• Homo consciens

El costo ambiental de la compra on line


Fuente: The Guardian - Por Emine Saner

Nos encanta pedir productos y alimentos con un clic, pero esto crea montañas de residuos de envases y millones de kilómetros de transporte.



Todavía hay algo mágico en la idea de navegar por un mundo de bienes en línea, elegir lo que quieres y que te lo entreguen en la puerta, a veces en cuestión de horas. Puede que pienses fugazmente en el impacto medioambiental cuando te ahogas en un exceso de embalaje (casi un tercio de los residuos sólidos en los EE.UU. provienen de los embalajes del comercio electrónico) pero es fácil ignorar el resto. Como el hecho de que Amazon, en cifras publicadas el año pasado, emite 44,4 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono, casi tanto como un país pequeño. Estamos comprando más en línea que nunca - y los grupos de edad más jóvenes son menos propensos a comprar localmente que las personas mayores de 55 años, según una nueva encuesta.


Nuestra cultura del delivery o entrega en casa, que está creciendo rápidamente, es un desafío, dice Tim Anderson, jefe de transporte del Energy Saving Trust. "Es fácil entrar en línea y comprar cosas baratas. Pueden haber sido enviadas desde países lejanos, fabricadas con materias primas y llegan a nuestros hogares a bajo o ningún costo".


En un mundo ideal, las compras en línea podrían ser una mejor opción que hacer viajes individuales a la tienda, pero comprando grandes cantidades semanales - siempre y cuando no hagamos viajes adicionales al supermercado nosotros mismos). Sin embargo, no vivimos en un mundo ideal, sino en uno en el que el beneficio y el consumismo son desenfrenados. No nos comportamos - y los minoristas en línea no nos animan a comportarnos - de una manera sensata, dice Julian Allen, investigador del departamento de estudios de transporte de la Universidad de Westminster.


Tiempo atrás estábamos preparados para esperar, pero ahora queremos la entrega en el mismo día. Eso, dice Allen, "tiende a significar que las cosas se mueven en cantidades cada vez más pequeñas. Tenemos vehículos disparando por todo el lugar haciendo entregas únicas. Tenemos el concepto de entrega 'gratuita', que es un punto de venta para los minoristas, pero no es realmente gratuita en el sentido de lo que les cuesta y lo que cuesta en términos ambientales".


La gente también compra cosas, especialmente ropa, con la intención de devolver gran parte del pedido, lo que resulta en más transporte y kilometraje. "No se les penaliza financieramente por hacer eso", dice Allen.


El crecimiento de los servicios de entrega de comida, como Pedidos Ya, Glovo, Deliveroo y Uber Eats, ha sido enorme. "Es pura ineficiencia mover una sola comida en un coche o una moto", dice Allen. "Las bicicletas ayudarían en términos de contaminación, pero la tendencia ha sido alejarse de las bicicletas a medida que estas empresas amplían sus redes, y no es viable".


Entonces, ¿qué deberíamos hacer? "Compre localmente, [especialmente] si puede usar el transporte sostenible", es el consejo de Anderson.


Y Allen cree que deberíamos ser más pacientes y consolidar los pedidos en una entrega a la vez. "En lugar de hacer que se entreguen en su casa, elija recogerlos en un punto de recogida cercano. [Los mensajeros] pueden llevar un montón de cosas a un solo lugar".


No hagas un viaje especial en coche para recogerlo, dice Allen: "Hazlo en tu viaje diario".


Tal vez lo mejor de todo sería pensar antes de hacer clic.


#contaminacion #consumismo #delivery #comidasrapidas#transporte #costoambiental #calentamientoglobal

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com