©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com

  • Homo consciens

El cambio climático es inmoral. Es hora de un movimiento para la abolición del carbono


Las huelgas escolares, la huelga climática mundial, la Rebelión contra la Extinción (Extinction Rebellion) y el creciente apoyo a un Nuevo Trato Verde (New Green Deal) sugieren que, por fin, está surgiendo un movimiento social de masas que podría poner en marcha una política para salvar a la humanidad del colapso de la civilización

Los que lucharon contra la esclavitud no se preocuparon por los costos y los beneficios. Su objetivo era claro: abolirla.



Autor: Eric Beinhocker , The Guardian, 20 sep 2019


El calentamiento global inducido por el hombre es una inmoralidad. Involucra a un grupo de humanos dañando a otros. Gente de esta generación que perjudica a los de las generaciones futuras. Las personas del mundo desarrollado perjudican a las del mundo en desarrollo. Cada uno de nosotros está emitiendo carbono que perjudica a quienes se ven atrapados en las supertormentas, las inundaciones, las sequías y los conflictos provocados por el clima. Y está el mayor error moral de todos: el evento de extinción masiva que hemos desencadenado y que perjudica a toda la vida en la Tierra.


Sin embargo, hasta hace poco, el cambio climático no ha sido discutido como una cuestión moral. Más bien, se ha presentado como un problema tecnocrático, un problema de costo-beneficio, en el que los costos de la acción deben sopesarse con los beneficios de evitar el desastre. Los debates han girado en torno a los impuestos, el empleo, el crecimiento y las tecnologías. Si bien esos debates son importantes -hay maneras mejores y peores de abordar la crisis climática- el efecto ha sido la inacción, la negación y el retraso durante décadas. Cuando algo es un error moral, particularmente una inmoralidad profunda y sistémica, no esperamos a debatir el camino o la política óptima; lo detenemos.


Mirando hacia atrás en la historia, el movimiento climático puede inspirarse en otro esfuerzo por corregir un profundo error moral: el movimiento por la abolición de la esclavitud. Claramente hay diferencias importantes entre la esclavitud y el cambio climático, y no estoy trazando una equivalencia moral entre los dos; la esclavitud fue un horror moral único y el cambio climático es inmoral a su propia y terrible manera. Pero la comunidad climática puede inspirarse en los valientes esfuerzos del movimiento abolicionista del siglo XIX para hacer ilegal la esclavitud en todo el mundo.


Los que lucharon contra la esclavitud no se preocuparon por los costos y los beneficios. Su objetivo era moralmente justo y poderosamente claro: abolir la esclavitud, hacerla ilegal. Es hora de hacer esto por el cambio climático: hacer que la contaminación por carbono humano sea ilegal en todos los países del mundo. Es hora de un movimiento de "abolición del carbono", para poner fin a las emisiones.


Esto es exactamente lo que la ciencia nos dice que debemos hacer. Para contener el calentamiento a 1,5-2C es necesario que las emisiones globales de carbono humano se reduzcan a cero entre 2030 y 2050. No sólo reducirlo. Basta. Este principio está consagrado en el acuerdo de París, aunque pocos signatarios se han enfrentado a sus implicancias.


Un conjunto de plazos firmes, consagrados en el derecho internacional, obligaría a los países a adoptar inmediatamente las políticas necesarias para cumplirlos, y obligaría a las empresas a empezar a cambiar sus modelos de negocio. Algunos protestarán porque estas leyes acabarían con el empleo y el crecimiento. Pero unos plazos tan claros darían finalmente a las empresas y a los inversores la certeza de que la economía de los combustibles fósiles está llegando a su fin, y catalizarían un auge histórico de la innovación, lo que daría vida a una nueva economía de energía limpia.


Lograr que todos los países del mundo promulguen leyes de abolición del carbono parece un sueño lejano hoy en día. Pero las cosas deben haber parecido igualmente sombrías para los abolicionistas de la esclavitud a principios del siglo XIX. Pero luego, después de años de campaña y acción civil, Gran Bretaña hizo ilegal la esclavitud en 1833, Francia en 1848, los Estados Unidos en 1865, seguido por otros numerosos países y prohibiciones internacionales en 1890 y 1926.


Lo que puso en marcha la cascada del cambio fue el desarrollo de la abolición como movimiento social de masas. La historia nos dice que los movimientos sociales de masas como el sufragio femenino, los derechos civiles y los derechos de los homosexuales siempre han utilizado argumentos morales para cambiar la política. No se me ocurre ningún movimiento de masas que haya sido provocado por un análisis de coste-beneficio.


El movimiento climático finalmente está encontrando su voz moral. Las huelgas escolares, la huelga climática mundial, la Rebelión contra la Extinción y el creciente apoyo a un Nuevo Trato Verde sugieren que, por fin, está surgiendo un movimiento social de masas que podría poner en marcha esta política.


Pero para que se encienda esta campaña necesita una demanda clara y sencilla, un grito de guerra que todo el mundo pueda compartir. "Detener el cambio climático" es demasiado vago y abstracto, mientras que la cacofonía de demandas más estrechas - "Stop fracking", "Build more solar", "Eat less meat" - es demasiado confusa. Todas estas son cuestiones cruciales, pero mucha gente no está segura de qué hacer con todo esto.


En cambio, al mostrar claramente la inmoralidad de la contaminación por carbono, podemos activar las emociones morales de las personas y luego enfocar esas emociones en una acción específica: hacerla ilegal.


Tenemos un punto de partida: Gran Bretaña se ha unido recientemente a los países nórdicos, Francia, Nueva Zelanda, el estado estadounidense de California y 19 ciudades de todo el mundo para adoptar objetivos de cero neto, y la UE está considerando un objetivo para 2050. El siguiente paso es convertir estos objetivos blandos en leyes de abolición del carbono duro.


Los abolicionistas del siglo XIX tuvieron la valentía de exigir que se pusiera fin a un sistema basado en la esclavitud inmoral de los demás seres humanos. Hoy, ¿somos lo suficientemente valientes como para exigir que se detenga un sistema basado en la destrucción inmoral de la vida en la Tierra?


- Eric Beinhocker es Profesor de Práctica de Políticas Públicas en la Escuela de Gobierno de Blavatnik, Universidad de Oxford, y Director Ejecutivo del Instituto para el Nuevo Pensamiento Económico de la Escuela Oxford Martin.


#calentamientoglobal #injusticiaclimatica #inmoralidad

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram