• Homo consciens

El discurso de Greta en el Congreso de EE.UU




"No deben apostar el futuro de sus hijos tirando una moneda al aire. Deben unirse detrás de la ciencia. Deben tomar medidas. Deben hacer lo imposible. Porque rendirse nunca puede ser una opción."


Mi nombre es Greta Thunberg, tengo 16 años y soy de Suecia. Estoy agradecida por estar con ustedes aquí en los Estados Unidos. Una nación que, para mucha gente, es el país de los sueños.


También tengo un sueño: que los gobiernos, los partidos políticos y las empresas comprendan la urgencia de la crisis climática y ecológica y se reúnan a pesar de sus diferencias -como ustedes harían en una emergencia- y adopten las medidas necesarias para salvaguardar las condiciones de una vida digna para todos los habitantes de la Tierra.


Porque entonces, nosotros, millones de jóvenes en huelga escolar, podríamos volver a la escuela.


Tengo el sueño de que la gente en el poder, así como los medios de comunicación, empiecen a tratar esta crisis como la emergencia existencial que es. Para poder volver a casa con mi hermana y mis perros. Porque los extraño.


De hecho, tengo muchos sueños. Pero estamos en el año 2019. Este no es el momento ni el lugar para soñar. Este es el momento de despertar. Este es el momento en la historia en el que necesitamos estar bien despiertos.


Y sí, necesitamos sueños, no podemos vivir sin sueños. Pero hay un momento y un lugar para todo. Y los sueños no se interponen en el camino de decir las cosas como son.


Y sin embargo, dondequiera que voy, parece que estoy rodeado de cuentos de hadas. Líderes empresariales, funcionarios electos de todo el espectro político que dedican su tiempo a inventar y contar historias que nos tranquilizan, que nos hacen volver a dormir.


Estas son historias de "sentirse bien" sobre cómo vamos a arreglar todo. Qué maravilloso va a ser todo cuando lo hayamos "resuelto"! Pero el problema al que nos enfrentamos no es que carezcamos de la capacidad de soñar, o de imaginar un mundo mejor. El problema ahora es que tenemos que despertar. Es hora de enfrentar la realidad, los hechos, la ciencia.


Y la ciencia no habla principalmente de "grandes oportunidades para crear la sociedad que siempre quisimos". Habla de sufrimientos humanos tácitos, que empeorarán cada vez más cuanto más demoremos la acción, a menos que empecemos a actuar ahora. Y sí, por supuesto, un mundo transformado sostenible incluirá muchos beneficios nuevos. Pero hay que entender. Esta no es principalmente una oportunidad para crear nuevos empleos verdes, nuevos negocios o crecimiento económico verde. Se trata sobre todo de una emergencia, y no de una emergencia cualquiera. Esta es la mayor crisis que ha enfrentado la humanidad.


Y tenemos que tratarla en consecuencia, para que la gente pueda entender y captar la urgencia. Porque no se puede resolver una crisis sin tratarla como tal. Dejan de decirle a la gente que todo va a estar bien cuando, de hecho, como parece ahora, no va a estar nada bien. Esto no es algo que se pueda empaquetar y vender o como "me gusta" en las redes sociales.


Dejen de pretender que ustedes, sus ideas de negocio, sus partidos políticos o planes lo resolverán todo. Debemos darnos cuenta de que aún no tenemos todas las soluciones. Lejos de eso. A menos que esas soluciones signifiquen que simplemente dejemos de hacer ciertas cosas.


Cambiar una fuente de energía desastrosa por otra ligeramente menos desastrosa no es progresar. Exportar nuestras emisiones al extranjero no es reducir nuestras emisiones. La contabilidad creativa no nos ayudará. De hecho, es el corazón del problema.


Algunos de ustedes pueden haber escuchado que tenemos 12 años a partir del 1 de enero de 2018 para reducir nuestras emisiones de dióxido de carbono a la mitad. Pero supongo que casi ninguno de ustedes ha escuchado que hay un 50% de posibilidades de mantenerse por debajo de 1,5 grados centígrados de aumento de la temperatura mundial por encima de los niveles preindustriales. Cincuenta por ciento de posibilidades.


Y estos cálculos científicos actuales, los mejores disponibles, no incluyen puntos de inflexión no lineales, así como la mayoría de los bucles de retroalimentación imprevistos, como el extremadamente poderoso gas metano que escapa del permafrost ártico que se está descongelando rápidamente. O ya encerrado en el calentamiento oculto por la contaminación tóxica del aire. O el aspecto de la equidad; justicia climática.


Así que una probabilidad del 50 por ciento -la probabilidad que caiga cara o ceca en una moneda- definitivamente no es suficiente. Sería imposible de defender moralmente. ¿Alguno de ustedes se subiría a un avión si supiera que tiene más de un 50% de posibilidades de estrellarse? Más directo: ¿pondrías a tus hijos en ese vuelo?


¿Y por qué es tan importante mantenerse por debajo del límite de 1,5 grados? Porque eso es lo que pide la ciencia unida, evitar la desestabilización del clima, para que no desencadene una reacción en cadena irreversible fuera del control humano. Incluso con un grado de calentamiento estamos viendo una pérdida inaceptable de vidas y medios de subsistencia.


Entonces, ¿por dónde empezamos? Bueno, yo sugeriría que comencemos a mirar el capítulo 2, en la página 108 del informe del IPCC que salió el año pasado. Allí mismo dice que si queremos tener un 67% de posibilidades de limitar el aumento de la temperatura mundial a menos de 1,5 grados centígrados, el 1 de enero de 2018 nos quedaban unas 420 toneladas de CO2 que emitir en ese presupuesto de dióxido de carbono. Y, por supuesto, ese número es mucho menor hoy en día. Como emitimos alrededor de 42 Gtoneladas de CO2 cada año, si se incluye el uso de la tierra.


Con los niveles de emisiones actuales, ese presupuesto restante se reduce en menos de 8 años y medio. Estas cifras no son algo que yo opino. No son opiniones de nadie ni opiniones políticas. Esta es la mejor ciencia disponible en la actualidad. Aunque un gran número de científicos sugieren que incluso estas cifras son demasiado moderadas, estas son las que han sido aceptadas por todas las naciones a través del IPCC.


Y tengan en cuenta que estas cifras son globales y, por lo tanto, no dicen nada sobre el aspecto de la equidad, claramente establecido en el Acuerdo de París, que es absolutamente necesario para que funcione a escala mundial. Esto significa que los países más ricos tienen que hacer lo que les corresponde y reducir a cero las emisiones mucho más rápido, para que la población de los países más pobres puedan mejorar su nivel de vida, mediante la construcción de parte de la infraestructura que ya hemos construido nosotros. Como carreteras, hospitales, escuelas, agua potable y electricidad.


Estados Unidos es el mayor contaminador de carbono de la historia. También es el primer productor mundial de petróleo. Y sin embargo, es también la única nación del mundo que ha señalado su firme intención de abandonar el Acuerdo de París. Porque la cumbre "fue un mal negocio para los EE.UU.".


El 1 de enero de 2018 quedaban 420 Gt de CO2 por emitir para tener un 67% de posibilidades de mantenerse por debajo de los 1,5 grados de aumento de la temperatura mundial. Ahora esa cifra ya se ha reducido a menos de 360 Gt.


Estos números son muy incómodos. Pero la gente tiene derecho a saber. Y la gran mayoría de nosotros no tenemos ni idea de que estos números existen. De hecho, ni siquiera los periodistas que conozco saben que existen. Sin mencionar a los políticos. Y sin embargo, todos parecen tan seguros de que su plan político resolverá toda la crisis.


Pero, ¿cómo podemos resolver un problema que ni siquiera entendemos del todo? ¿Cómo podemos omitir el cuadro completo y la mejor ciencia disponible en la actualidad?


Creo que hay un gran peligro al hacerlo. Y por muy políticos que sean los antecedentes de esta crisis, no debemos permitir que ésta siga siendo una cuestión política partidista. La crisis climática y ecológica va más allá de la política partidista. Y nuestro principal enemigo en este momento no son nuestros oponentes políticos. Nuestro principal enemigo ahora es la física. Y no podemos hacer "tratos" con la física.


Todo el mundo dice que hacer sacrificios por la supervivencia de la biosfera -y asegurar las condiciones de vida de las generaciones futuras y presentes- es algo imposible de hacer.


De hecho, los estadounidenses han hecho grandes sacrificios para superar las terribles adversidades antes.


Piensen en los valientes soldados que llegaron a tierra en la primera ola en Omaha Beach el día D. Piense en Martin Luther King y los otros 600 líderes de derechos civiles que arriesgaron todo para marchar desde Selma hasta Montgomery. Piense en el presidente John F. Kennedy anunciando en 1962 que Estados Unidos "elegiría ir a la luna en esta década y hacer las otras cosas, no porque sean fáciles, sino porque son difíciles...".


Tal vez sea imposible. Pero si observamos esas cifras, es decir, la mejor ciencia disponible en la actualidad, firmada por todos los países, creo que eso es precisamente a lo que nos enfrentamos.


Pero no deben pasar el tiempo soñando, o ver esto como una lucha política a ganar.


Y no deben apostar el futuro de sus hijos tirando una moneda al aire.


Deben unirse detrás de la ciencia.


Deben tomar medidas.


Deben hacer lo imposible.


Porque rendirse nunca puede ser una opción.



#gretathunberg #congresousa #rendiresenoesunaopcion

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com