• Homo consciens

Cómo cultivar mundos habitables: Diez pasos (no tan fáciles) para la vida en el Plantropoceno


‘Bosque Mágico’, Imagen kinestésica - Por Natasha Myers)

Fuente: abc.net.au - Por Natasha Myers - Jueves 7 de enero de 2021

Sobre la autora: Natasha Myers es profesora asociada del Departamento de Antropología de la Universidad de York, Toronto. Puede seguirla en Twitter e Instagram. Una versión anterior de este artículo apareció en The World to Come: Art in the Age of the Anthropocene, publicado por el Harn Museum of Art de la Universidad de Florida.


Las plantas son las creadoras de mundos a las que debemos prestar atención si esperamos cultivar mundos habitables. Nuestros mundos sólo serán habitables cuando las personas aprendan a conspirar con las plantas.


Lo que sigue son extractos de un proyecto que estoy llamando Enraizando en el Plantroceno. Este proyecto, que adopta la forma imposible y casi cómica de una guía paso a paso para salir del Antropoceno, recoge los recientes llamamientos a formas inventivas de fabulación especulativa. Esta forma canaliza bien tanto mi rabia por nuestra situación actual como mis aspiraciones lúdicas y cariñosas -aunque también serias- de soñar con mundos diferentes.


Sólo para prepararles para lo que sigue: esto no es tanto un trabajo de investigación como un conjuro. Tenemos que recordar que estamos viviendo bajo un hechizo, y este hechizo está destruyendo nuestros mundos. Es hora de lanzar otro hechizo, de llamar a otros mundos a la existencia, de conjurar otros mundos dentro de este mundo. Está claro que la situación en la que nos encontramos ahora nos deja en los límites del lenguaje, y agarrados a los bordes de la imaginación. Necesitamos el arte, la experimentación y la disrupción radical para aprender otras formas de ver, sentir y conocer.


Considera esto como una invitación a experimentar con formas de soñar la vida de manera diferente.


Paso 1 | Nunca olvides esto: "nosotros" no somos "uno"

Repítelo. Y otra vez. No podemos olvidar seguir preguntando: Precisamente, ¿a quién aclama este Anthropos, esa figura situada al frente del Antropoceno? La retórica antropocénica señala al "hombre" como el agente de su propia desaparición y, al mismo tiempo, lo sitúa como el único salvador viable del planeta: "Nosotros nos hemos metido en este lío. Sólo nosotros podemos salir".


Incluso cuando el pensamiento antropocéntrico intenta llamar nuestra atención sobre los efectos atroces de nuestras acciones, y finalmente nos hace responsables de ellos, sigue presentando a los humanos como un agente singular, trascendente y separado de una naturaleza edénica en peligro. Estas narrativas vuelven a centrar, en lugar de descentrar, al hombre como agente con dominio natural sobre el futuro de este planeta.


No hay que dejarse distraer por la concreción errónea de los esfuerzos científicos por articular los marcadores físicos y los límites temporales de una era geológica hecha por los humanos. Lo que estamos presenciando es la apoteosis de quinientos años de violencia colonial, capitalismo extractivo, supremacía blanca y la arrogancia del excepcionalismo humano. El Capitaloceno y el Plantacionoceno (por las plantaciones de algodón estadounidenses) son apodos adecuados para identificar las fuerzas que han estado trabajando durante mucho tiempo en la terraformación del planeta. Estas fuerzas destructivas son impulsadas, no por todas las personas, sino por aquellas formas de hacer la vida particularmente atroces modeladas por el Hombre auto-engrandecido.


Recuerda esto: no todos están comprendidos por esta figura o forma de vida. El capitalismo y el colonialismo no deben confundirse como algo natural o innato a la existencia humana. No son consecuencias inevitables de la evolución humana o de la civilización. Pero son la condición de nuestra situación actual. Marisol de la Cadena llama nuestra atención sobre los antropo-no vistos, aquellos cuyas vidas y tierras siguen siendo gastadas en la acumulación de riqueza por los poderes coloniales y neocoloniales. Estas son las personas que siguen siendo objeto de desposesión e intento de aniquilación incluso -quizá especialmente- hoy en día, cuando el capitalismo se pone en marcha en sus esfuerzos por "ser verde" y "salvar el mundo". No te creas el bombo de la retórica de la sostenibilidad. Los mundos construidos por el colonialismo y el capitalismo son inhabitables para todos nosotros.



Paso 2 | Romper este mundo para hacer posibles otros mundos

No hay forma de "mitigar" la violencia antropocénica con la lógica del Antropoceno. Rechaza los llamamientos a diseñar para el Antropoceno. Esos diseños son precisamente las "soluciones tecnológicas" que nos mantendrán encerrados en los mismos ritmos de extracción y desposesión. Rechazamos que nos atraigan a esos complejos de edu-entretenimiento sobre el cambio climático, a esas brillantes infraestructuras de cristal, metal y hormigón cuyos diseños, que exigen mucho capital y mano de obra, exponen exquisitamente el ardid de la sostenibilidad como una maniobra estética basada en visiones edénicas de la naturaleza. Ese no es el tipo de verde que nos salvará.


Sí, ya hay apocalipsis en curso a nuestro alrededor. La destrucción del bosque boreal para extraer petróleo en tierras indígenas robadas en Canadá es uno de esos apocalipsis. Pero ceder al pensamiento apocalíptico es en sí mismo una especie de estrategia de salida, una salida fácil. La pornografía de la ruina, incluyendo esas imágenes demasiado convincentes de plantas que se rompen a través de edificios abandonados en Detroit y Chernóbil, se nutre de esta narrativa de "un mundo sin nosotros". La tierra estará mejor sin la gente, eso nos dicen. Cuidado con ese pensamiento apocalíptico. El pensamiento antropocéntrico nos atrapa con el apocalipsis y nos pone a trabajar, soñando furtivamente el fin de los tiempos.


Debemos rechazar lo que Donna Haraway llama la "detumescencia trágica" de un arco narrativo que se empeña en arrastrar a todo el planeta hacia una catástrofe imparable. No nos dejemos llevar por la idea de que así es como tiene que ser, como si el apocalipsis fuera precisamente lo que va a ser. ¿Qué futuro estamos poniendo en marcha con toda nuestra retórica apocalíptica?


Resiste la atracción del apocalipsis como si tu vida dependiera de ello. Sí, es más fácil soñar con el fin del mundo que con el fin del capitalismo, pero la única manera de frustrar el impulso del Antropoceno es romper el capitalismo y activar procesos de descolonización. Y aunque está claro que ha llegado el momento de desmantelar la lógica del Antropoceno, no es necesario esperar al fin de este mundo para empezar a conjurar otro habitable. Como nos recuerda Stuart McLean, todavía hay otros mundos en este mundo. Y hay, todavía, mundos por venir. ¿Pero qué mundos serán habitables? ¿Y qué hace que un mundo sea habitable?


Paso 3 | Repite este mantra: No estamos solos. No estamos solos. No estamos solos...

Si miramos los últimos quinientos años de esfuerzos por afirmar la independencia del hombre occidental de la naturaleza -y su poder sobre ella-, está claro que nunca se debe confiar en que actuemos solos. El pensamiento antropocéntrico está tan obsesionado con la independencia del hombre, con la acción unilateral y la autonomía, que olvida que hay otras fuerzas y poderes entre nosotros, incluidos los que tienen habilidades significativamente mejores en el ámbito de la creación del mundo y el cambio a escala planetaria. En algunos casos, estos seres tienen miles de millones de años más de experiencia que nosotros en la terraformación de mundos habitables.


Paso 4 | Nombrar a nuestro aliado más poderoso

¿Quién hizo este planeta habitable y respirable para animales como nosotros? Dilo en voz alta: los fotosintéticos. Los organismos fotosintéticos forman una fuerza biogeoquímica de una magnitud que aún no hemos comprendido bien. Hace más de dos mil millones de años, los microbios fotosintéticos impulsaron el acontecimiento conocido hoy como la catástrofe del oxígeno, o la gran oxidación. Estas criaturas alteraron drásticamente la composición de la atmósfera, ahogando a los antiguos anaerobios con vapores de oxígeno venenosos. Si siguiéramos cayendo en la trampa de nombrar épocas lineales y limitadas en el tiempo por agentes singulares, podríamos sentirnos aturdidos al pensar que vivimos en la estela de lo que debería llamarse el "Fitoceno".


Los fotosintéticos, como las cianobacterias, las algas, las plantas terrestres y los árboles, son los agentes más poderosos del planeta para la reordenación de los elementos. La ciencia de la fotosíntesis, con su métrica calculadora empeñada en extraer el valor de los seres verdes, está demasiado sumida en la lógica del capital naturalizado. Estos seres verdes deben ser entendidos de otra manera, es decir, como practicantes de una especie de materia cósmica y alquímica. Creemos que las plantas no pueden moverse, pero se extienden por el cosmos, atrayendo la energía del sol a sus tejidos para poder hacer su magia terrestre. Al sacar la materia de la nada, las plantas deben entenderse como prestidigitadoras del mundo. Nos enseñan las lecciones más matizadas sobre la materia y la materia.


Más poderosas que cualquier planta industrial, las comunidades de criaturas fotosintéticas reorganizan los elementos a escala planetaria. Saben cómo componer mundos habitables, respirables y nutritivos. Al exhalar, componen la atmósfera; al descomponerse, hacen el abono y alimentan el suelo. Manteniendo la tierra abajo y el cielo arriba, cantan en frecuencias ultrasónicas casi audibles mientras transpiran, moviendo volúmenes masivos de agua desde las profundidades de la tierra hasta las nubes más altas. Limpian las aguas y alimentan toda la vida. Y para los que están atrapados en la esclavitud de una economía que fetichiza el carbono, quizás el arte más importante que practican estas criaturas es aspirar, con gusto, las emisiones gaseosas de carbono que los humanos generamos en abundancia.


Decir que los bosques y los microbios marinos forman los "pulmones de la tierra" es quedarse corto. Nos dan literalmente la vida. Todas las culturas giran en torno a los ritmos metabólicos de las plantas. Las plantas son la sustancia, el sustrato, el andamiaje, el símbolo, el signo y el sustento de las economías políticas de todo el mundo. Debemos aprender a trabajar con y para las plantas para que podamos alimentarnos, vestirnos, cobijarnos, disfrutar y curarnos, sin destruir la tierra.


Las plantas son las creadoras de mundos a las que debemos prestar atención si esperamos cultivar mundos habitables. Y nuestros mundos sólo serán habitables cuando las personas aprendan a conspirar con las plantas.


Paso 5 | Fomentar las conspiraciones entre las plantas y las personas para arraigar en el plantroposceno

Repite esto una y otra vez: Somos de las plantas. Ahora bien, si esto es cierto, entonces la figura que debe fundamentar nuestras acciones no es el engreído Antropos sino una figura extrañamente híbrida que podríamos llamar el Plantropos. Y ahora intente envolver su boca con esta palabra hasta que ruede por su lengua con facilidad: Plantropoceno. (El plantroposceno es una episteme a la que se aspira, no una era limitada en el tiempo, y que nos invita a crear nuevas escenas y nuevas formas de ver y sembrar las relaciones entre las plantas y las personas en el aquí y el ahora, no en un futuro lejano. Y se basa en la sabiduría de los antiguos y continuos proyectos de solidaridad radical que las plantas ya han cultivado con su numerosa gente.


En lugar de circunscribir los terrores a los que nos enfrentamos ahora, el Plantoceno es una invitación a enraizarnos en una forma de hacer la vida que rompa el marco de la lógica del Antropoceno. El Plantoceno reconoce los futuros conjuntos e inciertos de las plantas y los pueblos y exige que cambiemos los términos del encuentro para que podamos convertirnos en aliados de estos seres verdes. El antropólogo Tim Choy hace un poderoso llamamiento a la formación de una conspiración de respiradores. La suya es una política aspiracional en la que la gente aprende a conspirar, es decir, a respirar juntos, para luchar contra los efectos atmosféricos de lo que Michelle Murphy llama exuberancia industrial. Nos ayuda a pensar en la conspiración de otra manera, no como una asociación siniestra, sino como la base de una política habitable. Es hora de ampliar su llamamiento a una conspiración de los respiradores para incluir a las plantas. Es decir, tenemos que aprender no sólo a colaborar, sino también a conspirar con las plantas, a respirar con ellas. Recordemos que ellas nos dieron la vida.


Recuerda esto: lo que es bueno para las plantas es bueno para todos los demás. Ponte de su lado. Considérate a su servicio. Conoce a las plantas íntimamente y en sus términos. Y asegúrate de aprovechar sus deseos de formas de vida que no son para nosotros. Apoya sus esfuerzos por mantener la tierra fresca y las aguas limpias. Dale a las plantas y a sus suelos espacio y tiempo para florecer fuera de los ritmos de la extracción capitalista y la violencia química de la agricultura industrial. Recuerda: necesitan a sus polinizadores; necesitan a sus relaciones con los hongos; necesitan a sus aliados animales.


Y, sobre todo, necesitan que reconfiguremos radicalmente nuestra relación con ellas. De hecho, si las plantas son adoradoras del sol, quizás nosotros deberíamos ser adoradores de las plantas. Un poco de reverencia a las plantas podría llegar muy lejos. Inventar rituales. Practicar la permacultura con las brujas. Funda una iglesia local para el culto a las plantas. No te preocupes: la reverencia a las plantas no significa que no puedas comerlas. Pero sí significa que sería educado agradecerles su generosidad. Piénsalo: si tuvieras que consultar a las plantas para pedirles permiso para usarlas, la agricultura industrial, la minería a cielo abierto, la tala de árboles y el hormigón en las ciudades serían inconcebibles. Sólo tienes que preguntar, te lo dirán.


Paso 6 | Destruir el sentido común colonial

La descolonización significa devolver las tierras robadas a los pueblos indígenas. Y la descolonización exige que reconozcamos y desmantelemos las formas abiertas y encubiertas en las que los estados colonos están estructurados sobre la base de la supremacía blanca, la esclavitud y la eliminación de las relaciones existentes entre la tierra y el cuerpo a través de las fantasías de Terra Nullius. Quizás un paso hacia la descolonización requeriría que desbaratáramos nuestras imaginaciones demasiado coloniales. Para ello, tendríamos que poner patas arriba todo lo que creemos que es de sentido común.


¿Hablar con las plantas le parece una locura? Piense en esto: durante milenios, y todavía hoy, personas de todo el mundo cultivan relaciones íntimas con las plantas. Muchos han llegado a conocer los poderes y las predilecciones de las plantas, especialmente aquellos cuyas vidas y medios de vida les hacen enredarse con las plantas y quedar atrapados en su espiral. Hay jardineros, agricultores, cazadores, curanderos, herbolarios, cocineros, artistas, naturalistas, silvicultores, científicos y chamanes de todo el mundo que consideran a las plantas como seres sensibles dignos de ser tratados. Mucha gente oye cantar a las plantas, aunque no necesariamente en los registros audibles que se podrían anticipar.


Y al mismo tiempo, mucha gente -quizá incluso usted- pensaría que esto es absurdo. Seguro que has leído esa historia sobre las plantas en tu feed de Facebook: "La ciencia ha confirmado que las raíces de las plantas tienen una especie de inteligencia de enjambre..." Pero no necesitamos que las ciencias desencantadas de la detección de plantas nos digan lo que la gente de las plantas sabe desde hace tiempo. Lo que sí necesitamos es hacer extraño el desencanto y el escepticismo que hemos heredado de aquellos cuyo poder se aseguró en parte gracias a las ciencias diseñadas para invalidar todas las demás formas de conocer el mundo. Fueron los colonizadores, por supuesto, los que se negaron a creer las afirmaciones de las poblaciones locales e indígenas de que las plantas pueden cantar.


No olvidemos que el excepcionalismo humano es otra formación colonial, que elimina violentamente la vivacidad y la sensibilidad del mundo más-que-humano que nos rodea. Es hora de desintonizar nuestro sensorio colonial. Para ello, tendríamos que poner patas arriba todo lo que creíamos que era de sentido común. Olvidar todo lo que creías saber sobre el mundo vivo, especialmente lo que crees que es perceptible, imaginable, razonable, legible y significativo. Rechazar los desencantos de una ciencia mecanicista que convierte los mundos más que humanos en trozos alienables de vida y muerte listos para ser repartidos como propiedad, recurso o mercancía. Dejar de lado las economías morales coloniales y capitalistas que dictan lo que es bueno, valioso y verdadero, especialmente las que naturalizan el crecimiento económico y la extracción como el trabajo propio del Hombre.


Negarse a disciplinar o ridiculizar las cosmologías locales e indígenas. Rechazar toda distorsión, borrado o reducción de sus conocimientos que pretenda hacer que dichas prácticas sean legibles, conmensurables o racionales para la ciencia. No se apropien de los conocimientos indígenas, sino que hagan el trabajo de hacerse receptivos y receptivas para poder tomar estos conocimientos en serio. Deja espacio para otras formas de conocer y narrar el mundo vivo. Recuerda: hay personas en todo el mundo que tienen los protocolos, los conocimientos y la responsabilidad de consultar las plantas. Los mundos habitables necesitan personas que sepan hablar con las plantas.


Paso 7 | Vegetalizar su sensorialidad

Una vez que hayas puesto en marcha los esfuerzos para descolonizar tu sentido común, es el momento de vegetalizar tu sensorium para que tú también puedas aprender con y junto a las plantas. Como co-conspirador que apoya sus proyectos de creación de mundo, tendrás que ser un aprendiz de ellas. ¿Qué quieren las plantas? ¿Qué saben las plantas? ¿Qué puede hacer una planta? Todavía no lo sabemos. Pero podrías acercarte a ellas con la apertura del no saber, y olvidar lo que creías que cuenta como conocimiento.


Piensa en esto: tu sensorialidad, especialmente tus sentidos del color, la textura, el gusto, el tacto y el olfato, ya está articulada por la vida vegetal. Sus formas inspiran tu estética, entroncan con tu hábito y excitan tu imaginación. Desde esta perspectiva, está claro que tus sentidos ya están vegetalizados. Sin embargo, aún queda mucho trabajo por hacer para aprender a ampliar tu sensorialidad sinestésica al encuentro de sus mundos vivos.


Para despertar la planta latente que hay en ti, tendrás que interesarte por las cosas que les importan a las plantas. Aunque las plantas no tienen ojos, oídos, nariz ni boca, no se deje engañar: pueden ver, oír, oler, saborear y sentir. Deja que sus sensibilidades vegetales influyan en las tuyas. Sintoniza con sus diferentes formas de hacer el tiempo, aprende a seguir sus tempos y ritmos. Presta atención a las formas en que desafían las nociones demasiado humanas de individualidad, integridad corporal, subjetividad y agencia. Deje que las plantas redefinan lo que usted entiende por los términos "sensación", "sensibilidad" y "sensibilidad". Déjate atraer por sus giros tropicales y pronto adquirirás destrezas sensoriales recién vegetalizadas.


También puedes activar la planta latente en ti mediante conjuros, hipnosis, meditación o yoga.


La vegetalización es posible porque tu cuerpo no termina en la piel. Tus contornos no están limitados por la apariencia física. Tu imaginario morfológico es fluido y cambiante. En efecto, tus tejidos pueden absorber todo tipo de fantasías. Tu imaginación genera más que simples imágenes mentales; su alcance se extiende por todo tu sensorio. Simultáneamente visuales y cinestésicas, las imaginaciones llevan una carga afectiva. Pueden excitar los músculos, los tejidos y la fascia, aumentar o alterar los sentidos. Pueden plegar la semiosis en la sensación. Los experimentos perceptivos pueden rearticular tu sensorio. Y al imaginar de otra manera, y contar historias diferentes, puedes abrir nuevos mundos sensibles.


Si eso no funciona, deja que las plantas trabajen directamente sobre ti. El cannabis y la ayahuasca han sido grandes aliados para quienes buscan palpar la sensibilidad del mundo más que humano. Pero sobre todo, involúcrate con la vida vegetal. Deja espacio para que las plantas echen raíces y tómate el tiempo de verlas crecer. Quédate entre ellas y deja que sus sentimientos y sensibilidades alteren tu percepción, tu forma de pensar, cómo y qué sabes.



Paso 8 | Sacar la ecología de la red

Una vez que hayas descolonizado tu imaginación y vegetalizado tu sensorialidad, el mundo se verá y se sentirá muy diferente. Puede que empieces a percibir cosas que nunca antes habías percibido. Puede que tengas la sensación de que te observan allá donde vayas. De hecho, las plantas y los árboles no son indiferentes: prestan mucha atención a todos los seres que se reúnen a su alrededor. Saben cómo atraerte a ti y a sus otros cómplices con fuerza.


Empieza por las plantas, sigue su crecimiento inquisitivo, sus raíces y rizomas que corren, los movimientos generalizados de su polen y sus semillas, y pronto se hará perceptible toda una ecología de seres y devenires y terminaciones que pronto serán percibidos . Déjate atrapar por el impulso involutivo que propulsa a estos seres hacia la vida de otros seres y pronto empezarás a percibir las ecologías afectivas que toman forma entre la espesura de las relaciones que te rodean.


Cultiva modos de atención que te permitan percibir lo que les importa a las plantas y a sus co-conspiradores. Convertirse en sensor, sintonizar con esta ecología de prácticas y practicantes. Sigue los empujones y los tirones, las atracciones y las repulsiones, los acontecimientos que toman forma dentro y alrededor de las plantas. Capta la forma en que las plantas practican sus artes en la cúspide de la vida y la muerte. Con el tiempo, empezarás a desintonizar tu sensorialidad ecológica colonial y se abrirán nuevos mundos a la vista.


Desarrolle protocolos para una ecología no enmarcada, un modo de investigación que rechace el colonialismo, el militarismo, la heteronormatividad y la economización de la vida que fundamentan la ecología convencional. Resistir a los deseos de legibilidad y generalización estadística. Rechazar los intentos de calcular las eficiencias energéticas de una ecología o de aplicar análisis de costes y beneficios. Invalidar las métricas que dividen las relaciones ecológicas en partes mecánicas. Romper todos los sensores automáticos y prefabricados.


Con el tiempo empezarás a olvidar lo que solías pensar que era la "naturaleza"; olvidarás cómo solías pensar que la vida "funcionaba"; y finalmente olvidarás también los tropos naturalizadores que te hicieron creer que los seres vivos "funcionan" como máquinas, o que los bosques realizan "servicios ecosistémicos", o que la "reproducción" y la "aptitud" eran las únicas medidas valiosas y registrables de una vida. Enfréntate a los deseos coloniales y capitalistas de las ciencias ecológicas. Di no a las métricas exigentes de la ecología convencional que justifican una ecología extractiva endeudada con la expansión y la desposesión. Cuidado con las ecologías del Antropoceno que reducen las prácticas de cuidado de la tierra a la gestión de los recursos. Haz ecología de otra manera.


Descolonizar la ecología significa restaurar la administración indígena de las tierras robadas. En el Plantroposeno, los gobiernos coloniales deben ceder el control sobre la gestión de la tierra y dejar espacio para que los pueblos indígenas lleven la ceremonia y la curación a sus tierras y cuerpos. Los voraces incendios que actualmente incineran Australia y California son el resultado directo del despojo colonial y de la supresión de las prácticas de fuego indígenas. Los guardianes del conocimiento indígena saben cómo conspirar con el fuego para cultivar mundos habitables y nutritivos. Las sabanas de robles que quedan en California y alrededor de los Grandes Lagos, por ejemplo, fueron creadas a lo largo de milenios por pueblos indígenas que llevaron el fuego a tierras y comunidades vegetales que prosperan con el fuego. La administración indígena de la tierra es una forma de reducción de daños y de acción climática. Estas son las conspiraciones de los pueblos vegetales que nos salvarán.


Paso 9 | El jardín contra el Edén

Olvida todo lo que creías que era un jardín. Y todo lo que pensabas que debía hacer un jardinero. Tu trabajo en la Plantropoceno es escenificar conspiraciones entre plantas y personas para mantener este planeta habitable y respirable. Tu compromiso principal será apoyar el crecimiento de las plantas. En todas partes. Empieza por dejar que las plantas crezcan donde quieran: deja que se abran paso a través del hormigón; que echen raíces en cada fisura y superficie; que crezcan a través de los agujeros de cada valla.


No tengas miedo de las plantas. Recuerda que esas plantas que vilipendiamos como "especies invasoras" están aquí para enseñarnos los estragos del colonialismo. Las plantas en sí no son malas. Crecen donde las tierras han sido destruidas. Crecen en lugares de despojo. Crecen donde las tierras y los cuerpos están desvinculados. Antes de envenenar la tierra con pesticidas para erradicar las plantas no autóctonas, debemos preguntarnos qué pretenden. ¿Qué nos enseñan sobre la colonización y las ruinas del capitalismo?


El Plantropoceno arranca las infraestructuras de nuestras ciudades antropocéntricas fundadas en los deseos edénicos de una naturaleza domesticada y contenida por el hombre. Devuelve esas infraestructuras de viejo orden a las plantas y a los hongos; deja que se descompongan. El crecimiento salvaje de las plantas urbanas presagia ciertamente el declive del Imperio, pero en la Plantropoceno, el crecimiento salvaje no se leerá como un signo de ruina. Las ciudades plantroposcéntricas se diseñarán para mantener la vida vegetal en todas partes. Cada superficie ofrecerá una oportunidad, un lugar para que las plantas echen raíces y crezcan y se descompongan. Tal vez un día conspiren con las plantas para hacer crecer su propio hogar. Tal vez las ciudades se conviertan en bosques refrescantes, rebosantes de alimento.


En el Plantropoceno, los agricultores radicales como los del Instituto de la Tierra en Kansas habrán logrado desmantelar la agricultura industrial conspirando con las plantas para devolver las llanuras, cultivando granos perennes en forma de praderas regeneradoras. Estas tierras exigirán el regreso del búfalo; resistirán la erosión, retendrán el agua, activarán los microbios del suelo y rechazarán la maquinaria pesada y los fertilizantes químicos. Como tales, sentarán las bases para nuevos tipos de relaciones sociales y políticas. En el Plantropoceno, el imperativo capitalista de hacer crecer las economías será subvertido y suplantado por el imperativo de dar a las plantas el tiempo y el espacio que necesitan para crecer, para articular libremente las relaciones con sus aliados y expresar sus deseos más plenos. Los humanos tendrán que ceder sus poderes biopolíticos sobre las tierras y los cuerpos. Ya no tendremos el control.


Paso 10 | Hacer arte para el Plantropoceno

Rechaza la estética de la pornografía de la ruina, que limita nuestra imaginación sobre el crecimiento salvaje a los lugares de la decadencia cultural, como si sólo tras la extinción humana las plantas fueran capaces de expresar sus poderes plenos y sin restricciones (léase: monstruosos). En cambio, hay que cultivar el gusto por el porno plantroposcénico: el arte que mantiene a la gente en el juego escenificando las relaciones íntimas entre las plantas y las personas; el arte en que figura "la naturaleza como amante, no como madre"; el arte que nos atrae al reino de los placeres más que humanos. Cree su propia casa de baños ecosexual y haga el amor con las plantas. Únase a la artista eslovena Špela Petrič y a la Consultoría de Sexo Vegetal para diseñar vibradores para plantas y flores solitarias en maceta que han perdido a sus polinizadores.


Activa tu propia capacidad para la materia cósmica aprendiendo los protocolos de Quimera Rosa para tatuar tu piel con clorofila. Tú también puedes aprender a hacer la fotosíntesis. Únete a los artistas de Dance for Plants para crear actuaciones para las plantas en maceta que bailan lentamente en las repisas de las ventanas de tu apartamento. Aprende con el artista mexicano Gilberto Esparza a diseñar animados compañeros vegetales nómadas. Construye los cuerpos de tus máquinas planimales a partir de residuos electrónicos recogidos de las ruinas del capitalismo, y diséñalas para que obtengan su energía de la vida bacteriana, de modo que cuando aspiren las aguas residuales crudas de los flujos industriales tóxicos, puedan transformarlas en agua que mantenga a las plantas y a sus aliados.


Hagas lo que hagas, conspira con las plantas para hacer arte como si tu vida dependiera de desbaratar el sentido común colonial que nos dejaría morir a todos en el Antropoceno.




Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram