• Homo consciens

Las zonas de sacrificio: Myanmar soporta el coste de la energía verde



Fuente: AP News - Por DAKE KANG, VICTORIA MILKO y LORI HINNANT - 9 de agosto de 2022


Los pájaros ya no cantan y las hierbas ya no crecen. Los peces ya no nadan en los ríos que se han vuelto de un marrón turbio. Los animales no vagan, y las vacas se encuentran a veces muertas.


Los habitantes de este bosque del norte de Myanmar han perdido un modo de vida que se remonta a generaciones. Pero si se quejan, también se enfrentan a la amenaza de muerte.


Este bosque es la fuente de varios elementos metálicos clave conocidos como tierras raras, a menudo llamadas las vitaminas del mundo moderno. Las tierras raras llegan ahora a la vida de casi todos los habitantes del planeta, apareciendo en todo, desde discos duros y teléfonos móviles hasta ascensores y trenes. Son especialmente vitales para el campo de la energía verde, que está creciendo rápidamente, y alimentan las turbinas eólicas y los motores de los coches eléctricos. Y acaban en las cadenas de suministro de algunas de las empresas más importantes del mundo, como General Motors, Volkswagen, Mercedes, Tesla y Apple.


Pero una investigación de AP ha descubierto que su uso universal esconde un sucio secreto a voces en la industria: Su coste es la destrucción del medio ambiente, el robo de tierras a los aldeanos y la canalización de dinero a milicias brutales, incluida al menos una vinculada al hermético gobierno militar de Myanmar. A medida que la demanda de tierras raras se dispara junto con la energía verde, es probable que los abusos aumenten.


"Este rápido impulso para aumentar la capacidad minera se justifica en nombre del cambio climático", dijo Julie Michelle Klinger, autora del libro "Rare Earths Frontiers", que dirige un proyecto federal para rastrear los minerales energéticos ilícitos. "Sigue existiendo esta presión para encontrar el lugar adecuado para extraerlas, que es un lugar que está fuera de la vista y de la mente". (Síntesis del tema en vídeo en Youtube)


La investigación de AP se basó en docenas de entrevistas, datos aduaneros, registros corporativos y documentos académicos chinos, junto con imágenes por satélite y análisis geológicos recopilados por la organización medioambiental sin ánimo de lucro Global Witness, para relacionar las tierras raras de Myanmar con las cadenas de suministro de 78 empresas.


Alrededor de un tercio de las empresas respondieron. De ellas, cerca de dos tercios no comentaron o no quisieron comentar su abastecimiento, incluida Volkswagen, que dijo que estaba llevando a cabo la debida diligencia para las tierras raras. Casi todas dijeron que se tomaban en serio la protección del medio ambiente y los derechos humanos.


Algunas empresas dijeron que auditaban sus cadenas de suministro de tierras raras; otras no lo hacían o sólo exigían autoevaluaciones a los proveedores. GM dijo que entendía "los riesgos de los metales pesados de las tierras raras" y que se abastecería de un proveedor estadounidense en breve.


Tesla no respondió a las repetidas solicitudes de comentarios, y Mercedes dijo que se puso en contacto con los proveedores para saber más en respuesta a esta historia. Apple dijo que "la mayoría" de sus tierras raras eran recicladas y que no encontraron "ninguna evidencia" de que procedieran de Myanmar, pero los expertos dicen que en general no hay forma de asegurarse.


Al igual que las tierras raras producto de la destrucción y el despojo a los locales, se filtran por las cadenas de suministro de las empresas, también se cuelan por las grietas de la normativa.


En 2010, en respuesta a la guerra en el Congo, el Congreso exigió a las empresas que revelaran el origen de los llamados minerales conflictivos -tantalio, estaño, oro y tungsteno- y prometieran que su abastecimiento no beneficia a los grupos armados. Pero la ley no cubre las tierras raras. Las auditorías se dejan en manos de cada empresa, y no hay ningún organismo que rinda cuentas.


El Departamento de Estado, que dirige los trabajos para asegurar el suministro de tierras raras en Estados Unidos, no respondió a las repetidas solicitudes de comentarios. Pero los expertos dicen que el gobierno sopesa la regulación de las tierras raras frente a otros objetivos ecológicos, como la venta y el uso de vehículos eléctricos. Con las negociaciones en curso en el Congreso, la cuestión se ha vuelto cada vez más delicada, dicen.


Las tierras raras también se omiten en la normativa de la Unión Europea de 2021 sobre minerales conflictivos. En una declaración de la Comisión Europea se señalan las lagunas en la supervisión de la cadena de suministro que se extiende hasta Europa, y se afirma que "aún no está claro cómo" funcionará la normativa china para regular las tierras raras.


Sin regulación ni alternativas, las empresas han seguido enviando tranquilamente tierras raras sin auditorías ambientales, sociales y de gobernanza, conocidas como ESG.


"¿Cuál sería el resultado si ahora el mundo dijera: 'Queremos hacer auditorías ESG (environmental, social and governance) en toda la producción de tierras raras'?", dijo Thomas Kruemmer, director de Ginger International Trade & Investment, que hace gestión de la cadena de suministro de minerales y metales. "El resultado sería que habría que cerrar el 70% de la producción".


___


La historia de las tierras raras es la de un acaparamiento a secar de recursos mientras se dejan los restos y las perdidas a otros países.


A pesar de su nombre, estos elementos son relativamente comunes en cantidades mínimas en la corteza terrestre, y poseen un extraordinario poder magnético fundamental para la tecnología. Sin embargo, la extracción de suficientes tierras raras requiere una intensa actividad minera que puede ser destructiva para el medio ambiente.


En la década de 1980, Estados Unidos deslocalizó la extracción de tierras raras a China por cuestiones medioambientales y de costes. El líder chino de la época, Deng Xiaoping, declaró que las tierras raras eran la respuesta de China al "petróleo de Oriente Medio". Decenas de miles de chinos en el campo descubrieron que podían ganar más en un mes de minería que en años de agricultura.


Durante décadas, la industria prosperó. China se convirtió en el principal minero de tierras raras del mundo. Una revista de Pekín calificó los beneficios de "más adictivos que las drogas".


Entonces, aguijoneados por las críticas públicas, los funcionarios de Pekín declararon la guerra a las industrias sucias del país, incluida la minería de tierras raras. En una rueda de prensa celebrada en 2012 en Pekín, un alto cargo de la industria china mostró fotos de la devastación: tierras excavadas y desprovistas de vegetación.


En medio del fuego cruzado se encontraban mineros como Guo, que pidió que se le identificara sólo por su apellido.


Durante años, Guo, antiguo reparador de coches, se ganó la vida de forma holgada tras incorporarse a la floreciente industria de las tierras raras en su provincia natal de Jiangxi. Luego, Pekín comenzó a aplicar algunas de las leyes medioambientales más estrictas del mundo, cerrando operaciones familiares como la suya. Ahora los satélites chinos toman fotos desde el espacio para buscar minas ocultas.


Pero aunque el suministro de China esté ahora controlado, se espera que la demanda mundial de tierras raras se dispare entre un 300% y un 700% para 2040, según la Agencia Internacional de la Energía. La propuesta de Ley de Reducción de la Inflación en Estados Unidos aumentaría aún más la demanda al subvencionar la venta de vehículos eléctricos en uno de los mayores mercados del mundo.


"La inquietante realidad es que el dinero que alimenta estos abusos procede en última instancia de la creciente demanda mundial de estos minerales, impulsada por la ampliación de las tecnologías de energía verde", afirmó Clare Hammond, investigadora principal de Global Witness, que también realizó trabajo de campo en Myanmar.


China también responde a la competencia de Europa y de su mayor rival, Estados Unidos, que ha calificado de "riesgo para la seguridad nacional" su dependencia de las tierras raras procedentes de China. Preocupada por la posibilidad de que la disminución de sus reservas permita a los países occidentales romper su dominio sobre la industria, China anima a las empresas a buscar en el extranjero.


"Los controles medioambientales se han vuelto mucho más estrictos", dijo un investigador de comercio del gobierno, que declinó ser nombrado porque no estaba autorizado a hablar con los medios. "Por eso han aumentado las importaciones. Es mejor conseguir tierras raras del extranjero".


El Ministerio de Asuntos Exteriores chino dijo "no entender" la situación y remitió una petición de comentarios a otros ministerios. Los ministerios de Industria y Medio Ambiente y el gobierno regional de Jiangxi no respondieron a las solicitudes de comentarios.


Con el cierre de las minas en China, los precios del mineral subieron. En la vecina Myanmar, donde se encuentran algunos de los yacimientos más ricos del mundo de las denominadas tierras raras pesadas, había una buena oportunidad. Miles de mineros de Jiangxi cruzaron la frontera.


"Me recuerda a las actitudes coloniales europeas hacia África", dijo un analista de la industria, que habló bajo condición de anonimato para evitar dañar los vínculos con el gobierno chino. "No se puede confiar en prácticas mineras de tipo tercermundista en una dictadura como la de Myanmar. No es sostenible".


Esta foto de principios de 2022 proporcionada por Global Witness muestra sacos de minerales de tierras raras en Kachin, Myanmar, esperando su transporte a China. Rastrear las cadenas de suministro de tierras raras es complicado, porque pasan por muchas capas de procesamiento antes de terminar en un producto de alta tecnología. (Global Witness vía AP)



En 2019, recibió una llamada. Un antiguo contacto iba a abrir una tienda en Myanmar y necesitaba un técnico. ¿Le gustaría ir?


Guo dijo que sí, uniéndose a lo que describe como una fiebre del oro moderna. Nos cuenta que las condiciones de trabajo eran primitivas, con nubes de mosquitos y noches quemando troncos en cabañas destartaladas. Los mineros cavaban a cientos de metros de profundidad con palas y sus manos desnudas y callosas.


"Vivía en una selva virgen, vivía como un salvaje", dijo.


Él y otros trabajadores chinos en Myanmar describieron una red de pequeñas minas privadas sin licencia que venden a las grandes empresas estatales chinas, directamente o a través de intermediarios comerciales. Cuando el dinero cambia de manos, se hacen pocas preguntas.


"Sólo soy responsable de cavar la montaña y vender lo que encuentro", dice Guo. "El resto no es asunto mío".


Desde 2015, las importaciones de Myanmar se han multiplicado casi por cien, según los datos comerciales de la ONU. Myanmar es ahora la mayor fuente de tierras raras pesadas de China, constituyendo casi la mitad del suministro, según datos de las aduanas chinas y estimaciones de expertos.


Hace unos años, sólo había dos o tres minas en Myanmar, luego decenas. Hoy hay cientos, y Guo cree que pronto habrá miles. A este ritmo, predice, no pasará mucho tiempo antes de que las tierras raras de Myanmar desaparezcan.


Pero a Guo le importa poco la conservación o la política.


"Ellos hablan de las generaciones futuras, yo hablo de la supervivencia hoy", dice. "Sólo vemos si podemos ganar dinero. Es así de sencillo".



___


Hay un nombre para lo que se ha convertido Myanmar: Una "zona de sacrificio", o un lugar que se destruye a sí mismo por el bien del mundo.


El sacrificio es visible desde el aire, en charcos tóxicos de color turquesa que salpican el paisaje cubierto de selvas montañosas hace apenas unos años. Como las arcillas de tierras raras de Myanmar son blandas y están cerca de la superficie, pueden ser fácilmente arrastradas a estas piscinas de productos químicos. Las imágenes por satélite encargadas por Global Witness muestran más de 2.700 de estas piscinas en casi 300 lugares distintos.


Los agentes de lixiviación han contaminado los afluentes del principal río de Myanmar, han provocado desprendimientos y han envenenado la tierra, según testigos, mineros y activistas locales. El agua ya no es potable y especies en peligro de extinción como tigres, pangolines y pandas rojos han huido de la zona.


Un aldeano que vive junto a un río a unos 15 kilómetros del centro de las explotaciones mineras dijo que su mujer solía pescar y vender pescado. Ahora, los pocos que pueden pescar les hacen enfermar, por lo que deben comprar en otros lugares a precios más altos. Cada vez que entra en el agua, le pican los pies.


"No hay peces en el arroyo, ni siquiera peces pequeños", dijo el aldeano, que pidió ser anónimo por su seguridad. "Todo se extinguió".


Las milicias proliferan en estas zonas fronterizas del norte de la selva, y al menos una está vinculada a la Fuerza de Guardafronteras, respaldada por el ejército de Myanmar, o Tatmadaw. Desde que tomó el poder el año pasado, el Tatmadaw está sometido a sanciones internacionales por abusos de los derechos humanos, lo que significa que el dinero de las tierras raras que obtiene de las milicias puede estar destinándose a una violenta represión contra la población civil.


Esta imagen de satélite de 2022 proporcionada por Planet Labs muestra piscinas de extracción de tierras raras al noroeste de Myitkyina, Kachin, Myanmar, cerca de la frontera con China. A raíz de la extracción de elementos de tierras raras, una investigación de AP ha descubierto la destrucción del medio ambiente, el robo de tierras a los aldeanos y la canalización de dinero a las brutales milicias vinculadas al hermético gobierno militar de Myanmar. (Planet Labs vía AP)


Con las milicias armadas al mando, los aldeanos no tienen ningún recurso para defender sus tierras.


Cuando los líderes de la aldea presentaron una queja sobre los efectos de la extracción y las pruebas de tierras raras en las tierras necesarias para el cardamomo negro, los nogales y el ganado, un líder de alto rango de la milicia alineado con la Fuerza de la Guardia Fronteriza los convocó airadamente. Dijo que la extracción de tierras raras seguiría adelante con o sin su acuerdo.


"Vosotros, líderes de la aldea, debéis resolver este asunto", gritó mientras señalaba a los líderes, según una grabación de la reunión de enero obtenida por Global Witness, que fue compartida y verificada por la AP. "De lo contrario, tendré que empezar a disparar y matar gente. No me subestimen. No soy un niño, esto no es un juego de niños".


El ejército de Myanmar, las empresas mineras propiedad de la milicia y los líderes de la milicia no respondieron a las solicitudes de comentarios.


Mientras tanto, los proyectos mineros siguen acercándose cada vez más a las tierras que los aldeanos intentan proteger.


"No nos atrevemos a quejarnos", dijo un aldeano, que también pidió el anonimato por su seguridad. "Si decimos algo... nos pegan. No queremos estar en la cárcel".


Las milicias y los señores de la guerra han convertido la frontera de Myanmar con China en un salvaje oeste moderno, en el que cada diminuto feudo exige una parte de los beneficios que pasan por sus tierras.


"(El dinero) tiene que ir a parar a gente que no es buena gente", dijo un ejecutivo de un fabricante de imanes chino, que declinó ser nombrado para hablar de un tema sensible. "No hay forma de evitarlo".


Para Dong, un minero chino, los cientos de dólares que entrega a los hombres armados que recorren las carreteras de Myanmar son el precio de hacer negocios.


"Para entrar en Myanmar, hay que pagar", dijo, declinando dar su nombre de pila para hablar de un tema sensible. "Todo es cuestión de dinero".


Dong dijo que la policía le ha dicho que las tierras raras que extrae sólo se pueden vender a China, no a los estadounidenses o japoneses, porque son recursos estratégicos de China. No se hace ilusiones sobre el daño de unos ácidos tan fuertes que corroen las palas de sus excavadoras y bulldozers, algo que nunca había visto.


"Este material es increíble", dijo. "Es definitivamente contaminante".


En esta imagen de principios de 2022, tomada de un vídeo facilitado por Global Witness, un arroyo del estado de Kachin, en Myanmar, está lleno de basura, tuberías y otros materiales de construcción procedentes de una antigua explotación minera de tierras raras. Los aldeanos locales han dicho que el agua del arroyo ya no es utilizable para beber o cultivar y que les pica la piel después de estar expuestos al agua cerca de los sitios de minería de tierras raras.


___


Las tierras raras de Myanmar viajan por todo el mundo y pasan por muchas manos.


La minería más destructiva es la de tierras raras pesadas, que son fundamentales para hacer que los potentes imanes sean resistentes al calor. Los minerales se transportan en camiones a través de la frontera desde las minas ilícitas de Myanmar hasta el sur de China, donde las empresas estatales los compran en sacos por miles. Entre ellas: Minmetals, China Southern Rare Earth y Rising Nonferrous Metals.


Alrededor del 70% de los minerales de tierras raras de China Southern proceden de Myanmar, y el resto del reciclaje, según escribió el funcionario de aduanas de Jiangxi Liu Jingjing en un documento. China Southern, uno de los mayores procesadores de tierras raras pesadas del mundo, no tiene actividad minera en China, según el documento de Liu. En un artículo de la empresa se destaca que está "aprovechando los recursos de tierras raras en el extranjero" y "abriendo" las importaciones desde Myanmar.


Minmetals, otro gran productor, advirtió a los accionistas en recientes informes anuales que dependía en gran medida de las importaciones, ya que su único gran proyecto minero en China no producía lo suficiente. Rising Nonferrous, la tercera empresa, escribió en su sitio web en 2020 que su filial comercial había obtenido la aprobación de las aduanas chinas para importar minerales pesados de tierras raras de Myanmar.


Las tres empresas no respondieron a las llamadas, correos electrónicos y faxes en los que se les pedía un comentario.


Estas empresas suministran a su vez a tres grandes empresas de imanes: Yantai Zhenghai Magnetic Material, JL MAG y Zhong Ke San Huan, según los acuerdos públicos. Rising Nonferrous también suministra a Guangdong TDK, una empresa conjunta con TDK, con sede en Tokio, uno de los mayores fabricantes del mundo de componentes para teléfonos móviles, ordenadores portátiles y discos duros, y proveedor de Apple y Samsung. TDK y las empresas de imanes no respondieron a las solicitudes de comentarios.


Para transformar el mineral en imanes, se separa, se refina y se funde, según las entrevistas con mineros e ingenieros de imanes. Por el camino, los materiales de distintas fuentes suelen mezclarse, lo que dificulta el seguimiento de un envío concreto de tierras raras desde Myanmar hasta un lote específico de imanes.


Los fabricantes de imanes chinos a menudo no saben de dónde proceden sus tierras raras porque muchas empresas multinacionales no preguntan, señaló un ingeniero de una empresa.


Esta foto de principios de 2022 proporcionada por Global Witness muestra minerales de tierras raras quemados antes de ser transportados a China, en un lugar cercano a las minas de Myanmar. Los agentes blanqueadores utilizados en la extracción de elementos de tierras raras han contaminado los afluentes del principal río de Myanmar, han provocado desprendimientos y han envenenado la tierra, según testigos, mineros y activistas locales. (Global Witness vía AP)


"Nunca se pregunta, ¿de dónde sacas la tierra rara?", dijo el ingeniero, declinando ser nombrado para hablar con franqueza. "Debería haber preocupación, pero no la hay dentro de la industria".


Las empresas de imanes pasan a suministrar a intermediarios como fabricantes de componentes y empresas comerciales, así como a grandes marcas. Las tierras raras pueden pasar por muchos más niveles de proveedores antes de llegar al consumidor.


"La transparencia de este sector es tan escasa que las empresas no lo saben", afirma Kristin Vekasi, profesora que estudia el abastecimiento de tierras raras en la Universidad de Maine.


Entre los fabricantes de automóviles de todo el mundo, GM, Volkswagen y Mercedes dijeron que esperan que los proveedores se adhieran a los códigos de conducta y a la diligencia debida, y Mercedes añadió que estaban diseñando nuevos motores para eliminar las tierras raras pesadas. Ford dijo que lleva a cabo auditorías y solicita a los proveedores que identifiquen su origen.


Hyundai negó haber utilizado tierras raras procedentes de Myanmar, y Stellantis dijo que "hasta donde sabe", sus cadenas de suministro de tierras raras sólo incluyen operaciones en China. Algunos fabricantes de piezas de automóviles, como Bosch, Brose y Nidec, también dijeron que las empresas de imanes les habían asegurado que sus componentes no contenían tierras raras procedentes de Myanmar. Otros, como Continental AG y BorgWarner, dijeron que esperaban que los proveedores se adhirieran a sus códigos de conducta.


Sin embargo, sólo una orden del gobierno chino podría obligar a las empresas a separar las tierras raras de Myanmar y China, según Nabeel Mancheri, secretario general de la Asociación de la Industria de las Tierras Raras. El grupo está tratando de construir una verificación basada en blockchain para vincular a los clientes internacionales con las empresas chinas "aguas arriba."


En esta foto de principios de 2022 proporcionada por Global Witness, una nueva mina de tierras raras se excava en la ladera de una montaña en Pangwa, Kachin, Myanmar. La región está cerca de la frontera con China y alberga cientos de explotaciones mineras de tierras raras. Los agentes blanqueadores utilizados en la extracción de elementos de tierras raras han contaminado los afluentes del principal río de Myanmar, han provocado desprendimientos y han envenenado la tierra, según testigos, mineros y activistas locales. (Global Witness vía AP)


"No existe nada sobre la auditoría de la cadena de suministro china", dijo. "Los actores de la cadena de suministro simplemente confían en cualquier certificado que obtengan de las empresas chinas".


Entre los gigantes de la electrónica, Samsung dijo que no toleraba las violaciones de derechos ni los daños medioambientales, pero no respondió a otras preguntas específicas sobre sus proveedores. Toshiba, Panasonic e Hitachi no hicieron comentarios sobre sus proveedores, pero dijeron que suspenderían el trabajo con empresas que violaran los derechos humanos.


Thyssenkrupp dijo que había "iniciado medidas" para averiguar más sobre el origen de los minerales de su proveedor de imanes. Otros fabricantes de maquinaria, como Mitsubishi, no respondieron.


Entre los fabricantes de aerogeneradores, Siemens Gamesa, que tiene proyectos en Estados Unidos y Europa, dijo que audita a los proveedores inmediatos y que se está preparando para rastrear a los más antiguos. Dijo que los "datos de los proveedores" sólo mostraban tierras raras procedentes de China. Otras empresas eólicas, como Xinjiang Goldwind, no respondieron.


Pero Klinger, la experta en rastreo de minerales ilícitos, dijo que la única manera de que una empresa esté segura de evitar las tierras raras de Myanmar es tener su cadena de suministro "totalmente fuera de Myanmar, China y potencialmente fuera del sudeste asiático". Dijo que hay formas más limpias de extraer, pero que cuestan más, un gran obstáculo en el despiadado mundo de las materias primas.


Mike Coffman, ex congresista que impulsó la normativa original sobre minerales conflictivos en EE.UU. hace una década, dijo que le gustaría ver una ampliación del suministro nacional de minerales de tierras raras, que ahora está en el Congreso. Y el senador John Cornyn, republicano de Texas, presentó este año una medida destinada a reducir la dependencia de Estados Unidos de China para las tierras raras y otros minerales críticos.


Sin embargo, las alternativas están todavía muy lejos. En 2022, los gobiernos de Estados Unidos y Australia respaldaron proyectos nacionales de tierras raras con una financiación multimillonaria, pero las instalaciones están años y toneladas de metales por detrás de la capacidad actual de China.


Otros países con yacimientos de tierras raras son reticentes a su explotación. El Parlamento de Groenlandia votó el año pasado para detener un proyecto de extracción de tierras raras, y los esfuerzos para desarrollar un depósito prometedor en Suecia se estancaron debido a las objeciones locales.


Mientras tanto, los aldeanos siguen protestando en una zona del norte de Myanmar donde crecen el cardamomo negro y las nueces, por ahora. De pie en las verdes montañas, bajo un árbol, un aldeano dejó claro por qué siguen alzando la voz incluso cuando no ha habido ningún recurso para otros a pocas montañas de distancia.


"Están extrayendo tierras raras por todas partes y ya no podemos beber agua", dijo. "No hay nada para mantener a los niños. Nada que comer".


___


El investigador de AP Si Chen, la periodista de investigación Martha Mendoza y el redactor diplomático de AP Matthew Lee contribuyeron a este informe.


Encontranos en las redes sociales de Climaterra

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram