• Homo consciens

"Crisis climática: "Debemos aprender a desinnovar"



Fuente: https://france3-regions.francetvinfo.fr/ en base a Le Monde - 5 de septiembre 2020


En las columnas del diario Le Monde del viernes 3 de septiembre, tres profesores-investigadores del CES de Clermont-Ferrand, Emmanuel Bonnet, Alexandre Monnin y Diego Landivar, firmaron un artículo que todavía está en discusión. Con el título "Crisis climática: "Debemos aprender a desinnovar"", advierten que la humanidad debe prepararse para cerrar lo que la está destruyendo. Desde hace diez años, trabajan en la cuestión de la adaptación de las empresas, los territorios y las políticas públicas al nuevo régimen climático, es decir, a la emergencia climática y ecológica. El último informe del IPCC, publicado el pasado mes de agosto, es el punto de partida de sus reflexiones.


Una amenaza muy clara para la habitabilidad de la Tierra

Diego Landivar ha firmado este artículo. Aboga por la concienciación y los cambios radicales: "Desde hace tres o cuatro años, hay bastantes artículos en los medios de comunicación que intentan defender que ya no podemos tener éxito en la transición ecológica y que tenemos que pasar a una etapa más complicada y más fuerte, que es la de la reconducción ecológica. Esta reorientación toma nota del hecho de que los límites planetarios están siendo superados y que las empresas, los territorios y las políticas públicas locales deben alinearse muy rápidamente para no permitir que se produzca el escenario más crítico del IPCC, más allá de los 4ºC de calentamiento, lo que sería fatal para todos. Esto sería una amenaza muy clara para la habitabilidad en la tierra.


Aprender a "desinnovar"

Para él, es necesario aprender a "desinnovar": "Estamos en una escuela de gestión y venimos del mundo de la empresa, la innovación y los proyectos. En este mundo hay un supuesto implícito que se ha convertido en falso y que está siendo cuestionado por los científicos, climatólogos y oceanógrafos: podemos utilizar instrumentos de compensación de carbono o incentivos para mejorar los gestos ecológicos (un crecimiento verde), pero todo esto existe desde hace treinta años y no ha conseguido corregir la trayectoria. Ahora tenemos que pasar a otra etapa, la de la alineación, y rápidamente. En Le Monde, escribió: "Está claro que más que una inversión teórica o una reforma imposible del capitalismo, hay que cerrarlo concretamente".


La cuestión nuclear

A continuación, pone el ejemplo de la energía nuclear. Diego Landivar explica: "La energía nuclear es un campo en el que los actores institucionales y las empresas abren horizontes sin tener el control del tiempo. Ese es el problema, que cada vez más hemos creado tecnologías y empresas que tienen un impacto en el mundo, pero cuyo ciclo de vida, duración, sostenibilidad y consecuencias a largo plazo ni siquiera podemos medir. Hemos abierto mundos sin saber cuándo los cerraremos. Por eso pedimos la desinnovación, la deconstrucción del mito de la innovación como solución a todos nuestros problemas.


Cambiar nuestros hábitos

El investigador aboga por una ecología del desmantelamiento: "Somos investigadores, por lo que realizamos encuestas. En la primera encuesta participaron jefes colapsados, es decir, altos directivos, directores de empresa que hoy, al leer los informes del IPCC, dicen que hay que cambiar completamente la organización de las empresas. Además, tratamos de construir instrumentos de dirección adaptados al Antropoceno (el período actual del tiempo geológico en el que las actividades humanas tienen fuertes repercusiones en los ecosistemas del planeta y los transforman a todos los niveles. (Nota del editor), el cambio climático, y que son nuevos porque se basan en que los límites no son negociables.

Científicos del clima: el concepto de cero neto es una trampa peligrosa - aquí

Reacciones a veces violentas

Desde su publicación, la tribuna de Clermont-Ferrand no ha dejado de provocar reacciones. Los comentarios en la página del diario son a veces muy violentos. Un usuario escribió: "Sí al cierre: propongo que los autores lo cierren, mientras no tengan una solución positiva que proponer". Otro: "En primer lugar, no sabía que la fraseología pudiera alcanzar tales cotas, es cierto que se trata de los líderes. En resumen, si "el cierre es el horizonte político más optimista del nuevo régimen climático", por qué no empezar por ellos. Cierran sus investigaciones y tribunas abstrusas en un silencio reparador lleno de promesas climáticas. Reacciones que demuestran que aún queda mucho trabajo por hacer: "Creo que todavía existe esta suposición implícita muy fuerte por la que vive mucha gente, que consiste en decir que la innovación, especialmente la tecnológica, nos va a sacar de esto. Si hay demasiado CO2, algunos piensan que hay que inventar máquinas que aspiren el CO2. Hay toda una corriente que dice, entre otras cosas, que podríamos absorber el CO2 de la atmósfera y, por tanto, seguir contaminando, emitiendo e incluso tener más márgenes para seguir con el paradigma del crecimiento intensivo. Este paradigma existe en todas partes. Por ejemplo, soy un representante electo (Clermont en commun. Nota del editor) de la metrópolis de Clermont-Ferrand. Veo que todos los archivos pasan. Hay millones de euros distribuidos en los territorios para la innovación, para las start-ups, lo que está muy bien, salvo que por el momento, desde un punto de vista muy fáctico, esto no responde a la cuestión de la emergencia climática. El CO2 y las características generales de la situación ecológica y climática hacen que no podamos seguir en este camino. Tenemos que reconocer que la eficiencia tecnológica no nos va a salvar y nos obliga a plantearnos qué es lo más esencial en nuestras vidas, los servicios públicos, la habitabilidad, la alimentación, el acceso al agua, etc. A partir de ahí, tenemos que reconstruir nuestra sociedad para avanzar hacia los elementos esenciales, en una sobriedad generalizada. Tenemos que aclarar esta situación porque al creer que las cosas se van a resolver con la tecnología, estamos perdiendo cada vez más tiempo y no hemos resuelto la cuestión.


¿Existe el crecimiento verde? - aquí

Comentarios positivos

Y continuó: "Las reacciones dependen de la red social, porque en LinkedIn tenemos reacciones muy positivas de fuertes partidarios, de directores de desarrollo sostenible en grandes empresas, representantes electos, intelectuales, investigadores y mucha gente del mundo empresarial. Esto es lo que nos interesa. Queremos tener este discurso dentro de la empresa porque creemos que si no resolvemos estas cuestiones, ni siquiera la empresa podrá existir en un régimen climático ruinoso. Diego Landivar imparte clases en la ESC Clermont-Ferrand para intentar cambiar las mentalidades: "Llevamos diez años integrando el tema del cambio climático en la ESC Clermont Business School. Fue la primera escuela que incluyó geólogos y climatólogos en su plan de estudios. Los estudiantes de primer año tienen cuatro semanas dedicadas a la emergencia climática y ecológica. Tienen conferencias, talleres y excursiones en las que investigan los primeros signos de la emergencia climática en Clermont-Ferrand. Hemos desarrollado un Master of Science con una escuela de diseño de Lyon: es un título único en el mundo porque sitúa la cuestión de la sostenibilidad en el centro de la transformación empresarial. Los tres profesores e investigadores acaban de publicar "Héritage et fermeture" (Patrimonio y cierre) con ediciones Divergences.


Parte del artículo de Le Monde - El resto estaba reservado para los abonados

Tribuna. Tendremos que acostumbrarnos a que cada nuevo informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) genere una sensación adicional de fatiga. ¿Por qué no podemos poner en marcha esta maldita "transición"? Nos gustaría defender aquí una hipótesis relativamente ingenua, pero que parece ser poco mencionada: si no somos capaces de traducir las advertencias climáticas y ecológicas en acciones concretas que estén a la altura de estos retos, es porque no somos capaces de "cerrar las cosas". Evidentemente, más que una inversión teórica o una reforma imposible del capitalismo, hay que cerrarlo en términos concretos.


Lo vemos todos los días. Seguramente se necesitarán más de treinta años para eliminar el glifosato desde los primeros estudios sobre su ecotoxicidad. Francia tardó una década en cerrar una sola central nuclear; tardará décadas en desmantelarla. En Alberta, ni el gobierno ni las empresas privadas están aún preparados para asumir la gestión de los 95.000 pozos petrolíferos abandonados. En Detroit, la demolición de miles de metros cuadrados de edificios abandonados corre a cargo de un puñado de asociaciones de vecinos armadas con herramientas improvisadas para satisfacer necesidades vitales. Aunque los enlaces aéreos locales podrían abandonarse rápidamente por razones ecológicas evidentes, muchos cargos electos locales se aferran a la promoción del "atractivo" de su territorio. Tras seis años de trabajo, 24.000 millones de euros invertidos, 16.000 personas implicadas y 20 millones de metros cúbicos de residuos, sólo un tercio del territorio en torno a la central de Fukushima ha sido debidamente limpiado...


Conquista cosmológica

¿Por qué no podemos cerrar bien las cosas? En primer lugar, porque uno de los principales rasgos antropológicos de los modernos es el de la "apertura". Heredado de nuestro frente de modernización, sustenta nuestro modelo de desarrollo y nos lleva a pensar en el mundo y en sus situaciones ecológicas críticas únicamente en términos de proyectos (administrativos, económicos, sociales o tecnológicos), de gestión y de ingeniería. La innovación, la creación y la producción volverían a ser las armas más evidentes para superar la situación climática y permitirnos mantener nuestro modelo de desarrollo. Este ímpetu de conquista cosmológica es algo que no se encuentra necesariamente en otras sociedades en las que, a veces, una cierta sobriedad, o incluso miedos o prohibiciones, impiden pensar en el mundo como un campo natural de posibilidades a explorar y explotar...... (continúa)

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram