• Homo consciens

"Parece que no vivimos en el mismo planeta" - Bruno Latour

Actualizado: ene 23





Planetario ficticio - Bruno Latour

Catálogo Más allá del horizonte: Diseños para diferentes futuros

Museo de Arte de Filadelfia, 2019


Los arquitectos y diseñadores se enfrentan a un nuevo problema cuando aspiran a construir un planeta habitable.1 Tienen que responder a una nueva pregunta, porque lo que solía ser una broma de mal gusto - "Querido amigo, parece que vives en otro planeta"- se ha convertido en algo literal - "Sí, tenemos la intención de vivir en otro planeta". En los "viejos tiempos", cuando los politólogos hablaban de geopolítica, se referían a diferentes naciones con intereses opuestos que libraban guerras en el mismo escenario material y geográfico. Hoy en día, la geopolítica también se ocupa de las guerras por la definición del propio escenario. Un conflicto se llamará, a partir de ahora, "de relevancia planetaria" no porque tenga el planeta como escenario, sino porque se trata del planeta sobre el que se pretende habitar y defender.2


Parto de la premisa de que lo que he llamado el Nuevo Régimen Climático organiza todas las afiliaciones políticas.2 La cuestión climática no es un aspecto de la política entre otros, sino el que define el orden político de principio a fin, obligándonos a todos a redefinir las cuestiones más antiguas de la justicia social, junto con las de la identidad, la subsistencia y el apego al lugar. En los últimos años hemos pasado de las cuestiones de ecología -la naturaleza que permanece fuera del orden social- a las cuestiones de subsistencia existencial en territorios amenazados. La naturaleza ya no está fuera de nosotros, sino bajo nuestros pies, y sacude el suelo. Al igual que en los comienzos de la filosofía política moderna, en la época de Thomas Hobbes, se trata de seres humanos no unificados sino divididos por la naturaleza hasta el punto de que se ven envueltos en guerras civiles como las guerras religiosas del pasado, y obligados a buscar la paz mediante la reinvención total del orden social.3La mutación climática significa que la cuestión de la tierra en la que todos nos encontramos ha vuelto a estar en el centro de atención, de ahí la desorientación política general, sobre todo para la izquierda, que no esperaba tener que volver a hablar de "personas" y "cuestiones de suelo" abandonadas a la derecha. Ya que es imposible hacer frente a este tipo de conflictos de frente, pasaré a la ficción y les llevaré a un breve recorrido por un planetario de mi invención.


Mientras que las viejas influencias planetarias en nuestros horóscopos han sido puestas en duda desde hace bastante tiempo, no hay duda de que la atracción gravitatoria de mis siete planetas hipotéticos tiene una inmensa influencia en la forma en que te sientes, en la forma en que te comportas y, especialmente, en la forma en que pronosticas tu destino. Así que, ¡vamos a visitar la astrología ficticia que roza la geopolítica seria! El principio que me guiará en este cálculo es el vínculo entre el territorio necesario para nuestra subsistencia y el territorio que reconocemos -jurídica y afectivamente- como nuestro y, por lo tanto, como fuente de nuestra libertad y autonomía4.


En lo que sigue, un territorio es considerado no como un pedazo de espacio sino como todas las entidades, por remotas que sean, que permiten a un agente en particular subsistir. Partiré del supuesto de que la actual desorientación se debe al aumento fabuloso de la falta de encaje entre los dos conjuntos de limitaciones: habitamos como ciudadanos una tierra que no es de la que podríamos subsistir, de ahí el creciente sentimiento de desamparo, un sentimiento que está transformando las antiguas cuestiones ecológicas en un nuevo conjunto de luchas políticas más urgentes y más trágicas. La gente en todas partes necesita de nuevo tierra, situación que yo llamo, por esta razón, la nueva "universalidad perversa".



1

El primer planeta que mostraré brillando en el planetario es lo que podría llamarse la GLOBALIZACIÓN del planeta, es decir, la esfera imaginada por los recientes intentos de modernizar la tierra, que aunque tiene propiedades extraídas de la cartografía, la geología y alguna geografía, es una esfera de ideas, ya que implica que todo el mundo en la tierra podría desarrollarse de acuerdo con el modo de vida americano, y para siempre, sin límite alguno. Es la globalización la que se persiguió -como ideal utópico o distópico positivo- hasta finales del siglo XX, y que todavía tiene cierto atractivo.


Ninguno de los Estados que componen el mapa de la GLOBALIZACIÓN ocupa solamente el espacio oficial dentro de sus fronteras y límites. China, Europa, Estados Unidos, todos ocupan otros territorios de muchas maneras, ya sea por la fuerza o a través de los medios parcialmente ocultos de la "superficie fantasma", para utilizar la poderosa expresión de Kenneth Pomeranz.5 Esto es lo que Pierre Charbonnier llama la "ubicuidad de los modernos" para subrayar que no hay correspondencia alguna entre la forma de los Estados nacionales en el sentido legal y las fuentes ampliamente distribuidas de la riqueza de la que se benefician sus ciudadanos.6 Pertenecer a un territorio en tal planeta es una forma segura de ser engañado y estar perdido: nuestra riqueza, o nuestra miseria, proviene de lugares que son invisibles en el mapa administrativo de nuestra propia tierra.


Por lo tanto, la GLOBALIZACIÓN es a la vez aquello hacia lo que se supone que ha progresado el "mundo entero" y un dominio utópico totalmente sesgado en el que el tiempo y el espacio han sido colonizados hasta el punto de volverlo inhabitable y paralizar cualquier reacción a la amenaza que todo el mundo ve venir claramente. La falta de acuerdo entre los dos significados de territorio queda bien ilustrada por la fecha en constante retroceso del Día de Sobregiro de la Tierra (Overshoot Day) que mide el momento en que los seres humanos han devorado su capital natural y comienzan a acumular deuda con la Tierra (en 2018 en Francia, la fecha es el 5 de mayo; en los Estados Unidos, el 15 de marzo). La paradoja es que la Tierra Prometida para todo lo universal termina en un espacio estrecho, sin que ningún pueblo pueda decir verdaderamente: "Aquí es donde pertenezco, y es de aquí de donde saco mi subsistencia y de donde encuentro la fuente de mis libertades" La tierra de los pueblos libres está formada por personas que están paralizadas.


2

Durante los últimos cuarenta años, este planeta GLOBALIZACIÓN ha sentido la creciente atracción gravitacional de otro planeta, que podría llamarse ANTROPOCENO. Se diferencia del primero precisamente porque comenzó a rematerializar todos los elementos que habían sido dejados de lado, un poco demasiado rápido, por quienes se habían embarcado en el gran movimiento progresista hacia la globalización. Todo lo que fue externalizado por ese planetis internalizado en éste. El planeta ANTROPOCENO es el planeta GLOBALIZACIÓN, pero donde la tierra está reaccionando a las acciones humanas8 -ya no como un marco, ni como un escenario, sino como un poderoso actor con su propia agencia y su propio ritmo, y a una escala que es comparable en tamaño y peso a la de la tecnósfera humana. Su presencia es capturada por expresiones como sistema terrestre, o Gaia, o el antropoceno, o la Gran Aceleración, o el punto de inflexión, o los límites de la Tierra, todo un vocabulario que ha transformado lo que debía haber sido un escenario teatral que podía ser alterado por el ingenio humano en un actor que interviene como un tercero en cada actividad humana.El punto clave es que no es la naturaleza como tal, cuya inmensidad, indiferencia, distanciamiento, importancia y sustancia global siempre han sido celebrados, sino un agente con su propia fuerza y poder que pide integrarse, de alguna manera, en el ámbito político. Enfrentarse a Gaia es una aventura diferente a la de enfrentarse a la naturaleza.


¿Cómo definir el planeta ANTROPOCENO con el principio de cálculo que definimos anteriormente para detectar la superposición de territorio legal y real? A la vista de ello, debería ser la gran solución a la radical falta de hogar sufrida en el planeta GLOBALIZACIÓN: lo humano, ahora tan grande como la Tierra, se superpone fácilmente a un sistema planetario de tamaño comparable, de tal manera que todas las cuestiones de libertad son también cuestiones de subsistencia. ¿Dependes de todo el planeta? Bueno, todo el planeta está reaccionando a tus acciones. Y sin embargo, no hay tal superposición, por razones que Dipesh Chakrabarty ha tratado de desentrañar desde su primer trabajo sobre "Cuatro Tesis "9.


Un buen lugar para ver por qué esto es así es considerar la gran "disputa antropocena": tan pronto como el término antropoceno fue utilizado en geología, climatología, bioquímica y estratigrafía por los científicos naturales, fue inmediatamente criticado por los científicos sociales por su insensibilidad a la compleja historia de las sociedades humanas.10 En efecto, hubo una rematerialización de las condiciones de subsistencia, lo cual fue bien acogido, pero el antropo (el ser humano) del Antropoceno es demasiado abstracto como para proporcionar una verdadera superposición de las cuestiones jurídicas y sociales de los derechos humanos. libertad y autonomía en las condiciones terrenales de subsistencia. Aunque era mejor vivir en el ANTROPOCENO que suspendido en el aire como en la GLOBALIZACIÓN -con un Día de Sobregiro de la Tierra en algún lugar en marzo o mayo-, el punto es que los geólogos y los bioquímicos no ofrecen ninguna visión de una Tierra que los ciudadanos y los activistas puedan reconocer como su hogar.11 Aunque los principios de la falta de hogar fueron abordados-en el Antropoceno hay una tierra material bajo nuestros pies-la gente todavía no tiene una morada donde expresar sus condiciones de vida en términos compatibles con los de justicia social. Los seres humanos están conectados como un grupo abstracto en los modelos desarrollados por la ciencia del sistema terrestre en el Instituto de Potsdam o en los informes del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), un grupo abstracto como el de los suelos, la vegetación o las corrientes oceánicas. A pesar de la atracción de Gaia, este planeta se podía sentir como otro intento de naturalizar la vida social, es decir, como el fin del mundo humano.


3

Ese planeta ANTROPOCENO fue visto como, realmente, el fin de la dominación humana, puede ser demostrado mirando a otros dos cuerpos más oscuros que se están acercandose espantosamente a él, planetas cuyos campos gravitacionales podrían engullir a todos los demás, como en una repetición de la película Melancolía de Lars von Trier. El primero de los dos planetas oscuros a considerar es lo que podría llamarse el planeta SALIDA - EXIT.


Considerando que es difícil imaginar una armonía entre los recursos necesarios para la subsistencia y el ejercicio sin trabas de la libertad, algunos han llegado a la conclusión de que los dos supuestos principales del modernismo deben abandonarse juntos: la libertad es para unos pocos, no para muchos; la ruptura de los límites de la naturaleza es el destino esencial de esos pocos solamente. De ahí el nombre EXIT: olvidémonos de la universalidad del sueño modernista que todavía albergan los habitantes del planeta GLOBALIZACIÓN, y aceleremos la ruptura con las condiciones terrenales. Si quisiéramos un símil de tal despegue, el coche Tesla rojo de Elon Musk enviado a toda velocidad al espacio sería uno bueno. Aunque se asemeja superficialmente al ideal modernista de expandirse en el espacio ad infinitum, es mucho más siniestro, como reconoció el propio Musk cuando, respondiendo porque lo hizo, dijo que porque: "Es tonto y divertido".12 Para mí, con lo que se suponía que era una broma, rompió cualquier continuidad con los ideales anteriores de progreso para todos. Este es, de hecho, otro planeta.


En el planeta EXIT, el plan es que pronto será posible descargar nuestros cuerpos mortales en una mezcla de robots, ADN, nubes y Inteligencia Artificial, situados lo más lejos posible de la humilde y limitada Tierra. La tecnología es trascendencia. No necesita tierra excepto como plataforma provisional antes de que comiencen nuevas aventuras. ¡A Marte! En caso de que esas aceleraciones se evaporen, si, por ejemplo, la terraformación de Marte lleva más tiempo del previsto: sería prudente comprar una propiedad en una comunidad cerrada o un búnker subterráneo en algún lugar, preferiblemente en Nueva Zelanda, un territorio real, material y bien protegido en una tierra vieja, ya formada.13 Dondequiera que se sitúe la comunidad cerrada, la gran diferencia entre el planeta GLOBALIZACIÓN y el planeta SALIDA es que, en éste último, ya no hay ningún proyecto para los miles de millones de seres humanos que ahora se quedan explícitamente atrás, o que, para usar un adjetivo cruel pero franco, se han convertido en supernumerarios. La civilización, en sentido estricto de un proyecto inventado en el siglo XVIII, es ahora abandonada para siempre.


4

La pregunta simple es: Pero, ¿adónde irán todas esas masas supernumerarias, todos los que se queden atrás? No hay dificultad en ver hacia dónde se dirigen. Lo vemos en las noticias, especialmente el día después de las elecciones. Cuando no es Brasil, es Hungría; cuando no es Hungría, es Alemania, o Inglaterra, o Francia, o Italia. Cualquier país. Aquí hay otro planeta oscuro, llamémoslo SEGURIDAD, que es hoy el planeta más grande de todos, el que, al parecer, oculta a todos los demás. ¿Adónde van los millones de personas? En una sola dirección y una sola: donde quieran, siempre y cuando permanezcan detrás de muros, y así, conserven al menos un elemento del antiguo proyecto civilizador: la protección y la identidad.


Aunque preocupante para los habitantes de los otros mundos, la migración es perfectamente razonable. Si la prosperidad y la libertad han desaparecido y es imposible, como insisten los científicos, reunir prosperidad con condiciones terrenales adecuadas, entonces, al menos, tengamos una identidad, un sentido de pertenencia. ¿Resuelve el problema de la superposición entre subsistencia, territorio y libertad? Tal vez no, pero las promesas del planeta GLOBALIZACIÓN se han dejado de lado de todos modos, la modernización está atascada, las desigualdades crecen cada día, y, para colmo, hemos sido traicionados por aquellos, los habitantes del planeta SALIDA- EXIT, que huyen hacia Marte sin nosotros -Marruecos o Nueva Zelanda. Ni siquiera pretenden trabajar para nuestro beneficio: el Arca de Noé es para ellos, no para nosotros. Ellos nos han abandonado, nosotros los abandonamos.


La atracción de Planeta SEGURIDAD parece ser abrumadora. Casi todo el mundo sueña con huir dentro de un espacio neonacional, neolocal, aunque esto signifique abandonar cualquier pretensión de mantener el proyecto civilizador del pasado reciente. En el planeta GLOBALIZACIÓN existía, recordemos, una desconexión fundamental entre las fronteras legales de los Estados y el territorio real que tenían que ordenar para subsistir, pero su horizonte seguía siendo global y su ideal seguía siendo el de la coordinación y la soberanía compartida. Esos estados estaban en una posición incómoda, sin duda, en voladizo sobre un abismo, pero tenían por lo menos el proyecto de

hacerse cargo de él-el mejor ejemplo de tal intención es el desafortunado pero aún admirable esfuerzo de las conferencias climáticas, esas famosas COPs (Conferencias de las Partes) que culminaron en el Acuerdo de París en diciembre de 2015.14 Pero en el planeta SEGURIDAD -así como en el planeta EXIT- no hay necesidad de tales horizontes, como sabemos por la decisión de la actual administración Trump de retirarse del Acuerdo de París. La negación del clima es consubstancial a sus proyectos.


Mientras que en planeta EXIT hay tecnología que se supone que es la mano salvadora de Dios, en el planeta SEGURIDAD no hay ni siquiera esa esperanza. La esperanza ya no es una posibilidad. Ni siquiera se puede decir "es tonto y divertido", pero por encima de todo, lo que más se valora es la rabia y la desesperación. Lo cual tiene sentido, ya que el "sinhogarismo" se lleva a su expresión más extrema: el esfuerzo desesperado por poseer una identidad pero sin ningún terreno material realista para asentarse y proporcionar un suelo. El aspecto más trágico de este planeta es que, a pesar de su atractivo para las fuerzas de blut und boden, (N.T (expresión alemana que significa “sangre y tierra") su visión del suelo es aún más abstracta e idealizada que la del planeta GLOBALIZACIÓN. Los populistas son personas, sí, pero sin una tierra real bajo sus pies.


5

Deberíamos introducir aquí el planeta MODERNIDAD, a pesar de que su atracción gravitacional ha ido disminuyendo y podría ser difícil de sentir por más tiempo. Para los europeos, al menos, podría llamarse planeta GALILEO o DESCARTES para marcar más claramente un cambio en la forma que se entendía al cuerpo del planeta, y su posición en relación al sol -un "mundo" que no era tan detectable de antemano, lo que se llama, entre comillas, la "Era del Descubrimiento" o, de nuevo, con citas asustadizas, la "Revolución Científica" (una fabulosa expansión del mundo, pero sin ninguna expansión similar de la sensación de identidad). De ahí la extraña creación de la "alteridad" que ha ido coevolucionando con el sentimiento de la "modernidad", y el dilema de los que nunca han sido modernos pero que han transformado a los demás en "Otros".


Se podría objetar que este es exactamente el mismo planeta que el planeta GLOBALIZACIÓN, con su creciente desconexión entre el territorio legal y el territorio vivido. Pero esto sería confundir la tierra de antes y después del evento principal, es decir, la introducción del carbón - "carbón y colonias", para usar otra de las expresiones de Pomeranz. Lo que se hace cada vez más claro, visto desde el punto de vista del planeta ANTROPOCENO, es que no hay mucha continuidad entre el primer y el segundo proyecto de modernización, digamos el período comprendido entre los siglos XVI y XVIII, con su carbón, y los siglos XIX y XX, con el carbón y el petróleo. La economía era un arte de tratar con la prudencia y los límites, y no con lo que podría hacer invisibles las condiciones de subsistencia y de infinitización de las ganancias. Para usar la tesis de Timothy Mitchell, no podían hacer invisibles todos los vínculos con las condiciones que imponía la Tierra.15 Por el contrario, los estados afianzaban las nociones de desarrollo y civilización dentro de un mundo material y complejo nuevo, que se deleitaban en descifrar a través de miles de representaciones. Es el carbón el que transformó lo que era un poco de oportunismo -una suerte- en un destino. Sin carbón, la expansión de Europa era una intrusión que complicaba los modos de vida de otros imperios y agentes, como los estudios postcoloniales han demostrado de manera tan elegante: con el carbón (y todo lo que se asocia a su extracción), se convirtió, como ha dicho Eric Voegelin, en "un apocalipsis de la civilización "16.


6

Aunque la MODERNIDAD parece una versión ligeramente debilitada, anticuada y atrasada del planeta GLOBALIZACIÓN , no se puede decir lo mismo de lo que he llamado, en mi libro "Dónde aterrizar" (2018), el planeta TERRESTRE. El planeta TERRESTRE es a la vez ese remolcador al que parece que se dirigen todos los movimientos políticos progresistas y, sin embargo, ese que es terriblemente difícil de definir. Paradójicamente, el atractor principal no parece ser tan atractivo!


Y sin embargo, utilizando el mismo principio que he utilizado para describir los otros planetas, parece ofrecer, finalmente, una solución a la falta de hogar detectada como la fuente de nuestra desorientación general: superpone la extraña forma de los territorios (recuerde que un territorio de cualquier forma de vida se define como aquel que permite que esta forma de vida subsista) sobre el territorio entendido como aquel que los agentes libres pueden decidir por sí mismos. Si el libro de Anna Tsing sobre cómo estudiar las crisis ecológicas adquiere cada vez más importancia, es porque es probablemente el primero en mostrar con suficiente detalle cómo es posible tal superposición, aunque su "hongo en el fin del mundo" no encaja en ninguna de las categorías previas de estados-nación, soberanía, capitalismo, lucha de clases, etcétera.17


¿Por qué sería TERRESTRE diferente, entonces, del planeta ANTROPOCENO, cuya presencia e influencia han ido en aumento desde los años sesenta? Precisamente porque podría ofrecer una solución a la gran disputa antropocena antes mencionada. No se puede insertar en política cualquier tipo de entidad natural sin transformar la búsqueda de libertad y autonomía en la simple dominación de la necesidad y la heteronomía. Por lo tanto, decirle a los humanos que se comportan como una fuerza geológica, como lo hace el Grupo de Trabajo del Antropoceno de manera regular y hermosa, aunque técnicamente es cierto -las escalas son correctas, la influencia indiscutible, los efectos devastadores18-, no es algo que cualquier agente político pueda escuchar sin, al mismo tiempo, dejar de ser un agente polítco . Al convertirse en geología, los humanos antropocéntricos se han vuelto tan inmóviles como los pilares de la sal.


Pero, ¿dónde aprendimos que la libertad estaba reservada para las formas de vida humana? Aquí es donde entra en juego el descubrimiento de Gaia. Gaia no es ciencia del sistema terrestre. Es un tipo de ser mucho más interesante y astuto.19 No tengo espacio aquí para desarrollar plenamente la idea, pero el elemento clave es la comprensión de que lo que todas las formas de vida tienen en común es la creación de sus propias leyes. No obedecen las reglas hechas en otros lugares. El descubrimiento crucial es que las formas de vida no residen en el espacio y el tiempo, sino que el tiempo y el espacio son el resultado de su propio enredo. Por lo tanto, aunque reconciliar el reino de la necesidad con el de la libertad es una pérdida de tiempo, conectar a los agentes libres con otros agentes libres abre estilos completamente diferentes de asociación y permite la construcción de sociedades diferentes. El planeta TERRESTRE es el mismo cuerpo planetario que el ANTROPOCENO, pero donde la politización de la naturaleza podría finalmente tomar el relevo.


7

Si estoy algo confiado en la atracción gravitatoria de este sexto planeta, es por una razón que no es visible hasta que reúnes todos los planetas en una configuración espacial, tan ficticia como el resto, por supuesto (fig.BL1). En este diagrama, notarán que el TERRESTRE es atraído hacia el campo gravitacional de un séptimo planeta que aún no he mencionado y que estoy tentado a llamar REIVINDICACIÓN. ¿Por qué este nombre? ¿Por qué termino con este planeta cuando está claro que debería haber sido el primero en ser considerado? Precisamente porque nunca se le ha permitido liberarse del juicio retrospectivo de los cinco otros planetas. Cuando la gente habla de modernización, crea inmediatamente, por el contrario, un sitio primigenio, el de un apego arcaico al suelo, a la tierra, que luego se ridiculiza como aquello de lo que se ha huído con el proyecto civilizador, o -lo que es peor- se celebra como una tierra mítica, arcaica, primordial, y autóctona, libre de todos los pecados trágicos de los seres humanos civilizados.


Si hay una lección que extraer del extraordinario renacimiento de la antropología en los últimos años, es que por primera vez -probablemente debido a la atracción simétrica del planeta TERRESTRE- a muchas sociedades de seres humanos y no humanos que están activos en la tierra se les permite dejar de tener que definirse a sí mismos en comparación con la modernidad, o ser tomados sólo como poseedores de ricas visiones "simbólicas" de la naturaleza. Con lo que se ha llamado en antropología, más bien engañosamente, el "giro ontológico", son libres, por fin, de ser nuestros contemporáneos, y tal vez también de intercambiar algunas de las prescripciones que puedan tener para componer sociedades hechas de agentes libres. Como Déborah Danowski y Eduardo Viveiros de Castro les gusta decir, lo que es seguro es que estas sociedades de humanos y no humanos son expertos en supervivencia.20 Ahora tienen su propio planeta, y pueden defenderse. Ya es hora de que pasemos de la modernidad a la contemporaneidad, es decir, al presente, y busquemos la reivindicación.


Concluyendo este recorrido por el planetario ficcional, vemos que no hay uno, sino tres o cuatro arcos diferentes de la historia. El modernismo aparece ahora como un pequeño paréntesis que pasó rápidamente de la MODERNIDAD a la GLOBALIZACIÓN y que ahora está siendo desgarrado por dos tirones gravitacionales radicalmente diferentes: uno generado por lo que he llamado los planetas oscuros, SALIDA y SEGURIDAD, y el otro por los planetas que están rematerializando la tierra en formas diferentes y contradictorias, a saber, el ANTROPOCENO y el TERRESTRE.


No es de extrañar que nos sintamos desorientados políticamente: estos siete planetas hacen sentir sus influencias simultáneamente sobre cada uno de nosotros y modifican los caminos de nuestras empresas minuto a minuto. No estamos divididos en dos, sino en al menos siete! Al igual que los buenos planetas en nuestro sistema solar, todos actúan unos sobre otros. Así que cada uno de nuestros asuntos de hoy -si queremos construir algo, diseñar una situación, hacer un plan, resolver una controversia- es empujado y jalado, dividido e influenciado por los campos de atracción superpuestos, contradictorios y aún no resueltos de estos siete cuerpos. En este momento, la probabilidad de que se fusionen para hacer un mundo común es nula, y yo diría que, afortunadamente, sí, ya que es el mayor de todos, el planeta SEGURIDAD, es probablemente el más oscuro y el que tiene menos promesas de unificación política. Los arquitectos y diseñadores pueden entender ahora que al proyecto de diseñar para el planeta hay que añadir una cualificación: "¿Para qué planeta?".


#brunolaour #crisisclimatica #crisisecologica #nacionalismo #globalizacion #antropoceno



Notas

1 Una versión de este ensayo se dio como conferencia Loeb en la Escuela Superior de Diseño Harvard el 16 de octubre de 2018. Agradezco a Richard Powers por sus comentarios sobre un borrador anterior, a Michael Flower por reparar mi inglés y a Alexandra Arènes por el dibujo.

2 Bruno Latour, Down to Earth: Politics in the New Climatic Regime, trans. Catherine Porter (Cambridge: Polity Press, 2018).

3 Bruno Latour, Facing Gaia: Ocho conferencias sobre el nuevo régimen climático, trans. Catherine Porter (Cambridge: Polity Press, 2017).

4 Aquí estoy siguiendo la obra reciente de Pierre Charbonnier; para un avance, véase "L'écologie, c'est réinventer l'idée de progrès social", Revue Ballast, 26 de septiembre de 2018, https://www.revue-ballast.fr/pierre-charbonnier-lecologie-cest-reinventer-lidee-de-progres-social/.

5 Kenneth Pomeranz, La gran divergencia: China, Europa y la creación de la economía mundial moderna (Princeton: Princeton University Press, 2000)<277, 312, por ejemplo?>.

6 Pierre Charbonnier, "L'ubiquité des modernes: Souveraineté territoriale et écologie globale", 2 de febrero de 2017, https://www.college-de-france.fr/site/philippe-descola/seminar-2017-02-02-10h00.htm

7 Véase el sitio web del Día del Sobregiro de la Tierra, https://www.overshootday.org

8 Esto es lo que Chakrabarty llama el "planetario"; Dipesh Chakrabarty, "La condición humana en el antropoceno", en The Tanner Lectures on Human Values, vol. 35, ed. Mark Matheson (Salt Lake City: University of Utah Press, 2016), 137-88.

9 Chakrabarty - Cuatro Tesis

10 Ver Christophe Bonneuiland Jean-Baptiste Fressoz, The Shock of the Anthropocene: The Earth, History, and Us, trans.David Fernbach (Nueva York: Verso, 2016).

11 Jason Moore, Capitalism in the Web of Life:Ecology and the Accumulation of Capital (Nueva York: Verso, 2015).

12 Citado en Devin Coldewey, "StarmanHas Gone Dark", TechCrunch, 7 de febrero de 2018, https://techcrunch.com/2018/02/07/starman-has-gone-dark/

13 Douglas Rushkoff, "Survival of the Richest", Medium, 5 de julio de 2018, https://www.climaterra.org/post/la-supervivencia-de-los-m%C3%A1s-ricos-c%C3%B3mo-planean-salvarse-despu%C3%A9s-del-apocalipsis

https://medium.com/s/futurehuman/survival-of-the-richest-9ef6cddd0cc1; reeditado como "How Tech's Richest Plan to Survive the Apocalypse", en The Guardian, 24 de julio de 2018, https://www.theguardian.com/technology/2018/jul/23/tech-industry-wealth-futurism-transhumanism-singularity

14 Stefan C. Aykutand Amy Dahan. Gouverner le climat?: Vingt ans de négociationsinternationales (París: Presses de Sciences Po, 2014).

15 Timothy Mitchell, Carbon Democracy: Political Power in the Age of Oil (Nueva York: Verso, 2011).

16 Eric Voegelin, La nueva ciencia de la política: An Introduction, with anew foreword by Dante Germino(1952; Chicago: University of Chicago Press, 1987), 130.

17 Anna Lowenhaupt Tsing, The Mushroom at the End of the World: On the Possibility of Life in Capitalist Ruins (Princeton: Princeton University Press, 2015).

18 Por ejemplo, Jan Zalasiewiczet al., "Scale and Diversity of the Physical Technosphere: A Geological Perspective, "in "Perspectives on the Technosphere (Part 1)", ed. (en inglés). Sara Nelson, Christoph Rosol y Jürgen Renn, edición especial, Anthropocene Review 4, no. 1 (abril de 2017): 9-22.

19 Véase Critical InquirySpecial Feature, An Early Look at Bruno Latour y Timothy M. Lenton's "Extending the Domain of Freedom,or Why Gaia Is So Hard to Understand" (Primavera 2019), 2 de noviembre de 2018, https://criticalinquiry.uchicago.edu/extending_the_domain_of_freedom/.

20Déborah Danowski y Eduardo Viveiros de Castro, The Ends of the World, trans.Rodrigo Nunes(Cambridge: Polity Press, 2017)


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com