• Homo consciens

El doble standard racista del desarrollo internacional



Fuente: Aljazeera - por Jason Hickel - Julio 2020

La afirmación de que estamos haciendo "maravillosos progresos" contra la pobreza mundial es una falacia basada en una mentalidad colonial.



Año tras año, las luminarias del desarrollo internacional, desde Bill Gates a Jim Kim, Nick Kristof a Steven Pinker, se alinean para contarnos los maravillosos progresos que se han hecho contra la pobreza mundial. Según las estimaciones más recientes, publicadas por el Banco Mundial, en 2015 había "sólo" 734 millones de personas que vivían con menos de 1,90 dólares al día, frente a 1.900 millones de personas en 1990.


Suena como una noticia maravillosa. Pero hay un problema con esta narrativa. Curiosamente, no hay una base empírica para la línea de 1,90 dólares. Es un umbral arbitrario que no se basa en las necesidades humanas reales. La evidencia empírica muestra que 1,90 dólares por día no es suficiente para que la gente asegure una nutrición decente, por no hablar de otras necesidades básicas. De hecho, al menos 3.500 millones de personas viven con más que esto, y sin embargo siguen atrapadas en la pobreza.


Es importante reconocer que el umbral de pobreza internacional se ajusta al poder adquisitivo. Cuando escuchamos 1,90 dólares por día, comúnmente asumimos que esto significa el equivalente de lo que un estadounidense podría comprar con esa cantidad de dinero en, digamos, Sudán o la India. Pero es exactamente lo contrario. Es el equivalente a lo que 1,90 dólares pueden comprar en los Estados Unidos. Piensa por un momento en lo que esto significa. No es prácticamente nada.


Para tener una idea de cuán bajo es este estándar, el economista David Woodward calculó una vez que vivir en la línea de pobreza internacional en Gran Bretaña, en un año base anterior, sería como si 35 personas trataran de sobrevivir "con un solo salario mínimo, sin beneficios de ningún tipo, sin regalos, préstamos, búsqueda de basura, mendicidad o ahorros de los que echar mano (ya que todos estos están incluidos como "ingresos" en los cálculos de la pobreza)". Esto va más allá de cualquier definición de "extrema".


Esto nos lleva a una cuestión importante. ¿Por qué los barones del desarrollo internacional juzgan la vida de las personas del Sur global por 1,90 dólares al día, cuando todo el mundo está de acuerdo -incluido el propio Banco Mundial- en que esta norma es demasiado baja para un ser humano del Norte global? A modo de comparación, la línea de pobreza en los EE.UU. es de 15 dólares por día.


Hay una clara doble moral aquí, y no hace falta mucho para reconocer que es racista. Hay un estándar para la gente (en su mayoría blanca) del Norte, y otro estándar para la gente (en su mayoría negra y morena) del Sur. Es una lógica colonial que permanece con nosotros hoy en día, y que no se cuestiona año tras año.


Algunos tratan de justificar esta disparidad diciendo que son economías totalmente separadas, y por lo tanto requieren estándares separados. Pero esta premisa - la idea de separación - simplemente no es cierta. Las economías del Norte y del Sur han estado integradas en un único sistema mundial durante al menos 500 años, desde el inicio del colonialismo.


Sabemos que el auge del Norte dependía de la mano de obra barata y de las materias primas extraídas del Sur durante el período colonial. Dependía de la plata robada de los Andes, del caucho del Congo, del grano extraído de la India, así como del azúcar y el algodón cultivados por africanos esclavizados en tierras robadas a los pueblos indígenas.


Esto podría parecer historia antigua, pero el mismo arreglo sigue en pie hoy en día. La gente del Sur global cose la ropa que Steven Pinker usa cada día. Ensamblan los portátiles de Bill Gates, incluyendo el que usa Nick Kristof para escribir sus columnas. Cultivan y recogen los plátanos y bayas que Jim Kim desayuna. Y luego está nuestro café y té, el coltán de nuestros aparatos, el aceite que alimenta nuestras industrias, el litio que necesitamos para los coches eléctricos ... dondequiera que miremos, es abrumadoramente claro que vivimos en una economía global única.


De hecho, los datos comerciales muestran que las naciones de altos ingresos dependen totalmente de los recursos y la mano de obra del Sur. En 2015, las naciones de altos ingresos se apropiaron de un total neto de 10.100 millones de toneladas de materiales, y 379.000 millones de horas de trabajo humano del resto del mundo. Hay un enorme flujo neto de recursos y mano de obra incorporada de los países pobres a los países ricos.


No se puede tener ambas cosas. No se puede tener una única economía mundial cuando lo que conviene es utilizar el trabajo y los recursos de los pobres, pero luego insistir en la separación para medir sus vidas según normas diferentes. Esa es la lógica del apartheid.


El capitalismo global depende de los recursos y la mano de obra que se extraen del Sur y, sin embargo, las personas que lo prestan -incluidos los que trabajan en las fábricas, minas y plantaciones de las empresas multinacionales- no reciben más que centavos a cambio. Pinker y Gates nos dicen que celebremos cuando los trabajadores del Sur pasan de uno a dos dólares al día. ¿Pero lo celebraríamos si supiéramos que los trabajadores del Norte ganan dos dólares al día, mientras están empleados por las mayores marcas del mundo? No. Estaríamos indignados. Porque para los trabajadores del Norte aplicamos las normas de la moral y la justicia, pero para los trabajadores del Sur aplicamos las normas de la mera existencia.


La analogía con el apartheid es apropiada. La ley sudafricana exigía un salario para los blancos y un salario mucho más bajo para los negros. Los que se beneficiaron de este sistema insistieron en que era natural: cómo funciona el mercado. Los economistas idearon elaborados argumentos para explicar por qué el trabajo de los negros valía menos, ignorando, por supuesto, que la economía dependía de él.


Argumentos similares persisten hoy en día. Los economistas dicen que los trabajadores del Sur tienen salarios más bajos debido a la menor productividad. Pero no es cierto. Hay que tener en cuenta que en muchos casos trabajan para las mismas empresas con la misma tecnología (por ejemplo, una fábrica de General Motors en México o una fábrica de Nike en Bangladesh). De hecho, los trabajadores del Sur suelen ser más productivos que sus homólogos del Norte, ya que trabajan en condiciones mucho más extractivas. Y sin embargo se les paga tan poco como 1/30 de la cantidad - por el mismo trabajo, en las mismas industrias.


Durante 500 años, el capital ha dependido de la devaluación de la vida en el Sur global, ya sea a través de la colonización, el despojo, el genocidio y la esclavitud, o, más recientemente, a través de programas de ajuste estructural, acuerdos de libre comercio y apropiaciones de tierras por parte de las empresas que deprimen los costos de la mano de obra y los recursos del Sur. La línea de 1,90 dólares es el legado de esta larga historia. Es parte de una ideología colonial que ve a la gente de color como barata.


En el siglo XXI, en la era de Black Lives Matter, ya no podemos aceptar el doble rasero racista del desarrollo internacional. Debemos rechazar la lógica del apartheid. Si vamos a vivir en una economía mundial única, entonces debemos exigir una norma única para todas las vidas humanas: que todas las personas reciban salarios justos por su trabajo y precios justos por sus recursos. Este es el principio que el desarrollo internacional debe exigir, si es que quiere tener alguna posición moral. Así es como se ve el verdadero progreso.


#pobreza #capitalismo #racismo #desigualdad #inequidad #globalizacion

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com