• Homo consciens

Es necesario reformar el sistema alimentario para prepararse para el cambio climático


Fuente: The National Observer - Por Darrin Qualman | Opinión | 8 de julio de 2020

La pandemia nos ha mostrado las debilidades del sistema alimentario, y debemos prepararlo para que sea más resiliente para enfrentar la crisis climática.


La pandemia COVID-19 ha revelado mucho sobre nuestro sistema alimentario. La mayoría de la gente ha visto los titulares: más de 1.000 casos en una sola planta empacadora de carne de vacuna, agricultores arrojando leche, papas deteriorándose en los almacenes, y trabajadores agrícolas cayendo enfermos por cientos.


Más importante aún, esta crisis ha revelado nuestra vulnerabilidad ante la que se avecina, la mucho más grande crisis climática. Al prepararnos para esa crisis, podemos aprender de nuestra experiencia con COVID-19: Escuchar el consejo de los expertos y actuar con prontitud. La pandemia ha demostrado la necesidad de un claro liderazgo gubernamental y de cadenas de suministro fuertes y resistentes.


La pandemia tiene una lección más: es importante "aplanar la curva". ¿Cómo se aplica esto al cambio climático? La curva de las concentraciones de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera se ha vuelto exponencial.


El siguiente gráfico muestra las concentraciones globales de CO2 atmosférico desde 1900 hasta 2020. El gráfico muestra cuánto CO2 hay en la atmósfera y, por lo tanto, cuánto calentamiento podemos esperar. Si no aplanamos esta curva y la empujamos continuamente hacia abajo, desataremos niveles de muerte, trastornos y carnicería económica que superarán con creces los de la pandemia.


Aquí puede ir al GRAFICO




Pero esto no tiene por qué ser un mensaje totalmente negativo. Estamos demostrando, ahora mismo, en todo el mundo, que una acción rápida y concertada puede hacer retroceder los peligros mortales. La acción puede funcionar. Pero la inacción, frente a las amenazas virales o climáticas, es mortal.


Soluciones de política para las granjas y los sistemas alimentarios

La pandemia está afectando a las granjas canadienses y a los sistemas alimentarios debilitados por condiciones preexistentes. Desde 1991, las políticas gubernamentales y empresariales mal concebidas han expulsado de las tierras a casi un tercio de las familias de agricultores y a dos tercios de los jóvenes agricultores (menores de 35 años).


Por Climaterra: Situación similar se vive en Argentina-

1- Concentración de la tierra: En treinta años desapareció el 41 por ciento de las explotaciones agropecuarias y se acentuó la concentración de tierras en pocas manos: el 1 por ciento de las explotaciones controla el 36 por ciento de la tierra, mientras que el 55 por ciento de las chacras (las más pequeñas) tiene solo el 2 por ciento de la tierra. Son datos del último Censo Nacional Agropecuario (CNA). 

2- Expulsión de la población rural a las grandes urbes: en 2020, sólo 7,5 % de la población es rural. Una de las tasas más bajas mundiales en un país que depende fuertemente de la producción agropecuaria para su economía.

3- Agricultura focalizada en el monocultivo y la exportación y con crecientes necesidades de agroquímicos, liderando la cantidad de Glisfosato por hectárea a nivel mundial.



Los altos costos de los insumos y los bajos precios de los productos han erosionado los ingresos netos, obligando a muchos agricultores a depender de programas de apoyo financiados por los contribuyentes -más de U$116.000 millones de dólares en subsidios totales desde 1985.


"Las políticas gubernamentales y corporativas mal concebidas han empujado, desde 1991, a casi un tercio de las familias de agricultores a abandonar la tierra".

La deuda agrícola, ahora de 115.000 millones de dólares, se ha duplicado desde 2000. El control y la concentración corporativa son extremos, con dos a cuatro corporaciones controlando casi todos los eslabones de la cadena alimenticia aguas arriba y aguas abajo de los agricultores. Los gobiernos han desmantelado los organismos de comercialización, los órganos reguladores y los marcos normativos que anteriormente ayudaban a equilibrar el poder entre las familias de agricultores y las transnacionales de la agroindustria y limitaban los poderes de estas últimas para obtener beneficios.


Si combinamos lo que sabemos sobre los posibles efectos del cambio climático con la lección de COVID-19, podemos empezar a formular planes para sistemas de producción de alimentos resistentes y revitalizados.


Para que las explotaciones agrícolas que producen nuestros alimentos puedan resistir los efectos del cambio climático, reducir las emisiones que alteran el clima de esas explotaciones y apoyar unos ingresos agrícolas adecuados, debemos aplicar rápidamente varias reformas de política:


1. Los gobiernos deben reorientar sus políticas agrícolas, alejándose de los sistemas agrícolas y alimentarios de máxima exportación, máxima producción, máximo insumo y máxima emisión, y orientándolos hacia la sostenibilidad y la capacidad de recuperación. La reducción de la excesiva dependencia de los agricultores de los fertilizantes, productos químicos y otros insumos que utilizan mucho petróleo puede reducir las emisiones y aumentar los ingresos netos.


2. El fertilizante de nitrógeno es la mayor fuente de emisiones agrícolas. El fertilizante de nitrógeno es único entre los procesos y materiales humanos en el sentido de que es una fuente importante de los tres principales gases de efecto invernadero: el dióxido de carbono (en la producción), el óxido nitroso (en el uso) y el metano (de su materia prima de gas natural). Los agricultores canadienses han duplicado el tonelaje de nitrógeno desde 1993; como resultado, las emisiones han aumentado. Debemos aplanar esas curvas y doblarlas hacia abajo si queremos que los agricultores contribuyan a los esfuerzos por mantener los aumentos de temperatura por debajo de niveles catastróficos. Los gobiernos deben contratar y capacitar a un gran número de agrónomos de extensión independientes para que ayuden a los agricultores a encontrar alternativas de producción sostenibles a los fertilizantes de alta emisión y otros insumos. Los gobiernos también deben crear granjas de demostración en las que se puedan perfeccionar y exhibir enfoques productivos, de apoyo a los ingresos y con bajas emisiones.



3. Necesitamos nuevos organismos. Un ejemplo sería la Agencia Canadiense de Resiliencia Agrícola (CFRA). Siguiendo el modelo de la Administración de Rehabilitación de Granjas de las Praderas (PFRA), nacida en la década de 1930 por el Dust Bowl, pero actualizada para el siglo XXI y las nuevas amenazas climáticas, una CFRA podría dirigir la mitigación y la adaptación en las granjas, supervisar la restauración de los humedales y la plantación de árboles, gestionar a los agrónomos de extensión y los análisis independientes de los suelos, y operar granjas de demostración.


4. Debemos diversificar los enfoques de la producción de alimentos. Es probable que la agricultura en gran escala continúe en la mayor parte de las tierras agrícolas del Canadá, pero debemos aumentar la superficie cultivada con métodos orgánicos, holísticos, regenerativos y agroecológicos de bajos insumos. Además, las políticas gubernamentales deben apoyar y alentar a todos los agricultores a trasladar todas las granjas, grandes y pequeñas, hacia modelos de producción compatibles con el clima y con bajas emisiones.


5. La salud del suelo es clave. Los suelos ricos en materia orgánica y carbono son más fértiles, contienen más agua y son una parte fundamental de la adaptación al cambio climático y la capacidad de recuperación. La investigación y la educación financiadas por el gobierno, junto con los incentivos dentro de los programas de apoyo a la agricultura, pueden apoyar y acelerar las prácticas de construcción del suelo por parte de los agricultores.


6. Los sistemas ganaderos deben transformarse de manera que maximicen los beneficios (construcción del suelo, apoyo a los ecosistemas de pastizales y funcionamiento como partes integradas de granjas mixtas y biodiversas) y, al mismo tiempo, minimicen las emisiones.


7. Hay que solucionar el problema de los ingresos agrícolas. Los ingresos agrícolas netos obtenidos en los mercados (sin contar los pagos financiados por los contribuyentes) no están muy por encima de cero (16 dólares por acre, en promedio, en 2019). La deuda agrícola está en camino de alcanzar los 170.000 millones de dólares en esta década. La deuda masiva y los ingresos inadecuados hacen que los agricultores sean hipervulnerables a los impactos climáticos, como las inundaciones, las sequías y las tormentas violentas.


8. Es fundamental cambiar la estructura del sector agroalimentario para poder aumentar el número de agricultores que administran la tierra, crear carreras deseables en todo el sistema alimentario y revitalizar las comunidades rurales. Las políticas actuales han hecho que dos tercios de los jóvenes agricultores sean expulsados de la tierra en una generación. Invertir esas tendencias debe ser una de las principales prioridades de los gobiernos al renovar todos los aspectos de las políticas agrícolas. Necesitamos jóvenes agricultores, nuevos agricultores y más agricultores.


9. El gobierno federal debe liderar la ayuda a los agricultores para que reduzcan las emisiones de los edificios, la maquinaria y los combustibles. Los gobiernos deben acelerar la producción de energía renovable en las granjas; el desarrollo de camiones, tractores y otros equipos agrícolas con baterías de baja emisión; y la modernización de los edificios agrícolas para ahorrar energía.


10. Las políticas agrícolas del Canadá deben reconstruirse sobre una nueva base de soberanía alimentaria: Sistemas alimentarios locales y regionales conformados democráticamente por las necesidades de los productores, los consumidores y las comunidades, y centrados en la sostenibilidad, la capacidad de recuperación, la justicia y el suministro fiable de alimentos ricos y saludables para todos.


Como todos los sistemas humanos, la agricultura debe ser reestructurada y transformada si queremos prosperar durante el siglo XXI.


Las lecciones de la pandemia son claras, y sabemos lo que debemos hacer para prepararnos para el cambio climático y evitar sus peores efectos. Es fundamental que actuemos ahora para construir sistemas alimentarios que sean lo suficientemente flexibles y fuertes para soportar crisis futuras.


Debemos aplanar las curvas, descentralizar los sistemas, diversificar los enfoques, crear capacidad para soportar las crisis, regionalizar las cadenas de suministro, apoyar a los trabajadores esenciales y reducir la susceptibilidad al riesgo. COVID-19 es un momento de ajuste de cuentas, pero un ajuste de cuentas mucho mayor y potencialmente más letal se avecina.


#crisisclimatica #covid #sistemaalimentario #crisisecologica #agroecologia #nitrogeno #poblacionrural #agricultores #deuda #soluciones

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com