• Homo consciens

El agua está desapareciendo en el Oeste de EE.UU y no sólo durante el verano


Muelles de botes en un lago seco, California, Estados Unidos

Fuente: CNN - Por Hannah Gard - 1 de julio de 2021

El acueducto de Los Ángeles transporta el agua de deshielo de las montañas de Sierra Nevada.



La histórica sequía del Oeste tiene muchas repercusiones, como la escasez de agua, temporadas de incendios forestales más graves y olas de calor sin precedentes, por nombrar algunas. Las sequías intensas son el resultado de muchos factores, uno de los cuales los científicos han empezado a analizar recientemente con más detenimiento: la sequía de nieve.


Aunque el impacto es más intenso en los meses de verano, cuando la lluvia es escasa y las temperaturas son altas, las sequías empiezan a tomar forma durante el invierno.

Una de las mayores y mejores reservas de agua del Oeste es la nieve en las cimas de las montañas. El agua cae en forma de nieve en invierno y permanece congelada (en el mejor de los casos) hasta finales de la primavera. Cuando la nieve se derrite, el agua baja a los ríos y llena los embalses artificiales, justo a tiempo para el calor del verano.

La escorrentía de la nieve es una fuente crítica de agua dulce en todo el mundo; alrededor de una sexta parte de la población de la Tierra utiliza la escorrentía para beber, cultivar, obtener energía y otros usos, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.


Según el Sistema Nacional de Información Integrada sobre la Sequía, a principios del invierno pasado apareció una sequía de nieve en el Oeste. La escasa cantidad de nieve, unida a unas precipitaciones muy inferiores a las normales y a un calor extremo, es el núcleo de la preocupación por el suministro de agua en la región.


El jueves, el Monitor de Sequía de EE.UU. informó de que el 93% del Oeste está en sequía, la sequía más expansiva en esa región en los registros modernos.



La escorrentía del deshielo es especialmente crítica en California, donde la nieve de Sierra Nevada proporciona alrededor del 30% del agua del estado. Y una de las zonas más afectadas por la sequía de nieve este año ha sido Sierra.


California tiene tres tipos principales de embalses, dijo Claudia Faunt, hidróloga del Centro de Ciencias del Agua de California: Los embalses superficiales -como Oroville y Shasta-, las aguas subterráneas y el manto de nieve, que "se derrite y alimenta el sistema de aguas superficiales".


Faunt dijo a la CNN que la cantidad de agua en el manto de nieve y el momento en que se derrite es fundamental para los embalses de superficie.


"Los embalses se gestionan para tener agua disponible para satisfacer las demandas de la agricultura y también de las actividades recreativas, así como los suministros municipales", dijo Faunt. "Si no hay mucha capa de nieve o se derrite mucho antes, repercute en el funcionamiento de los embalses y en la cantidad de agua que se bombea de las aguas subterráneas".


Michael Dettinger, hidrólogo del Servicio Geológico de EE.UU., dijo que la escorrentía del deshielo de este año fue mala en varios frentes.

  • El primero fue la propia sequía de nieve. El 1 de abril, las precipitaciones invernales eran sólo el 50% de lo normal, y la nieve que cayó contenía un 40% menos de agua de lo normal.

  • El segundo problema fue que el aire en California ha sido tan seco que la escorrentía se evaporó antes de llegar a los embalses.

"Después del 1 de abril, cuando la nieve empezó a derretirse en serio, la escorrentía que normalmente se espera que aparezca no lo hizo", dijo Dettinger. Añadió que, incluso con las escasas nevadas, "si la escorrentía hubiera sido normal... estaríamos en una sequía, pero tal vez una que fuera sólo la mitad de mala".


La nieve que normalmente se mantiene hasta bien entrado el verano desapareció meses antes de lo que debería, dijo Dettinger. Ahora, todos los principales embalses de California están muy por debajo de sus medias históricas.


El lago Shasta, el mayor embalse del estado por volumen, está a punto de batir su récord de estiaje. El récord actual se estableció en el año hidrológico 1924, según el Servicio Meteorológico Nacional.


La escasez de agua es sólo uno de los impactos de la sequía de nieve en California. La temporada de incendios forestales empieza antes y termina más tarde cada año, en gran parte debido al cambio climático.


"Las temperaturas más cálidas de la primavera y el verano, la reducción de la capa de nieve y el deshielo más temprano de la primavera crean estaciones secas más largas e intensas que aumentan el estrés de la humedad en la vegetación y hacen que los bosques sean más susceptibles a los incendios forestales graves", según CalFire.


En lo que va de año, se han producido más de 3.500 incendios forestales en California. Esta cifra supera en más de 1.000 lo que era normal en los últimos cinco años. Los incendios también se inician con más frecuencia y mucho antes.


Faunt afirma que uno de los mayores problemas a los que se enfrentan los californianos es la capacidad de adaptación a los cambios en la escorrentía debidos a la crisis climática.


"El aumento de las temperaturas como el que estamos teniendo ahora tiende a hacer más severa la sequía y cambia el tipo de precipitación para que tengamos muchos más aguaceros", dice Faunt. "Los ríos atmosféricos suministran la mayor parte de las precipitaciones anuales de California y tienden a ser más intensos a medida que la atmósfera se calienta".


Los fuertes aguaceros pueden sonar como algo bueno, pero Faunt dice que es mucho más difícil gestionar eficazmente los aguaceros en la infraestructura hídrica de California para poder hacer que el agua sea útil.


Lo que se necesita es una forma eficaz de conservar las fuentes de agua disponibles y utilizar mejor las fuentes constantes, como el manto de nieve, en los años en que es abundante.


A medida que el clima cambia, la naturaleza constante y fiable del manto de nieve se vuelve más importante. Pero las temperaturas medias más altas y las olas de calor extremas están derritiendo lo que queda del manto de nieve de California con mayor rapidez, y el aire más seco está evaporando la escorrentía.


Los problemas de abastecimiento de agua seguirán aumentando mientras no se tenga en cuenta en los planes de gestión del agua el control cuidadoso del manto de nieve y los fenómenos de calor extremo, según la Oficina del Programa Climático de la NOAA. A medida que la investigación se amplíe sobre los tipos e impactos de la sequía de nieve, la comprensión de uno de los recursos hídricos más importantes del Oeste se ampliará con el tiempo.

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram