• Homo consciens

La escasez de agua podría afectar a 5.000 millones de personas para 2050, según la ONU


Río Paraguay bajó 6.5 mts en 5 meses en 2020

Fuente: The Guardian - Jonathan Watts - Marzo 2018

Es probable que los conflictos y amenazas a la civilización se produzcan a menos que se adopten medidas para reducir la tensión en los ríos, lagos, acuíferos, humedales y embalses



Más de 5.000 millones de personas podrían sufrir escasez de agua para 2050 debido al cambio climático, el aumento de la demanda y los suministros contaminados, según un informe de la ONU sobre el estado del agua en el mundo.


El exhaustivo estudio anual advierte sobre los conflictos y las amenazas de la civilización a menos que se tomen medidas para reducir la tensión en los ríos, lagos, acuíferos, humedales y embalses.


El Informe sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos en el Mundo, publicado en Brasilia, país afectado por la sequía, afirma que es posible lograr un cambio positivo, en particular en el sector agrícola clave, pero sólo si se avanza hacia soluciones basadas en la naturaleza que dependan más del suelo y los árboles que del acero y el hormigón.


"Durante demasiado tiempo, el mundo ha recurrido primero a la infraestructura construida por el hombre, o 'gris', para mejorar la gestión del agua. Al hacerlo, a menudo ha dejado de lado los conocimientos tradicionales y autóctonos que adoptan enfoques más ecológicos", dice Gilbert Houngbo, presidente de ONU-Agua, en el prefacio de la evaluación de 100 páginas. "Ante el consumo acelerado, la creciente degradación del medio ambiente y los múltiples efectos del cambio climático, es evidente que necesitamos nuevas formas de gestionar las demandas que compiten por nuestros recursos de agua dulce".


Los seres humanos utilizan unos 4.600 km cúbicos de agua cada año, de los cuales el 70% se destina a la agricultura, el 20% a la industria y el 10% a los hogares, según el informe, que se presentó al comienzo del Foro Mundial del Agua, de carácter trienal. La demanda mundial se ha sextuplicado en los últimos 100 años y sigue creciendo a un ritmo del 1% anual.


Esto ya está creando tensiones que crecerán para el año 2050, cuando se prevé que la población mundial alcanzará entre 9.400 y 10.200 millones de personas (frente a los 7.700 millones actuales), con dos de cada tres personas viviendo en ciudades.


Se prevé que la demanda de agua aumente más rápidamente en los países en desarrollo. Mientras tanto, el cambio climático ejercerá una presión adicional sobre los suministros porque hará que las regiones húmedas sean más húmedas y las regiones secas más secas.


La sequía y la degradación del suelo son ya el mayor riesgo de desastre natural, dicen los autores, y es probable que esta tendencia empeore. "Se puede decir que las sequías son la mayor amenaza del cambio climático", señala. El desafío ha sido más evidente este año en Ciudad del Cabo, donde los residentes se enfrentan a graves restricciones como resultado de una sequía que ocurre una vez cada 384 años. En Brasilia, el anfitrión del foro, cerca de 2 millones de personas tienen los grifos cerrados una vez cada cinco días debido a un período seco inusualmente prolongado.


Para 2050, el informe predice que entre 4.800 millones y 5.700 millones de personas vivirán en zonas con escasez de agua durante al menos un mes al año, frente a los 3.600 millones de hoy en día, mientras que el número de personas en riesgo de inundaciones aumentará de 1.200 millones a 1.600 millones.


En los cinturones de sequía que abarcan México, el oeste de América del Sur, el sur de Europa, China, Australia y Sudáfrica, es probable que las precipitaciones disminuyan. La escasez no puede compensarse con los suministros de agua subterránea, un tercio de los cuales ya están en peligro. Tampoco es probable que la construcción de más presas y embalses sea una solución, porque esas opciones se ven limitadas por el entarquinamiento, la escorrentía y el hecho de que se han identificado los sitios más rentables y viables en los países desarrollados.


La calidad del agua también se está deteriorando. Desde el decenio de 1990, la contaminación ha empeorado en casi todos los ríos de África, Asia y América Latina, y se espera que se siga deteriorando en los próximos dos decenios, principalmente debido a las escorrentías agrícolas de fertilizantes y otros productos agroquímicos que cargan los suministros de agua dulce con nutrientes que conducen al crecimiento de patógenos y a la proliferación de algas asfixiantes. La industria y las ciudades también son un problema importante. Alrededor del 80% de las aguas residuales industriales y municipales se descargan sin tratamiento.


De manera crucial, el informe hace hincapié en un cambio de la gestión de las cuencas hidrográficas hacia un enfoque geográfico más amplio que abarca el uso de la tierra en zonas distantes, en particular los bosques. Aunque los agricultores han visto durante mucho tiempo a los árboles como un desagüe en el suministro de agua, los autores reconocen estudios más recientes que muestran que la vegetación ayuda a reciclar y distribuir el agua. Esto fue evidente en la sequía de São Paulo de 2014-15, que las autoridades de agua de la ciudad y los científicos han vinculado a la deforestación del Amazonas.


La clave del cambio será la agricultura, la mayor fuente de consumo de agua y de contaminación. El informe hace un llamamiento a la "agricultura de conservación", que haría un mayor uso del agua de lluvia en lugar de la de riego y regularía la rotación de cultivos para mantener la cobertura del suelo. Esto también sería crucial para revertir la erosión y la degradación, que actualmente afecta a un tercio de las tierras del planeta, según un estudio diferente de la ONU descubierto el año pasado.



Tal vez el mensaje más positivo del informe sea que el ahorro potencial de esas prácticas supera el aumento previsto de la demanda mundial de agua, lo que atenuaría los peligros de los conflictos y proporcionaría mejores medios de vida a los agricultores familiares y la reducción de la pobreza.


Las soluciones basadas en la naturaleza pueden ser personales -como los inodoros secos- o cambios amplios a nivel del paisaje en las prácticas agrícolas. El informe contiene varios estudios de casos positivos que muestran cómo pueden mejorar los entornos y los suministros como resultado de los cambios de política. En Rajastán, más de 1.000 aldeas afectadas por la sequía recibieron apoyo de estructuras de captación de agua en pequeña escala, mientras que se atribuye a un cambio hacia prácticas tradicionales de preservación del suelo en la cuenca de Zarqa, en Jordania, una recuperación de la calidad del agua en los manantiales locales.


Los autores subrayan que el objetivo no es sustituir toda la infraestructura gris, porque hay situaciones en las que no hay otra opción, por ejemplo, la construcción de embalses para abastecer de agua a las ciudades. Pero instan a que se adopten más soluciones ecológicas, que a menudo son más rentables y sostenibles. También fomentan un mayor uso de los "bonos verdes" (una forma de financiación que tiene por objeto recompensar las inversiones sostenibles a largo plazo) y más pagos por los servicios de los ecosistemas (dinero en efectivo para las comunidades que conservan los bosques, los ríos y los humedales que tienen un beneficio más amplio para el medio ambiente y la sociedad).


Audrey Azoulay, la directora general de la Unesco, que encargó el informe, señaló que dos tercios de los bosques y humedales del mundo se han perdido desde el comienzo del siglo XX, una tendencia que es necesario abordar.


"Todos sabemos que la escasez de agua puede provocar disturbios civiles, migraciones masivas e incluso conflictos dentro de los países y entre ellos", dijo. "Garantizar el uso sostenible de los recursos del planeta es vital para asegurar la paz y la prosperidad a largo plazo".


El Foro Mundial del Agua es el mayor encuentro de responsables políticos, empresas y ONG que participan en la gestión del agua. Se celebra por primera vez en el hemisferio sur y se espera que atraiga a 40.000 participantes.


Entre ellos hay indígenas y otros activistas de base que creen que el evento está demasiado cerca de los gobiernos, la agricultura y las empresas. Están organizando un foro alternativo en Brasilia que pone más énfasis en la gestión comunitaria del agua como un recurso público gratuito.


#agua #escasez #sequia #inundaciones #migraciones #cambioclimatico #agricultura #fertilizantes

Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2019 by crisis climática y ecológica. Proudly created with Wix.com