• Homo consciens

El derretimiento de los casquetes polares podría no detener la corriente oceánica



Fuente: Phys - 9 de abril de 2022 - por la Universidad de Wisconsin-Madison

La mayoría de las simulaciones del futuro de nuestro clima pueden ser demasiado sensibles al deshielo del Ártico como causa de cambios bruscos en la circulación oceánica, según una nueva investigación dirigida por científicos de la Universidad de Wisconsin-Madison.


Los científicos del clima cuentan con la Circulación Meridional de Vuelco del Atlántico (o AMOC) entre los mayores puntos de inflexión en el camino hacia un desastre climático planetario. La corriente del Océano Atlántico actúa como una cinta transportadora que lleva el agua cálida de la superficie tropical hacia el norte y el agua más fría y profunda hacia el sur.


"Nos han enseñado a imaginarlo como una cinta transportadora -incluso en la escuela secundaria- que se detiene cuando entra agua dulce procedente del deshielo", dice Feng He, científico asociado del Centro de Investigación Climática de la UW-Madison.


Sin embargo, basándose en trabajos anteriores, Feng He dice que los investigadores están revisando su comprensión de la relación entre la AMOC y el agua dulce procedente del deshielo polar.


En el pasado, un AMOC estancada ha acompañado a acontecimientos climáticos abruptos como el calentamiento de Bølling-Allerød, una fuerte subida de la temperatura global de hace 14.500 años. Reprodujo con éxito ese acontecimiento utilizando un modelo climático que realizó en 2009 mientras era estudiante de posgrado de la UW-Madison.


"Fue un éxito reproducir el calentamiento abrupto de hace 14.700 años que se observa en el registro paleoclimático", dice Feng He. "Pero nuestra precisión no continuó más allá de ese período de cambio abrupto".

En cambio, mientras que las temperaturas de la Tierra se enfriaron después de este calentamiento abrupto antes de volver a subir para estabilizarse en nuevos máximos durante los últimos 10.000 años, el modelo de 2009 no pudo seguir el ritmo. El calentamiento simulado en las regiones septentrionales del planeta no coincidía con el aumento de las temperaturas observado en los archivos geológicos del clima, como los núcleos de hielo.


En un estudio publicado esta semana en la revista Nature Climate Change, He y el paleoclimatólogo de la Universidad Estatal de Oregón Peter Clark describen una nueva simulación del modelo que coincide con el calentamiento de los últimos 10.000 años. Y lo lograron eliminando el factor desencadenante que, según la mayoría de los científicos, detiene o apaga la AMOC.

Se ralentiza la circulación del océano Atlántico, un "talón de Aquiles" del clima - aquí

El calentamiento de la superficie de la Tierra hace que se derrita el hielo marino del Océano Ártico y la capa de hielo de Groenlandia, liberando agua dulce en el océano. Los científicos creen ampliamente que la afluencia de agua dulce altera las diferencias de densidad en el Atlántico Norte que hacen que el agua de la AMOC que se dirige al norte se hunda y vuelva al sur.


"El problema", dice He, "está en los datos geológicos del clima".

Aunque el registro climático muestra una abundancia de agua dulce procedente del deshielo final de las capas de hielo sobre América del Norte y Europa, la AMOC apenas cambió. Por ello, eliminó de su modelo la suposición de un diluvio de agua dulce.


"Sin la entrada de agua dulce que ralentiza la AMOC en el modelo, obtenemos una simulación con una concordancia mucho mejor y duradera con los datos de temperatura del registro climático", afirma. "El resultado importante es que la AMOC parece ser menos sensible al forzamiento del agua dulce de lo que se ha pensado durante mucho tiempo, según los datos y el modelo".


Esto es especialmente importante para los modelos climáticos que evalúan cómo responderá el AMOC a futuros aumentos de agua dulce procedentes del deshielo.


"Está incorporado en muchos modelos", dice. "El futuro calentamiento global por el aumento del dióxido de carbono en la atmósfera derrite el hielo marino, y se cree que el agua dulce del hielo derretido hace que la AMOC se debilite".


Las consecuencias generalizadas de un debilitamiento drástico de la AMOC incluyen un rápido aumento del nivel del mar en la costa oriental de América del Norte, un enfriamiento sobre Europa que podría perturbar la agricultura, una selva amazónica reseca y la perturbación de los monzones asiáticos. El nuevo estudio de modelización prevé una reducción mucho menor de la fuerza de la AMOC, pero no descarta un cambio brusco.


"Sugerimos que hasta que no se resuelva este problema, cualquier cambio simulado de la AMOC a partir del forzamiento del agua dulce debería considerarse con precaución", afirma He. "No podemos estar seguros de por qué el AMOC se apagó en el pasado, pero estamos seguros de que cambió. Y puede volver a cambiar".

MAS SOBRE EL TEMA DE LA CORRIENTE DEL ATLANTICO


  • ¿Podría la "Circulación del Atlántico"-AMOC- pararse? - aquí

  • Confirman el debilitamiento de la circulación de la Corriente del Golfo (AMOC) - aquí

  • Nuestros océanos y hielos están bajo presión, informa el IPCC - aquí

  • Océanos: científicos piden aplicar medidas urgentes para evitar daños - aquí

  • Se ralentiza la circulación del océano Atlántico, un "talón de Aquiles" del clima - aquí

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram