• Homo consciens

Interconexión: La red oculta de la vida


Hongos Bioluminescentes

Fuente: The Guardian - Richard Kerridge - Agosto 2020

Reseña del brillante libro de Merlin Sheldrake sobre el mundo de los hongos. "La Red Oculta de la vida" es un libro sobre cómo las formas de vida se interpenetran y cambian continuamente. Un libro "abridor de puertas" en el que se encuentran caminos que llevan a todas partes. Se trata de un género dedicado a la conexión en todas las direcciones, que se adapta bien a nuestros tiempos.


"Cuando tratamos de elegir algo por sí mismo, lo encontramos enganchado a todo lo demás en el universo". Así dijo el escritor de la naturaleza John Muir. Su afirmación es espectacularmente cierta en el caso de los hongos. En la mayoría de los casos, nos llaman la atención en forma de setas, mohos, podredumbre de la madera, infecciones y antibióticos, pero, de forma invisible, están dentro de nosotros y a nuestro alrededor.


Los hongos viven en todo tipo de organismos, en las superficies, dentro y debajo del suelo, en el aire, en el agua, en los fondos marinos profundos y dentro de la roca sólida. En estos lugares, los hongos no están simplemente presentes. Son estructurales. Su interacción con otras materias ha desempeñado un papel esencial en la creación del mundo que habitamos. La fusión simbiótica de algas y hongos para formar líquenes permitió que los ancestros sin raíces de todas nuestras plantas surgieran del agua. El 90% de las plantas dependen de los hongos para obtener minerales. Los hongos pueden comer la mayor parte de la basura, e incluso los vertidos de petróleo. Podemos utilizarlos de numerosas maneras (medicamentos, cocina, incluso construcción de muebles). Y cuando miramos de cerca, nos encontramos con grandes e inquietantes cuestiones.


Merlin Sheldrake, micólogo que estudia las redes fúngicas subterráneas, nos adentra con facilidad en estas cuestiones, con entusiasmo y precisión. Su fascinación por los hongos comenzó en la infancia. Le encantan sus colores, sus extrañas formas, sus intensos olores y sus asombrosas habilidades, y se siente orgulloso del modo en que este campo académico, antaño fuera de moda, está desafiando algunas de nuestras suposiciones más profundas. "La Red Oculta de la vida" es un libro sobre cómo las formas de vida se interpenetran y cambian continuamente. Se mueve con soltura entre historias, descripciones científicas y cuestiones filosóficas. Cita a Prince y a Tom Waits.


Hay más de dos millones de especies de hongos. La mayoría, explica, adoptan la forma de filamentos multicelulares llamados hifas, que crecen en sus puntas, se ramifican en todas direcciones, se aparean, se fusionan, se entrelazan y se enredan, creando las redes conocidas como micelios. Los hongos que vemos, las setas, los corchetes y los mohos, son los cuerpos fructíferos que brotan de los micelios para liberar esporas: 50 megatones cada año. Las esporas se concentran en la atmósfera, y a veces cambian el tiempo: se forma una gota en una, que luego atrapa más humedad, convirtiéndose en el núcleo de una gota de lluvia o de granizo.


El micelio, dice Sheldrake, es el tejido que mantiene unido gran parte del mundo. Los filamentos se enhebran en el suelo y en los cuerpos vivos y en descomposición, ya sean vegetales o animales. Cada punta exploradora busca agua y nutrientes, que comenzará a absorber, enviando señales químicas a otras partes de la red. En algunas especies, los científicos también han detectado ondas eléctricas. Otros filamentos cercanos que reciben estos mensajes se vuelven hacia el alimento. La red puede almacenar información. Los científicos han probado eliminar la fuente de alimento y a cortar todas las conexiones. Aparecen nuevos filamentos y se ponen en marcha en la dirección correcta. Es difícil no llamar a esto "memoria".


Las puntas hacen circular "información" y, en respuesta, el micelio realiza cambios ventajosos en su comportamiento. Esto es más que una mera reacción química. Se trata de una entidad con capacidad de respuesta y con intereses a los que sus acciones pueden servir o perjudicar. Sheldrake ensaya la idea de la inteligencia de enjambre, pero un enjambre está formado por individuos separados, mientras que la red de hifas fusionadas o enredadas funciona como un conjunto físico, o mucho más parecido a un conjunto físico. El estudio de los hongos hace que estas líneas sean más difíciles de trazar.


Las cuestiones se complican. Los hongos micorrícicos son especies cuyos micelios penetran y se enredan con las raíces de las plantas. Se produce un intercambio simbiótico en el que la planta que realiza la fotosíntesis alimenta al micelio con carbono y recibe de él nitrógeno, fósforo y otros nutrientes. Estuve a punto de escribir "recibe a cambio". Las descripciones de esta relación apenas pueden rechazar el lenguaje de los tratos. Hay frecuentes ajustes. Las plantas canalizan información química del aire al hongo, cuyos micelios traen señales similares a la planta desde el subsuelo. En los bosques, la red, en la que participan numerosas especies, puede ser tan extensa y densa que los árboles detectan lo que les ocurre a los demás a grandes distancias. Algunos llaman a esto la "Wood Wide Web".


Sheldrake aprende que en las partes de una red donde el fósforo es escaso, la planta tiene que suministrar más carbono para provocar la liberación. Los micelios transportan entonces el fósforo desde donde es abundante hasta donde tiene este "precio" superior. "Tipo de cambio", "oferta y demanda" y otros términos similares se abren paso en el relato de Sheldrake, que se pregunta si las plantas y los hongos, aunque no tengan cerebro, evalúan el intercambio y toman decisiones. La complejidad de la señalización también trae a la mente palabras como "cortejo". Las hifas utilizan señales químicas para atraer a compañeros compatibles, y las trufas y otros hongos utilizan el olor para atraer a los animales que se las comerán y propagarán sus esporas.


Como es lógico, Sheldrake se muestra tímido en estas descripciones y ofrece un abanico de términos y metáforas, ya que ninguno parece exactamente correcto. Cada articulación parece demasiado antropomórfica o demasiado reductora. Algunas expresiones atribuyen al micelio demasiada inteligencia, elección o incluso sentimiento; otras, demasiado poco. Sheldrake está tanteando su camino hacia nuevos vocabularios y conceptos. Una gran parte del pensamiento ecológico nos pide ahora que tomemos más nota de las relaciones de interdependencia que nos incrustan y sostienen, incluyendo muchas demasiado grandes o pequeñas para la visión sin ayuda. La interpenetración de estos sistemas plantea cuestiones sobre los límites de nuestro ser. Ahora es difícil pensar simplemente en términos de interior y exterior, o de yo y no yo. Sheldrake utiliza el término "involución", acuñado recientemente para desplazar el énfasis de la evolución de las formas de vida separadas al surgimiento de estos sistemas.


Podemos sentir que esta perspectiva disminuye de forma alarmante nuestro sentido de la identidad y la responsabilidad, dejándolos aferrados a una pequeña balsa en un gran flujo. Una respuesta, sin embargo, es intentar definir estas cualidades excepcionales con mayor precisión, en relación con las redes que ahora podemos ver. El Ophiocordyceps unilateralis es un hongo que se sirve de las hormigas como parásito. Una espora lanzada sobre el insecto se convierte en una hifa que se adentra y forma un micelio que acaba constituyendo el 40% de la masa corporal. Sólo el cerebro permanece sin penetrar. En cierto modo, esto hace que la historia sea más siniestra, ya que ese cerebro parece convertirse en un prisionero indefenso. Al segregar sustancias químicas que manipulan el comportamiento de la hormiga, el hongo impulsa al insecto a abandonar el nido, trepar por un tallo alto y clavar sus mandíbulas en el envés de una hoja. De las patas emergen hilos de micelio que atan a la hormiga a la planta. Luego el hongo la digiere. Como dice Sheldrake, la operación es exquisitamente precisa, ya que el hongo es capaz de llevar a la hormiga a un lugar con la humedad y la temperatura exactas para el cuerpo fructífero, un hongo largo y delgado, que ahora crece fuera del cadáver, posicionado para dejar caer sus esporas en el nido de las hormigas de abajo.


Esto me parece un horror, y quiero hacer valer nuestra necesidad humana de hacerlo, aunque la hormiga no experimente nada que debamos llamar sufrimiento, y sólo sea como drama que el espectáculo es espantoso. El hecho de que la Ophiocordyceps haya evolucionado para hacer esto y no tenga otra opción no hace mucha diferencia. Las percepciones y los deseos de la criatura se han convertido en enemigos que la conducen a la muerte. No hay simbiosis ni negociación. Incluso un animal de granja, en cualquier caso uno de granja, tiene algo de agencia mientras vive, pero esta hormiga no tiene ninguna. Se convierte en un mero medio para un fin deseado por otro. Los seres humanos a veces hacen esto, y otras cosas abominables que a menudo consiguen considerar como correctas, o normales, o que no merecen la pena, aunque sólo los humanos, por lo que sabemos, tienen una capacidad muy desarrollada para ver su propio comportamiento natural como incorrecto. Leer sobre el destino de estas hormigas me hizo asirme a la idea de una conciencia, por imperfecta que sea, que nos diferencia de los hongos, o de un tigre macho que mata a las crías de una hembra para ponerla en celo.


Un libro "abridor de puertas" es aquel con un tema especializado en el que encuentra caminos que llevan a todas partes. Se trata de un género dedicado a la conexión en todas las direcciones, que se adapta bien a nuestros tiempos. El libro de Sheldrake es un excelente ejemplo.




Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram