• Homo consciens

Después de la COP26, un científico dice que el mundo, y el ártico, están en la cuerda floja



Fuente: Phys - por Kristy Strauss, Universidad de Toronto


Para Kent Moore, la emoción de hacer un descubrimiento suele estar teñida de tristeza. Y es que Moore, profesor de física atmosférica en la Universidad de Toronto Mississauga, se centra en el impacto del cambio climático.


"Me gustaría poder descubrir cosas que no fueran un impacto del cambio climático. Pero, por desgracia, en cualquier lugar de la Tierra se ven estos cambios y la mayoría de ellos se producen porque el clima está cambiando", dice Moore, que también es vicedirector de investigación de la U de T Mississauga.


Tras la clausura de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021 (COP26) la semana pasada, Moore dice tener una sensación de déja vu -y de frustración-.


"Los países se han comprometido a ciertos niveles en la COP26, pero el problema es que nunca hemos sido capaces de cumplir ninguno de nuestros compromisos", dice. "Es un reto. No creo que vaya a ser fácil cumplir estos objetivos, pero si no lo hacemos... nuestros hijos y nietos tendrán que lidiar con las consecuencias de nuestras acciones y eso es lo que realmente me entristece".


Su investigación es un recordatorio constante de las consecuencias del cambio climático.


En un estudio publicado este verano, él y otros investigadores descubrieron que un agujero de 3.000 kilómetros cuadrados, o polinia, se abrió durante dos semanas en mayo de 2020 en una zona del Ártico conocida por tener el hielo más antiguo y grueso. Los hallazgos sugieren que la "última zona de hielo" puede estar sufriendo rápidos cambios que reducen su idoneidad para las especies dependientes del hielo.


"Cuando estudiamos el hielo marino del Ártico nos centramos en la superficie de hielo, que está disminuyendo, pero lo que no tenemos en cuenta es que también se está haciendo más fino", afirma Moore.


Él y sus coautores sugieren que una fuerte tormenta con vientos anticiclónicos (que giran en el sentido de las agujas del reloj) causó la formación de la polinia, un fenómeno que puede ser más común a medida que el hielo del Ártico se hace más delgado debido al cambio climático.


Si nada cambia, Moore predice que la mayor parte del hielo del Ártico se perderá en verano hacia 2050 y que la Última Zona de Hielo será un raro refugio para plantas y animales -incluidos los osos polares- que dependen del hielo para sobrevivir.

"Esta Última Zona de Hielo será la última zona en la que estos ecosistemas podrán sobrevivir, y esperamos que este hielo persista durante un periodo de tiempo hasta que controlemos nuestras emisiones de CO2", afirma Moore.


"Todo lo que estamos experimentando ahora, lo experimentaremos en el futuro", dice Moore, "y será aún peor porque no estamos sacando nada de calor del sistema ahora".


Los objetivos climáticos fijados en la COP26 harán difícil mantenerse dentro del aumento de la temperatura media global en superficie de 1,5 C, afirma Moore. Y si la temperatura salta sólo medio grado hasta los 2 C, tendrá consecuencias devastadoras.


"Con 1,5º C, si avanzamos hasta el final del siglo, todavía habrá algunos veranos en los que habrá hielo en el Ártico. A 2º C, no habrá ninguno. No habrá hielo durante el verano", explica Moore. "Oímos hablar mucho de las tensiones en los arrecifes de coral, que son ecosistemas complejos, a 1,5º C, los corales sobrevivirán. Estarán bajo mucha presión, pero sobrevivirán. A 2º C, probablemente no lo harán".


La diferencia de medio grado también afectaría a las personas. Alrededor del 14% de la población mundial experimentará un calor extremo en verano con un aumento de 1,5 C. Esa cifra se dispara a aproximadamente el 37% de la población con 2 C.


Moore afirma que, aunque se insta a los individuos a poner de su parte conduciendo coches eléctricos (Nota: ver las emisiones del auto eléctrico - aquí)y utilizando menos plástico, en última instancia son los gobiernos los que deben aumentar sus compromisos climáticos para marcar una mayor diferencia.


Por ahora, cree que muchos países están haciendo promesas más modestas con la intención de proteger sus economías a corto plazo.


"Creo que entienden que si realmente se mueven para resolver algo, sufrirán mucho políticamente y no sacarán mucho provecho de ello porque los beneficios se acumularán en 20 o 30 años", afirma. "No creo que haya voluntad política para hacerlo".


Dice que elogia a los jóvenes activistas del clima que presionan a sus gobiernos para que asuman compromisos medioambientales más ambiciosos.


"Ellos son los que entienden que van a ser ellos los que van a limpiar este desastre. Están realmente frustrados, y entiendo perfectamente su frustración. Yo también la siento", dice Moore. "Estos cambios son realmente significativos, y van a afectar a la Tierra durante mucho, mucho tiempo".

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram