• Homo consciens

Crecimiento sin sentido: las razones científicas a favor del decrecimiento son cada día más sólidas

Actualizado: ene 11


La gran mayoría de los nuevos ingresos procedentes del crecimiento del PIB van directamente a los más ricos.





Publicado en Irish Times en septiembre de 2019

Autor: Jason Hickel


Una vez confinada a la pequeña comunidad científica de investigadores del clima y economistas ecológicos, la idea del decrecimiento está en auge en la corriente principal. No es de extrañar que la gente esté tratando de averiguar qué hacer de esto. ¿Es una idea inspiradora que señala el camino hacia una mejor economía? ¿O es una idea loca que nos sumirá a todos en la pobreza?


El decrecimiento es una reducción planificada del uso total de energía y materiales para alinear la economía con las fronteras planetarias, al tiempo que se mejora la vida de las personas mediante una distribución más justa de los ingresos y los recursos.


Los argumentos científicos a favor del decrecimiento son robustos y cada día más sólidos. Sabemos que los países de altos ingresos -incluidos Gran Bretaña e Irlanda- deben reducir sus emisiones de manera drástica y muy rápida para evitar una peligrosa degradación del clima, reduciendo el carbono a un ritmo de alrededor del 15% anual. Esto requerirá una movilización masiva para desplegar todos los paneles solares, turbinas eólicas y centrales nucleares que necesitamos para llegar a cero neto de carbono.


Pero hay un problema. Debido a que las naciones de altos ingresos consumen mucha energía, puede que no sea factible generar energías renovables con la rapidez suficiente para mantenerse dentro de un presupuesto de carbono que se reduce rápidamente. Según los investigadores del clima, la única manera de alcanzarlo es reducir el consumo total de energía.


Esto no es sólo una cuestión de cambio de comportamiento individual, como la instalación de bombillas de bajo consumo, aunque, por supuesto, lo necesitamos. Se trata de cambiar radicalmente la forma en que funcionan nuestras economías.


La mayoría de la gente no se da cuenta, pero la mayoría de nuestro consumo de energía no ocurre en los hogares. Se utiliza para la extracción, producción y transporte de cosas materiales: desde teléfonos inteligentes hasta refrigeradores, pasando por coches y portacontenedores. Al reducir la tasa de transferencia material de nuestra economía -la cantidad de material que producimos y consumimos- podemos reducir nuestra demanda de energía. Esto no sólo facilita una rápida transición a las energías renovables, sino que también reduce considerablemente la presión sobre los ecosistemas vivos.


Si reducimos las horas de trabajo, podemos redistribuir la mano de obra necesaria sin que se pierdan todos los puestos de trabajo.

Una forma de hacerlo es dejar de permitir que las empresas inflen sus beneficios con la obsolescencia planificada, vendiendo productos que están diseñados para descomponerse simplemente para aumentar el volumen de negocios. De hecho, podríamos incluso promulgar legislación para exigir una vida útil más larga de los productos. Si las heladeras y lavadoras duran el doble de tiempo, usaremos la mitad. Mejor aún, también podemos introducir derechos de reparación, de modo que podamos arreglar nuestros teléfonos y microondas a bajo costo en lugar de tener que reemplazarlos cuando se rompan. Podemos pasar de los coches privados al transporte público. Y podemos limitar la publicidad en los espacios públicos para liberar a la gente de la presión psicológica del consumo innecesario.


Quizás aún más importante, podemos optar por reducir activamente las industrias intensivas en energía y el consumo de lujo derrochador: como el comercio de armas, las camionetas gigantes y las McMansions.


La buena noticia es que podemos hacer todo esto sin ningún impacto negativo en la salud, la felicidad o el bienestar de las personas. La evidencia es clara: podemos prosperar en una economía que utiliza menos.



Resistencia


Pero aquí está la trampa. Políticas como estas, por muy sensatas que sean, encuentran una enorme resistencia. Por qué? Porque, en última instancia, significa reducir la actividad económica agregada, y eso puede conducir a un menor producto interno bruto (PIB). Para cualquier economista o político de la corriente dominante, esto hace sonar las alarmas. Es exactamente lo contrario de cómo se nos dice que debe funcionar la economía. ¿Qué pasa con el empleo? ¿Qué hay de los ingresos?


La nueva generación de economistas ecológicos ha pensado en esto en detalle, y las soluciones son sorprendentemente sencillas. Si reducimos las horas de trabajo podemos redistribuir la mano de obra necesaria sin que se pierdan todos los puestos de trabajo. Añada una garantía de empleo y podremos tener fines de semana de tres días para todos y pleno empleo al mismo tiempo. Para compensar las horas perdidas, podemos introducir una ley de salario mínimo vital o implantar un ingreso básico universal. Y podemos ofrecer programas de reciclaje para asegurarnos de que los trabajadores puedan pasar sin problemas de las industrias sucias a otras más limpias (después de todo, algunas industrias todavía tendrán que crecer en un escenario de decrecimiento).

Irlanda y Gran Bretaña se encuentran entre las naciones más ricas de la Tierra; el problema es que todos sus ingresos y riqueza son capturados por los más ricos.

Para entender cómo esto es posible, necesitamos comprender un hecho simple. La gran mayoría de los nuevos ingresos provenientes del crecimiento del PIB no benefician a la gente común, sino que van directamente a los más ricos. A pesar del crecimiento masivo en las naciones de altos ingresos durante las últimas décadas, en muchos casos los salarios y los ingresos medios se han estancado y las tasas de pobreza han aumentado. La mayoría de la gente ha ganado poco en términos de salud y felicidad.


En otras palabras, todos estamos trabajando innecesariamente largas horas para generar un crecimiento económico continuo, con consecuencias mortales para nuestro planeta vivo, todo para que una élite rica pueda enriquecerse aún más.


Economía abundante


Una vez que despertamos a esta locura, la solución se vuelve clara. Ya vivimos en una economía abundante. Irlanda y Gran Bretaña se encuentran entre las naciones más ricas de la Tierra; el problema es que todos sus ingresos y riqueza son capturados en la cima. No necesitamos más crecimiento, que deriva en más desigualdad tóxica. Por el contrario, podemos mejorar la vida de las personas ahora mismo, sin ningún tipo de crecimiento, simplemente compartiendo lo que ya tenemos de forma más justa. La equidad es el antídoto contra el imperativo del crecimiento.


¿Qué aspecto tiene esto en la vida real? Significa salarios más altos para los trabajadores. Significa un sistema tributario más progresivo para financiar bienes públicos generosos como la atención sanitaria, la educación, los centros comunitarios y los parques, de modo que la gente pueda acceder a las cosas que necesita para vivir una vida larga y floreciente. Significa una economía para el 99 por ciento.


Los principios de la economía posterior al crecimiento pueden proporcionar tanto estabilidad climática como una sociedad próspera como parte del mismo paquete. Es hora de liberarse de las cadenas del crecimiento sin sentido y evolucionar hacia una economía mejor, más justa y más ecológica para el siglo XXI.


El Dr. Jason Hickel es antropólogo, autor y miembro de la Royal Society of Arts. Ha enseñado en la London School of Economics, la Universidad de Virginia, y Goldsmiths, la Universidad de Londres, en la maestría en Antropología y Política Cultural.

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com