• Homo consciens

El cambio climático es menos en una batalla entre naciones que entre ricos y pobres


Fuente: Financial Times - Por Stefan Wagstyl, Steven Bernard y Chelsea Bruce-21 de mayo de 2021

La lucha por la protección del planeta está cambiando de forma que pronto podría exacerbar los conflictos dentro de los países



Tal y como argumentan los líderes políticos antes de la conferencia de la ONU sobre el cambio climático COP26 de este mes de noviembre, las principales divisiones sobre las políticas de gases de efecto invernadero se dan entre los Estados: ricos frente a pobres, exportadores de combustibles fósiles frente a importadores, y países verdes -los escandinavos, por ejemplo- frente a los menos verdes, como Australia.


Pero puede que esto no dure mucho más. La lucha por la protección del planeta está cambiando de forma que pronto podría exacerbar los conflictos dentro de los países, especialmente entre las clases sociales. O, por decirlo claramente, entre los ricos y el resto. Según datos de la ONU, el 1% de la población mundial con mayores ingresos es responsable del 15% de las emisiones. Esto supone más del doble de la cuota del 50% inferior.


Figura: el 10% más rico de la población es responsable del crecimiento del 46% de las emisiones entre 1990 y 2015

EL 40% del medio, son responsables por el crecimiento del 49% de las emisiones y

El 50% más pobre del 6% del crecimiento de las emisiones.


El informe de la ONU sobre la brecha de emisiones en 2020 afirma que para limitar el aumento de la temperatura a 1,5 ºC, tal y como prevé el Acuerdo de París de 2015, sería necesario que el 1% más rico redujera su huella de carbono para 2030 "al menos en un factor de 30". Casi todo lo que hacen los ricos implica un aumento de las emisiones, desde vivir en casas más grandes hasta conducir coches más grandes y volar más a menudo, especialmente en avión privado. También comer carne, y tener una piscina. Por no hablar de una casa de vacaciones. O casas.



Figura: consumo de CO2 en toneladas per cápita, según estilos de vida en los hogares.

En rojo los hogares entre el 10% más rico y en azul el 50% más pobre.



Los activistas ecologistas llevan mucho tiempo denunciando la desigualdad medioambiental y señalando con el dedo a lo que llaman "la élite contaminante". Pero, hasta ahora, los gobiernos se han mantenido alejados de las políticas socialmente divisivas. En su lugar, se han centrado en cambiar la combinación energética para todos, reduciendo el uso de combustibles fósiles e impulsando las energías renovables. Y, de forma selectiva, han aumentado las cargas reguladoras de la industria.


Figura: EL precio de los suburbios: altas emisiones

La huella de carbono de los hogares estadounidenses son más grandes cuando están alejados de los centros de las ciudades. Los suburbios de las grandes ciudades ayudan a incrementar más las emisiones que los suburbios de las ciudades pequeñas.


Los consumidores han asumido algunos costes, como los gravámenes ecológicos en las facturas de electricidad, las tasas aeroportuarias medioambientales y las tasas de eliminación de electrodomésticos. También se les ha instado a reducir su huella de carbono con subvenciones a los vehículos eléctricos, los paneles solares y el aislamiento de las viviendas. Pero estas políticas no son suficientes. Al anunciar objetivos de emisiones mucho más estrictos antes de la COP26, los gobiernos tendrán que frenar las emisiones directamente. Una opción obvia son los impuestos adicionales sobre cualquier cosa, desde el combustible de los coches hasta el gas doméstico. Pero afectarían tanto a los pobres como a los ricos. Y, para ser lo suficientemente elevados como para modificar el comportamiento de los superricos, estos impuestos tendrían que imponer costes insoportables a los menos pudientes.


Así pues, los impuestos sobre el carbono dirigidos a los ricos subirán a la agenda política. ¿Pero serán suficientes las políticas fiscales? Para los verdaderos ricos, ningún nivel normal de impuesto vinculado al carbono será disuasorio. Pueden tragarse los suplementos por vuelo frecuente, los gravámenes a los coches grandes y los recargos en las facturas energéticas de los hogares. Es posible que los gobiernos tengan que ir más allá de las políticas fiscales e imponer límites a las actividades. En la mayoría de las democracias, eso sería un problema para los ciudadanos. En la mayoría de las democracias, esto se consideraría extremo. Pero la gente ya tolera normas como la prohibición de las mangueras.


Además, si la acción se limita a las políticas fiscales, se corre el riesgo de crear un mundo en el que las ventajas de los súper ricos -que pueden pagar sin problemas- aumenten aún más. ¿Será esto políticamente sostenible en democracias avanzadas como las de Estados Unidos, los países europeos y Japón? Quien piense que nada va a cambiar debería tener en cuenta el enfoque radical que Joe Biden ha prometido adoptar en materia de política climática. El presidente de EE.UU. tampoco teme prometer subidas de impuestos para los más pudientes.


¿Qué pueden hacer los ricos para prepararse? Bueno, tiene sentido reducir la huella de carbono de forma voluntaria antes de que sea obligatorio. No basta con invertir más en desarrollo sostenible o dar dinero a causas ecológicas, aunque estas acciones marcan la diferencia. Lo que se necesita es reducir el consumo, especialmente el que produce mucho dióxido de carbono y titulares no deseados.


Los que valoran un estilo de vida glamuroso tendrán que pagar por ello. Pero hemos visto en la pandemia que el cambio es posible. No se trata de altruismo, sino de interés propio ilustrado.



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram