• Homo consciens

El ayuno de dopamina es una moda tecnológica que suena tonta, pero que podría funcionar




Privar a tu cerebro de la estimulación permanente de las redes sociales puede reconfigurar tus circuitos neurales agotados, pero el problema es más profundo que eso.


Fuente; The Guardian - Oliver Burkeman - Noviembre 2019

El problema con las ridículas modas de Silicon Valley solía ser el riesgo de que la gente las tomara en serio: que les pudiera parecer sensato comer una dieta de zanahoria, mientras se bañaba en nitrógeno líquido y administraba descargas eléctricas a su cerebro, sólo porque algún multimillonario tecnológico lo estaba haciendo. Ahora que estamos ajustando nuestra visión de los titanes de la tecnología, el riesgo es el contrario: que si se les ocurriera algo bueno, ya no los tomamos en serio. Así que, creo que eso fue lo que sucedió con el "ayuno de dopamina", que estuvo en el foco de la burla hace unas semanas. La idea es privarse de los shocks de dopamina de las redes sociales y los medios digitales, para romper su adicción a ese mundo hiperestimulante, y así encontrar placer nuevamente en las cosas más significativas de la vida, pero menos aceleradas y despampanantes, tales como la belleza natural, la buena literatura, o el tiempo con amigos.


Para ser justos, sigue siendo una tontería en muchos sentidos. La estimulación es más compleja que los golpes de dopamina de un like; y no hay evidencia de que un ayuno de tecnología "resetee" sus niveles anteriores. ("Reiniciar", aquí, parece un caso clásico de importar una metáfora de computadora a la biología humana.) Pero me gusta el concepto de todos modos, porque cambia el enfoque de "fuentes individuales de estimulación" al "cerebro que está siendo estimulado". Si su objetivo es poner fin a su dependencia de la emoción, y el efecto de no poder salir de la rueda en la que usted requiere cada vez más, entonces es definitivamente útil pasar un día sin, por ejemplo, las redes de comunicación social. Pero será de uso limitado si usted llena ese tiempo con diferentes formas de estimulación - ver películas emocionantes, tomar drogas, comer comida chatarra, ir de compras. Los defensores más radicales del ayuno de dopamina rechazan cualquier conversación.


Iba a probarlo, hasta que me di cuenta de que ya lo había hecho, varias veces, bajo la etiqueta (ligeramente) menos de moda de "ir a un retiro de meditación". Las reglas son similares -no hay pantallas, leer, hablar, sexo, alcohol, comer carne- y aunque la meditación no es "no hacer nada", ciertamente implica renunciar a la dependencia de la excitación externa. Y los resultados son todo lo que un shock rápido de dopamina podría desear: sensibilidad renovada a la naturaleza y a los sabores de la comida; menos impaciencia con los demás; mejor sueño; y una mayor capacidad para leer libros sin la necesidad de agarrar el teléfono.


Lleva unos días llegar hasta allí. Hasta entonces, puede ser bastante horrible. La otra cara de la moneda inevitable de vivir en un mundo de estímulos sin precedentes es que cuando está ausente, la experiencia puede sentirse enloquecidamente aburrida. El problema con el "diseño persuasivo", el arsenal de técnicas psicológicas utilizadas por las plataformas tecnológicas para asegurar que su atención nunca vacile, es que el resto de la realidad no fue diseñada de esa manera. Y el problema de privarse de las distracciones emocionantes del momento presente es que uno se siente, en palabras del psicoterapeuta Bruce Tift, "claustrofóbico, encarcelado, impotente y constreñido por la realidad".


Sin embargo, vale la pena superar el dolor, y si llamarle "ayuno de dopamina" ayuda, ¿a quién le importa realmente? Mi problema con los hermanos tecnológicos no es el lenguaje que usan. Es que después de pasar un domingo ayunando de dopamina, regresan el lunes a su trabajo que consiste en mantenernos al resto de nosotros enganchados.


#adicciontecnologica #dopamina #meditacion #redesociales #diseñopersuasivo

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com