©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com

  • Homo consciens

La supervivencia de los más ricos: cómo planean salvarse después del apocalipsis.


Por Douglas Rushkoff publicado en Medium y en The Guardian - Julio 2018


FUTURO HUMANO - La élite de Silicon Valley está tramando planes para escapar del desastre, y cuando llegue, nos dejarán al resto de nosotros atrás.


El año pasado, me invitaron a un centro turístico privado de lujo para dar un discurso de apertura a lo que supuse que serían un centenar de banqueros de fondos de inversión. Fueron, con mucho, los mayores honorarios que me habían ofrecido por una charla -alrededor de la mitad de mi salario anual de profesor- todo para reflexionar sobre el tema del "futuro de la tecnología".


Nunca me ha gustado hablar del futuro. Las sesiones de preguntas y respuestas siempre terminan más bien como juegos de salón, donde me piden que opine sobre las palabras de moda de la última tecnología como si fueran símbolos de inversiones potenciales: blockchain, impresión en 3D, Crispr. Las audiencias, rara vez están interesadas en aprender sobre estas tecnologías o sus impactos potenciales, más allá de la opción binaria de invertir o no en ellas. Pero el dinero manda, así que acepté el trabajo.


Cuando llegué, me llevaron a lo que creí que era la sala verde. Pero en lugar de ser conectado con un micrófono o llevado a un escenario, me senté en una simple mesa redonda mientras me traían a mi audiencia: cinco tipos super-ricos -sí, todos hombres- del más alto nivel, del mundo de los fondos de inversión. Después de una pequeña charla, me di cuenta de que no tenían ningún interés en la información que había preparado sobre el futuro de la tecnología. Habían venido con sus propias preguntas.


Empezaron inocuamente. ¿Ethereum o bitcoin? ¿La computación cuántica es algo real? Sin embargo, de manera lenta pero segura, se fueron acercando a sus verdaderos temas de preocupación.


¿Qué región se verá menos afectada por la próxima crisis climática: ¿Nueva Zelanda o Alaska? ¿Está Google realmente construyendo un hogar a Ray Kurzweil para su cerebro, y su conciencia, ¿vivirá a través de la transición, o morirá y renacerá como uno nuevo? Finalmente, el CEO de una firma de corretaje de bolsa explicó que casi había terminado de construir su propio sistema de búnker subterráneo y preguntó: "¿Cómo mantengo la autoridad sobre mi fuerza de seguridad después del "Evento"?"


El Evento. Ese era su eufemismo para el colapso ambiental, los disturbios sociales, la explosión nuclear, el virus imparable, o el Sr. Robot hackeado que lo derriba todo.


Esta única pregunta nos ocupó el resto de la hora. Sabían que se necesitarían guardias armados para proteger sus recintos de las hordas furiosas. ¿Pero cómo pagarían a los guardias una vez que el dinero no valiera nada? ¿Qué impediría a los guardias elegir a su propio líder? Los multimillonarios consideraban usar cerraduras de combinación especiales para el suministro de alimentos que sólo ellos conocerían. O hacer que los guardias usen collares disciplinarios de algún tipo a cambio de su supervivencia. O tal vez construir robots que sirvan como guardias y trabajadores, si esa tecnología pudiera desarrollarse a tiempo.


Fue entonces cuando me di cuenta: al menos en lo que respecta a estos caballeros, esto era una charla sobre el futuro de la tecnología. Siguiendo el ejemplo de Elon Musk colonizando Marte, Peter Thiel invirtiendo en el proceso de envejecimiento, o Sam Altman y Ray Kurzweil cargando sus mentes en supercomputadoras, se preparaban para un futuro digital que tenía mucho menos que ver con hacer del mundo un lugar mejor que con trascender la condición humana y aislarse de un peligro muy real y presente de cambio climático, aumento del nivel del mar, migraciones masivas, pandemias globales, pánico nativista y agotamiento de recursos. Para ellos, el futuro de la tecnología se trata realmente de una sola cosa: escapar.



No hay nada de malo en las valoraciones locamente optimistas de cómo la tecnología podría beneficiar a la sociedad humana. Pero el impulso actual hacia una utopía post-humana es otra cosa. Es menos una visión para la migración total de la humanidad a un nuevo estado de ser, que una búsqueda para trascender todo lo que es humano: el cuerpo, la interdependencia, la compasión, la vulnerabilidad y la complejidad. Como los filósofos de la tecnología vienen señalando desde hace años, la visión transhumanista reduce con demasiada facilidad toda la realidad a datos, llegando a la conclusión de que "los seres humanos no son más que objetos de procesamiento de información".


Es una reducción de la evolución humana a un videojuego que alguien gana encontrando la escotilla de escape y dejando que algunos de sus mejores amigos vengan a pasear. ¿Será Musk, Bezos, Thiel... Zuckerberg? Estos multimillonarios son los presuntos ganadores de la economía digital, el mismo paisaje empresarial de supervivencia de los más aptos que está alimentando la mayor parte de esta especulación.


Por supuesto, no siempre fue así. Hubo un breve momento, a principios de la década de 1990, en el que el futuro digital parecía abierto y prometedor para nuestra invención. La tecnología se estaba convirtiendo en un campo de juego para la contracultura, que veía en ella la oportunidad de crear un futuro más inclusivo, distribuido y pro-humano. Pero los intereses comerciales establecidos, sólo vieron nuevos potenciales para la misma extracción de siempre, y demasiados tecnólogos fueron seducidos por las IPOs (ofertas públicas en la Bolsa). Los futuros digitales se entendieron más como los futuros de acciones o los futuros de algodón - algo por lo que predecir y hacer apuestas. Así que casi todos los discursos, artículos, estudios, documentales o white paper se consideraban relevantes sólo en la medida en que apuntaban a una clave de pizarra. El futuro se convirtió menos en algo que creamos a través de nuestras elecciones actuales o esperanzas para la humanidad que en un escenario predestinado al que apostamos con nuestro capital de riesgo pero al que llegamos de forma pasiva.


Esto liberó a todos de las implicaciones morales de sus actividades. El desarrollo tecnológico se convirtió menos en una historia de florecimiento colectivo que en una historia de supervivencia personal. Peor, como aprendí, llamar la atención sobre todo esto fue lanzarse involuntariamente como un enemigo del mercado o un gruñón antitecnológico.


Así que, en lugar de considerar la ética práctica de empobrecer y explotar a los muchos en nombre de unos pocos, la mayoría de los académicos, periodistas y escritores de ciencia ficción consideraron, en cambio, acertijos mucho más abstractos y fantasiosos: ¿Es ético que un agente de bolsa tome drogas que aumentan la inteligencia? ¿Deberían los niños recibir implantes para idiomas extranjeros? ¿Queremos que los vehículos autónomos den prioridad a las vidas de los peatones sobre las de sus pasajeros? ¿Deberían las primeras colonias de Marte ser gobernadas como democracias? ¿Cambiar mi ADN socava mi identidad? ¿Deben tener derechos los robots?


Hacer este tipo de preguntas, aunque filosóficamente entretenidas, es un pobre sustituto de la lucha contra los verdaderos dilemas morales asociados con el desarrollo tecnológico desenfrenado en nombre del capitalismo corporativo. Las plataformas digitales han convertido un mercado ya explotador y extractivo (piense en Walmart) en un sucesor aún más deshumanizador (piense en Amazon). La mayoría de nosotros nos dimos cuenta de estos inconvenientes en forma de trabajos automatizados, los trabajos precarizados (uber, glovo, pedidos ya), y la desaparición de la venta al por menor local.


Pero los impactos más devastadores del capitalismo del pedal al metal digital recaen sobre el medio ambiente y los pobres del mundo. La fabricación de algunos de nuestros ordenadores y teléfonos inteligentes sigue utilizando redes de trabajo esclavo. Estas prácticas están tan profundamente arraigadas que una compañía llamada Fairphone, fundada desde cero para fabricar y comercializar teléfonos éticos, aprendió que era imposible. (El fundador de la empresa se refiere ahora tristemente a sus productos como teléfonos "más justos".)


La esencia misma de lo que significa ser humano es tratada menos como un rasgo que como un error.


Mientras tanto, la extracción de metales de tierras raras y la deposición de nuestras tecnologías altamente digitales destruye los hábitats humanos, reemplazándolos por vertederos de residuos tóxicos, que luego son recogidos por niños campesinos y sus familias, que venden materiales utilizables a los fabricantes.



Este "ojos que no ven corazon que no siente" de la pobreza y el veneno no desaparece sólo porque nos hayamos cubierto los ojos con gafas de Realidad Virtual y nos hayamos sumergido en una realidad alternativa. En todo caso, cuanto más ignoramos las repercusiones sociales, económicas y ambientales, se convierten en un problema más grande. Esto, a su vez, motiva más alejamiento, más aislacionismo y fantasía apocalíptica - y tecnologías y planes de negocios más desesperadamente inventados. El ciclo se alimenta a sí mismo.


Cuanto más envueltos estamos en esta visión del mundo, más nos se piensa que el ser humano es el problema y la tecnología la solución. La esencia misma de lo que significa ser humano es tratada menos como una característica que como un error. Independientemente de sus sesgos, las tecnologías se declaran neutrales. Cualquier mal comportamiento que inducen en nosotros es sólo un reflejo de nuestro propio núcleo corrupto. Es como si algún salvajismo humano innato fuera el culpable de nuestros problemas. Así como la ineficiencia de un mercado local de taxis puede "resolverse" con una aplicación que lleva a la bancarrota a los conductores humanos, las molestas inconsistencias de la psique humana pueden corregirse con una actualización digital o genética.


En última instancia, según la ortodoxia tecnosolucionista, el futuro humano culmina cargando nuestra conciencia a una computadora o, tal vez mejor, aceptando que la tecnología misma es nuestro sucesor evolutivo. Como miembros de un culto gnóstico, anhelamos entrar en la siguiente fase trascendente de nuestro desarrollo, derramando nuestros cuerpos y dejándolos atrás, junto con nuestros pecados y problemas.

Nuestras películas y programas de televisión hacen realidad estas fantasías. Los espectáculos de zombies representan un post-apocalipsis en el que la gente no es mejor que los no-muertos - y parece que lo sabe. Peor aún, estos programas invitan a los espectadores a imaginar el futuro como una batalla de suma cero entre los humanos restantes, donde la supervivencia de un grupo depende de la muerte de otro. Incluso Westworld -basado en una novela de ciencia ficción en la que los robots enloquecieron- terminó su segunda temporada con la revelación definitiva: los seres humanos son más simples y predecibles que las inteligencias artificiales que creamos. Los robots aprenden que cada uno de nosotros puede ser reducido a unas pocas líneas de código, y que somos incapaces de tomar decisiones voluntarias. Diablos, incluso los robots de ese programa quieren escapar de los confines de sus cuerpos y pasar el resto de sus vidas en una simulación por ordenador.


La gimnasia mental requerida para una inversión tan profunda de roles entre humanos y máquinas depende de la suposición subyacente de que los humanos apestan. O los cambiamos o nos alejamos de ellos, para siempre.


Así, conseguimos multimillonarios tecnológicos lanzando coches eléctricos al espacio - como si esto simbolizara algo más que la capacidad de un multimillonario para la promoción corporativa. Y si algunas personas alcanzan la velocidad de escape y sobreviven de alguna manera en una burbuja en Marte -a pesar de nuestra incapacidad de mantener tal burbuja incluso aquí en la Tierra en cualquiera de los dos ensayos de biosfera de miles de millones de dólares- el resultado será menos una continuación de la diáspora humana que un bote salvavidas para la élite.



Cuando los de los fondos de inversión me preguntaron cuál era la mejor manera de mantener la autoridad sobre sus fuerzas de seguridad después de "el evento", sugerí que su mejor opción sería tratar a esas personas muy bien, ahora mismo. Deberían relacionarse con su personal de seguridad como si fueran miembros de su propia familia. Y cuanto más puedan expandir este ethos de inclusión al resto de sus prácticas de negocio, gestión de la cadena de suministro, esfuerzos de sostenibilidad y distribución de la riqueza, menos posibilidades habrá de que se produzca un "evento" en primer lugar. Toda esta magia tecnológica podría ser aplicada hacia intereses menos románticos pero enteramente más colectivos en este momento.


Se divirtieron con mi optimismo, pero no se lo creyeron. No estaban interesados en cómo evitar una calamidad; están convencidos de que hemos llegado demasiado lejos. A pesar de toda su riqueza y poder, no creen que puedan afectar el futuro. Simplemente están aceptando el más oscuro de todos los escenarios y luego utilizando el dinero y la tecnología que puedan emplear para aislarse - especialmente si no pueden conseguir un asiento en el cohete a Marte.


Afortunadamente, aquellos de nosotros que no tenemos los fondos para considerar el repudio de nuestra propia humanidad, tenemos mejores opciones disponibles para nosotros. No tenemos que usar la tecnología de manera tan antisocial y atomizadora. Podemos convertirnos en los consumidores individuales y perfiles que nuestros dispositivos y plataformas quieren que seamos, o podemos recordar que el ser humano verdaderamente evolucionado no lo hace solo.


Ser humano no tiene que ver con la supervivencia o el escape individual. Es un deporte de equipo. Lo que sea que los humanos tengan en el futuro, será juntos.





Douglas Rushkoff es el autor del libro Team Human (WW Norton, enero de 2019) y anfitrión del podcast TeamHuman.fm. También escribió Throwing Rocks at the Google Bus: How Growth Become became the Enemy of Prosperity, así como una docena de libros más vendidos sobre medios, tecnología y cultura. Para más información, haga clic aquí, o encuéntrelo en Twitter.

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram