• Homo consciens

El límite del 1,5℃ de calentamiento global no es imposible, pero sin acción política pronto lo será



Fuente: The Conversation - 2 de mayo de 2021

Autores:

  • Bill Hare: Director de Climate Analytics, profesor adjunto de la Universidad de Murdoch (Perth), científico visitante del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático

  • Carl-Friedrich Schleussner: Jefe de grupo de investigación, Universidad Humboldt de Berlín

  • Joeri Rogelj: Director de investigación y profesor del Grantham Institute Climate Change & the Environment, Imperial College London

  • Piers Forster: Profesor de Cambio Climático Físico; Director del Centro Internacional Priestley para el Clima, Universidad de Leeds


Limitar el calentamiento global a 1,5℃ este siglo es un objetivo central del Acuerdo de París. En los últimos meses, expertos en clima y otros, incluso en Australia, han sugerido que el objetivo es ya imposible.


El hecho de que la Tierra pueda mantenerse dentro del 1,5℃ de calentamiento implica dos cuestiones distintas. En primer lugar, ¿es física, técnica y económicamente factible, teniendo en cuenta la física del sistema terrestre y las posibles tasas de cambio social? La ciencia indica que la respuesta es "sí", aunque será muy difícil y las mejores oportunidades de éxito se encuentran en el pasado.


La segunda pregunta es si los gobiernos tomarán medidas suficientes para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Esta respuesta depende de la ambición de los gobiernos y de la eficacia de las campañas de las organizaciones no gubernamentales y otras.


Así pues, desde el punto de vista científico, la humanidad aún puede limitar el calentamiento global a 1,5°C este siglo. Pero la acción política determinará si realmente lo hace. Confundir las dos cuestiones es un ejercicio de especialistas fuera de lugar y peligroso.


El 1,5℃ no fue sacado de la nada

El Acuerdo de París fue adoptado por 195 países en 2015. La inclusión del límite de calentamiento de 1,5℃ se produjo después de un largo impulso por parte de los países vulnerables, las islas pequeñas y los países menos desarrollados, para quienes alcanzar ese objetivo es su mejor oportunidad de supervivencia. Los apoyaron otras naciones vulnerables al clima y una coalición de países con grandes ambiciones.


El límite del 1,5℃ no fue sacado de la nada, sino que se basó en los mejores datos científicos disponibles. Entre 2013 y 2015, un amplio proceso de revisión de las Naciones Unidas determinó que limitar el calentamiento a 2℃ este siglo no puede evitar un cambio climático peligroso.


Desde París, la ciencia sobre el 1,5℃ se ha ampliado rápidamente. Un informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) en 2018 sintetizó cientos de estudios y encontró riesgos rápidamente crecientes en el calentamiento global entre 1,5℃ y 2℃.


El histórico informe también cambió la narrativa del riesgo climático, pasando de un mundo invernadero algo inimaginable en 2100, a una amenaza muy real dentro de la mayoría de nuestras vidas, una amenaza que la acción climática ahora podría ayudar a evitar.


El mensaje no pasó desapercibido en un mundo que experimenta cada vez más impactos climáticos de primera mano. Impulsó un movimiento juvenil y activista mundial sin precedentes que exigía una acción compatible con el límite del 1,5℃.


Los beneficios a corto plazo de una reducción estricta de las emisiones son cada vez más claros. Puede reducir significativamente los índices de calentamiento a corto plazo y aumentar las perspectivas de un desarrollo resistente al clima.


Una cuestión de probabilidades

El IPCC examinó exhaustivamente las reducciones de emisiones necesarias para alcanzar el límite de 1,5℃. El IPCC concluyó que es posible alcanzar el límite de 1,5℃, pero que sería necesario reducir las emisiones globales a la mitad para 2030 en comparación con 2010 y alcanzar las emisiones netas cero a mediados de siglo.


No encontró ninguna vía de reducción de emisiones publicada que diera al mundo una oportunidad probable (más del 66%) de limitar el pico de calentamiento de este siglo a 1,5℃. Sin embargo, identificó una serie de vías con una posibilidad entre dos de conseguirlo, sin rebasamiento o con un rebasamiento limitado.


Tener una posibilidad entre dos de limitar el calentamiento a 1,5℃ no es lo ideal. Pero estas vías suelen tener más de un 90% de posibilidades de limitar el calentamiento a menos de 2℃, por lo que son totalmente compatibles con el objetivo general de París.


No confiar en los presupuestos de carbono

Los presupuestos de carbono muestran la cantidad de dióxido de carbono que puede emitirse para un nivel determinado de calentamiento global. Algunos apuntan a los presupuestos de carbono para argumentar que el objetivo de 1,5℃ es ahora imposible.


Pero las estimaciones del presupuesto de carbono son matizadas, y no son un medio adecuado para concluir que un nivel de temperatura ya no es posible.


El presupuesto de carbono para 1,5℃ depende de varios factores, entre ellos


  • la probabilidad de que el calentamiento se detenga en 1,5℃

  • la medida en que se reduzcan las emisiones que no son de CO₂ de efecto invernadero, como el metano

  • las incertidumbres sobre cómo responde el clima a estas emisiones.

Estas incertidumbres hacen que no se puedan extraer conclusiones sólidas a partir de una única estimación del presupuesto de carbono. Y, en la actualidad, los presupuestos de carbono y otras estimaciones no apoyan ningún argumento que afirme que limitar el calentamiento a 1,5℃ sea imposible.


Mantener el aumento de la temperatura por debajo de 1,5℃ no puede garantizarse, dado el historial de acciones hasta la fecha, pero el objetivo no es ciertamente imposible. Como diría cualquier médico que se embarcara en una cirugía crítica, una posibilidad de supervivencia de una entre dos no es razón para no hacer todo lo posible.


Más cerca que nunca

Es importante recordar el papel especial que desempeña el objetivo del 1,5℃ en la respuesta de los gobiernos al cambio climático. Cinco años después de París, los beneficios de la inclusión de esa ambición superior en el acuerdo se están mostrando.


Unos 127 países aspiran a lograr emisiones netas cero a mediados de siglo como máximo, algo que se consideraba poco realista hace unos años. Si se logra a nivel mundial y se acompaña de reducciones estrictas a corto plazo, las acciones podrían estar en línea con el 1,5℃.


Si todos estos países cumplieran estos objetivos de acuerdo con la mejor ciencia disponible sobre el cero neto, podríamos tener una posibilidad entre dos de limitar el calentamiento de este siglo a 2,1℃ (pero una escasa entre diez de que se mantenga en 1,5°C). Es necesario trabajar mucho más y que más países den un paso adelante. Pero, por primera vez, la ambición actual hace que el límite de 1,5℃ esté al alcance de la mano.


Los próximos diez años son cruciales, y ahora hay que centrarse en los objetivos de reducción de emisiones de los gobiernos para 2030. Si éstos no se acercan lo suficiente a una trayectoria de emisiones compatible con el 1,5℃, será cada vez más difícil alcanzar el nivel cero en 2050.


El Reino Unido y la Unión Europea se están acercando a esta vía. Los nuevos objetivos climáticos de Estados Unidos son un gran paso adelante, y China está avanzando en la dirección correcta. Australia se encuentra ahora bajo un fuerte escrutinio mientras se prepara para actualizar su inadecuado objetivo para 2030.


La ONU quiere que la senda del 1,5℃ sea el centro de atención en la cumbre del clima COP26 de este año en Glasgow. Lo que está en juego no podría ser mayor.



Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram