• Homo consciens

"Colonizando la Atmósfera": los países occidentales impulsan la crisis climática



Fuente: Irish Times - Por SARAH LAZARE 14 DE SEPTIEMBRE DE 2020

Un nuevo análisis encuentra que el Norte Global es responsable del 92% de todas las emisiones de dióxido de carbono excedentes en el mundo, mientras que el Sur Global soporta la mayor parte de la devastación.



El desastre climático que alimenta incendios sin precedentes en el oeste de los Estados Unidos, que amenaza con tragarse a las Islas Marshall en el océano y que desencadena crisis de hambre en el Sudán meridional es una catástrofe mundial. Pero la responsabilidad mundial no es igual. Un análisis publicado en el número de septiembre de The Lancet: Planetary Health arroja nueva luz sobre el papel desmesurado de los Estados Unidos, la Unión Europea y el Norte Global en la creación de una crisis climática que, si bien se siente en todas partes, está perjudicando de manera desproporcionada al Sur Global.


A partir de 2015, los Estados Unidos son responsables del 40% del "exceso de emisiones de dióxido de carbono a nivel mundial", según el análisis, elaborado por Jason Hickel, antropólogo económico, autor y miembro de la Royal Society of Arts. El Grupo de los Ocho (Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia, Japón y Canadá) es responsable del 85% de esas emisiones. Y el Norte Global (definido como los Estados Unidos, Canadá, Europa, Israel, Australia, Nueva Zelanda y Japón) es responsable del 92%.



Por el contrario, el Sur Global -que es, con mucho, el más afectado por las sequías climáticas, las inundaciones, las hambrunas, las tormentas, el aumento del nivel del mar y las muertes- es responsable de sólo el 8% del exceso de emisiones de dióxido de carbono a nivel mundial.


Mientras que otros investigadores han calculado las emisiones anuales actuales de los países, así como las históricas acumuladas, Hickel dice en estos tiempos "nada de esto nos dice cuánto han contribuido las naciones a las emisiones por encima del nivel seguro". Su metodología parte de "la posición de que la atmósfera es un recurso común y que todas las personas deberían tener igual acceso a ella dentro del límite planetario seguro (definido como 350 partes por millón de concentración atmosférica de CO2)", dice.


Hickel calculó las "partes justas nacionales de un presupuesto de carbono mundial seguro". Luego restó estas partes justas de las emisiones históricas de los países - "las emisiones territoriales de 1850 a 1969, y las emisiones basadas en el consumo de 1970 a 2015". Este cálculo se utilizó luego para determinar "la medida en que cada país ha sobrepasado o no ha alcanzado su parte equitativa", indica el análisis.


"En otras palabras", dice Hickel, "este método nos permite responder a la pregunta: "¿Quién nos metió en este lío?"


El análisis tiene como objetivo no sólo medir la responsabilidad nacional de las emisiones mundiales, sino también identificar a los países que están colonizando la atmósfera. "Los resultados muestran que los países del Norte Global han 'robado' una gran parte de las cuotas atmosféricas de los países más pobres, y encima son responsables de la gran mayoría de las emisiones excesivas", explica Hickel. "En otras palabras", agrega, "han colonizado efectivamente los bienes comunes atmosféricos mundiales en aras de su propio crecimiento industrial y para mantener sus propios altos niveles de consumo de energía".


El estudio encuentra que, en contraste con los países del Norte Global, "la mayoría de los países del Sur Global se encontraban dentro de sus límites, incluyendo India y China". Esto a pesar de que China, con más de cuatro veces la población de los Estados Unidos, es actualmente el principal emisor global de gases de efecto invernadero, aunque los Estados Unidos son el principal emisor per cápita. Según el análisis, "Sin embargo, cuando se trata del cambio climático, lo que importa son las reservas de dióxido de carbono en la atmósfera, no los flujos anuales; por lo tanto, la responsabilidad debe medirse en función de la contribución de cada país a las emisiones históricas acumuladas". Sin embargo, el estudio señala que "dado que las emisiones anuales de China son de aproximadamente 9.000 millones de toneladas al año, pronto superará la parte que le corresponde".


El hecho de que Estados Unidos y el Norte Global tengan una responsabilidad desproporcionada en la conducción de la crisis climática no permite que China se libere de la responsabilidad de reducir las emisiones, dice Hickel. "Si China no reduce las emisiones, y rápido, entonces estamos todos condenados", subraya. Y, de hecho, los activistas del clima han argumentado que para frenar la crisis climática, los Estados Unidos y China deben superar su postura de confrontación y cooperar para reducir drásticamente las emisiones.


Sin embargo, Hickel plantea el argumento moral de que "claramente los países que más han contribuido al exceso de emisiones deben reducir las emisiones más rápidamente, con los Estados Unidos y Europa a la cabeza". Tienen la responsabilidad de llegar a cero tan pronto como sea físicamente posible - en cuestión de años, no décadas. Esto puede lograrse de manera factible, y todos deberíamos exigirlo".


Otros estudios y análisis han señalado la responsabilidad desproporcionada del Norte Global, y de los países ricos, en la conducción de la crisis climática. Un estudio publicado por Oxfam Internacional en 2015 reveló que la mitad más pobre de la población mundial -unos 3.500 millones de personas- es responsable de sólo el 10% del "total de las emisiones mundiales atribuidas al consumo individual" y, sin embargo, "vive de manera abrumadora en los países más vulnerables al cambio climático". Por el contrario, el 10% de las personas más ricas del mundo son responsables de aproximadamente el 50% de las emisiones mundiales.


Un documento de 2015 publicado en Scientific Reports identifica a los países "free rider" y "forced rider". Explica: " Los países "free rider" contribuyen de manera desproporcionada a las emisiones mundiales [de gases de efecto invernadero] con una vulnerabilidad limitada a los efectos del cambio climático resultante, mientras que los países "forced rider" son los más vulnerables al cambio climático pero han contribuido poco a su génesis".


Sin embargo, aun cuando los efectos agudos de la crisis climática se están sintiendo en los Estados Unidos, el Partido Republicano sigue abrazando la negación del clima, y los dirigentes del Partido Demócrata se muestran reacios a poner freno a la producción de combustibles fósiles que está impulsando la crisis, así como hostiles a las soluciones radicales como el Nuevo Trato Verde. Los Estados Unidos han aportado sólo 1.000 millones de dólares al Fondo Verde del Clima de las Naciones Unidas, destinado a ayudar a "los países en desarrollo a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero y a mejorar su capacidad de respuesta al cambio climático" (el ex Presidente Barack Obama prometió 3.000 millones de dólares, pero el Presidente Trump renunció posteriormente a 2.000 millones de dólares).


Cualquiera que sea el terrible precio que se vean obligados a pagar los residentes de los Estados Unidos que se encuentren en la ruta directa de los incendios perjudiciales por la inacción de los políticos, los costos para el Sur Global serán mayores en escala. "Sabemos que el Sur Global sufre más del 90% de los costos del colapso climático, y el 98% de las muertes asociadas al colapso climático, debido a incendios, inundaciones, sequías, hambrunas, enfermedades, desplazamientos, etc.", dice Hickel. "Así que, al igual que bajo el colonialismo, el Norte se beneficia a expensas del Sur".


#crisisclimática #cambioclimática #paísespobres #paísesricos #responsabilidad #injusticiaclimática #decrecimiento


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com