• Homo consciens

Bruno Latour: "Trump y Thunberg habitan planetas diferentes"




Fuente The Guardian - Por Andrew Todd * Febrero 2020

El filósofo francés está haciendo un drama de la crisis social, cósmica y climática en su nuevo espectáculo, Moving Earths



El filósofo Bruno Latour es un showman de verdades difíciles. En su extraña conferencia-performance-cum-lecture "Tierras en movimiento" describe "el orden social y cósmico que se tambalea hacia un colapso político y ecológico paralelo". Latour ha utilizado ampliamente el teatro para comunicar argumentos relativos a la microbiología, el discurso político, la geología, la cosmología, la democracia, la teología y todos los aspectos de la existencia que - afirma en este espectáculo - "tiemblan" hasta sus raíces debido a la crisis climática.


A partes iguales espectáculo, sermón, experimento, hipótesis y encantamiento, Tierras en movimiento relaciona las heréticas creencias heliocéntricas de Galileo con la hipótesis de Gaia de James Lovelock de una Tierra autorregulada, dinámica e íntima. Concluye con dos imágenes impactantes: una toma parecida a la Última Cena de la mesa de la cumbre climática del G7 en Biarritz, con una silla vacía para Trump-Judas; y el icónico vistazo de Greta Thunberg frunciendo el ceño mientras Trump la eclipsa en la ONU. Para Latour, estos dos protagonistas "habitan planetas diferentes - el de Trump no tiene límites, y el de Greta es tembloroso y terriblemente finito; nos damos cuenta de que apenas lo conocemos, y está cambiando fuera de control". (N.T: Latour tiene un paper que se explica los diferentes planetas que coexisten en este momento).


Bajando sus enormes cejas para lograr un efecto dramático, Latour dice que la ciencia "siempre ha tenido que teatralizar las pruebas" para cambiar las percepciones. "Pasteur fue todo un showman, azotando a una oveja de laboratorio no vacunada para probar que realmente había muerto de sus dolencias, llevando a una multitud a un viñedo para probar - a un incrédulo bodeguero de Borgoña - que podía esterilizar las bacterias malas. Desafortunadamente, en Francia, nuestro racionalismo ha aplanado este tipo de cosas."


No hay nada ni remotamente plano, sin embargo, en el considerable, alborotador y embrujador trabajo de Latour en el teatro, y nada plano en la Tierra sufriente que nos trae urgentemente a nuestra atención. Latour se hizo un nombre - como sociólogo - cuestionando la construcción de la verdad científica, y ahora se encuentra defendiéndola ardientemente contra múltiples agentes de división y ofuscación. Cita a Brexit y Trump como fuerzas paralelas que buscan desentrañar un mundo rico en redes y cooperativo. A sus 72 años, sin nada que probar profesionalmente, está acelerando sus esfuerzos para llevar estas difíciles cuestiones ante una amplia audiencia no especializada.


Latour ha inspirado a una inusualmente amplia gama de pensadores y creadores. El sociólogo Richard Sennett lo describe como "el intelectual más creativo de nuestra generación" y añade: "Siempre ha abierto puertas, mostrando escenas y espacios inesperados en los que hay que pensar." Para su círculo íntimo, Latour es considerado un maestro explorador que anima a otros a encontrar sus propios caminos. Frédérique Aït-Touati, co-creador con él de cinco representaciones teatrales, incluyendo Tierras en movimiento, es historiador de la ciencia y dirige SPEAP, la escuela experimental de arte político en Sciences Po. El actor Duncan Evennou, que actúa en Tierras en movimiento, es graduado de SPEAP con su propia compañía de teatro, que produce obras sobre el discurso científico.


"Mi primer trabajo con Frédérique en 2003 fue pedirle - como director de teatro formado en Cambridge - que ayudara a mis estudiantes a representar sus tesis", dice Latour, "para dar vida a los personajes y los dramas de la investigación científica, y para ayudarles a desarrollar sus ideas". Él y el profesor de Cambridge Simon Schaffer "solían promulgar los grandes discursos y descubrimientos, él como Newton, yo como Pasteur, para revivir estos importantes momentos de ser testigos de la prueba, de cambiar la realidad en público." Latour cree que la ciencia está "mucho mejor comunicada" en Gran Bretaña. "Todavía tengo docenas de cassettes de Horizonte de la BBC, que fue cautivante en términos de narración, detalle y dramatismo. Hicieron 10 horas sobre los microbios!


El alegre carácter de su enfoque resultaría finalmente valioso para tratar asuntos contemporáneos urgentes. Aït-Touati explica: "Todo cambió alrededor de 2009 con la creciente crisis climática. Cuando Bruno preparaba las Conferencias de Gifford en Edimburgo [que se convirtieron en su libro Cara a cara con el planeta], estudiábamos a dramaturgos científicos como Tom Stoppard y Michael Frayn, y simultáneamente improvisábamos lo que se convirtió en nuestro siguiente espectáculo, Gaia Global Circus. La investigación de Bruno y el trabajo teatral se apoyaban mutuamente. Nos dimos cuenta de que en un escenario, a diferencia de una sala de conferencias, se puede mostrar la incertidumbre, la complejidad y los argumentos polémicos. Un público de teatro - en tiempo real, con todo el riesgo de la actuación en vivo - puede de alguna manera metabolizar más niveles de significado, y experimentar sentimientos más profundos."


A diferencia del cine y la televisión, dice Aït-Touati, en el teatro "se puede trabajar rápido, y con medios mínimos; todo lo que se necesita es gente. Lo que hacemos es un verdadero teatro experimental: cada espectáculo es una experiencia de aprendizaje con un formato diferente. Los tiempos se mueven muy rápido a nuestro alrededor, tenemos que mantener el ritmo, para ayudar a que surjan conceptos difíciles para el público".


Estos formatos han sido, en efecto, diversos: además del impactante Circo Global Gaia , y de Inside (en el que Latour se presentó como una diminuta figura a la deriva en proyecciones masivas de estratos geológicos y diagramas astronómicos), la pareja convocó una COP 21 paralela durante tres días en el teatro Nanterre-Amandiers en 2015, en la que delegados ficticios de la tierra, el aire y los mares se codeaban con estudiantes que interpretaban a los representantes de los estados nacionales. El protocolo de la cumbre, que fue muy debatido, se entregó ceremoniosamente al presidente de la "verdadera" COP 21.


Sin embargo, tal vez el teatro pueda seducir con demasiada facilidad: como no especialista, encontré el paralelo Lovelock-Galileo presentado de manera convincente mientras que, según Latour, "puedo contar con mis dedos el número de científicos que están de acuerdo". Pero nunca se sabe quién puede estar en el show: Aït-Touati cuenta que un destacado astrónomo se acercó a ella después, perdido en sus palabras, emocionado y sorprendido.


Latour soltó una carcajada sincera y satisfecha. Parece que hay esperanza de que la ciencia y el arte puedan ser aliados en la crisis de nuestra Tierra en movimiento.


Tierras en movimiento está en el Collège des Bernardins, París, el 6 de febrero. Después en gira.


El gran Latour: alabanzas al pensador francés

Richard Powers: Bruno Latour me ha animado a pensar en todos los sistemas vivos - tecnológicos, sociales y biológicos - como procesos interdependientes, recíprocos y aditivos donde no hay meros objetos y donde el sujeto compuesto sigue siendo producido por negociaciones entre todas sus partes autorizadas. Me ha enseñado a renunciar a los productos básicos en favor de las comunidades. Con vigor, frescura, invención, honestidad, amplitud, arte y humor lúdico, nos saca de nuestras fantasías de control y dominio para volver a abrazar una democracia en evolución.


Olafur Eliasson: Como artista, me inspira la insistencia de Latour en que los humanos no están sobre la Tierra sino en la Tierra. En su escritura y su trabajo orientado a la actuación, hace visible lo invisible resaltando las redes de las que todos y todo son parte. Está firmemente en contra del pensamiento aislado, mirando en cambio a la interconectividad y la mezcla. Creo que este tipo de pensamiento es realmente necesario hoy en día, en la era de la emergencia climática.


Kengo Kuma: Aprendí de Latour que la arquitectura es un ensamblaje suelto de pequeños objetos, y el producto del trabajo colaborativo que tiene lugar entre los objetos y las personas. Esto me permitió romper completamente con el punto de vista egoísta de muchos arquitectos que piensan que son absolutos y tienen una posición privilegiada. Mis diseños arquitectónicos cambiaron cuando empecé a pensar de esta manera. Permitió que mis diseños fueran claramente visualizados como un ensamblaje o conjunto de pequeños objetos. Por lo tanto, la filosofía tiene el potencial de cambiar la forma del mundo, además de cambiar la forma en que se ve el mundo.


Robert Macfarlane: El pensamiento de Latour se enlaza con mucho de lo que he escrito, particularmente en los últimos cinco años y especialmente en Underland; sus desafíos a las distinciones entre moderno y pre-moderno, y entre humano y más-que-humano, así como su identificación de un "nuevo régimen climático", en el que la justicia social y la crisis ecológica deben ser reconocidas como alineadas, y el interés a corto plazo debe (de alguna manera) ser subordinado a la supervivencia a largo plazo.


#brunoLatour #arte #crisisclimatica #teatro #greta #trump #espectaculo #filosofia

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com