo de fiesta. La mayoría de nosotros, los indios, los chinos, los asiáticos, llegamos tarde a esta fiesta, así que queremos que continúe. Así que supongo que no estamos viendo la realidad, que es que esta fiesta está ahora en las últimas. Que hay límites naturales en este mundo que no permiten que continúe.


Durante los últimos dos días, levantarse por la mañana y ver las noticias (N.T: habla de la inmigración siria a Europa) ha sido tan impactante. Sabes que este gran desorden va a llevar a un gran desenredo, pero verlo funcionar por sí mismo, día tras día, en las noticias, es tan aterrador. Quiero decir, está aquí, está sucediendo. Puede que no lo veas como una conexión directa entre los eventos que ocurren en el mundo hoy y el clima en general, pero esa relación existe. En Siria, todo comenzó con una gran sequía. El Medio Oriente, toda esta región del Mediterráneo, está pasando por una sequía histórica. Y si piensas en cómo comenzó este tumulto en el mundo árabe, fue con las protestas por los alimentos en Túnez. Así que lo que estamos enfrentando realmente, si se quiere, es una convergencia catastrófica de impactos naturales e impactos humanos.



¿Cree que los escritores tienen la responsabilidad moral de escribir sobre el cambio climático?

Ciertamente nunca me pondría en una posición en la que le diga a otros escritores sobre qué escribir. Lo que estoy reflexionando es que los escritores de hoy en día responden a las circunstancias que los rodean, a las circunstancias políticas. Quiero decir, ¿cuántos libros ves que hablen sobre, digamos, el terror, o el 9/11, o cosas así. Así que la pregunta para mí se convierte en realidad, ¿por qué los escritores que son muy conscientes de lo que está sucediendo en el mundo que les rodea son incapaces de escribir sobre este único fenómeno que es en realidad un metafenómeno, dentro del cual se encierra cualquier otro fenómeno?


Tomemos el caso de la ficción india. Quiero decir que ahora se escribe mucho sobre tantos temas políticos. Los escritores están realmente orgullosos de ser políticos; están constantemente involucrándose en la política de una manera u otra. Y sin embargo, esto, que es quizás mucho más importante que cualquier política cotidiana, les es completamente, por así decirlo, indiferente.



Como usted escribe, son, en cierto sentido, cómplices del silencio en torno al cambio climático.

Se podría decir que, de hecho, lo que hemos llegado a pensar como política es, en cierto sentido, en realidad una gran distracción de todo lo que es realmente importante en el mundo. Eso se ha convertido en mi opinión sobre lo que llamamos política hoy en día, que es que en realidad es sólo una forma de entretenimiento que es completamente cómplice de la industria y un cierto tipo de estructura económica. Sólo piénsalo, siempre hemos sido históricamente una zona con estrés hídrico. La vida depende del agua. Así que históricamente, en India y China, cualquier estructura estatal, su primer deber era proveer agua, planear para el agua. Si vas a cualquier parte de la India con estrés hídrico, digamos el Deccan o Tamil Nadu, toda la historia nos muestra que hay un enorme esfuerzo dedicado a mantener los tanques, a mantener los sistemas de irrigación, a mantener toda esta estructura hidrológica, que en realidad es una estructura artificial.


Es una sequía histórica la que ha ocurrido este año. Miles de agricultores han muerto, cientos de miles de personas han abandonado sus tierras y se han trasladado a las ciudades. Y cuando la Lok Sabha (N.T: la Cámara baja del parlamento de la India) celebró una sesión sobre la sequía, sólo una fracción de los parlamentarios se presentó. Incluso hemos perdido esa sabiduría ancestral que nos dice que este es el primer y más importante deber del estado.


¿Otro tipo de sistema político estaría mejor orientado a tomar el tipo de decisiones duras y rápidas necesarias para afrontar esta catástrofe en ciernes? Usted escribe sobre la política de un solo hijo en China, que, aunque dura, era de gran importancia cuando se la veía desde la perspectiva del cambio climático.

...no creo que sea necesariamente una cuestión de sistema político. Es más bien una cuestión de cómo está orientado ese sistema político. No diré esto sólo sobre la India, también es cierto para América. La respuesta americana en relación con el cambio climático es completamente disfuncional, cualquiera puede verlo. Así que, por ejemplo, una de las partes del mundo que está desapareciendo más rápidamente es Florida, sobre todo Miami Beach. Así que ya tienen inundaciones regulares, muchos edificios en el paseo marítimo ven las inundaciones avanzar, pero cada año, más y más edificios se levantan justo en el mar, y tienen precios extraordinarios. Lo mismo ocurre con Mumbai, o Chennai. Cuando veo que esto sucede, la primera pregunta que me viene a la mente es ¿quién está haciendo esto, quién está empujando esto? Presumiblemente deben saber lo que está pasando. Ves inmediatamente que son grupos de presión industriales muy poderosos, es decir, grupos de presión de la construcción, del cemento, y son los que realmente están creando este movimiento hacia adelante. Así que si se habla de la adaptabilidad climática, la pregunta que realmente surge es si la gente que está comprando estas propiedades es consciente de los riesgos. Ciertamente las compañías de seguros son conscientes de los riesgos; muchas han dejado de asegurar las propiedades frente a la playa. En el momento en que preguntas eso, te das cuenta de que no, no lo son. ¿Y por qué no lo son? Porque las compañías no permitirían que se les informara. Si tratamos de poner en marcha un sistema para informar a esas personas, los precios de las propiedades caerían drásticamente. Así que tenemos este tipo de nexo desastroso, que lejos de prepararnos para lo que viene, nos hace estar cada vez más expuestos a los peligros y los riesgos. Eso es lo que quiero decir con este gran desorden. Vivimos nuestras vidas como si estuviéramos locos.



Usted también cree que el Acuerdo de París fue un engaño.

No quiero ser completamente indiferente al Acuerdo de París porque, en cierto modo, es un logro. Después del Acuerdo de París, nadie puede cuestionar seriamente la ciencia del clima. Representa un acuerdo global de que los hallazgos de la ciencia climática son verdaderos, el actual ciclo de calentamiento global es causado por la actividad humana, por las emisiones de gases de efecto invernadero, todo esto está ahora acordado. Eso es algo significativo. No debemos de ninguna manera trivializar la importancia de eso. Igualmente es un logro que 179 naciones se reúnan y se pongan de acuerdo en algo de esta magnitud.


Por lo tanto, no se debe considerar realmente (sólo) en términos de lo que ha logrado, sino más bien considerarlo incluso en términos de las ambiciones que el mundo tenía antes. Si lo comparamos, por ejemplo, con la Convención Marco sobre el Cambio Climático, es un cambio significativo. Incluso si se considera el lenguaje de la misma en relación con documentos anteriores producidos por la ONU, este es un documento muy diluido. Sólo piénsalo, en primer lugar nunca aborda la magnitud del problema que estamos enfrentando. Las palabras "catástrofe", "desastre" nunca aparecen en él. En segundo lugar, las palabras que aparecen en él, una y otra vez, son "solución tecnológica". Y sabemos lo que eso significa, básicamente están abriendo la puerta a la industria. Están tratando, por así decirlo, de neoliberalizar el cambio climático. Eso es lo que es. Es como cuando estás en un tren que se dirige hacia un acantilado, sólo tienes que cambiar el combustible. Eso en realidad hace que vaya más rápido.



Entonces, ¿cómo debemos abordar el tema?

Eso lo tienen que hacer los expertos y yo no soy un experto. Pero ciertas cosas están claras para mí. No podemos abordar este tema de ninguna manera hasta que no abordemos las causas de la misma. Que es el modelo económico que estamos persiguiendo ahora, un modelo que está orientado únicamente hacia el crecimiento perpetuo. Esa es la primera cuestión que tenemos que enfrentar. Que no podemos seguir viviendo como si todo el mundo pudiera expandir su huella de carbono o su huella de energía. Si no lo reconoces, ¿cómo puedes siquiera empezar a tener una conversación seria sobre esto? Y eso es exactamente de lo que trata este documento. Se trata de un crecimiento perpetuo. Es sólo tratar de encontrar los diferentes medios de crecimiento perpetuo.


Por ejemplo, toda esta charla sobre energía alternativa. El otro día vi en uno de los periódicos, un gran cartel que proclamaba que 143 aeropuertos se habían solarizado. Y esto fue presentado como una buena noticia. Ahora sólo piénselo, ¿cuáles son las buenas noticias aquí, que los aeropuertos están solarizados? Lo que en realidad está señalando es un enorme crecimiento en el número de vuelos a través del país. Y piensen incluso en este uso de la palabra "solarizado" como una especie de mantra. ¿Pero qué implica realmente? ¿No se necesita energía para producir paneles solares. En realidad es un proceso muy intensivo en energía.


En segundo lugar, piense en la energía eólica. Y, por supuesto, la energía eólica es algo bueno. Pero para construir turbinas de viento potentes, primero hay que instalarlas en una plataforma segura. Esas plataformas son torres gigantescas de acero y hormigón. Lo que realmente está sucediendo aquí es (con) toda la charla de energía alternativa, hemos empezado a abordar esta cosa como si fuera una cuestión de pequeños arreglos, pequeños arreglos tecnológicos. Sin embargo, nunca nos hacemos la pregunta de cuáles son las formas en que podemos vivir de manera diferente. Y ese es el punto de todo esto. En ese sentido, algo como la COP 21 (Conferencia de las Partes 21) es en realidad, en mi opinión, un ocultamiento de los problemas reales.



Usted escribe que los grupos religiosos son nuestra mejor apuesta para la movilización de masas. ¿Esta convicción surgió después del documento del Papa Francisco sobre el cambio climático?

Absolutamente. Realmente creo que la encíclica del Papa es el documento más importante jamás escrito sobre el cambio climático. Es un trabajo completamente maravilloso. Trata temas extremadamente complejos con una increíble lucidez de lenguaje. Es todo lo que la COP 21 no es. Está hablando precisamente de esto, de encontrar nuevas formas de vivir tu vida. Nuevas formas de encontrar el sentido de la vida de las personas. Esa es exactamente la conversación que necesitamos tener. Pero esa conversación nunca se producirá bajo este tipo de COP 21. Realmente creo que la encíclica del Papa es un trabajo asombroso.


Así que sí, en ese sentido, el Papa llega a 1.200 millones de personas. Mientras que la burocracia internacional del clima que produce la COP 21 son unos pocos miles que básicamente quieren adueñarse de este tema. Así que no hay dos iniciativas más diferentes. Por un lado, la del Papa está tratando de abrir este tema, tratando de atraer a la gente, tratando de abordar los problemas reales. Mientras que, en mi opinión, lo que esta burocracia climática está haciendo y los expertos están haciendo es tratar de alejarla. Están creando esta gigantesca estructura de ocultamiento.



¿Qué hay de la acción individual?

Mira, obviamente la gente se siente obligada a hacer algo individualmente, pero creo que es muy importante no capitular a la opinión de que los individuos pueden resolver este problema. No puede ser. Es un problema colectivo, es una cuestión de acción colectiva, estamos hablando de un bien común global. Estos sólo pueden ser abordados a través de instituciones colectivas. Todo este tipo de empuje neoliberal durante los últimos 30-40 años ha sido para tratar de reducir todo hacia acciones e iniciativas individuales. De hecho, evita que se imaginen los problemas en términos que puedan ser objeto de una acción colectiva. En ese sentido, yo diría que cada vez que nos encontramos con esta cuestión de las iniciativas individuales, deberíamos simplemente apartarnos de ella, deberíamos negarnos a sucumbir a esa lógica. ¿Cómo vamos tú o yo, por ejemplo, a resolver la cuestión de cuánta agua se extrae del acuífero del Alto Ganges. No podemos.



Su libro es aterrador de leer. Siguiendo el cambio climático tan de cerca como usted obviamente lo hace, ¿cómo puede no ser paranoico?

Si sigues el material, es absolutamente aterrador. Y sabes que muchos de los científicos que tratan con estas cosas son profundamente... Quiero decir que existe todo este fenómeno conocido como desesperación climática. Están deprimidos con sólo ver lo que está sucediendo en el mundo alrededor. Sobre todo, supongo que la indiferencia de la gente, su falta de voluntad... De alguna manera, este fenómeno de negación, ha habido muchos estudios sobre él, es más fuerte entre los que están realmente afectados. Digamos que después del huracán Sandy, hicieron un estudio y encontraron que las personas que realmente perdieron sus casas, no querían hablar del cambio climático. No reconocían el vínculo, no querían reconocerlo. Creo que es un fenómeno particularmente americano, porque en América este fenómeno se ha politizado mucho, se ha convertido en una cuestión de identidad. Lo que la identidad tiene que ver con esto, no puedo entenderlo. Así que por eso la gente no quiere pensar en ello o abordarlo. Pero uno se imagina que si realmente ha sufrido esta catástrofe, pensaría en ello, pero no, todo lo contrario. Y el gobierno de Nueva Jersey está ahora literalmente subvencionando para reconstruir sus casas en exactamente los mismos lugares.


En un sentido, una de las principales industrias que es muy resistente a todo el tema del clima es en realidad la industria inmobiliaria. Así que de esa manera no hay nada accidental que un magnate de los bienes raíces como Donald Trump salga a la luz en esto.


#cambioclimatico #crisisclimatica #acuerdodeparis #neoliberalismo #accionindividual #decrecimiento #India #escritores #literatura

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com