• Homo consciens

La civilización como asteroide: humanos, ganado y extinciones


Figura: Desde el ascenso de los humanos se produjo un declive del 85% de los mamíferos salvajes, en el último siglo se produjo otro gran descenso. Al mismo tiempo, la población humana aumentó, y nuestro ganado aún más.


Fuente: Darrin Qualman - mayo 2018

Serie Gráficos.


Los humanos y nuestro ganado representan ahora el 97% de todos los animales de la tierra. Los animales salvajes (mamíferos y aves) han quedado reducidos a un mero remanente: sólo el 3%. Esto se basa en la masa. Los humanos y nuestros animales domésticos superan a todos los mamíferos y aves silvestres terrestres en una proporción de 32 a 1.



Para aclarar, si sumamos el peso de todas las personas, vacas, ovejas, cerdos, caballos, perros, pollos, pavos, etc., ese total es 32 veces mayor que el peso de todos los mamíferos y aves terrestres salvajes: todos los elefantes, ratones, canguros, leones, mapaches, murciélagos, osos, ciervos, lobos, alces, carboneros, garzas, águilas, etc. Un ejemplo concreto es esclarecedor: la biomasa de los pollos es más del doble de la masa total de todas las demás aves juntas.


Sin embargo, antes de la llegada de la agricultura y de las civilizaciones humanas ocurría lo contrario: los animales y las aves salvajes dominaban, y su número y masa eran varias veces mayores que los actuales. Antes de la llegada de la agricultura, hace unos 11.000 años, los seres humanos representaban sólo una pequeña fracción de la biomasa animal, y no existía el ganado domesticado. La situación actual -el dominio de la Tierra por parte de los humanos y nuestros animales domesticados- es un hecho relativamente reciente.


Las observaciones anteriores se basan en un informe de mayo de 2018 de Yinon Bar-On, Rob Phillips y Ron Milo publicado en la revista académica Proceedings of the National Academy of Sciences. Bar-On y sus coautores utilizan una variedad de fuentes para construir un "censo de la biomasa de la Tierra"; estiman la masa de todas las plantas, animales, insectos, bacterias y otros seres vivos en nuestro planeta.



El gráfico anterior se basa en los datos de ese informe (complementados con estimaciones basadas en el trabajo de Vaclav Smil). El gráfico muestra la masa de los seres humanos, nuestro ganado doméstico y los "animales salvajes": mamíferos terrestres y aves. Las unidades son millones de toneladas de carbono.* Se indican tres periodos de tiempo. El primero, hace 50.000 años, es la época anterior a la Extinción de la Megafauna del Cuaternario. La Extinción de la Megafauna fue un período en el que el Homo sapiens se extendió hacia Eurasia, Australia y América y contribuyó a la extinción de aproximadamente la mitad de las especies de animales grandes del planeta (>44 kg). (El cambio climático también desempeñó un papel en esa extinción.) En el centro del gráfico vemos el periodo de hace unos 11.000 años, antes de que los humanos empezaran a practicar la agricultura. En el lado derecho vemos la situación actual. Obsérvese que en los dos primeros periodos predominan los animales salvajes. La masa de humanos en esos periodos es tan pequeña que la barra azul que representa la biomasa humana ni siquiera es visible en el gráfico.**


Este gráfico pone de manifiesto tres puntos

  • 1. el número de animales salvajes y la biomasa se han reducido catastróficamente, especialmente en los últimos 11.000 años;

  • 2. el número de seres humanos y de ganado se ha disparado, hasta alcanzar niveles anormales y antinaturales; y

  • 3. La línea de tendencia descendente de los animales salvajes visible en este gráfico es gravemente preocupante; este gráfico sugiere la aceleración de las extinciones.


De hecho, hoy nos encontramos en el evento de extinción más rápido de los últimos 65 millones de años. Según la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio de 2005, "la tasa de extinción de especies conocida en el último siglo es aproximadamente 50-500 veces mayor que la tasa de extinción calculada a partir del registro fósil....".


La tasa de extinción que el ser humano está provocando ahora no se había visto desde el evento de extinción del Cretácico-Paleógeno hace 65 millones de años, la extinción provocada por el impacto de un asteroide que acabó con los dinosaurios. A menos que reduzcamos la escala y los impactos de las sociedades y economías humanas, y a menos que compartamos la Tierra de forma más equitativa con las especies salvajes, entraremos de lleno en un gran evento de extinción global, el sexto en 500 millones de años. Para las demás especies de la Tierra, y para el registro fósil, los impactos humanos se parecen cada vez más a un impacto de asteroide.


Además de la rápida disminución de la masa y el número de animales salvajes, también merece la pena contemplar lo contrario: el enorme aumento de la biomasa humana y ganadera. Más arriba he calificado este aumento de "antinatural", y lo he hecho con conocimiento de causa. La masa de los seres humanos y de los animales que nos sirven de alimento es ahora 7 veces mayor que la masa de animales que había en la Tierra hace 11.000 o 50.000 años, 7 veces mayor de lo que es normal o natural. Durante millones de años, la Tierra mantuvo una determinada biomasa animal; en los últimos milenios, los humanos han multiplicado esa masa aproximadamente por siete.


¿Cómo? Con combustibles fósiles. A través de los fertilizantes, los pesticidas petroquímicos y otros insumos, estamos introduciendo cientos de millones de toneladas de combustibles fósiles en nuestro sistema alimentario y, por lo tanto, expulsando miles de millones de toneladas de alimentos y piensos adicionales. Estamos convirtiendo las calorías de los combustibles fósiles del suelo en calorías de los alimentos en nuestros platos y en los comederos del ganado. Por ejemplo, enormes cantidades de energía de combustibles fósiles se destinan al cultivo de maíz y soja que son las materias primas para las decenas de miles de millones de animales de ganado que pueblan el planeta.


El Dr. Anthony Barnosky ha estudiado las extinciones inducidas por el hombre y el creciente dominio de los humanos y su ganado. En un artículo publicado en 2008, escribe que "tan pronto como empezamos a aumentar el presupuesto energético global, la biomasa de la megafauna se disparó, de manera que hoy estamos órdenes de magnitud por encima de la línea de base normal". Según Barnosky, "la línea de base normal de la biomasa sólo se superó después de la Revolución Industrial" y esto indica que "el nivel actual anormalmente alto de la biomasa de la megafauna se sostiene únicamente gracias a los combustibles fósiles".


Sólo un número limitado de animales puede alimentarse de hojas y hierbas energizadas por la luz solar actual. Pero al aprovechar una vasta reserva de sol fósil hemos multiplicado el número de animales que pueden alimentarse. Nosotros y nuestro ganado somos productos del petróleo.


No hay una lista sencilla de soluciones a megaproblemas como la aceleración de las extinciones, la dependencia excesiva de los combustibles fósiles y la superpoblación humana y ganadera. Pero algunas soluciones de sentido común parecen presentarse por sí solas. Sugeriré sólo una: tenemos que comer menos carne y menos productos lácteos y tenemos que reducir la masa y el número de ganado en la Tierra. ¿Quién puede mirar el gráfico anterior y llegar a otra conclusión? No es necesario que eliminemos la carne o los productos lácteos (los animales de pastoreo son parte integrante de muchos ecosistemas), pero sí que reduzcamos el número de animales de ganadería a la mitad o más. Y lo que es más importante, no debemos tratar de hacer proliferar el modelo Big Mac de consumo de carne a 8, 9 o 10 mil millones de personas. El gráfico anterior sugiere una dura elección: reducir el número de animales de ganadería, o presidir la desaparición de la mayoría de las especies salvajes de la Tierra.


* El uso del contenido de carbono nos permite comparar la masa de las plantas, los animales, las bacterias, los virus, etc. A grandes rasgos, los seres humanos y otros animales son entre la mitad y dos tercios de agua. El resto de la "masa seca" es aproximadamente un 50% de carbono. Por tanto, para convertir las toneladas de carbono en masa seca, una buena aproximación es multiplicar por 2.


** Existe una gran incertidumbre respecto a la biomasa animal en el presente, y mucho más en el pasado. Por lo tanto, los valores de biomasa de los animales salvajes que aparecen en el gráfico deben considerarse como representativos de un rango de valores posibles. Dicho esto, el panorama general que se revela en el gráfico no está sujeto a ninguna incertidumbre. Las conclusiones generales son sólidas: la masa de los seres humanos y de nuestro ganado es hoy varias veces mayor que la biomasa de los animales salvajes en la actualidad o en el pasado; y la biomasa de los animales salvajes es hoy una fracción de su valor preagrícola.


Fuentes de los gráficos:

- Yinon M. Bar-On, Rob Phillips y Ron Milo, "The Biomass Distribution on Earth", Proceedings of the National Academy of Sciences, 17 de mayo de 2018.

- Anthony Barnosky, "Megafauna Biomass Tradeoff as a Driver of Quaternary and Future Extinctions", Proceedings of the National Academy of Sciences 105 (agosto de 2008).

- Vaclav Smil, Harvesting the Biosphere: What We Have Taken from Nature (Cambridge, MA: MIT Press, 2013).

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram