• Homo consciens

¿Cómo una pequeña ciudad de Canadá se convirtió en uno de los lugares más calurosos del planeta?


Gente con mascotas en la estación de enfriamiento en Oregon, Portlanda, EE.UU

Fuente: The Guardian - Por Eric Holthaus - 30 de junio 2021

La ola de calor sin precedentes en el noroeste del Pacífico corre el riesgo de convertirse en la nueva normalidad si no actuamos ahora

  • Estos últimos días de junio de 2021, zonas de Estados Unidos y Canadá soportaron un calor sin precedentes, lo que obligó a cerrar escuelas y centros de pruebas de Covid-19 y a aplazar una prueba de clasificación de atletismo olímpica, y los meteorólogos advierten de que lo peor está por llegar. El pueblo de Lytton, en la Columbia Británica, batió el récord de temperatura máxima histórica de Canadá, durante tres días consecutivos, llegando a con 49,5 grados centígrados en el día de ayer.



El domingo, la pequeña ciudad de montaña de Lytton, en la Columbia Británica, se convirtió en uno de los lugares más calurosos del mundo. Luego, el lunes, Lytton se puso aún más caliente - 47,9C ( - más caliente de lo que ha sido en Las Vegas, 1.300 millas al sur. (Nota de Climaterra: Y el martes se volvió a quebrar el récord y la temperatura fue de 49,5ºC.)


Lytton está a 50 grados de latitud norte, más o menos lo mismo que Londres. En esta parte del mundo nunca debería hacer tanto calor. El nuevo récord histórico de Seattle de 42ºC, también establecido el lunes, es más caluroso de lo que ha sido nunca en Miami. En Portland, el nuevo récord de 46,6ºC superaría el día más cálido jamás registrado en Houston por casi 5 grados.


Esta ola de calor ha sido una tormenta perfecta que se ha gestado durante mucho tiempo. Tras siglos de quema de combustibles fósiles y décadas de advertencias de los científicos, es hora de decirlo: estamos en una emergencia climática.


Son las montañas de la costa del Pacífico las que han tenido un papel esencial y único en hacer posible esta particular ola de calor. El cambio climático no sólo está calentando la superficie del planeta, sino que está calentando toda la troposfera de la Tierra, la capa más baja de la atmósfera en la que se producen todos los fenómenos meteorológicos. Esto es particularmente cierto en las zonas montañosas, donde las temperaturas están aumentando aún más rápido que en otros lugares. Cuando la nieve y el hielo retroceden o incluso desaparecen de las montañas, el suelo desnudo que hay debajo puede calentarse sin obstáculos. Un estudio de 2015 reveló que las zonas montañosas por encima de los 2.000 metros se están calentando un 75% más rápido que los lugares de menor altitud.


Las montañas más cálidas, junto con la megasequía que ahora azota el oeste de América del Norte -la sequía severa más extendida de la que se tiene constancia-, contribuyeron a la formación de una "cúpula de calor" de alta presión que se ha reforzado a sí misma esta semana para crear condiciones verdaderamente extremas a lo largo de la costa del Pacífico. El aire seco y descendente que se precipitó por las laderas de las montañas hacia el océano creó una literal olla a presión, haciendo que las temperaturas se dispararan a valores nunca vistos.


Espere más mega sequías - aquí

Aguas abajo de Lytton, las advertencias de inundación están en vigor para los valles de los ríos, ya que el repentino derretimiento de la nieve y el hielo ha creado un torrente de agua. Por el momento, los glaciares canadienses se están derritiendo tan rápido que están inundando los hogares bajo cielos despejados.


La imagen que debemos recordar de esta ola de calor no es la de las piscinas y las fuentes, sino la de amigos y vecinos compartiendo el aire acondicionado en medio de una pandemia en una ciudad que hace 40 grados más de lo normal (4,4ºC). Es la gente joven desafiando la insolación para exigir la acción climática de un presidente que se la prometió. Es la ansiedad de no saber cuándo o dónde será la próxima ola de calor, pero saber que está llegando. Se trata de sobrevivir a una sociedad en la que décadas de segregación racial significan que los barrios deprimidos tienen 15 grados más de calor que otros.


Este es el tipo de acontecimientos que deberían abrirnos los ojos y reconocer que el cambio climático no es una cuestión de ciencia, sino de derechos humanos.


Mientras las temperaturas han bajado en Seattle y Portland, esta ola de calor sigue haciendo estragos en la gente del este de Washington. Los trabajadores agrícolas del valle de Yakima tendrán que hacer frente a temperaturas superiores a los 38ºC al menos hasta el lunes - seis días más. En algunas partes de Pakistán y a lo largo de las costas del Golfo Pérsico, las olas de calor ya están alcanzando temperaturas demasiado altas para que incluso las personas sanas puedan sobrevivir al aire libre.


Se trata de una emergencia de salud pública.


Si el clima es lo que define un lugar -la forma y el carácter de nuestros barrios, los tipos de plantas y animales que viven cerca, las actividades de las que podemos disfrutar-, entonces estamos cambiando lo que nos hace ser nosotros.


"En algunas partes del oeste de Canadá hace más calor que en Dubai", dijo David Phillips, climatólogo principal de Environment Canada en una entrevista con CTV. "No es algo que parezca canadiense".


Lo más chocante es que todo esto está ocurriendo con sólo 1.2ºC calentamiento global en los 150 años desde que empezamos a quemar combustibles fósiles a gran escala. Si seguimos el camino actual, nos dirigimos a otros 3º o 4ºC grados de calentamiento en la mitad de ese tiempo.


En este momento, construir un mundo que pueda prosperar requerirá "cambios rápidos, de gran alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad", según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático -IPCC-, el principal organismo mundial de científicos del clima. El cambio climático no es sólo algo que está ocurriendo, es una serie de decisiones tomadas por personas reales que comparten este planeta con nosotros. La resistencia indígena a una economía basada en la extracción debe ampliarse y combinarse con reparaciones climáticas para las personas y los lugares más afectados.


Es probable que el martes sea el día más caluroso de la historia de Canadá por tercer día consecutivo: hay una posibilidad de que se alcancen los 50C en Lytton (estuvo cerca con 49, 5ºC).


Estamos en una emergencia climática. No podemos esperar a los demás, tenemos que hacerlo nosotros mismos. Hemos nacido en el momento justo para ayudar a cambiar todo.


Eric Holthaus es meteorólogo, autor de La Tierra del Futuro y fundador de Currently, un servicio meteorológico creado para la emergencia climática

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram