top of page
  • Foto del escritorHomo consciens

Emergenciocracia: por qué exigir la "emergencia climática" es arriesgado

Actualizado: 3 sept 2023


Fuente: undisciplinedenvironments.org - Por Giacomo D'Alisa - 21 de noviembre de 2019

El marco de emergencia climática que se moviliza hoy podría resultar contraproducente y peligroso, socavando potencialmente los propios propósitos de los movimientos climáticos globales.



Activistas climáticos de todo el mundo están poniendo en marcha el movimiento global más prometedor de los últimos años. Millones de adolescentes preocupados por el medio ambiente están presionando a la sociedad civil y a los responsables políticos para que actúen con firmeza para detener el cambio climático y los desastres medioambientales relacionados. Sin embargo, sostengo que el marco de la emergencia climática podría resultar contraproducente y peligroso. En este ensayo, quiero abordar la narrativa de una "emergencia climática" propuesta por el movimiento Extinction Rebellion (XR) y apoyada por los activistas de Fridays for the Future. Aunque XR es un movimiento articulado y muy territorializado, con cierto grado de autonomía sobre cómo se desarrollan localmente las reivindicaciones, todos los miembros locales comparten un marco general y tres demandas, la primera de las cuales es que los gobiernos declaren una emergencia climática. Esta demanda ha llegado a ser ampliamente compartida entre otros, como el Papa Francisco, una coalición mundial de miles de científicos y políticos como Alexandria Ocasio y Bernie Sanders. Además, estas declaraciones se están adoptando rápidamente a nivel mundial: ya 1.180 gobiernos locales de 23 países diferentes, así como varios gobiernos nacionales, han promulgado declaraciones de emergencia climática.


Sin embargo, creo que el marco de la emergencia climática podría resultar contraproducente y peligroso, y socavar los propios propósitos de los movimientos mundiales por el clima. De hecho, la creciente literatura sobre ecología política sugiere que el uso de la "emergencia" en el gobierno sirve para (re)producir formas, prácticas y relaciones de poder existentes y emergentes. Esto es lo que he aprendido estudiando los procesos y resultados de décadas de estados de excepción en Italia.

Nota de Climaterra: la declaración de la emergencia sanitaria en la pandemia, generó la redistribución de ingresos más rápida en la historia humana en favor de los más ricos, el resultante en concentración de la riqueza se explica brevemente al final del artículo.



El estado de emergencia en Italia: El terremoto de L'Aquila y la "crisis" de los residuos de Campania

No todo el mundo recordará cuando en 2009 Silvio Berlusconi, como primer ministro, trasladó la cumbre del G8 de la agradable isla de Cerdeña a la ciudad de L'Aquila, capital de la región de los Abruzos, en el centro de Italia. Unos días antes de que tomara esa decisión, L'Aquila había sido el epicentro de un devastador terremoto. El hermoso centro de la ciudad quedó destruido casi por completo. El derrumbe del magnífico campanile de San Bernardino fue el símbolo de tan devastador suceso. La gente perdió sus casas y a sus familiares. Como suele ocurrir en casos de catástrofe socioambiental, se declaró el estado de emergencia. Sin embargo, Berlusconi hizo algo más, tuvo la brillante idea de preguntar a los jefes de Estado que unos meses después volarían a Italia para la reunión del G8, si les importaría cambiar su ruta y aterrizar en la zona en ruinas de L'Aquila. Todos los presidentes aplaudieron la decisión y aceptaron unirse a la reunión en medio de la desesperación.


Terremoto L' Aquila, Italia.



El entonces Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recorre la zona del desastre de L'Aquila con el Primer Ministro italiano, Silvio Berlusconi, y otros jefes de Estado (8 de julio de 2009).


¿Por qué esta medida fue una idea brillante? ¿Y qué relación tiene con los riesgos de reclamar el estado de emergencia, incluso desde abajo, como hacen los activistas climáticos? Por varias razones.


En primer lugar, al trasladar la cumbre a L'Aquila, Berlusconi obtuvo el consentimiento y aumentó su popularidad. De hecho, estaba mostrando su interés por el trágico suceso, poniendo las preocupaciones de las víctimas del terremoto en lo más alto de su agenda, incluso de la internacional. Incluso pudo afirmar que los 200 millones de euros dedicados a cubrir los gastos de la cumbre en Cerdeña, se habrían reorientado para el relanzamiento inmediato de la reconstrucción y la economía de L'Aquila.


En segundo lugar, trasladar la cumbre a L'Aquila le ayudó a evitar cualquier oposición social. Planificó el G8 en Cerdeña porque la llegada de activistas a una isla es más fácil de controlar. Pero utilizar el desastroso escenario de L'Aquila para evitar disturbios y barricadas era aún más atractivo. De hecho, sólo unos pocos miles de activistas acudieron a L'Aquila y la marcha tuvo lugar el día después de que los líderes mundiales hubieran volado de vuelta a casa. Se evitó todo enfrentamiento con la policía, los movimientos sociales expresaron su solidaridad con las víctimas del terremoto, pero evitaron los disturbios en un espacio de tristeza y desesperación.


En tercer lugar, gracias al estado de emergencia y al consentimiento recuperado, Berlusconi puso en marcha un proyecto de reasentamiento de la población afectada que ha resultado en un fracaso socioeconómico, como atestigua un reportaje de vídeo de investigación. El proyecto de reasentamiento se denominó C.A.S.E.; la palabra italiana para casa se utilizó como acrónimo para designar un Complejo Antisísmico de Edificios Sostenibles y Ambientalmente Compatibles. El proyecto ascendió a más de 18.000 millones de euros e hizo más rica a la gente que se reía mientras corría la noticia del trágico terremoto. Aquellos especuladores "divertidísimos" ya estaban pensando en la forma de sacar provecho de la reconstrucción de L'Aquila. Las emergencias para muchos suelen ser grandes oportunidades para unos pocos, y este fue el caso de L'Aquila. Todo esto ocurrió en nombre de la sostenibilidad y bajo el régimen creado por el estado de emergencia.


En 2009, estuve investigando la llamada crisis de los residuos en Nápoles. La ciudad de Nápoles y la región de Campania llevaban 15 años bajo el estado de emergencia, supuestamente para solucionar la mala gestión y el tráfico ilegal de residuos. Durante esos años, el gobierno nacional y un comisario designado promulgaron una serie de normativas y decretos excepcionales (ad hoc). Dichos decretos apoyaban a empresas específicas para la ejecución de las principales obras públicas sin respetar las normas legales de licitación pública, laborales y medioambientales, ni los procesos ordinarios de toma de decisiones. Por eso los activistas definieron lo que estaba ocurriendo en Campania como una crisis de la democracia, y no simplemente una crisis del despilfarro. Sin embargo, muchos prefirieron pensar que Berlusconi había resuelto la crisis porque ordenó a los militares limpiar las calles.



Protesta en el distrito napolitano de Chiaiano contra la decisión del gobierno de Berlusconi, amparándose en el Decreto de Emergencia para la crisis de los residuos, de convertir en vertedero una cantera abandonada dentro de una reserva natural protegida del distrito. El decreto también identificaba otros diez lugares para convertirlos en vertederos, declarándolos lugares de interés estratégico nacional y, por tanto, bajo autoridad militar. Fuente: Environmental Justice Atlas (Fotografía de Giulio Piscitelli, 2008)


Gracias a esos "éxitos" ostentados, en 2009 Berlusconi intentó privatizar el Departamento Nacional de Protección Civil y transformarlo en una sociedad anónima. Sostenía que, para garantizar intervenciones más eficaces y eficientes en respuesta a las crecientes emergencias socioambientales que afectaban a Italia, el responsable de este Departamento necesitaba instrumentos más "ágiles". Se trataba de crear un marco jurídico que permitiera impulsar aún más el saqueo de los recursos estatales destinados a responder a las catástrofes sociales y medioambientales. Este proyecto de privatización fue bloqueado, afortunadamente. Pero desde entonces, ha quedado meridianamente claro para muchos italianos que los decretos de emergencia han sido utilizados sistemáticamente por redes de poderosos para acumular enormes cantidades de riqueza sin respetar los procesos democráticos de toma de decisiones ni las leyes; y no sólo para responder a catástrofes socioambientales reales, sino también para apropiarse de millones de dinero público invertido en grandes eventos culturales (por ejemplo, una expo internacional), deportivos (por ejemplo, la copa América) y religiosos (por ejemplo, un viaje del Papa).


La aplicación del estado de emergencia se ha utilizado sistemáticamente para burlar el control financiero del Tribunal Fiscal de Italia (que supervisa el gasto público), saltarse las normas legales y utilizar al ejército en caso de quejas de los ciudadanos contra las actividades previstas. Esta estrategia hace que los flujos de capital sean lo más desenfrenados posible, sin importar las consecuencias sociales, económicas y medioambientales que los planes provoquen. Se trata de un proyecto mucho más complejo y turbio que la doctrina del shock propuesta por Naomi Klein. El capital internacional y la élite global hacen fructíferos negocios utilizando los shocks sociales provocados por desastres humanos o socioambientales. Esta doctrina se refiere a situaciones visibles que asustan a los afectados y crean una posibilidad espacio-temporal para que los capitalistas saqueen los recursos de un país o de una región.


Por el contrario, el uso persistente y continuo del estado de emergencia, sostengo, es una estrategia mucho más perniciosa que a menudo se da en paralelo con la bien descrita por Klein. Es silenciosa, por lo que puede ser aún más peligrosa a largo plazo. De hecho, es como una sombra que penetra en el sistema jurídico de las democracias sociales y liberales con multitud de decretos y reglamentos ad hoc que socavan su funcionamiento. Lo que es aún más peligroso es que, contrariamente a las tesis de la doctrina del shock, los cambios favorables a la acumulación de capital no se producen mediante el uso de la fuerza, sino más a menudo con el consentimiento de gran parte de la población, lo que ayuda a las élites a reforzar su hegemonía en los imaginarios sociales.


De las declaraciones estatales de emergencia a los usos insurgentes del "freno" de emergencia

Reflexionaba sobre esta astuta estrategia y sus principios al estudiar las acciones climáticas y el régimen de emergencia en Italia en 2010. Entre 2006 y 2010, se declararon en Italia más de 50 regímenes de emergencia, que abarcaban grandes acontecimientos públicos (culturales, religiosos, etc.) y catástrofes socioambientales (fenómenos hidroclimáticos, inundaciones, terremotos y contaminación ambiental). Todos esos regímenes permitían no aplicar las leyes y saquear los recursos públicos en nombre de la emergencia.


Me di cuenta de que era una especie de régimen paralelo al democrático, que reforzaba los intereses hegemónicos de la élite capitalista. Una especie de red oscura de la democracia. Pensé que la palabra más apropiada para este régimen invisible y oscuro era "Emergenciocracia": un régimen organizado en torno al principio de la emergencia. Esta consideración me pareció extremadamente peligrosa. El desastre socioambiental global en el que estamos inmersos se está convirtiendo en algo de sentido común, y los movimientos climáticos globales lideran los llamamientos al estado de emergencia. En este contexto, una emergenciocracia global podría difundirse y legitimarse por el miedo a la catástrofe climática.


En resumen, la apelación a la declaración del estado de excepción me parece increíblemente peligrosa. He pretendido aquí concienciar sobre cómo funciona en concreto el estado de excepción y cómo puede, por un lado, socavar aún más el ya frágil régimen democrático y, por otro, hacer que el sistema capitalista amplíe su doble estrategia de acumulación por desposesión y contaminación. La revolución no puede venir con la declaración del estado de emergencia climática, sino activando el freno de emergencia, como sugería Walter Benjamin en su paralipómeno al concepto de historia. Necesitamos reivindicar el concepto de emergencia, interrumpiendo la expansión hegemónica del capitalismo y su manía por el crecimiento.


Giacomo D'Alisa es investigador postdoctoral en el Centro de Estudios Sociales de la Universidad de Coimbra, Portugal, y miembro del colectivo Research & Degrowth.



 

La declaración de la emergencia sanitaria y una nueva redistribución a favor de los más ricos.

Por Climaterra:


Gráfico: La riqueza de los multimillonarios aumenta durante la Emergencia Sanitaria del Covid

Fuente: Statista -Según un nuevo informe del banco suizo UBS, las fortunas combinadas de multimillonarios de todo el mundo se han disparado en la pandemia de coronavirus. El acontecimiento ha demostrado ser un acelerador del cambio a favor de los multimillonarios y sus empresas. Estados Unidos y China registraron los mayores aumentos absolutos de riqueza para los multimillonarios entre mediados de 2019 y mediados de 2020, con 660.000 millones de dólares y 490.000 millones de dólares añadidos a la riqueza de los ultrarricos, respectivamente. Los mayores aumentos porcentuales se registraron en Francia (+47%), China (+41%) y Brasil (+38%).


La riqueza de los multimillonarios aumentó un 27%, hasta 10,2 billones de dólares, sólo entre principios de abril y finales de julio de 2020.


Crecimiento anual de la riqueza de los billonarios por sector durante la Emergencia Sanitaria del Covid (zona gris del gráfico).

Fuente: BBC - Los sectores más beneficiados fueron el tecnológico (con el confinamiento todo se volvió digital) y el farmacéutico.


Incremento de la riqueza de los billonarios estadounidenses durante la Emergencia Sanitaria del Covid -

Gráfico: En azul pre Covid, en rojo luego de la pandemia.

Al mismo tiempo que los más ricos incrementaron su riqueza en forma récord durante la emergencia sanitaria, la clase trabajadora estadounidense perdió 6.5 billones de dólares.

Entradas Recientes

Ver todo

1 Comment


Juan
Juan
Sep 14, 2023

Claro, todos los ciudadanos separando residuos, reciclando, cambiando conductas para no contaminar, pero de la obsolescencia programada no se habla, No? Dan risa,

Privilegios de casta que se toman en serio porque la mayoría de la gente no puede inferir lo que hay detrás de lo que se ve. No hay una materia en las escuelas como ser "Razonamiento crítico" o "Analisis del discurso". Saludos.

Like

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page